Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Cool Papa Bell: ¿El más veloz?

| 6

A la memoria de Ñico Jiménez

Una de las principales cualidades del béisbol, es la velocidad, bien sea entre bases, detrás de un elevado o en la inteligencia para las estafas. Jugadores así son buscados por los cazatalentos y que la mayoría de las veces suelen destacarse. Claro, hay que batear y embasarse para alcanzar los resultados.

En los tiempos modernos, corresponde a Ricky Henderson las mayores hazañas en las MLB, sobre todo por sus 1 406 bases robadas, nada más y nada menos que 468 más que Lou Brock (938). El mítico Ty Cobb logró 892, varias de ellas con encontronazos en las almohadillas.

Muchos dejaron huellas indelebles dentro y fuera de la Isla, donde en diferentes épocas destacaron Bienvenido (Pata Jorobá) Jiménez, Orestes Miñoso y, años después, Antonio (Ñico) Jiménez, Canillita Díaz y Enriquito Díaz, entre tantos otros. Alcanzar las bases más cercanas con la ayuda de las piernas, es una hombrada donde se crecen algunos. Pero vayamos a un negro norteamericano, que subió a la cumbre, no solo por la velocidad de sus piernas.

Conocido por Cool Papa, Thomas-Jimmy James Bell, fue un jardinero, primera base y lanzador zurdo, que bateaba a las dos manos. En Cuba, por su velocidad en las bases, recibió el apodo de Guineo. Nació el 17 de mayo de 1903 en Starkville, Mississippi, y falleció el 7 de marzo de 1991 en Saint Louis, Missouri. En su honor, la ciudad renombró a Dickson Street como «James ‘Cool Papa’ Bell Avenue». Alcanzó 5’ 11 de estatura y 150 libras de peso.

El jugador más rápido que haya jugado béisbol, “Cool Papa” Bell, llegó a la cumbre de la popularidad por su increíble desplazamiento en el terreno y ser electo al Salón de la Fama de Cooperstown. Increíblemente, recorrió las bases en solo 12 segundos y podía alcanzar otras almohadillas con sus batazos. Además, tenía un poder extraordinario al bate y excelentes averages. Con el tiempo, aunque algunas de sus hazañas no hayan sido rigurosamente ciertas, continúa entre los más destacados jugadores que pisaron terreno de pelota alguno.[1]

En 1922 fue firmado como lanzador por las Estrellas de San Luis, de las Ligas Negras, por noventa dólares al mes, donde también se convirtió en un temible bateador y excelente robador de bases.

Jugó cuatro temporadas y un torneo independiente, distribuidas de 1928 a 1941, en la Liga Profesional Cubana, alternando entre Cienfuegos y Almendares. En 1928-1929, con el Cienfuegos (.325), 1929-1930 (.285), 1930 (.342), 1930, en el torneo independiente, con el Cienfuegos (.342) y en 1940-1941, con el Almendares (.288). En total, fue 569 veces al bate, con 166 hits, para average de .292, con 131 anotadas, 30 dobles, 16 triples, 10 jonrones y se robó 30 bases.

Su velocidad fue impresionante, llena de anécdotas. Veamos una:

Al público le deleitaba contemplar la forma increíblemente engañosa conque Tiant (padre) podía virarse para la primera base para sorprender al corredor. Por ejemplo, a Tiant le gustaba darle la base por bolas a “Cool Papa” Bell, para después hacer todo un espectáculo tratando de evitar que se robara la segunda. La anécdota más famosa al respecto es que una vez Tiant tiró a primera de forma tan inesperada, que el bateador le hizo swing a la bola y el árbitro le cantó strike. Se cuenta que el umpire dijo que si el bateador había sido tan estúpido de tirarle a la bola, merecía que le cantaran un strike. [2]

Resultó líder de los jonroneros en 1928-1929 (5), anotadas (44) y en bases robadas (17). También encabezó los dobles (14), en 1929-1930, veces al bate (220), anotadas (52). Fue el primer jugador que conectó 3 jonrones en un desafío en la Liga Profesional Cubana. El primero en el país había sido Esteban Bellán, en el histórico juego de ocasión entre Habana BBC y Matanzas BBC, en el Palmar del Junco, el 27 de diciembre de 1874.

