Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Londres 1908… Sin Latinoamericanos

| +
C.H. Bartlett (ciclismo 100 Km.), 1908.

C.H. Bartlett (ciclismo 100 Km.), 1908.

En los primeros años del siglo XX, Inglaterra estaba a la cabeza del mundo. Se había erigido sobre un poderoso imperio y había impuesto sus condiciones a buena parte del mundo colonizado, desde la pobre Jamaica, hasta Canadá y Australia, así como el territorio que después constituiría los Estados Unidos, a partir de sus originales trece colonias. Podemos afirmar que ese país fue uno de los más beneficiados por la Ley del Desarrollo Desigual. En 1640 había iniciado la primera Revolución Social Burguesa.

Desde antes de Coubertin, allí se dieron las condiciones objetivas y subjetivas para dar un vuelco en el movimiento deportivo mundial. No fue casual que el restaurador de los Juegos Olímpicos eligiera como su paradigma al célebre profesor Thomas Arnold, del colegio de Rugby, como hemos visto anteriormente. La Inglaterra del siglo XIX es la cuna del deporte organizado moderno y del amateurismo, erigido sobre la base de un sistema que preconizaba la educación del gentleman.

Londres es la capital de Inglaterra (Reino Unido de la Gran Bretaña), y está situada a la orilla del río Támesis. En 1908 tenía poco más de un millón de habitantes, con numerosas industrias activas. Carlos Marx escogió ese país para sus investigaciones sociales y allí escribió El Capital. Es una ciudad de hermosos palacios como el de Saint James y el de Buckingham, importantes museos como el British Museum y la National Gallery. Centro económico, financiero e intelectual, importante, con un puerto en la desembocadura del Támesis que está entre los más grandes del mundo.

Roma iba a ser la sede de los IV Juegos, pero una erupción del Vesubio y graves problemas sociales y económicos decidieron su renuncia en 1907. Con escaso margen de tiempo, pero con gran entusiasmo, Londres se hizo cargo de la organización. En la cuarta experiencia moderna, volvió a aflorar con esperanzadores augurios, la concepción olímpica del festival. [1]

Aunque Coubertin dudó para conceder la sede a Londres por las contradicciones del amateurismo en los Juegos, es indudable que otorgar este derecho a los padres del Deporte Moderno, fue una justa y necesaria decisión. Volvió a imponerse la costumbre de hacer coincidir los Juegos con Exposiciones o Ferias Universales. En este caso, la Franco-Británica.

Aquellos Juegos se recuerdan por muchas cosas. Fueron un balón de oxígeno para el Olimpismo, después de los fracasos -en términos organizativos- de París 1900 y Saint Louis 1904. Se desarrollaron del 13 de julio al 29 de octubre, con récord de 2 034 atletas de 22 países. Se compitió en 21 deportes, con una pobre representación femenina (solo 26), aunque recordemos que en los primeros Juegos, por decisión de Coubertin, no pudieron competir.

Los ingleses construyeron el majestuoso estadio White City, con la innovación de una piscina dentro de la pista, por fuera el velódromo y después las gradas. Allí se celebraron competencias de tres deportes, con sus respectivas modalidades. Aquel monumento arquitectónico, inaugurado por el rey Eduardo VII de Inglaterra, el 27 de abril de 1908, fue demolido en 1985 para construir un complejo de oficinas.

Los organizadores ingleses no permitieron árbitros de ningún otro país, lo que trajo no pocos problemas. Coubertin tuvo que intervenir para evitar rozamientos fuertes entre ingleses y norteamericanos, que se disputaron la mayoría de las medallas. Al final, los británicos se impusieron. A partir de allí las Federaciones Deportivas Internacionales tomaron cartas en el asunto, designando con suficiente tiempo de antelación a los jueces y oficiales, con representación internacional.

En la capital británica se exacerbaron dos temas que llegan hasta nuestros días: la lucha contra el uso de estimulantes (doping) y la polémica amateurismo vs. profesionalismo. En la actualidad, la lucha contra el doping es fuerte. No sucede igual con los -por nosotros- llamados deportes profesionales puros y sus organizaciones.

En Londres 1908 se efectuó el primer Juramento Olímpico, retomando las costumbres de los antiguos griegos, así como el primer desfile de los participantes, que dieron colorido al magno evento.

En el plano competitivo no hubo grandes proezas. Ray Ewry, El Hombre Goma, obtuvo otras dos medallas de oro, en su tercera competencia olímpica. Fue el primero en alcanzar ocho títulos.

