Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

¡Oh, La Habana!

| 52

Plaza Vieja en el Centro Histórico de La habana. Foto Wilfredo Rodríguez Ortega / Cubadebate

Esto se trata de cuando tu escoges el 14 de febrero para caminar la bella capital y mostrarle a tus amigos, que vienen por vez primera a esta tierra, la virtud de vivir en Cuba y debes batirte a con a duelo con la alteración a la paz. Esa que genera la desidia y la permisividad de todos. Entonces, el rato puede convertirse en una atormentado “momentum”.

Este día decidimos sentarnos al final de la tarde noche, en esa esquina de la Plaza Vieja de La Habana, donde el café puede ser exquisito y la contemplación de los transeúntes, un placer.

Presiento que he estado demasiado tiempo escribiendo, aferrada a la tranquilidad que merece mi espíritu. Qué pasa si no soporto la actitud tolerante ante el maltrato a que nos someten con esos equipos portados por jóvenes y no tan mozos, en los más recónditos lugares.

Subes a un ómnibus y alguien comparte libremente su reguetón -obsceno por demás- con un moderno dispositivo de sonido, o un celular. Tal vez le hace la competencia al estado de ánimo de un chofer, que si está despechado, te rompe los oídos a rancheras y si está de plácemes, y tienes suerte de que tenga buen gusto, una buena “salsa” musical, te lleva por el camino de la alegría y el apretujamiento involuntario.

Los enamorados del Malecón habanero, tienen una desleal competencia entre los músicos improvisados que ya no se escuchan a sí mismos y esos mencionados equipos a todo dar. La infame “moda” es sacarlos a pasear a toda luz del día o la noche. Mostrarse.

Llega a mi recuerdo cómo en la década de 1970, hubo algo así como la ‘explosión’ de unos radios enormes, pero entonces, los llevaban pegados a sus oídos y te quedabas con la sensación al pasar, de que algún día se quedarían sordos. Cuando aquello, éramos tan jóvenes.

Creo que les pasará lo mismo a quienes se permiten tales decibeles, pero son sus oídos y aquí hablo de los nuestros.

Ya el otro día, dentro de un almendrón, el chofer ante mi ruego, me dijo: “ok, me cogiste de buenas” y bajó la sarta de improperios que su música emanaba. En cuyo caso, yo estaba dentro de “su” auto.

En la cuestión que narro, le pregunto al camarero de quién era aquella horrible y estridente “música”, que no nos permitía conversar sobre el café, al menos. Me dice, eso es alquilado, y no sé, porque está cerrado todavía. O sea, el sitio ni siquiera está en servicio público.

En la Plaza Vieja, comenta el mozo, sólo quedan otros dos sitios del Estado, la Cervecera del frente, y el Hotel de aquella esquina. Observo y ambos sonaban a todo dar su propio escándalo. Aquello, se suponía un atractivo hacia quienes debían elegirlos por su propuesta sonora-comercial. Todo un lastimoso espectáculo de especulación desordenada.

Pienso en los vecinos; me explican que hay una suerte de arreglo, los días de semana, hasta las 12 de la noche. Terrible, nada me consuela. Siento el privilegio de no vivir ahí. Mis amigos me observan mientras reflexiono. Un coterráneo expresa sabiamente, “quién le pone el cascabel al gato”.

Estamos conviviendo con la agresión sonora y no hay regulación efectiva para ello, a nivel de sociedad.

Pues, soy una mujer de paz y acción. Como lo que tengo más próximo es el reguetón del lado, apuro mi café y me acerco. Pregunto por el dueño, me presento. Le pido de favor, nos permita conversar un rato que estamos ahí, con los amigos. Quizá podría concedernos el privilegio de bajar un poco el sonido de la superbocina que tiene hacia el exterior del inmueble. Le explico algo sobre la convivencia, la armonía y el amor al prójimo, que no logro hacerle entender.

Sólo entonces, amablemente le digo, soy periodista, escritora de libros y que me ha dado una buena razón para interpretar el hecho. Estoy asombrada de que se nos impida disfrutar de la tarde. Me dice, desenfadadamente, que eso no le importa, que si le voy a pedirle lo mismo a los del Estado. Contesto, pues sí, si los tuviera a mi lado. Finalmente accede, de favor y me promete subir el volumen, interpreto una amenaza, cuando me vaya.

