Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Ciencias y creencias

| 31

Las creencias de los seres humanos son intrínsecas a nuestra propia existencia. Creemos en todo aquello en lo que queremos y consideramos adecuado creer. Para creer en algo basta con desear hacerlo, no se requiere demostración independiente alguna. Los amores, por ejemplo, suelen ser buenos modelos de creencias. Nos enamoramos de una posible pareja y nos parece perfecta. O casi. El amor se suele aceptar sin demostraciones previas que indiquen su veracidad porque prima el deseo y la creencia.

Una característica definitoria de las creencias es que se constituyen como un patrimonio personal. Son válidas y lo seguirán siendo porque responden a la libertad individual de una persona para dedicar su interés o atención a aquello en lo que cree. Eso es también algo que para muchos convierte a las creencias en pasiones. Una creencia no tiene que ser compartida por todos, o al menos no compartirse de la misma forma. Aquí el amor carnal nos vuelve a ayudar como paradigma de creencia: dentro de nuestros patrones culturales los amores no se suelen compartir, al menos en los sentimientos. La devoción por la pareja que sea objeto de nuestro amor, o por el dios o los dioses que nos resulten cercanos, o por las ideas que consideramos más correctas según nuestros propios principios, es tan válida como nuestro derecho a profesarla. Esto siempre que se limite a nuestros intereses, exclusivamente, y no se vulnere los de otros que tienen sus propios derechos.

No obstante, el avance de la civilización ha ido requiriendo que muchas creencias dejen de ser un atributo de libertad de decisión o sentimientos personales y se conviertan en patrimonio de todos. Esto es importante en muchos aspectos, sobre todo aquéllos en los que un colectivo o sociedad humana está en juego. La Segunda Ley de Newton es un postulado que se ha demostrado por la experiencia práctica de todos, en todas partes, en nuestras escalas de espacio y tiempo. Se puede creer en ella sin reservas porque su demostración es común a cualquier individuo y por ello es verificable independientemente de quien lo haga y donde se haga. Esto es lo que identifica a las ciencias con respecto a las creencias. Se puede tener pasión o no por las leyes científicas comprobadas, pero nadie puede negarlas.

La ciencia ha ido creando mecanismos irrenunciables para ser confiable por todos. En primerísimo lugar todo hallazgo científico debe ser público, aunque en algunos casos el universo de los que lo conocen deba ser limitado, al menos temporalmente. Si no se hace público, mediante un soporte informativo permanente y comprobable en el tiempo, carece de sentido, porque no pasa de ser una veleidad individual aunque fuera cierta. Y si es cierta y se queda en la mente del que lo dedujo o encontró, la humanidad pierde una oportunidad, como tantas que se perdieron antes de que los hallazgos se publicaran. ¿Es imaginable cuantas veces se descubrió la forma de hacer fuego? ¿O cuantas veces se inventó la rueda por nuestros ancestros? En aquellas épocas las informaciones no quedaban grabadas en soportes escritos, al alcance de otros, sino que el hombre usaba sus cualidades físicas de poder hablar un lenguaje y entenderlo para trasmitirlos de unos individuos a otros, en forma presencial.  Por eso la ciencia moderna ha hecho de la publicación de sus resultados un requisito de validez.

Una importante característica de la ciencia ya la hemos insinuado: una verdad científica debe poderse verificar independientemente del que la encontró por vez primera y la publicó. Para ello, el anuncio de un nuevo descubrimiento que sea merecedor de la confianza de otro ser humano debe publicarse con la suficiente claridad y detalle como para que otras personas, sin interactuar con el autor original, puedan encontrarla igualmente o reproducirla por si mismas.

