Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Hay temores que matan

En este artículo: miedo, Valores
| 29
miedo
“Tengo miedo de todo el mundo,
del agua fría, de la muerte.
Soy como todos los mortales,
inaplazable.”
Pablo Neruda.

“Pero,¿tú estás loco?. ¿Qué van a decir mis jefes?” me espetaba una colega hace unos días cuando se debatía ante una decisión que debía adoptar en su radio de responsabilidad. Y ante el consejo que me pidió y le di, abrió sus ojos y me abrumó totalmente con los temores que tenía. Me sonreí y le dije: “pues entonces pregúntales”. Casi se desmaya de solo pensar en la respuesta que le darían.

No se puede vivir con la paranoia constante de que lo que nos toca decidir por nosotros mismos pueda ser criticado o que se nos castigue por eso. Si conocemos nuestros propios límites, no hay razón para el temor ante lo que debemos hacer en cada momento.

Y comencé con una anécdota laboral, pero los temores los veo también en la vida doméstica de muchas personas. El “qué dirán” ha limitado a lo largo de la historia el desarrollo de la personalidad de millones de seres. Y es verdad que, en el afán de librarnos de tantos amarres sociales insensatos, a veces a la especie humana se le ha ido la mano en tratar de romper los esquemas habituales de comportamiento. Pero eso no quiere decir que debamos temer de manera permanente a la acusación sutil o abierta de nuestros semejantes.

He escrito anteriormente, y en muchas ocasiones, sobre el respeto que nos debemos unos a otros en la sociedad. Cuando saltamos las barreras de la conversación civilizada y honesta, comienza entonces el descenso acelerado hacia la destrucción de la convivencia. Y es que en esos momentos funcionan no solo los temores, sino muchas formas de complejos propios que no son otra cosa que mecanismos de defensa ante lo que pueda ocurrir.

Cada día estamos ante la disyuntiva de tomar decisiones. Y en muchas ocasiones nos equivocamos al hacerlo. Pero errar es de humanos. El que no entienda ese concepto tan antiguo como la propia especie debería sentarse a pensar un poco más en su manera de accionar con los semejantes.

Sobre el miedo y los temores se ha escrito y polemizado mucho a lo largo de la historia. Y es que nuestra especie ha estado envuelta en tantas guerras y conflictos que es natural que tenga incorporado como un reflejo ya incondicionado la sospecha de que algo pueda traer consecuencias negativas. Pero de ahí a que sintamos temor permanente por lo que hacemos hay un trecho que peligrosamente puede ser corto.

Creo sinceramente que cuando se siente miedo a tomar decisiones es porque se está en el lugar equivocado. Y debe buscarse siempre la manera de ser útil a la sociedad que le dio la oportunidad de sentirse pleno en su desarrollo. De una u otra manera, encontrará el camino para hacerlo.

De los cobardes no se ha escrito nada. Porque la cobardía, a fin de cuentas, llega a ser tan vil que puede acabar con los destinos de otros. Y como dijera el genial poeta cuya cita encabeza esta pequeña reflexión, el verdadero miedo es el que podemos sentir por nosotros mismos. Lo cito:

“Por eso en estos cortos días
no voy a tomarlos en cuenta,
voy a abrirme y voy a encerrarme
con mi más pérfido enemigo,
Pablo Neruda.”

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pioneer dijo:

    El miedo es una emoción que esta íntimamente relacionada con la parte vegetativa del cerebro fue así en el desarrollo filogenético y lo es en el ontogenético en menor medida tiene una importante relación con lo innato y se desarrolla también como reflejo condicionado en el de cursar de la experiencia de vida soy escéptico a pensar que la genética predomine en el Cubano hay mucho de condicionamiento de la situación de ejemplo que pone y en la actitud generalizada que critica , lo cual nos llevaría a las causas y mis reflejos condicionados me dicen que si expreso lo que pienso al respecto Ud. se quedaría sin mi opinión lo cual es una certeza no una cobardía y entraríamos en las certezas que condicionan los reflejos del temor , tenemos mucho que aprender del ser humano si queremos un país sin “miedosos” y su intuición le dijo que no podía ir más allá ni en los ejemplos ni en sus causas , no cree que sea un condicionamiento también profesor?

