Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Lactancia con sabor a amor

| 30

Ana, Gretel y Elena son tres madres que conozco, y que tienen visiones distintas sobre la lactancia materna. Con un niño de dos años, Ana todavía da el pecho a su hijo y confiesa que lo disfruta inmensamente. Gretel, en cambio, tiene una niña de 3 meses, pero ha decidido abandonar la lactancia, porque asegura que produce “poca leche” y su pequeña “no se llena”. Mientras, Elena optó por el biberón, ya que no se acogerá a la licencia de maternidad, y necesita ausentarse de la casa durante varias horas.

La lactancia materna es el tema del que conversaremos hoy en “De madre y de padre”, ese lazo que une al bebé con su progenitora desde sus primeras horas de vida, y que genera sentimientos encontrados tanto entre aquellas familias defensoras de ofrecer pecho exclusivo hasta los seis meses, como entre otras que quisieron pero no pudieron o, simplemente, decidieron abandonarla ante los problemas surgidos en el camino.

Les confieso que este es uno de los temas que siempre había querido tratar en esta sección. En primer lugar, porque creo que es uno de los más difíciles al que se enfrenta la mujer desde el nacimiento de un hijo. En segundo, porque aunque muchos reconocen la importancia de la leche materna, tristemente he podido comprobar que no pocas veces la falta de información influye en que un mayor número de madres decida dejar de dar el pecho.

En Cuba, por ejemplo, si bien podría decirse que un alto porcentaje de las madres sale de los hospitales amamantando a sus bebés; desde mi experiencia he constatado que no son todas las que cumplen los recomendados 6 meses de lactancia materna exclusiva.

La que les escribe es una firme defensora de la lactancia. Soy de las que se extraía las tomas cuando necesitaba salir a una urgencia, y de las que rechacé cualquier sugerencia de complementar con leche artificial antes de los 6 meses. No obstante, aunque el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas reconoce la lactancia materna como un derecho humano para bebés y mamás, respeto a madres como Ana, Gretel y Elena, porque pienso que cada quien tiene el derecho a decidir, y también creo que una mujer no es mejor o peor madre por dar o no el pecho a sus hijos.

Leche materna: sí, pero…

Según explican los pediatras Cecilia Coto y Pablo Leal en el libro El ABC del niño en casa: “La leche materna es, sin lugar a dudas, el alimento por excelencia adaptado a la fisiología del lactante y que contiene las cantidades y tipos de proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales adecuados para su desarrollo”.

Según afirman, la importancia de esa leche es básica, porque “aporta componentes inmunológicos necesarios para la inmunidad humoral y celular vitales para proteger al niño de infecciones de virus, bacterias y parásitos”.

De acuerdo con estos doctores, aunque la cantidad de leche varía de una madre a otra, las características biológicas y químicas de la misma se mantienen, por lo que si bien habrá madres que serán mejores nodrizas que otras, siempre serán capaces de amamantar por un tiempo mínimo a su bebé.

Ahora bien, ¿qué influye en que varias madres dejen a un lado las recomendaciones de pediatras y opten por el biberón, en un país en el que felizmente la mujer cuenta con el beneficio de un año de licencia de maternidad?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, “siempre que dispongan de buena información, del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud”. De ahí que el trinomio “deseo de hacerlo, apoyo e información” es clave, y si alguno de estos elementos falla es posible que se pueda ver afectada la lactancia. Pero por supuesto que las causas son disímiles. Si tuviera que enumerar algunas de las razones más mencionadas en relación con el abandono de la lactancia, diría que, además de la falta de asesoramiento, existen las presiones del entorno.

Con esto me refiero a aquellos familiares, vecinos o amigos que ven en la lactancia materna a demanda una opción que esclaviza a la mujer, y piensan que solo dando pecho el bebé puede pasar hambre. No se me olvida que, cuando llevaba un mes de parida en la casa, una vecina me preguntó por qué no daba agua y malanga a mi bebé, y por más que le expliqué que eran las recomendaciones de los médicos y que mi hijo estaba aumentando muy bien de peso, leí en sus ojos que no logró entenderme nada.

También, muchas nos obsesionamos con que el niño tiene que ganar peso rápidamente, y decidimos darle leche artificial. Así, muchas madres ofrecen biberones de refuerzo, agua de arroz y hasta jugos a sus hijos, porque piensan que con su leche no es suficiente.