Por supuesto que la ciencia también tiene espacios para lo no demostrado, aunque pueda ser demostrable. No siempre los fenómenos pueden ser explicados en su primera aproximación. Si un científico imagina o cree que algo puede ser cierto sin demostrarlo, debe hacerlo público indicando los indicios que conducen sus creencias en esa hipótesis, pero declarando sin  ambages que es una creencia inducida por ciertos indicios confiables y no una verdad científica comprobada. Muchas teorías se han postulado sin una demostración inmediata pero con una fundamentación correcta. Se han aceptado como tales, como hipótesis o teorías. En muchísimos casos, como es el de la famosa Teoría de la Relatividad, fue así y después se comprobaron para bien, aunque también para mal. Muchas propuestas de Einstein, todavía un siglo después, están encontrando confirmaciones.

En el campo del bienestar físico y emocional de las personas existe mucha ciencia y también muchas creencias. La ciencia verdadera es de alta confiabilidad por todos, bien hecha y demostrada. Las creencias suelen mostrar o aparentar efectividad hasta para sanar enfermedades si se confía individualmente en ellas. Una de las razones radica en que 3500 millones de años de evolución de la vida sobre la tierra han conducido a un sistema muy complejo como el cuerpo humano vivo, cuyos detalles solo se están empezando a conocer por la ciencia. Entre ellos está nuestra capacidad de resolver por nosotros mismos muchos desarreglos que suelen llamarse enfermedades. Esta capacidad parece activarse de muchas formas y puede que también gracias a nuestra voluntad. Para muchos, este es el llamado “efecto placebo” o el autoremedio inconsciente del problema.

Los químicos saben bien que cualquier sustancia disuelta en un líquido suele disminuir la exposición de sus propiedades en la medida en la que su concentración es menor. Un vaso de agua salada es cada vez menos salado mientras más agua pura se le añade. Esta es una verdad científica y comprobable por científicos y no científicos, por químicos y no químicos, en todas partes. También se ha demostrado y es fácilmente demostrable que el agua está constituida por un conjunto muy numeroso de moléculas con la composición H2O, un núcleo del elemento oxígeno y dos del hidrógeno. En su perpetuo movimiento estas partículas muy pequeñas se ordenan entre ellas según sus características y las afinidades que puedan tener con otras moléculas de otras sustancias disueltas. El escenario de estos hechos se encuentra en escalas nanoscópicas (millonésimas de milímetros) del espacio. Existen muchos procedimientos experimentales y reproducibles que muestran esto como una verdad científica, indiscutible hoy en día. Consecuentemente, si la probabilidad de encontrar sustancias (como la sal o moléculas de cualquier tipo) disueltas en el agua se acerca cada vez más a ser nula en la medida en la que se adiciona más agua pura a una disolución, igualmente se tenderá a ser nula la posibilidad de acción de cualquier otra sustancia disuelta, porque irremediablemente al aparecer más moléculas de agua las reemplazarán e interactuaran entre ellas como lo que son: moléculas de agua. Hasta aquí un simple y demostrable hecho científico.

Nos referiremos como ejemplo de relación de la ciencia con las creencias a una serie de procedimientos que se suelen denominar con una palabra ciertamente llamativa: homeopatía. Lo esencial de ellos se basa en una doctrina que data del siglo XVIII en Europa acerca de que lo “similar cura lo similar”. Esto se suele traducis en que una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas deberá sanar los mismos síntomas en los enfermos. Aunque este razonamiento pueda haber sido inducido por algunos hechos aislados, y hasta pueda resultar elegante, no existe documento alguno en toda la literatura científica que reporte su demostración científica y reproducible independientemente, como testimonio de su veracidad. Por lo tanto esta doctrina entra en el campo de las creencias, no de la ciencia.

Los remedios de esta doctrina se preparan mediante la llamada “dilución homeopática” que implica la adición sucesiva de alcohol o agua a soluciones de la sustancia seleccionada, seguida por golpes sistemáticos del frasco contra un cuerpo elástico. Sus reglas de preparación usuales indican que se debe seguir diluyendo hasta el punto en que prácticamente no queden moléculas de la sustancia original, sino del disolvente. La selección de las sustancias sometidas a tales procedimientos se realiza por parte de los practicantes. Se hipotetiza que el disolvente mantiene la “memoria” de la sustancia que estaba disuelta en él y que gracias a eso se cura la dolencia con un mínimo o nada de influencia de sustancias extrañas.