  • Juan L Lloró dijo:

    Que fácil sermonea a la colega. Pero todos sabemos que ese miedo que tiene ella a tomar una simple decisión que pueda contrariar al jefe esta en muchos, Como, cuando Obama estaba aqui, los periodistas no hablaron mal de él o salieron con un cartel por su propia iniciativa a título personal, diciéndole una centésima parte de lo que escribieron y hablaron en cuanto se fue: Quien se atrevía. Como se llama eso . Y la valentía ¿

    • Eduardo González S. dijo:

      Lloró, yo lo que siempre he conocido es que al huésped no se le ofende. Por eso quedamos mejor que él pues cuando se le permitió expresarse, llegó hasta a proponernos que olvidáramos el pasado para trabajar por el futuro y eso fue un insulto al anfitrión. Olvidar es desarmarnos y no va. Pero de acuerdo, pensemos en el futuro. Quiero futuro sin bloqueo y sin base gringa en mi tierra.

    • Victor SA dijo:

      Estimado, este es un pueblo culto y es lo que marca la diferencia en relación con otros países o sistemas. Criticar a un huésped, aunque no sea del todo tu agrado, no es propio de un anfitrión. Recuerda que se trata de relaciones diplomáticas, nada que ver con los tonos beligerantes que bien que se los merece, pero en otro espacio, pues el contexto está creado. El hombre se regresa a su país y lo que hemos hecho es desmontar su discurso almibarado y engañoso, sin groserías y si con las palabras exactas. Fidel lo dejó todo muy claro en su reflexión EL HERMANO OBAMA, y mucho se ha escrito sobre ese discurso en el Teatro, falta todavía más, pero la sabiduría y cordura nos darán la victoria. Saludos.

    • Pepelin dijo:

      Es que los periodistas estaban esperando la “orientación” para ponerse a escribir, todo el mundo lo sabe. Ninguno se atrevió antes, como siempre cuidando el puesto.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Omar: Pienso que hay demasiadas personas en lugares equivocados, pero tememos al “que dirán” si les decimos que se vayan para su casa a escribir sus memorias, en caso de abundancia de edades o de lo contrario, realizarles evaluaciones verdaderas que muestren el lugar adecuado en donde serían más útiles. ¡Y exigirles por su desempeño!!!!

  • Hermes dijo:

    Es cierto que el miedo hace estragos cuando se tienen que tomar decisiones que afecten a los demás, pero esto se hereda, se aprende y también se cultiva…Todo se ve fácil, pero no lo es tanto….fíjese que si usted cría un hijo, al cual no le da margen para apartarse de lo que usted le enseña y cada vez que lo hace recibe una gran reprimenda o un castigo, entonces ese muchacho llega a conclusiones que no dice o que no aplica por temor a la reacción del padre…algo así es lo que viene sucediendo en nuestra sociedad…Raúl se ha referido muchas veces a la necesidad de superar la falsa unanimidad y a expresar los criterios libremente, pero ha sido mucho tiempo viviendo de otra manera….bienvenidos al mundo real….

  • Alexis Mario Cánovas Fabelo dijo:

    Los que me dejaban solo en las reuniones, y luego votaban contra lo correcto, por evitar represalias… ¡¡¡PUSILÁNIMES!!!

  • sachiel dijo:

    Lo más malo de todo, es creerse o creer que son infalibles y que su criterio no tiene discusión alguna, lógica y legalmente hablando. El adagio o dicho militar de que “las ordenes se cumplen y después se discuten”, ha marcado muchas actitudes, y por qué no, también aptitudes, en nuestro proceso revolucionario. ¿Para qué discutir lo ya acatado y hecho? ¿De qué vale intentar razonar, si se impone hacer y no ser pasivos ante situaciones que parecen ilógicas a primera vista, y donde confiar en la pericia del jefe que nos conduce es lo primero? Bueno, para eso hay que ser profesional de lo que se hace e integral de donde se actúa o convive. No hay que ser “sinflictivo”, ni conflictivo-rebelde sin causa, contra todas las banderas. Y sopesar qué vale más: la verdad desnuda, o privilegios y prebendas aunque sean mínimas.

  • noelvis dijo:

    saludos.

    PIONEER, sabes lo que es la COMA (,)? pues en casi 12 lineas pusiste sólo 3. Por muy bueno que sea tu comentario, si no separas las ideas, además de terminología enrrevesada para muchos, otros entendidos no comprenderán su significado.
    Alguien dijo una vez “El miedo creó a los dioses”.