Agradezco y regreso a la mesa. El caballero -un típico nuevo dueño- me sigue hasta la mesa del Café de al lado y con cierta arrogancia nos expresa que él está en su derecho, pues pone la música que le gusta a su familia, con quien decidió compartir en 14 de febrero en el portal de “su” local. “Y a nosotros los jóvenes – que no lo es y ahora quiere ser simpático- nos gusta esa música. ¿Usted me entiende? Se disculpa -algo de reverenciar- y se marcha.

A partir de ahí, comenzamos a sentir el asedio de cómo intentaban, desde allí, poner otro reguetón -de los terribles- y subirlo poquito a poquito, “suave, suavecito”.

No hubo alternativa que seguir, retornar, sonreír, respirar, amar a la Patria. Hay muchas calles lindas en La Habana Vieja y lugares agradables al pasar.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gladys regina dijo:

    Que pena!,esta ciudad es una jungla.No vivo en la parte antigua de la ciudad,ni siquiera es nueva y pudieramos justificar que la alegria por estrenar una casa,o un reparto les provoca hacer el ruido.Ya ni siquiera las iglesias son la excepcion,hay ejemplos de sobra.
    Por el dia,en mi calle hay autos y motos que salen desde el final de los pasillos cual pista de carreras,emanando ademas,un humo o sustancia bien agresiva a los ojos,mucosa nasal y hasta etcetera.No puedes protestar,el dueño,creyendose dueño de todo ,responde si dices algo:-Donde quieres que me la meta?,y yo se adonde,pero no puedo caer en su vulgaridad….En la tarde,llegan los vecinos y discusiones a voz populi:(las tareas escolares,la basura,la bodega,los carretilleros),rifandose quien asumira ese dia realizar esas labores cotidianas….En la tarde noche,le corresponde a los perros que ya no ladran,ahora aullan y sienten como sus amos llegan,cocinan ,comen y ni siquiera los han ido a saludar con una palmada,ellos “sienten”,igual que los humanos,la necesidad de comer y gritan por hambre,sed,o afecto….Entonces llega la madrugada:fajazon de gatos,autos desenfrenados con bocinas,regueton o lo que sea,pepillos que salen del Salon Rosado o de cualquier parte,dispuestos a no dejar dormir.Creo que en una jungla se disfrutaria de un silencio mayor.He contado mas o menos lo que un dia cualquiera puede suceder,el fenomeno del fin de semana me lo reservo porque tendria que decir palabras muy obscenas para describirlos y no quiero parecerme al regueton de los almendrones y las guaguas.

    • Mikel dijo:

      Querida habanera todo lo que dices es cierto pero eso es reflejo de la perdida de tantas cosas y valores en nuestra sociedad pero haciendo estos comentarios no resolvemos nada y tenemos que buscar los sitios adecuados para vertir las preocupaciones y quejas todos podemos hacerlo y ayudar a que nuestra ciudadania vielva a ser lo que fue con las cosas Buenas de antes y las de ahora.

    • humano dijo:

      Gladys debe usted ser una persona mayor por la manera en que se expresa.

      Algo semejante sucedía en mi cuadra. Me tuve que mudar. Las autoridades consultadas, cero acción.

      Hay que educar a todos, primero a los padres y después a los hijos. Por eso fue que pusieron el programa La colmenita las 20:00 hrs. Para que estuvieran presentes los padres. Primeramente es a ellos a quienes hay que educar.

      Todo está relacionado.

      Saludos.

      Saludos.

      • Yoli dijo:

        Amen, ya no tengo que comentar.

    • Maritere dijo:

      ¿Usted vivirá en mi cuadra? porque nuestras experiencias son exactas, solo le faltó los pregones desde el amanecer de cada sábado ajos, se reparan colchones, pan suave y galletas de mantequilla, la buena papa, toallitas y desincrustantes, etc,etc,etc. El último sábado yo conté hasta las 12 del día, 18 pregoneros (as).
      Ahhh y se me olvidó los carritos de paletica y bocadito de helado con sus bocinas sonoras y cantando Lambada
      Lo doloroso es que no hay solución… es muy penoso en cualquier lugar qe ocurra

  • Antonio Torreblanca Pineda dijo:

    Conoci a Rosa Maria cuando trabajaba en Solvision en Guantanamo. Me parece un formidable articulo para la reflexion . Creo que debemos dar una batalla campal contra todas esas manifestaciones contrarias a una sociedad donde se respete el derecho a una convivencia sana. A mi modo de ver son manifestaciones que ahora si no le prestamos toda la atencion nos lleven a una sociedad con instruccion pero salvaje. Gracias por el articulo y quisiera ver abordado estos temas mas frecuente.