Si una persona que inspira confianza afirma que una cierta sustancia manifiesta sus propiedades curativas cuando una disolución de la misma se hace más diluida y se golpea, y algún aquejado de una enfermedad logra sanarse previa utilización de tal disolución, eso puede generar una creencia circunstancial. La acción de las impredecibles capacidades humanas de autosanación así como todos los factores ambientales que actúan sobre un paciente en el proceso de una enfermedad impiden establecer una relación confiable entre el uso de la mencionada solución ultradiluida y la curación para casos aislados. Para ser ciencia se requeriría que las curaciones se evaluaran con procedimientos estadísticos adecuadamente diseñados para identificar la acción del remedio entre todos los demás factores. “Una golondrina no hace verano”, dice un refrán popular que se basa en leyes estadísticas irrefutables y comprobadas.

Es obvio que el derecho de cada persona de creer lo que estime impide censurar a los que escojan este tipo de sanaciones no comprobadas, así como otras tantas basadas estrictamente en las creencias. Y si además consideran que han obtenido el deseado bienestar y felicidad individual gracias a estas prácticas, merecen al menos una aceptación. Lo censurable es que las personas que promuevan estas ideas y procedimientos usen recursos ajenos para ello, o para su lucro personal, o que influyan para que los enfermos dejen de acceder a los procedimientos científicamente probados por usar estas riesgosas curaciones alternativas en casos graves, donde la vida del paciente esté en juego.

El camino para mejorar al ser humano ha pasado siempre por aumentar su cultura. Cuando se conoce más se es más libre, se decide mejor, se evitan errores costosos. Intentar atacar las creencias de nuestros congéneres suele ser estéril y hasta contraproductivo. Ya hemos mencionado que las creencias se pueden convertir en pasiones y casi siempre llegan a ser parte de la identidad que las personas reconocen en sí mismas. Si se ataca una creencia de alguien se puede considerar como un ataque a la identidad de esa persona y no se suele tolerar, provocando reacciones imprevisibles. Por otra parte, en la mayoría de los casos se observa que el ataque a las creencias las reafirma en los que las profesan.

La vía de perfeccionar nuestras conciencias debería ir más cerca del conocimiento y apropiación de la ciencia moderna que de las creencias y eso solo se adquiere con aprendizaje responsable de todo lo comprobado y aceptado científicamente, con respeto ajeno y sobre todo con la promoción social de todo lo confiable y honrado. Y, ¿por qué no?, alentando también la creencia en el amor y en las ideas de justicia para todos, y también la tolerancia con todo aquello que haga feliz a las personas individualmente, sin afectar a su entorno ni a su prójimo.

(Publicado originalmente en la revista digital “Encuentro con la Química”)

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    El tema que usted a seleccionado para comentar, titulado Ciencias y creencias, compañero Luis A. Montero Cabrera, tiene mucha tela por donde cortar y se podría decir que es infinito, sus ilustrativos ejemplos son muy interesantes pero insuficientes, y nunca serían suficientes por mucho que se pusieran, porque el saber humano hasta hoy puede estar multiplicado por miles en relación con el Medio Evo, y por mucho que se aprendió en el RenacImiento y posteriormente, todavía hoy en la época atómica, de las comunicaciones y la cibernética, somos analfabetos, cuanto más se conoce más lejos se pone el fin del Universo, y se habla de la teoría del Big-Bang, o de las explosiones en las estrellas siderales, pero tampoco tenemos conocimiento de todo lo que ha pasado anteriormente, que se diría o no se diría de la las tierras que se suponen existieron, y que sabemos de las fosas oceanicas que a más 11 kilometros de profundidad se encuentran cerca de las Islas Marianas en Oceanía, tenemos dudas inclusive en la cantidad de islas e islotes que se encuentran en La Micronesia, en la Polinesia y en la Melanesia, realmente los hombres se han ocupado más de explotar al mundo que de conocerlo. No critico su trabajo, es excelente, solo le quería decir que todavía no sabemos mucho y que muchas cosas que creiamos saber despues nos informan por trabajos científicos que el problema no era así. Quien me iba a decir, en los 43 años que llevo graduado de médico, que el Domingo pasado aprendí en el programa Pasaje a lo desconocido dirigido magistralmente por destacado periodista Reinaldo Taladrid, que la grasa de cerdo no es perjudicial para la salud. !NADA, QUE CADA DIA TENEMOS UNA SORPRESA, EN LO REFERIDO AL SABER!