Bell lo hizo, según Diez Muro en Historia del Base Ball Profesional de Cuba, el 2 de enero de 1929; otras fuentes mencionan el día 1ro. La proeza la realizó en el Aida Park, de Cienfuegos, ante el panameño Oscar Levis, Cliff (Campanita) Bell y Martín Dihigo, todos del Habana. Antes lo había logrado Ricardo Cabaleiro, el 26 de enero de 1893, en un torneo independiente, jugando con el Colombia vs Océano. Ese día Bell recorrió 16 bases, pues pegó también un par de dobles. Según Mario Torres y Reuel Aparicio, en su libro Momentos y figuras relevantes del Béisbol Cubano, p. 8, los tres cuadrangulares fueron dentro del terreno.

Bell fue una de las leyendas de las Ligas Negras de los Estados Unidos, que se retiró del béisbol antes que Jackie Robinson rompiera la barrera racial de las Grandes Ligas en 1947. Sin embargo, ingresó al Salón de la Fama en 1974, un honor que pudo disfrutar antes de morir, el 8 de mayo de 1991.[3]

Rapidísimo, de excelentes condiciones, entre 1922 y 1946 estuvo con los siguientes equipos: St. Louis Stars (1922-1931), Detroit Wolves (1932), Kansas City Monarchs (1932 y 1934), Homestead Grays (1932, 1943-1946), Pittsburgh Crawford’s (1933-1938), Memphis Red Sox (1942), Chicago American Giants (1942), Detroit Senators (1947), Kansas City Stars (1948-1950).

Allí alcanzó resultados extraordinarios: 1925 (.354), 1926 (.362), 1927 (.319), 1928 (.332), 1929 (.312), 1930 (.332), 1931 (.322), 1932 (.384), 1933 (-362), 1934 (.317), 1935 (.341), 1936 (.329), 1942 (.370), 1943 (.356), 1944 (.373), 1945 (.302) y 1946 (.396).

Su carrera fue tan fabulosa en todos los lugares donde se desempeñó, sobre todo por su velocidad, que con el tiempo lo han adornado leyendas falsas o exageradas. En esas lides robó 175 bases en 200 desafíos y utilizó la rapidez de sus desplazamientos para hacer jugadas fabulosas. También se destacó en juegos de exhibición contra equipos de Grandes Ligas.

Veamos estas declaraciones de Satchel Paige, uno de los mejores lanzadores de la historia:

Cool Papa Bell fue rapidísimo de piernas y, además, con mucho poder al     bate. Podía apagar el interruptor de la luz y estar en la cama antes que el cuarto se oscureciera. Otra historia es que Bell conectaba un elevado hacia el centro del terreno, capturado por el jardinero y ya él estaba deslizándose en segunda. Fue increíble en las décadas del XX y el XXX, cuando acostumbraba a anotar las carreras desde segunda, con flies a los jardines.[4]

Todo parecía indicar que en 1946 alcanzaría las Grandes Ligas junto a Monte Irvin, para romper la barrera del color, pero el hecho no se concretó, hasta un año después con Jackie Robinson. Excepto en los años que jugó en América Latina, Bell fue electo a los Juegos de las Estrellas del circuito negro.

Jugó en República Dominicana en 1937 (.318), para ayudar a la victoria del equipo Ciudad Trujillo. Estuvo cuatro campañas en la Liga Mexicana (1938-1941), donde ganó 450 dólares al mes. Con el Alijadores de Tampico (1938 y 1939). En 1940 fue electo al Juego de las Estrellas de aquella liga. Ese año había alternado entre los Azules de Veracruz y el Algodoneros de Torreón, donde alcanzó la Triple Corona de la Liga Mexicana (.437, 12 jonrones y 79 impulsadas); también dominó en anotadas (119), en triples (15) y, además, conectó 29 dobles y robó 28 bases.     Terminó en el hermano país con los Industriales de Monterrey.

Sus cuatro años finales los desarrolló como director-jugador del Kansas City Stars (1947) y Kansas City Monarchs (1948-1950). A la hora del retiro trabajó como scout para el St. Louis Browns. Al concluir su carrera en las Ligas Negras, tenía acumulado el fabuloso average de .341, así como .391 ante equipos de Grandes Ligas en juegos de exhibición.