    • alina dijo:

      Antonio, muchas gracias por su opinion, y muy bueno el artículo de Rosa Maria, que pena, una ciudad tan bella, la Capital, y que muestre todo esto que se dice aqui, en verdad yo he visitado casi todas las provincias por problemas de trabajo y no se ve esto. eso va en el cuidado de las personas, de las entidades del estado. creo que es hora de tomar medidas contra infractores que danan la imagen y la limpieza de la Habana.

      • el Clei dijo:

        VACÍO LEGAL, FALTA DE RESPETO Y 0 EDUCACIÓN, la escuela de hoy no consigue educar a la mayoría, solo enseñar conocimientos, pk luego en la casa, calle o donde sea, los muchachos se transforman, si hay algo molesto en Cuba es ese sonido apocalíptico y retumbante que hace levantarse de la silla al más ecuánime, cada equipo de sonido portátil que sale a la calle, tiene más potencia, bajo y sobre todo volumen, además de que ha proliferado la fiebre post Chocolate, la era Bad Bunny y los consiguientes dolores de cabeza, la fábrica de aspirina alemana hará buen negocio de esto en Cuba, dentro de 1 año este será el eslogan del turismo para captar clientes foráneos “Bienvenidos al país de la migraña.” Agréguele a eso el fenómeno bicitaxi, ufff. Cuba, paraíso de la falsedad y la mentira, orgullo de una nación culta y educada???? hay mucha gente que lo es, pero parece que no salen a la calle, o como saben comportarse uno no los encuentra, no los nota, como dice Ricardo Arjona en una de sus canciones, Bueno no es el que te ayuda, sino el que no te molesta. Muchos han ido a la universidad, casi todos tienen 12 grado o son técnicos, pero solo tienen papeles que certifcan estudios, muy pocos lograron graduarse en la educación. Gritar es normal, todos lo hemos hecho de vez en cuando, ahora, no saber hablar y espetar cualquier frase bestial como cabrón, pendejo, te la hech… la tengo …, etc, eso es lo que escucha aleatoriamente mi niña de 3 años y medio, sin que yo pueda hacer nada, pk cuando vas en un carro, eso ponen, cuando la llevas a un parque, eso se escucha, si vas a una fiesta aunque sea familiar, eso es lo que tienen los que ponen música, entonces la pelea es de 1 hora de La Colmena T.V y mucho tacto en casa, canciones infantiles, contra el resto del mundo, o sea, los salvajes, los animales, los cabro…, los matatanes, los papis, etc. Cuba se ha convertido en la tierra prometida del escándalo y la hipocresía, pero la policía no hace nadaaaaaaaaa, aunque los llames, ellos están para coger al vendedor de maní, de caramelos, al que lleva 5 pomos de yogurt, 5 lb de queso, eso sí es alterar algo, lo demás no importa. HASTA CUANDOOOOOOOOOO

  • Salustiano dijo:

    Peor que esos “ataques sonoros” es la inmundicia que hay en toda la Habana y en especial en la zona turisitica de la Habana Vieja. A menos de 60 m de la esquina donde esta la cerveceria de la Plaza Vieja (creo que es la calle Luz) hay un asqueroso vertedero de basura en una esquina donde alguna vez hubo una casa o edificio. No lo visito?? Eso si denigra la dignidad nacional!!! Debia escribir sobre eso!!!

    • yo dijo:

      Salustiano, ya veo que musica es la que le gusta a usted!!!!

      • Salustiano dijo:

        La musica que me gusta? La musica que emite UNA CIUDAD LIMPIA, REBOSANTE DE HIGIENE, algo que no encuentro en la Habana.