En Londres 1908 se destacaría por primera vez, el tirador sueco Oscar Swahn (1847-1927), quien llegaría a conquistar seis medallas, de ellas tres de oro, entre los Juegos de 1908 y 1920. Su hermano Alfred también se impuso con un total de 86 puntos.

Es el campeón olímpico de más edad de la historia, pues tenía 64 años cuando ganó una medalla de oro en Estocolmo 1912. También es el medallista de más edad, pues ganó una medalla de plata en Amberes 1920, cuando tenía 72 años. Y es además el participante de más edad que haya competido en unos Juegos Olímpicos. En su primera participación olímpica, en los Juegos de Londres 1908, con 60 años, ganó dos medallas de oro en “ciervo móvil – disparo simple”, tanto en la prueba individual como en la de equipos. Además ganó el bronce en la prueba individual de “ciervo móvil – doble disparo”. En ese momento no era el campeón olímpico más viejo, pues tenía un año menos que el británico Joshua Millner, campeón en esos mismos juegos con 61 años en la prueba de “rifle a 1000 yardas. [2]

Otro atleta que alcanzaría fama universal, resultó el británico Charles H. Bartlett, con su medalla de oro en ciclismo, en la modalidad de 100 Km. Su entrada a la meta con tiempo de 2:41:48.6, provocó el clamor popular, pues la calidad del ciclismo estuvo en manos de los británicos por varios años. Bartlett sería el primero y más importante ciclista del Reino Unido de la Gran Bretaña.

Un hecho pasó a la historia sobre los demás. El italiano Dorando Petri, pequeño, fuerte y bigotudo, arrancó en la punta de la maratón y se mantuvo hasta que llegó al estadio en la última vuelta, pero no soportó la fatiga, vencido a unos pasos de la meta. El público, enardecido, gritaba a viva voz dándole ánimos a quien se batía consigo mismo para conseguir la medalla de oro.

Sus piernas sin respuestas, necesitaron la ayuda de algunos aficionados, entre los que se encontraba -dato curioso- Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes. Después de Petri entró el norteamericano Johnny Hayes, quien protestó la forma en que había llegado el italiano. Y Hayes, con justicia, fue declarado vencedor.

La historia olímpica olvidó rápido su nombre -aunque ganó en buena lid-, pero la voluntad de Dorando Petri quedó como ejemplo del ideal olímpico. La reina Alejandra le otorgó una copa de oro al italiano, en reconocimiento a su valor y popularidad. Así trataba de calmar el dolor de aquel atleta que terminó en el hospital, sin abandonar voluntariamente la carrera.

Como el resto de los países de América Latina, Cuba estuvo ausente en esta edición olímpica.

Dorando Petri condecorado por la reina.

Dorando Petri condecorado por la reina.

Dorando Petri, en la maratón de Londres 1908.

Dorando Petri, en la maratón de Londres 1908.

Johnny Hayes, titular de la Maratón 1908.

Johnny Hayes, titular de la Maratón 1908.

Londres 1908.

Londres 1908.

Oscar Swahn (1908). El atleta olímpico más longevo (72 años).

Oscar Swahn (1908). El atleta olímpico más longevo (72 años).

IV JUEGOS OLÍMPICOS
LONDRES, 27 DE ABRIL-31 DE OCTUBRE DE 1908

RESUMEN

LUGAR PAÍSES ORO PLATA BRONCE TOTAL
1 GRAN BRETAÑA 56 50 39 145
2 ESTADOS UNIDOS 23 12 12 47
3 SUECIA 8 6 11 25
4 FRANCIA 5 5 9 19
5 ALEMANIA 3 5 5 13
6 HUNGRÍA 3 4 2 9
7 CANADÁ 3 3 10 16
8 NORUEGA 2 3 3 8
9 ITALIA 2 2 0 4
10 BÉLGICA 1 5 2 8
11 AUSTRALIA 1 2 2 5
12 RUSIA 1 2 0 3
13 FINLANDIA 1 1 3 5
14 SUDÁFRICA 1 1 0 2
15 GRECIA 0 3 1 4
16 DINAMARCA 0 2 3 5
17 HOLANDA 0 0 2 2
18 BOHEMIA 0 0 2 2
19 AUSTRIA 0 0 1 1
 Total   110 106 107 323

 

[1] Conrado Durántez: Historia y Filosofía del Olimpismo, p. 20.

[2] Wikipedia, la Enciclopedia Libre, 2013.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también