    • Pioneer dijo:

      Disculpe ud. y quien me haya leido, gracias.

    • Edita dijo:

      Noelvis, las ideas valen más que la escritura excelsa. Pioneer es un forista inteligente; se puede estar de acuerdo o no con él, pero es de los que, al menos yo, siempre busco y leo porque aporta al debate.

      Y para que vea que por fortuna muchos vamos más a las esencias que a las formas -sin que signifique menospreciar estas últimas–, le traigo a colación un pasaje de la famosa carta que José Martí escribió a su hermana Amelia:

      “…Escríbeme sin tasa y sin estudio, que yo no soy tu censor, ni tu examinador, sino tu hermano. Un pliego de letra desordenada y renglones mal hechos, donde yo sienta palpitar tu corazón y te oiga hablar sin reparos ni miedos -me parecerá más bella que una carta esmerada, escrita con el temor de parecerme mal. -Ve: el cariño es la más correcta y elocuente de todas las gramáticas…”

      • Néstor del Prado Arza dijo:

        Edita, es muy cierto lo que dice, pero no desestimule a Pioneer a tener más cuidado con su manera de escribir en lo que a ortografía se refiere. A Martí se le puede citar para ir de A hasta B y también desde B hasta A, pero él sabía la correspondencia correcta para cada caso. No es lo mismo escribir a una hermana necesitada de cariño, que escribir a internáutas necesitados de buen contenido y la mejor forma posible. Estoy seguro que usted misma podría citar a Martí para una mejor ayuda al destacado cubadebatiente Pioneer; yo lo he intentado y le agradezco infinitamente su atención al cuidado de la forma gramaticalmente hablando. Espero me comprenda

      • Pioneer dijo:

        Profesor creo que Adita se refería a lo que Martí quería de los demás para sí y no de lo que emitía para los demás, él prefería que fuera mal escrito a que no le dijera lo que sentía por miedo a no saber la ortografía cierta , el sí sabia y por lo tanto si tenía una ortografía impecable como se dice en algún lugar que no recuerdo, también dijo que alguna vez “ no tengo el tiempo necesario para hacerte una carta más corta” denotando lo trabajado del texto que resume, y esa frase suya de “A hasta B y de B hasta A” en lo que a martí se refiere merecería un libro sobre todos frases que para mí son lapidarias le expongo dos Ejemplos.
        “La patria no es el juguete de unos cuantos tercos, sino cosa divina.”
        “Prefiero ser yo extranjero en otras patrias, a serlo en la mía.”
        “En cuanto huele a triunfo, caen del cielo los patriotas.”
        “¿Se bebe agua, y se tiene que pagar por ella, y se quiere libertad y no se quiere pagar por ella?”

    • Candela dijo:

      Noelvis, para seguir de forma coherente su consejo gramatical, también debo anotarle a usted que la doble erre (rr) se escribe cuando se encuentra entre vocales para reforzar el sonido; pero después de una consonante, solo se pone una (r). Ej: Israel, enrevesada… Nada, que no somos perfectos :-)

    • Pioneer dijo:

      Agradezco a todos los que me leen , los que tratan de entenderme sin reparar en las formas y a los que se esfuerzan porque sea mejor, está de más decir que a veces la emoción me juega la mala pasada de no ser cuidadoso aunque después de muchas críticas lo he intentado , trataré de ser consecuente en las dos cosas, en ser mejor escribiendo sin perder la frescura de lo que expreso y así no heriré los ojos de nadie o al menos lo intentaré y lograré verter todo lo que siento en lo que escribo sin que duela al menos a primera vista. Gracias a todos de verdad.

  • luisalbertofigueroa dijo:

    Olazabal, siempre leo sus articulos, en cualquier medio, pero siempre quedo con ciertos criterios que no le critico, solo me quedo con un sin sabor , mas literario que otra cosa, por ejemplo, “Creo sinceramente que cuando se siente miedo a tomar decisiones es porque se está en el lugar equivocado.” No se imagina usted cuan peligroso si fuera de esta forma…”Creo sinceramente que cuando se siente miedo a tomar decisiones es porque” USTED ESTA PUESTO “en el lugar equivocado. Recuerde que casi siempre el poder de las decisiones esta marcado por las designaciones donde el principal objetivo no es precisamente “el profesional mas capaz y mejor dotado de cualidades que le avalen” Ahí estan los principales conceptos que dice Pioneer. Hay de Neruda, mi preferido poeta, el nunca debió imaginarse el mundo en que vivimos, siquiera que al ser asesinado este mundo comenzaba a destruirse! y !cuanto ha cambiado! Cuanto seguimos usando los temores como escudo para no ser dañados, hasta para seguir siendo lo que tristemente podemos ser ante una opinión pública. De todas formas .Gracias , Olazabal.