    • por el retrovisor dijo:

      Pero una cosa no contradice la otra y todo va para el mismo saco, da lo mismo que sea música alta o lomas de basuras, es una barbarie generalizada.
      Pero es cierto, Usted debe ser de los que genera bastante ruido para molestar a los demás y si tiene la casa limpia pués la bulla no importa, que se j…. otros

      • Salustiano dijo:

        por el retrovisor: Bueno, por su innecesaria e irreflexiva agresividad al calificarme, intuyo que usted si debe ser de los que se toman el derecho de molestar a los demas con cualquier ruido. Yo, SI!! tengo mi casa limpia y vivo cerrado a cal y canto pues los vecinos hacen bastante ruido dia y noche!! El ruido molesta, trastorna, te saca de quicio, pero la basura genera enfermedades, epidemias … mata mas gente que el ruido!!!!

      • Salustiano dijo:

        “por el retrovisor”: Si, no hay contradicciones. Mi casa esta LIMPIA y vivo ENCERRADO a cal y canto por la bulla que hacen mis vecinos a toda hora, a los cuales, de paso le digo, YO NO JO … como dice usted. El ruido es molesto, intolerable, provoca “stress”, todo lo que usted quiera. De acuerdo!! Pero, insisto, peor es la suciedad y la falta de higiene pues provoca transmision de enfermedades que pueden ser GRAVES!!! Piense nada mas en las ratas y las moscas. Cuanta porqueria transmiten? MATAN!! Y sin embargo casi no se escribe sobre esto. El problema de la bulla en la calle es viejo. Como dice algun forista, recordemos los años 70 y poco mas cuando la gente salia con los radios y “doblecasteras” al hombro por toda la calle. Creo que ahora es peor pues hay menos conciencia social. Pero en los 70 y 80, la Habana no estaba tan sucia como ahora!!!! Y que se hace al respecto?. Ni con el dinero donado por Japon (articulo de este sitio) se resolvera el problema!! Y a ver si ahora publican mi comentario … Gracias!!

  • Agua por todas partes dijo:

    Muy personal es mi opinion, y escribo sabiendo que puede ser mal interpretada, pero al menos me desahogo.. la culpa del ruido recae en las politicas estatales y culturales..pues antes de que las personal naturales tengan sus equipos para generar ruido los tienen las Casas de Cultura,el INDER, los gobiernos municipales, las sedes del PCC, y hasta policlinicos y las escuelas..llegue usted a los matutinos de estas instituciones y vera el tamano de los equipos para generar musica..ruido.. en muchas ocaciones, estos equipos, dispuesto horizontalmente, ocupan mas espacio que el area donde se supone que sea escuchable la musica..de los decibeles ni hablar, no hay respeto..he visto una misa celebrandose en una iglesia y al lado el concierto de regueton…domingo 9 am..no escribo mas.. la indignacion no me deja no poner tildes..

  • MMXVI dijo:

    bueno, y no pasa nada….vivo en un barrio residencial, sin nada de establecimientos q ´´tengan´´ la necesidad de poner música, sin embargo vivo frente x frente a vecinos desconsiderados y de mal gusto q abusan a deshoras de el ruido de fofrma verdaderamente espantosa. no solo no nos dejan escuchar la tv, sino q despues de las 12 de la noche no nos dejan dormir. con sus puertas abiertas de par en par , ponen la musica chabacana por demas a niveles q sobrepasan lo permisible para una salud auditiva ,Y NO PASA NADA.
    los vecinos no quieren buscarse problemas por las represalias , si embargo ¿donde estan las autoridades? ¿el presidente del CDR? el jefe desector¿? en fin que es un suplicio lo que fue una cuadra apacible .la mala educacion y las frases vulgares para llamarlas de la forma mas suave PULULAN en las calles, vencidarios ,establecimientos públicos , escuelas, en fin el mar ¿habrá soluciones a corto plazo?

    • Yoli dijo:

      Por lo que comenta usted tampoco quiere buscarse problemas, es muy facil esperar por que otros hagan lo que a uno no le gusta hacer. Esta en todo su derecho de llamar a las autoridades o si no hablar con los maleducados vecinos.