Por último, están los problemas físicos en el pecho, como las mastitis, las grietas y los malestares, porque no es menos cierto que la lactancia es dolorosa durante los primeros meses.

Con este coctel de limitaciones, hay muchas mujeres que ven a la lactancia materna exclusiva como un sueño inalcanzable, otras como una recomendación ilógica, mientras que están también las que la defienden hasta el cansancio y no ofrecen nada más a sus pequeños hasta tener cumplidos los 6 meses.

En mi opinión, el problema no está en optar por una u otra forma de alimentación de nuestros hijos, sino en la manera en la que llegamos a una u otra decisión, la que, muchas veces, no parte de un conocimiento informado, ni cuenta con el criterio de un especialista.

Me explico: no han sido pocas las ocasiones en las que me he encontrado en las colas para ver al pediatra de mi área en la consulta de puericultura, y he escuchado a madres que cuentan a otras todo lo que ofrecen a sus hijos (arroz, malanga, jugos de frutas, gelatina) en un esquema de introducción de alimentos ideado por ellas mismas.

Lo preocupante del caso no es que ellas detallen esto en tono de orgullo, sino que luego digan frente al pediatra que continúan dando solo pecho a sus hijos, para evitar el regaño. Una vez escuché a una mamá decir: “el otro día la doctora la pesó y había aumentado cantidad. Entonces me dijo: viste que con el pecho sí engordan, y yo me eché a reír pensando para mis adentros: si tú supieras…”.

Cuando choco con estas historias me pregunto: ¿para qué quieren la opinión de un pediatra, si ellas, al final, ni le cuentan la verdad?

El mejor alimento para el lactante

Amamantar es sobre todo un acto de amor hacia nuestros hijos. Foto: Ivette Ivens

Por supuesto que lograr la lactancia materna es un reto bastante difícil, por el esfuerzo y constancia  que demanda de la madre; pero quienes la conocen no dudan en defender sus beneficios.

No estoy hablando solamente de una de las ventajas que más mencionan las madres (el hecho de no tener que esterilizar biberones ni tener que preparar la leche cada tres horas), sino porque la lactancia materna evita al bebé muchas de las complicaciones que suelen presentarse a los bebés con la introducción de las leches artificiales, como las diarreas e intolerancias a las leches, el estreñimiento, los cólicos, las alergias…ya que se trata de un alimento rico en anticuerpos del tipo IgA, por lo que constituye una primera línea de defensa en las zonas mucosas, como el intestino del bebé.

Tal es la calidad de la leche materna, que ninguna leche en el mundo ha podido igualar sus beneficios. Recuerdo que los primeros meses yo pensaba con orgullo: “Qué afortunada soy, le estoy dando a mi hijo la mejor leche del mundo, y además es absolutamente gratis”. En el mercado internacional se comercializan diversas fórmulas infantiles que intentan imitar los beneficios de la leche materna, pero hasta el momento todas especifican que la lactancia en los primeros seis meses es insustituible.

En Cuba, por distribución normada, todos los niños reciben leche entera fortificada con hierro y zinc desde su nacimiento, mientras que en las tiendas se puede adquirir la fórmula láctea en polvo de Nestlé NAN, aunque con un precio bastante alto para el bolsillo de los padres. Conozco a madres que han optado por una y por la otra, y las experiencias son tan distintas como desiguales somos los seres humanos.

En mi caso, cuando quedé embarazada, nunca me pregunté si daría pecho o biberón. Por supuesto que por cultura general sabía que la leche materna “era lo mejor”, pero desconocía completamente cómo colocar al bebé, cómo producir leche, y recuerdo que sentía bastante miedo a pegar al niño y descubrir que mi cuerpo no fuera capaz de producir ese vital alimento. Mi única referencia era el recuerdo de mi madre con sus largas madrugadas sin dormir junto a mi hermana más pequeña, o las imágenes de algunas mamás amamantando en la guagua a niños de más 3 años.

Pero una vez nacido mi hijo, no escuché otra recomendación en el hospital que “lactancia materna exclusiva”. Muchas madres decían que no tenían suficiente leche, pedían las apoyaran con una toma, y la recomendación siempre era la misma: “pégatelo cada vez que llore, dando leche artificial no lo vas a lograr”. En las instituciones médicas cubanas, por lo general se respira ese mensaje único que ayuda a resolver los contratiempos que se plantean en los primeros días, y esto es sin lugar a dudas muy importante, porque es donde primero aprende la madre primeriza.