  • Carlos Manuel dijo:

    En estos últimos días se ha hablado mucho del miedo: miedo a enfrentar la inversión extranjera, miedo a tomar decisiones en un entorno centralizado y donde las decisiones buenas o no tantos es patrimonio no de todos, y si de unos pocos, miedo al que dirán, miedo a asumir un cargo que se responsabilice con recursos materiales, miedo a ocupar el cargo de contador en una empresa o unidad, miedo a cometer algún desliz si por cuestiones de trabajo sales al exterior. Miedo a enfrentar a la auditoría y si es de la Controlaría es miedo multiplicado, aun cuando se sepa que nada malo se ha cometido, pero entonces es miedo a lo colateral. Miedo a tomar medidas con algún irresponsable porque después de eso viene el anónimo con mentiras y medias verdades y como no hay santos en esta tierra, cuando menos sales marcado y con tarjeta amarilla. Amigo Olazabal usted dirigió en el mundo de la radio y la televisión, por tanto si quiere ser creíble y narre aquí sus miedos. De los cobardes si se ha escrito mucho, todos los cobardes son en este mundo unos simuladores y de esos estamos llenos.

  • José García Álvarez dijo:

    Imagino que lo planteado por el referido colega sea un asunto de trabajo, pues esta presente la palabra”jefe”.¡Cuidado porque hay cada jefecitos por ahí ,que si meten miedo porque cunado lo cotradices aunque sea con la razón mas grande del mundo ,el jefe tambien coge una especie de miedo y te come a represalias hasta logra sacarte de su radio de acción.Esto esta muy de moda hoy en muchas entidades nuestras .Pues como decia una colega mia “el buen jefe debe ser querido y respetado.Y esta condición se la gana el jefe con su diario actuar y son pocos los que lo logran.

    • jpuentes dijo:

      Bueno, en mi vida laboral me he dado cuenta de que si uno tiene miedo mas miedo tienen los jefes cuando les canta las 40 y mas también. Pero hay que saber cantar, sin miedo. O que tu crees que los jefes no son de este planeta…?

  • Armando dijo:

    Hay que profundizar en la tendencia de los jefes, a todos los niveles y en todas las instituciones, a desautorizar las decisiones de los subordinados, aunque tengan todas las facultades para tomarlas y estén legalmente respaldadas, haciendo realidad la popular frase: …que nadie toque nada, yo solo puedo tocar.

    • jpuentes dijo:

      Eso forma parte de la naturaleza humana. Cuando las ideas no vienen de uno, pues se veta.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Si lugar a dudas, Omar ha escrito sobre un asunto de alta relevancia para el buen funcionamiento de nuestra sociedad, urgida de mejorar de manera consistente, para que predomine el avance sostenido a los retrocesos hijos de la prueba y error, tan socorrido en estos tiempos de incertidumbres y convulsiones. A la prueba mal concebida, mal diseñada o mal aplicada, sobreviene el error de manera fatal, aunque demoremos en reconocerlo y rectificarlo como nos dijo un sabio.
    Omar, amigo, haber sido figura pública que impactó en políticas públicas presupone el riesgo de ser emplazado como lo hizo un cubadebatiente. Como te conozco y respeto, sé que no tendrías miedo a exponer cómo tus miedos, o mejor dicho tu prudencia aconsejaron admitir lo que no compartías, o imponer lo que otros te pedían que no decidieras. Pero es parte de la libertad de quienes escribimos en estos espacios de interactividad. Lo que sí desearía es que te involucres más en los debates, que le respondas a uno o a todos. No es un emplazamiento fútil, es una convicción personal de que eres de los cubanos que bien pudiesen promover lo que propuse en mi artículo “Captar, analizar y vibrar con la opinión del pueblo”.
    “El miedo no come aquí”, es un refrán generalizado en materia de soberanía y enfrentamiento a ciertos enemigos; pero en materia de dirección tiene una connotación muy distinta. La falta de miedo no ha de confundirse con la temeridad, algunos de nuestros combatientes de la última etapa de la guerra revolucionaria lo confirman.
    Por mi experiencia en Cubadebate, puedo asegurar que quienes me estimulan a profundizar, o incluso a quienes utilizan el legítimo derecho de discordar, me han hecho crecer como ser pensante y actuante.