  • Matojo dijo:

    Es una locura lo que estamos viviendo, una falta de respeto hacia aquellas personas mayores que tienen que aguantar estos escandalos. No queda mas remedio nuestros órganos de seguridad deben tomar cartas en el asunto. Se nos puede ir de la mano. Cada cual tiene el derecho de escuchar lo que quiera pero no imponerselo a los demás. DA vergüenza esta situacion. Ojala sea una moda pasajera. Mis disculpas a la periodista de parte de jóvenes que también enfrentamos este delicado asunto.

  • El buril dijo:

    Rosa María Fernández: “Oh, La Habana”… yo digo Oh, Cualquier ciudad, cualquier pueblo de mi país. Estamos como extranjeros en nuestra propia tierra. Su comentario es excelente. La receta es que adquieras unos buenos audífonos, selecciones tu música la cual presumo buena y protéjase de todos esos factores agenos, claro siempre que se pueda, la otra es casi como que mejor no salir de casa.

  • Médico Económico dijo:

    Muy Cierto, vivo con un despertador mañanero que en el afan de vender su pan..silba de forma insaciable cada dia de la semana antes de las 7.00 am…mis oidos resuenan y solo tengo Paz al sentirlo luego de unos largos minutos cuando lo siento alejar, pienso en todos los niños y demas vecinos …tendremos q vivir asi para siempre???…o denunciando permanentemente ???….

  • Sakura91 dijo:

    Uff, y eso que usted es una mujer de accion tomar, y además periodista, algo que suele disuadir un poquito cuando pide un favor, aunq este no haya sido el caso, pero este 14 de febrero mis suegros, de mas de 55 años tuvieron que soportar, a casi todas las listas de regueatoon del pais, desde las 11 am hasta las 10 menos 20 pm…y dieron las gracias porque termino a ese horario, pues sus vecinos (alrededor de 4 casas distintas) sacaron sus equipos para la calle (literalmente), y…nada… que festejaron por ellos y por toda la cuadra

  • Luis Gómez dijo:

    Rosa Maria, a veces pienso que estar viviendo mi decada de los 50 años me estaria convirtiendo en un viejo que esta contrario a los gustos de la juventud, pero no pues tengo 2 hijos jovenes que de alguna manera comparten mis criterios
    Yo pienso que se debe respetar en todo momento los espacios de cada persona desde la casa y hasta la calle, muchas veces me ha pasado lo mismo y aunque desapruebo tantas prohibiciones, creo que este tema es mas que reiterado y se debe implementar alguna medida que regule estos aparatos en lugares publicos y hasta en edificios de viviendas donde puede aparecen(con frecuencia), algun promotor de mala cultura que nos invade la privacidad y nos obliga a encerrarnos en nuestra propia casa
    Ojala este tema deje ser pronto motivo de un articulo periodistico, gracias

  • Dr. Daniel dijo:

    Eso ocurre en todas las provincias de Cuba, donde la maleticas sonoras se han infiltrado como un cáncer. Nadie, ninguna institución, ninguna ley es capaz de ponerle freno. El ruido es también una forma de contaminación ambiental. Y debe ser aplicado para todos, desde los que escuchan esa cosa que se llama reguetón hasta los que escuchan a Antílopez. No puedes estar sentado tranquilamente en ningún sitio compartiendo el silencio, o caminando sin que te agredan los oídos con la música estridente. Buen artículo, ojalá, este como muchos sirvan para cambiar lo que está mal

  • migdalia luaces dijo:

    en los barrios de la habana no hay salubridad ninguna,cuales la funcion del gobierno provincial? por que no cumple su rol en tanto la sociedad ha depositado su confianza en ellos? es hora de acabar con la corrupcion y darle orden al tema de las medicianas porque ya la ciudadania esta muy sensible con este tema,lo demostro una carta protesta por internet hace algunos dias.

  • RV dijo:

    Si….. es terrible, ahora me pregunto…. No hay leyes en nuestro país que regulen estos excesos de ruido? Tenemos que acabar con el miedo de hacer cumplir las leyes, yo tengo a mi madre de 93 años encamada y además con una demencia senil, en ocasiones tiene sus momentos de lucidez y se nos hace más fácil el trato con ella…… y es cuando por lo general unos vecinos sacan sus amplificadores y nos echan a perder el poco tiempo de tranquilidad…. Por favor… que difícil se ha hecho la convivencia con los amantes de los regatonearos… los vendedores de pan, el camión que transita a toda velocidad y anunciándose con su claxon, las Iglesias se están extremando también, ya no creo que sean alabanzas…. Por Dios, compiten con el reggaetón y a todo amplificador….en mis momentos de desesperación pienso, no me gusta vivir en el campo, pero cuando siento esos ruidos… me dan deseos de vivir en el medio del monte¡!!!!!!PAZ!!!!!!.