Luego, cuando salí del hospital, comencé a leer un poco sobre el tema y fui encontrando poco a poco el mismo mensaje que se repetía: “La lactancia materna es el mejor alimento para el lactante”. Así estaba escrito en compotas, leches de fórmula, paredes de hospitales. Idea que, a su vez, comprobé se correspondía con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la Unicef, y de todos los pediatras que he conocido en Cuba. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que había hecho bien.

Pero más allá de todos esos consejos, si me preguntaran qué me llevó a dar el pecho a mi hijo, diría que la mayor presión salió de mí misma, pues imaginarme dando leche artificial teniendo la materna me hacía sentir la peor madre del mundo.

Y claro que, igual que todas las mujeres, tuve miles de problemas: mi bebé no sabía succionar, y yo no lograba colocarlo en la postura correcta por mucho que había estudiado la teoría en unos carteles que estaban a lo largo de la sala donde estaba ingresada. Se dormía, no chupaba bien, había un pecho al que no conseguía pegarse entre gritos y tenía que extraerme la leche constantemente, porque mis senos estaban al borde de una mastitis.

Aun así, el miedo a que a ese niño tan pequeño le pasara algo por mi culpa era tan grande, que en mi cabeza no había otra idea que lactancia materna  Di pecho exclusivo hasta los 5 meses y medio, hasta que finalmente me convencí de que realmente debía complementar la alimentación de mi bebé, porque prácticamente no estaba aumentando de peso.

Por lo que he vivido hasta hoy, creo que se impone más informar, preparar para la lactancia a la mujer desde el embarazo, y no solo explicarle las técnicas y la importancia de este alimento para su hijo, sino los problemas que se puedan presentar y qué hacer ante cada uno de ellos para no abandonar la lactancia.

Crear grupos de apoyo a la lactancia en policlínicos y consultorios cubanos, conformados por madres que hayan optado por la lactancia materna exclusiva podría ser una opción interesante, pues el contacto con otras mujeres que amamantan ayuda a prolongar la lactancia.

Ahora, creo que tendremos que llegar al momento en el que las que no quieran o no puedan dar el pecho, por cualquier causa, no se sientan peores madres, como tampoco se cuestione a las que tienen niños de un año y continúan dando pecho.

De seguro, como siempre, ustedes tienen mucho más que contarme sobre este tema: las mamás que lo intentaron pero no pudieron, las que tuvieron que extraerse manualmente leche para dejarle a sus hijos en el refrigerador, el papá al que la esposa dijo más de una vez “no puedo ir, porque y si el niño llora no estará la teta”, o los abuelos que tuvieron que apoyar mucho en la cocina o el lavado para que la madre amamantara al bebé. Espero sus comentarios, y los invito a dejar un mensaje sobre el tema para las futuras madres.

Algunos consejos sobre la lactancia materna

El placer de amamantar. Foto: Archivo.

La lactancia materna exclusiva asegura la completa nutrición de tu bebé. Esto quiere decir que no necesitará otros líquidos ni alimentos al menos durante los 6 primeros meses.

Para dar de lactar a tu bebé, busca una posición cómoda, con la espalda y brazos bien apoyados y hombros relajados. Cuando el bebé encuentre el pecho, asegúrate de que su nariz está a la altura del pezón, para que abra bien la boca. Parte o toda tu areola debe estar dentro de su boca. Y no debes sentir molestias

El bebé nace preparado para estar 2 o 3 días alimentado exclusivamente con calostro (un líquido espeso y amarillento con un alto contenido en células de acción inmunitaria, proteínas y vitaminas), por lo que no necesitará nada más. En unos días se convertirá en leche de transición (algo más clara y líquida) y poco después en leche madura (blanca y líquida).

El pecho se da a demanda. Cada vez que tu bebé dé muestras de hambre ponlo al pecho, sin horarios y todo el tiempo que quiera.

La composición de la leche varía durante la toma: la del principio es más “aguada” y la del final más grasa. Cuando termine con el primer pecho, ofrécele el otro, y en la siguiente toma empieza por este último (o por el que notes más lleno o ingurgitado).

La producción aumenta con la frecuencia del amamantamiento y se mantiene dando el pecho a demanda. Si lo haces así, te asegurarás de tener la cantidad de leche que necesita encada momento y etapa de crecimiento.