    • Omar Olazábal Rodríguez dijo:

      Estimado amigo:

      Gracias por tus siempre útiles y estimulantes comentarios. Estoy seriamente pensando cómo responderle a quién me pidió que expusiera mis miedos. Lo haré. Quizá no como respuesta, si no como otra reflexión. Y el tema es que en la que nos ocupa me impulsó el no haber basado nunca mi actuar en el “qué dirán”, sino en lo que mi conciencia me dictaba. Y así lo sigo haciendo. Repito, pensaré y responderé. Un abrazo.

  • Cuco dijo:

    Lo de las represalias después de decisiones administrativas o laborales es un hecho bien conocido y que no se puede negar, al menor síntoma de deseos de cambio de lo que el “establishment” local o cabildo local (léase consejo de dirección o grupo de poder) tiene establecido de forma inamovible para beneficiar sus intereses y su estatus, es segura la represalia aniquiladora que descalifica y desaparece del ámbito al “renovador”.

  • Amanda dijo:

    No hay nada que ofenda más o que hiera más que decirle la verdada una persona, sobre todo cuando contradices lo que está expresando. Hay muchos jefes, cuadros, Directivos que no les gusta que les digan la verdad. Cuando eso sucede corres el riesgo de que tilden de problemático, que te marginen y te maltraten. A lo mejor no se trata de miedo, puede ser el caso de su colega. No quiere buscarse problemas y ya lo que siente es obstinación de ver lo que sucede y ya no le importa. La indiferencia es peor que sentir miedo.

  • jpuentes dijo:

    Bueno amigo, es la cultura del miedo, descrita, entre otros, por Michael Moore en sus documentales. De hecho hay quienes, no solo los que no son jefes, sino los jefes: que avanzan (o mejor dicho dejan de avanzar) mirando solo por los retrovisores. Cuanta falta le hace un catalejo. Hayq que andar con los dos, pero sobre todocon el catalejo. Cuando eso lo hacen los que toman desiciones es mucho peor…

  • jpuentes dijo:

    Hagase un estudio sobre la Participación Laboral y su impacto e influencia en la productividad. Y se verán cosas muy interesantes

  • jeny dijo:

    Cuando algo no me gusta o considero que está mal lo digo, cierto que en muchas ocasiones me he ido del marco, ese marco donde a fuerza muchas veces te quieren enmarcar y cuyo único objetivo es que digas las cosas delante de un reducido grupo de personas que cuando acaba la reunión ya no se acuerdan de lo que dijiste, por eso yo donde se cae el burro, ahí le doy los palos. Por naturaleza o por mala interpretación de mi personalidad me tildan de irreverente y creanme que lejos de tomarlo como un defecto personal, lo asumo como una gran virtud porque no creo en cargos ni en jerarquias, ni en discursos aprendidos y repetidos, creo en la persona y en el ejemplo que en su día a día ofrece. Que me ha traído problemas, por supuesto pero, a estas alturas ya ni lo tomo en cuenta, pueden marginarme como dijo un forista (de hecho lo han hecho), pueden hablar mal de mi o criticarme, me da igual porque lo que nunca lograrán es que deje de ser consecuente conmigo y con mis criterios.
    Muchos jefes por mantener sus cargos son incapaces incluso de expresar sus propios criterios y se convierten en co autores de incumplimientos o descontroles, si son así con sigo mismos cómo van a aceptar que otro le señale un error o le emita un criterio contrario al suyo, cuando esto sucede de inmediato te ven como una amenaza a su puesto o a su jerarquia y eso te convierte en un peleón o proteston, en un conflictivo y por consiguiente en alguien a quien hay que ir viendo como se saca del camino, lamentablemente es así.
    Es raro ir a una reunión y no escuchar la frase… se han cometido errores,… no hemos cumplido tal o más cual plan etc, sin embargo NUNCA se dice abierta y claramente QUIEN COMETIO EL ERROR O QUIEN INCUMPLIO con nombre, apellido y cargo, puede que a alguien le parezca que esto se relaciona con la ética, para mi esto es otra manifestación de miedo, a qué?, no se.

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también