  • Tamara Dovale Moisés dijo:

    Muy buen artículo, muy buen tema, esta Habana no solo es la ciudad de la basura en muchas calles, también es la ciudad del ruido, la mala educación y la indisciplina. Me pregunto (igual que usted) quien le pone el cascabel al gato????? o lo que es lo mismo quien va a imponer el orden en esos cuatro aspectos todos muy relacionados entre si. Acaso no hay leyes, no hay quien las haga cumplir. Basura, ruido, mala educación e indisciplina no solo molestan a las personas que amamos la tranquilidad, que tenemos noción del respeto, de la belleza, de la cultura.
    Debe prohibirse el uso de esos aparatos que amplifican cualquier tipo de música (sobre todo el reguetón). Desde que oí el primer reguetón y vi como lo bailaban niños de primaria en un cumpleaños (hace cerca de 15 años), me quedó horrorizada. Creo que entre otras cuestiones, es uno de los causantes de tanta vulgaridad en nuestra sociedad.
    Debe prohibirse a cualquier hora del día la música alta que moleste a los vecinos o transeúntes, el que quiera escuchar música que se ponga audífonos y se quede sordo o se encierre en su casa , porque nadie debe imponer a otros sus gustos, ni afectar su tranquilidad.
    También se debe trabajar en las escuelas, educando a las nuevas generaciones. El programa de Vivir del cuento que tocó el tema estuvo muy bueno , deberían repetirlo y hacer una campaña bien seria sobre este tema, tocarlo en el noticiero , el todos los medios de difusión masiva y proyectarse con una ley que regule esto, con multas fuertes a quienes ponen música que afecte a los demás, e incluya el decomiso de estos equipos. Abogo por un Habana limpia, alegre pero sin vulgaridades, tranquila y agradable. Debemos quitarnos la fama de escandalosos y encantar a quienes nos visiten con una imagen más linda y más agradable. Espero que el gobierno de esta ciudad y el gobierno cubano en general trabaje arduamente para erradicar estos problemas.

  • taimir dijo:

    Me identifico con lo que le sucedio,vivo en santa clara,en un reparto supuestamente tranquilo,soy trabajadora y con un hijo adolescente,sin embargo no es de los que molesta pero si tenemos que soportar en ocasiones hasta las 7.00 am el escandalo de la musica con esos aparatos que no son nada agradables al oido, y cuando se les antoja con carros alquilados la musica de los mismos a todo volumen y vivir la experiencia de rapido y furioso acelerando sus motores a ver cual se escucha mejor para ellos,todo esto sucede en cualquier dia de la semana, los propios padres de esos que perturban el sueÑo a quienes lo necesitamos,cierran bien temprano las puertas de su casa y no pasa nada,me he dirigido al jefe de sector,al presidente del CDR he llamado hasta la policia y no se presentan nunca,en ocasiones ya no he podido soportarlo mas y les he llamado la atencion a ellos mismos explicandoles que uno trabaja,que es dia entre semana y la respuesta que recibo es que son jovenes y tienen que disfrutar.Ahora mi interrogante es, y los que diario trabajamos, respetamos las leyes,hacemos lo correcto por mantenernos sin molestar,que recibimos,ESTO.Es entonces cuando mi propio hijo me dice “mami no te busques problemas diciendo nada”hoy estamos viviendo asi callados para evitarnos “problemas”pero no fue como yo me eduque y tambien fui joven aun lo soy pues solo tego 35 aÑos, pero si que respeto la tranquilidad de los demas y pienso que tengo el mismo derecho de recibir ese respeto.Ya tengo vecinos que me miran con mala cara en mi edificio todo por llamarles la atencion a sus hijos pero es que no acabo de asimilar la libertad con libertinaje,la diversion con el escandalo,y si le sumamos a todo lo mencionado que el 90% de los que molestan no estan integrados a la sociedad y son mantenidos de mami y papi que duermen despues en el horario que yo estoy frente a un buro mas me molesta y veo que cada dia se pierden los valores con los creci y trato de que mi hijo sea un hombre de bien ,a donde vamos a parar entonces o mejor dicho “COMO QUEDO YO”si las autoridades no toman accion en esto

  • Bernardino Hernández y Moreira dijo:

    Las leyes existen, solo hace falta quien las haga cumplir.