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jesus S dijo:

    Mi esposa amamanto a nuestro hijo has justo el dia que cumplio su cuarto aniversario. Es un nene de cinco , sano , nunca se ha enfermado mas alla de un catarrito que apenas le dura 24 horas . En cambio , sus sobrinas ( si , porque tienes sobrinas mayores que el ,unos 9 meses) no fueron amamantadas , ni tampoco su otro sobrinito, y viven y mueren en los hospitales.La lactancia fue exclusiva hasta los 4 meses , y a partir de ahi les fueron introduciendo los alimentos , segun estricto criterio medico.Ahi esta , lleno de salud y energia, gracias a la disciplina de su madre.

    • Liziet M dijo:

      te faltó poner en el comentario que tu esposa, o sea, yo, tuvo al bebé con más de 41 años y aún así, disfrutó al máximo el tiempo que le dedicó a ¨darle la teta¨…………..lactancia que lo nutrió de una energía ¨increíble¨ jejejejejeje

      • Walter Sánchez Sedez dijo:

        Felicitaciones a ambos Jesus y Liziet y bravo por ti Liziet!!!

  • Grethel dijo:

    Hola, María del Carmen, graciass por tan maravillosa sección que dedicas a la hermosa y eterna tarea de ser madre, soy fiel seguidora de tus artículos, y además te felicito por tu increible manera de escribir, mediante la cual trasmites todas las emociones de cada temas que tratas.Yo tengo un bebé de 16 meses y disfruté la lactancia materna hasta casi los 6 meses, es una experiencia inigualable, cuando terminó pues le echaba de menos pues despúes de tener al bebé en el vientre es el momento más sublime y de unión entre la madre y el niño.Es como tenerlo en la barriba nuevamente.Además es el mejor alimento y la mejor vacuna que le podemos dar a nuestros hijos.

  • doc dijo:

    Soy médico y me ha resultado increíblemente útil el artículo que se ha presentado en esta ocasión. Resulta extremadamente difícil luchar con falsas creencias muy arraigadas en nuestra sociedad, fundamentalmente en aquellas personas ancestrales dentro de la comunidad que una vez tras otra repiten frases como: “yo crié X cantidad de hijos todos con leche de vaca y carne de res con malanga y no les pasó nada y ahí están, fuertes como mulas”, siempre con orgullo en su mirada. Desde mi perspectiva siempre respondo de la misma manera: “resulta más facil hablar de nuestras victorias que de las derrotas ajenas” y nadie habla jamás de aquel vecinito pequeñito de apenas días, semanas o meses de nacido que falleció de causas no tan demostrables en tiempos de antaño cuando quizás todo partía de un simple hecho: la mala alimentación desde temprana edad, el poco valor nutritivo de algunos alimentos como la famosa malanga, el bajísimo nivel inmunitario producto de la no lactancia materna, entre otras muchas. Resalto que es derecho innegable de cada madre lactar a su bebé o no, sin embargo creo y defiendo que no lactar parte de una cultura mal arraigada, de consejos con poca sabiduría y madres ignorantes (en el mejor sentido de la palabra) que no conocen o ignoran a veces voluntariamente los consejos médicos. No creo que se deba reproducir esta tendencia en Cuba, hay países en que la smadres sufren por no poder alimentar con su pecho a sus crianzas debido a la enorme presión monetaria, no perder el trabajo es más importante que lactar a un recién nacido, eso en Cuba no es motivo de abandono de esa práctica sagrada de alimentar a tu hijo.
    Dejo este chat con un consejo a reflexión a madres, padres, abuelas y abuelos, tíos y tías:
    “que nuestro hijo crezca sano y fuerte con agua de arroz, malanga y leche de vaca no significa que lo haga el hijo de la vecina de igual forma, es prudente pensar cuántos han perecido en ese camino, es prudente pensar que no en vano aún las grandes compañías multimillonarias productoras de leche artificial siguen recomendando en todos sus productos leche materna insustituible hasta los 6 meses”

  • Irelis dijo:

    Felicidades a todas las madres que practican ese acto de amor, de lactar a sus hijos, saben que les están ofreciendo su primera vacuna.