Una vez retirado, trabajó como custodio de seguridad en el St. Louis City Hall, hasta 1970. Bell está entre los mejores jugadores de béisbol de cualquier época. Ingresó al Salón de la Fama de Cooperstown en 1974, a pesar de no jugar en Grandes Ligas, por el color de la piel.

(Con documentación de Paul Adomites, Jorge Figueredo, Severo Nieto, Alfredo Santana, James A. Riley, Roberto González Echevarría, Baseball-Reference-com, Seamheads.com, Andrés Pascual, Ángel Torres, Raúl Diez Muro, Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga, Mario Torres y Reuel Aparicio, Marino Martínez, Ismael Sené, James D. Cockroft,  Carlos Castillo, Jesús Alberto Rubio, Héctor Barrios, Alfonso Araujo Bojorquez, Jaime Cervantes, y otras fuentes).

[1] James A. Riley: The Biographical Encyclopedia of the Negro Baseball Leagues. Carroll & Graf Publishers, Inc. New York. USA, 1994, p. 73.

[2] Roberto González Echevarría: La Gloria de Cuba. Historia del Béisbol en la Isla. Editorial Colibrí. Madrid, España, p. 434.

[3] Ángel Torres: La leyenda del Béisbol Cubano (1878-1997). Library of Congress. Miami, Florida 1996, p. 83.

[4] Paul Adomites y otros: The love of baseball. Publications International Ltd. Lincolnwood, Illinois, USA, 60712, pp. 286-287.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • EL POETA YUMURINO dijo:

    !! LOS COCODRILOS,….. DISPUESTOS A GANAR !!
    -1-
    Vuelven a ser noticia
    los “Saurios” matanceros
    cuyo objetivo primero
    es el Oro que acarician
    con una nueva franquicia
    y un afamado director
    de un grandísimo honor
    y más rica trayectoria
    que hoy registra la historia
    de nuestro querido béisbol.
    -2-
    Resalta un cienfueguero
    de probada experiencia
    pues el “Grillo” en esencia
    es un señor torpedero
    junto a cinco toleteros
    como Santoya, Jefferson, Gracial
    Arielito, Menocal,
    lanzando Yera y Dueñas
    junto a Jonder que se empeña
    en varias series jugar.
    -3-
    Los “Cocodrilos” están pendientes
    de las famosas “luminarias”
    la noticia transitaría
    no se cumplió tristemente
    en los “play off” precisamente
    su estadio se va a alumbrar
    con luces de otro lugar
    sean Pinar, Tunas o Artemisa
    por eso desde ahora avisan
    ¡! Que van dispuestos a ganar ¡!.
    —000—
    EL POETA YUMURINO
    22 de Julio de 2019

  • Ruso dijo:

    ….y Victor Mesa no está entre los mejores robadores de base en Cuba?????

    • Pedro Nolasco dijo:

      Yo no soy precisamente un admirador de Vctor Mesa y obvian las razones.
      Pero fué un tremendo pelotero y un magnífico robador de bases.
      En un juego del Sandino, estaba Victor embasado en primera y lo vi salir al robo SEIS VECES SEGUIDAS ante seis fouls seguidos que dió el bateador.
      Esti habla no solo de su velocidad si no tambien de su tremendo entrenamiento de resistencia. En el sexto intento se robó la base.

  • Willian dijo:

    Genial este artículo que nos acerca a la vida deportiva de excelentes peloteros de antaño y que cualquier aficionado debe conocer para hacerse una idea más completa a la hora de las comoaraciones. En las Ligas Negras norteamericanas hubo personajes de excelsas carreras. Que tristeza saber que no pudieron ser mejor pagados o más vistos por el simple hecho de tener más melanina en la piel.
    Fue un ejemplo de pelotero sin formación escolar pero su brillo en el terreno llega a nuestros días.
    Muy justa su incorporación al salón de la fama de Nueva York.

  • Tranquilino dijo:

    Todo un titan. Pero periodista te vas a buscar un rollo con la fanáticada villaclareña. No mencionaste a Víctor «El Show» Mesa.

  • Pablo dijo:

    Así mismo, y el Show mesa donde esta en esa lista Cubana??? la historia no se puede cambiar y Víctor esta en la élite de los robadores de base Cubanos

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también