    Bernardino Hernández y Moreira

  • Lazaro Roberto dijo:

    Bueno aqui en ciego de avila para mi fue nás una tortura que una celebración, ,el restaurant el fortin monto las mesas al lado de una tarima que se encontraba en la calle con los bafles a todo dar con regueton por su puesto,y el arroz duro con mal sabor, el pollo achicharrado con mal sabor tambien,con violaciones de precios me lo cobraron como si fuera el pollo entero y no llegaba ni a un muslo con contramurlo ya te digo una tortura, al final me fui sin comer y pagando, se supone que el día del amor sea una calebración romantica pero al paracer a nadie le importa el sentir de las personas porque las reglas y leyes están pero no se aplican,,……..

  • Ana dijo:

    Excelente artículo y asi mismo es!! Saludos para usted Rosa María F.

  • pedro pablo dijo:

    siempre lo he dicho despues del llamado periodo especial todo en nuestra habana y nuestro pais cambio,,,,,,para mal se perdio la disciplina,las buenas costumbres y el respeto,,,,,y no me pongan el ejemplo de los niños y jovenes que salen en la TV No la realidad es que se han perdido costumbres que ahora toca al estado y sus organos de orden poner en su lugar,,,,,,,si porque hay que cambiar las multas y las sanciones y al que moleste mano dura,,,,es dificil vivir hoy dia en esta Habana,,,,,en cualquier barrio,,los niños escandalizando hasta altas horas d ela noche,,,los gimnasios con su escandalo,la musica alta por doquier,,,,en fin Vivimos en una selva,,,,,,, y esa selva es toda la Habana Se que en otro paises no es asi,,,se repeta el orden y a los que imonen el orden Ojala en nuestra amada Cuba algun dia volvamos a vivir en paz

  • ALEGRE dijo:

    Me identifico tambien con el artículo, soy de Guantánamo y vivo en la Avenida Camilo Cienfuegos esquina a Carlos Manuel, en esta esquina se encuentra la Terraza 1830, sitio que cualquier dia de la semana tiene actividad porque se alquila tambien para fiestas de niños, quinceañeras y otras, en este lugar por supuesto la musica se pone muy alta, en muchas ocasiones acompañada y coreada por los asistentes al lugar, sin hablar de las riñas que en el lugar se forman en alguna de estas actividades, anexo a esto, es una arteria muy transitada por los vehiculos de todo tipo, incluyendo ambulancias.

    En horas de la noche, aparte de la musica de este lugar, estan los que poseen esos equipos que ahora pululan en manos de los jóvenes, y que tienen un gran volúmen, y como en el lugar existe una zona wifi, y tambien hay bancos para que los transeuntes se sienten, pues aqui tambien se sientan los que compran bebidas alcoholicas en el punto que tambien hay en la esquina, y anexo al ruido de estos bebedores, el ruido de la terraza y el que aportan estos equipos cuyos dueños tambien se sientan en este lugar, mas el que provocan los disimiles vehículos que transitan por el lugar, pues es como una locura, he tenido que cerrar las persianas de la casa para poder escuchar la TV, hay dias en que he tenido que trasladarme de cuarto, tomarme una pastilla para tratar de conciliar el sueño, cosa que he logrado por las tabletas, pero el ruido se siente igual en cualquier lugar de la casa, y nunca he observado que nadie de los organismos implicados en velar por la contaminación sonora, se haya personado en esta zona para llamar la atención, multar, o hacer algo para que esto no afecte a los vecinos de esta arteria. Creo que me he extendido un poco, pero era necesario tambien emitir mi sentir ante la agresion sonora que muchos sufrimos diariamente. Felicitaciones para Rosa Maria por este artículo.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María Fernández

Rosa María Fernández

Vea también