  • Yenis dijo:

    Hola, quiero agradecerle por esta sección tan interesante, tengo un niño de 7 años y amamanté hasta los 4 años de edad, para algunos estaba pasaba y eso ya no le aportaba nada, hoy por hoy mi niño nunca se ha enfermado, solo los catarritos que duran bien poco, fue una experiencia maravillosa, pues llegaba del trabajo y él ya me esperaba con esos ojitos llenos de brillo esperando lo que tanto extrañaba “mamá dame la tetica”, a veces no me daba tiempo a sentarme, a todas las madres la lactancia materna es la mejor medicina para nuestros niños

  • Lazara Ferrer dijo:

    Mis mayores felicitaciones a Ana , lactar es un acto de verdadero amor , nada suple a la leche materna , ni al gran amor que se le da al que lo necesita ( el bebé) .
    Si se quiere se puede .
    Dra Lazara Ferrer .Pediatra de mas de 4 decadas y coordinadora nacional del comitë de pediatría de la sociedad de Nutrición en Cuba

    • Adriana dijo:

      Me encanta esta columna, siempre la espero con ansias, porque soy madre primeriza, mi niña tiene dos años y todavía la amamanto y será hasta que ella quiera, aunque todo mundo me dice que se la quite que ya eso no le aporta nada.

    • DRH dijo:

      Pues yo quise y no pude. No sé, por lo que dan a entender quienes dicen que “si se quiere se puede”, debo ser una mala madre…

  • Dr. Olimpio Rodríguez Santos dijo:

    Hoy mismo en la consulta hablamos con la mama de un lactante que dice “no tiene leche” y le esta dando la de vaca. Muchas veces no es leche lo que falta sino amor y, ademas, conocimiento. Las inmunglobulinas que aporta la lactancia materna son insustituibles y una garantia para el niño incluso para evitar enfermedades alergicas y otras muchas

    • DRH dijo:

      Pero doctor, ¿cómo se le ocurre decir eso?!!!!! NO TUVE LECHE, PERO NUNCA ME FALTÓ EL AMOR POR MI HIJO. NO ME CONSIDERO UNA MALA MADRE, PERO NO FUI LECHERA!!! Al ser usted DOCTOR debería saber mejor que nadie que todos los organismos no funcionan igual, que por eso algunas personas son propensas a enfermar y otras no, por decirlo de alguna manera o poner algún ejemplo. Pero qué facil es JUZGAR y CRITICAR, cuando no es uno el que tiene que pasar por eso. Discúlpeme si exagero en mi reacción, pero me siento tremendamente dolida por su comentario, ya que soy una de tantas madres que no pudieron amamantar PORQUE NO TENÍAN LECHE. Tenga un buen día.

  • diana dijo:

    Pues yo soy un caso de “quise pero no pude” y eso también hay que visibilizarlo, yo soy un ejemplo de la otra cara de la moneda: embarazada solía ser un anuncio ambulante a favor de la lactancia materna.
    Mi hermana lactó a mi sobrino hasta los 4 años y mi mamá cuenta que se le desbordaban los senos a los 7 meses de embarazo y fue nodriza de otros bbs en maternidad, así que yo era abanderada de la LME. Cuando mi bebita nació yo estaba completamente convencida, y absolutamente decidida a alimentarla solo con leche materna hasta los 6 meses.
    Mis resultados; lo primero que me pasó fue que hizo una fiebre por deshidratación al segundo día de nacida. Mi mamá enseguida empezó a sospechar que no tenía leche, pero las enfermeras vinieron, me apretaron el pezón y salió leche, así que yo tenía que poder lactar. Bien, no voy a hacer largo el cuento, aunque nunca le quité el pecho mi bebita, sí tuve que empezar a darle leche artificial al mes de nacida, porque la ganancia de peso iba de mal en peor. Todo porque yo estaba absolutamente convencida de que podía, y debía y me sentía malísima madre por no lograrlo. La prueba definitiva la tuve en una ocasión que me ordené violentamente durante media hora y solo logré extraer 1 oz de leche(de ambos pechos) y mi bebita necestaba ya x lo menos 3.

    Así que mi perspectiva es la siguiente. No negar jamás de los jamases los indudables beneficios de la lactancia, pero hay que dejar de anunciar a los 4 vientos que todas podemos. Las mujeres somos diversas, no todas somos nodrizas, unas tienen más, unas tienen menos y hay que dejar de presionar cuando no se puede. Un neonatólogo casi me come cuando le sugerí que posiblemente no tuviera leche y las enfermeras me miraban con ojos acusadores.Y casi se me deshidrata la niña intentándolo…y sin contar mi depresión por no poder alimentarla, los llantos de hambre, las horas y horas y horas con ella al pecho sin que la pobrecita se pudiera satisfacer.

    • AidaRosa Perez Batista dijo:

      Saludos Ana,es la primera vez que leo un comentario tuyo y me alegra que sea este el tema de debate tan importante en la actualidad.Trabajo con adolescentes y cada día aumenta el embarazo en esta etapa de la vida donde las muchachas(os) no están preparados y en muchos casos la familia tampoco y no apoya lo suficiente, además de la creencia, de muchas de ellas, que por amamantar se le caen los senos”, que ignorancia!Si me permites, te sugiero tratar este tema y así todos conocen el riesgo del embarazo en la adolescencia

    • Daiyana dijo:

      Estoy muy de acuerdo contigo Diana. No niego los beneficios de la lactancia materna, pero es verdad que no todas podemos.
      Con respecto al tema de los anticuerpos de la leche y demás que son beneficiosos para que el bebé no enferme, no sé, me aventuro a decir que creo que es relativo. Mi madre tenía (tiene todavía, claro) pezón retroverso y nunca tuvo leche. Me cuenta que cuando nací los médicos “la botaron” del hospital por desobediente, porque la descubrieron dándome leche en un biberón que le llevó mi papá. Y ni mi hermana ni yo fuimos enfermizas ni lo somos ahora que rondamos los 35 años. Mis sobrinos, por el contrario, tuvieron lactancia materna exclusiva porque mi hermana era una vaca lechera y sin embargo se atienden con alergistas, inmunólogos, en fin… pero el padre de ellos es alérgico. Cuando vas a ser enfermizo porque lo llevas en los genes y “te toca”, eres enfermizo hayas tomado leche materna o no.
      En mi caso nunca tuve leche y traté de “ordeñarme” sin éxito. Mi hijo estuvo ingresado en Neonatología por la pérdida de peso tan rápida y alarmante que tuvo. Me decían que tenía que obligarlo a coger la teta, que cuando tuviera hambre él solito la cogía, pero ni modo. Recuerdo que una prima de su padre (pediatra ella) era una de las que me decía eso. Cuando tuvo su primer hijo entonces fue que estuvo en mi lugar (¿karma?) y comprendió lo que tantas veces expliqué, que ni yo tenía leche ni el niño quería la teta. Pero algo cogió mi hijo de lactancia materna, entre lo poco que alguna vez pude darle y lo mucho que le dio la tía cuando mi sobrina estaba llena y sin embargo la leche se le botaba. Mi niño es asmático (por parte de su padre) y cada vez que hay un cambio de tiempo tengo que extremar las medidas. Pero no creo que sea por no haber tomado leche materna.
      No obstante, le doy la razón a Diana porque pasé por lo mismo. A mí también me cuestionaron que no amamantara, como si yo no quisiera hacerlo y me apoyara en la excusa de que no tenía leche. Piensan que una no quiere tal vez por razones estéticas (si ese hubiera sido el caso mejor no hubiera parido y me conservara eternamente joven).
      Nos dicen que la lactancia es un derecho y eso suena como si las que no pudimos hacerlo le hubiéramos estado negando ese derecho a nuestros hijos. A veces esos comentarios duelen y lastiman más que los dolores que sufrió una en el parto. ¿Para qué tanto esfuerzo en traer un ser al mundo para luego negarle y negarse una algo tan bello como darle el pecho ?

  • Fidel Alejandro Almeida Lobaina dijo:

    Soy Funcionario del PAMI provincial de Santiago de Cuba, mil gracias poe dar promocion a un tema tan importante. las palmas para usted querida periodista.
    Gracias en nombre de los heroes anonimos de este bello programa.
    Dr. Fidel Alejnadro Almeida.

    • Yoli dijo:

      Dejeme decirle que tiene usted tremendo nombre, ojala le haga honor, aunque supongo que debe ser dificil.

      • Fidel Alejandro Almeida Lobaina dijo:

        Bueno yoli aunque no es tema de esta publicacion soy de los fieles a esta revolucion y un programa que sin tener practicamente vida personal vigilamos por la salud de la mujer cubana. Somos unos cuantos que a lo largo del pais no sumamos a esta noble lucha. De todas manera gracias por resaltar mi nombre el cual hoy es el nombre de muchos en este pais.

  • Lili dijo:

    Me gustaría saber si durante el embarazo es necesario usar condón en las relaciones sexuales, he leido algo pero no me queda claro. Espero me ayuden en el tema, estoy embarazada y es mi primera vez (tengo 4 semanas ). Gracias

    • Salems dijo:

      Bueno, el condon sigue siendo necesario a la hora de proteger contra enfermedades de transmisión sexual… pero si te refieres a el peligro de quedar embarazada mientras ya lo estas… no, descuida, no hay riesgo de eso.

    • Layde dijo:

      Muy buen articulo para responderle a Lil,i si debes cuidarte soy primeriza tambien de 21 semanas y en mis consultas mi obstetra siempre me dice que lo use , hay que hacerle caso a los doctores ellos son los que saben.

  • ile dijo:

    Esperaba con ganas la columna y el tema de esta semana es súper bueno sobre todo para las que van hacer madres por primera vez, la lactancia materna es muy importante en los primeros 6 meses de vida, después de ese tiempo también es buena pero ya no tan necesaria pues ya el niño (a) va comiendo otras cosas que también es bueno para su desarrollo, conozco personas que le dan el pecho a sus hijos con un 1 y 2 y 3 y nada más comen eso y se entecan hay casos que no solo hablo por los que conozco, en mi caso di pecho solo hasta los 3 meses me hubiera encantado dar hasta el año pero no pude pues no había manera humana que ese pequeño agarrara la teta, esos 3 meses fueron una odisea para amamantarlo, hasta que la pediatra me dijo le diera otra leche pues no estaba aumentando y eso si era un problema, esa lecha solo la tomo hasta los 6 meses a empujones también, después de ese tiempo lo que toma es yogurt natural,que por suerte si le gusta, mi consejo para todas es que no hay mejor leche que la materna.

  • Raul dijo:

    Soy padre de una niña de tres años y de un pequeño de 2 mese y medio y considero al igual que usted que no hay alimento mejor para nuestros hijos hasta cumplidos los seis primeros meses. Mis hijos son sanos y fuertes y esa es una de las principales causas. Ahora, la lactante requiere una dieta sana y abundantes líquidos y no pocos los sacrificios que debe hacer la familia para ello en un pais tropical como este con temperaturas que frecuentemente sobrepasan los 25 ºC y donde las frutas adquieren un precio tan elevado en el mercado por su inestable oferta y por su alta demanda. Es por ello que hago un llamado aprovechando el espacio a las instituciones correspondientes a fomentar planes de protección de las lactantes en cuba y de esta manera ayudar, acompañar e incentivar para que las madres lactantes cumplan con el tiempo establecido.

  • Rosy dijo:

    Muy buen tema, y necesario!… Yo a mi Mariana le di lactancia exclusiva hasta los 6 meses, luego la complementé con otros alimentos, pero la estuve lactando hasta los 11 meses… Para mí, más allá del terrible dolor físico de la primera semana que me sangraron los pechos, fue una experiencia fabulosa, cargada de una ternura infinita… A todas mis amigas siempre les recomiendo la lactancia porque crea lazos únicos entre madres e hijos…

  • YennyA dijo:

    En mi caso mi niña nació bien de peso pero al 3er dia de nacida bajó mucho,hizo una “ictericia”: (es una enfermedad caracterizada por el color amarillento de la piel) y fue trasladada para neonatología,donde debia ir cada 3 horas para darle el pecho.Estando allí le daba la teta y no pasaban 10 minutos y se quedaba dormida.Mis familiares me decian que le tocara sus piecitos para estimularla y despertarla pero eso en ella no funcionaba.Despues que logró ganar en peso le dieron de alta,ya en la casa fue a libre demanda,pero no aumentaba,despues de las 2 de tarde empezaban sus gritos por causa de los cólicos,que en una ocasión eran las 8 de la noche y paramos en el hospital por su incesante llanto.En las madrugadas se despertaba la ponia en la teta,se dormia y la acostaba en la cuna y no pasaban 5minutos y ya estaba pegada otra vez.
    Preguntaba a otras madres si le ocurria lo mismo y muchas me decian que no tenia leche suficiente,sin embargo en el consultorio los especialistas me dijeron “LECHE MATERNA EXCLUSIVA “hasta los 6 meses. A los 3 meses casi le doy leche en polvo pero soy de las que siempre sigue el manual, es decir seguí el consejo de los médicos.A los 4meses y medio por su lento aumento de peso la pediatra me ordenó que comenzara a darle leche pero ya me habia adaptado y esperé hasta los 6meses pues yo siempre fui delgada y su papá tambien y ella ahora tiene 4 años y siempre lo ha sido.
    Hasta su 1er añito le di la teta pensando que debia quitarsela para empezar a trabajar y tambien con la idea de que tomara más leche en polvo pues solo le gustaba con maicena, y ni uno ni lo otro;conclusión: hoy por hoy no toma ni leche,ni yogurt,por eso trato de darle cosas que contengan leche como: queso,matequilla,helado.Y es triste ver cuando otros nenes se toman hasta 2 biberones y la mía ni una onza…
    En el caso de mi excuñada que su nene era 6meses mayor que mi peque, a los 2 meses de nacido le quitó la teta porque decia que no tenia leche y le daba agua de arroz y la leche en polvo.Comenzó con desmayos despues de cada toma,se pensaba que era epilepsia y no era nada más y nada menos que intolerancia a la lactosa.Por eso debemos seguir las recomendaciones de los médicos y más cuando se es madre primeriza…

  • Y dijo:

    María del Carmen, soy una fiel seguidora de tu sección, tus artículos son muy buenos, tengo un niño de dos años y medio y llora por todo, desde que se levanta hasta que se acuesta es lloriqueando por cualquier cosa, nada le acomoda, me gustaria mucho que dedicaras un artículo a este tema, con consejos y posibles soluciones, que hacer cuando un niño tiene una perreta por gusto?? Ayuda por favor!!

    • DRH dijo:

      Y:
      A veces a los niños les puede doler algo pero otras veces puede ser para llamar la atención. Hay que buscar alternativas, pero lo que no se debe hacer nunca es amenazar al niño con pegarle “para que llores con razón” o darle todo lo que quiera con tal de que no llore. Se debe conversar mucho con ellos y tener muuuucha paciencia.
      En mi caso me pasaba algo gracioso con mi niño. Cuando empezaba a llorar por gusto yo lo mandaba a que fuera al baño y se quedara ahí hasta que terminara de llorar (ojo, no había peligro de que le pasara nada allí ni objetos punzantes o cortantes, así como líquidos nocivos a su alcance)
      Al ratico de estar solo dejaba de llorar y entonces me preguntaba si podía salir. “¿no vas a llorar más?” “no, mamá” “entonces sal del baño y ven”… Así hasta que llegó un momento en que él salía solito cuando dejaba de llorar. Historia real.

  • lili dijo:

    yo concuerdo con usted 100 % ya que soy primerisa y mi bebe tiene hoy 14 meses y sigo amamantandola ya que es el acto mas lindo del mundo

  • Helena dijo:

    Orgullosamente di pecho hasta que mi hijo cumplió los 3 añitos. Ahora tiene 5 y ciertamente no se enferma con regularidad. Pasé un poco de dolor al principio porque de veras los dos pezones me los hizo sangre (literalmente). Yo tenía extractor para salidas de emergencias, pero me daba un dolor que tomara en el biberón….por suerte sólo lo usé en 2 ocasiones. Me encantaba darle el pecho.

  • Isa dijo:

    Como extrañaba estos artículos y este me lo perdí por estar fuera del trabajo y ahora comencé a buscarla por los autores imaginando que por acercarse el día de las madres escribiría y para mi sorpresa encontré este.
    Lamentablemente llevo el arepentimiento de no heber dado lactancia materna exclusiva, desde que estaba en la sala Piel a piel le di NAN a mi hijo a escondidas porque él pesaba 1650 gramos cuando me lo dieron, era primero de junio y hasta los 2500 g no le daban el alta y yo tenía una tesis pendiente, algo tuve que sacrificar y fue la exclusividad de dar sólo este alimento, lo intenté la primera semana pero no ganaba mucho peso y entonces hice esto, combinar leches, daba NAN en la mañana y por la tarde, el resto era lactancia, luego tuve otros problemas y en fin, realmente lo lamento mucho porque además dejé de lactar cuando mi niño tenía 4 meses y hasta sus dos años y medio tuve gotas de leche, pero bueno me llevé la experiencia. Un consejo a todas las que dicen que ”no duerme porque tiene hambre” Mi hijo comía cada tres horas biberones enteros ya con 5 meses y todavía no duerme bien, eso de llenarlo con leche artificial para que duerma no es muy cierto.

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

María del Carmen Ramón

María del Carmen Ramón

Periodista de Cubadebate y la Mesa Redonda. Graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En Twitter: @M3ryC.

Vea también