    • El Arquero dijo:

      El hombre necesita creer en algo, es lo que le impulsa a vencer retos, no somos una máquina. En los años 60 y 70, en Cuba hablar de hierbas medicinales, era ser tildado de Brujero(como en el la triste épocca de la Inquisición), sin embargo, cuando el período especial ante la escases de medicamentos, esa fuente natural fue el paliativo a muchas curaciones, los remedios de las abuelas, siempre infalibles y acertados, hoy, es indiscutible los avances de la ciencia, pero no olvidemos que técnicas tan milenarias como la acupuntura y la digitopuntura, se mantienen tan fresca como hace 3000 años, hay otras cuestiones relacionadas con la radiestecia, iridología, bioenergía que tienen sus resultados, no critiquemos, ni seamos tan incrédulos, la Fe, salva.
      Cuentan que una vez le preguntaron a un erudito sobre el cosmo e hizo gran disertación, luego, sobre el planeta tierra e hizo también una gran disertación, le preguntaron, quién eres? No supo responder.
      Gracias.

      • Baphomet dijo:

        Siempre he escuchado absurdas afirmaciones (sin fundamento alguno, por supuesto); como: “cuando está cercana la muerte, hasta los ateos dejan de serlo”. No estoy para nada de acuerdo con esto: CUANDO LAS PERSONAS SE ENFERMAN VAN A UN HOSPITAL Y NO A UNA IGLESIA.

  • Meneleo dijo:

    Dr Y usted no cree en la Energia Piramidal ?

    • Luis A. Montero Cabrera dijo:

      La idea que he intentado trasmitir es que puede usted creer en lo que estime. Es un atributo de su libertad personal de elección. Por supuesto que tengo muchas convicciones que nadie ha demostrado, son mías y no se las impongo a nadie. En todo caso las expongo como mías y no comprobadas, por si alguien puede pensar de forma similar. Pero algo como la “energía piramidal” para su aplicación social requeriría de una cuidadosa demostración de fiabilidad, fundamento físico y reproducibilidad que no se ha logrado, más allá de lo anecdótico. Si usted cree en esa “energía” lo invito a demostrar su veracidad, como ocurre con cualquier resultado científico que publicamos en revistas serias.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    QUIERO ACLARAR QUE MI ANTERIOR COMMENTARIO NO PERSIGUE CONTRADECIR AL EXCENETE TRABAJO PUBLICADO POR CUBADEBATE, SINO DESEO REAFIRMARLO

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    MI CARRERA MÉDICA LA HE DEDICADO FUNDAMENTALMENTE A LA PRÁCTICA DIARIA DE TRATAR PACIENTES Y ESTOY LEJOS DE CONOCER PROFUNDAMENTE LA ENEGIA PIRAMIDAL, PERO SI HE GASTADO MUCHA ENERGÍA TRABAJANDO EN MI PAIS, Y LLEVANDO A PIE, EN MULO Y DE CUALQUIER FORMA LA SALUD A LOS HABITANTES DE LAS SELVAS GUATEMALTECAS DEL PETÉN, EN POPTÚN, SABANETA, CHAMPAS QUEMADAS, BUENOS AIRES, TAN HOC Y OTRAS ALDEAS DESCENDIENTES DE LOS INDIGENAS DE CENTROAMÉRICA. COMPAÑERO MENELEO, SIENTO DECIR QUE SU PREGUNTA SOLO LA PUEDO RESPONDER CON LA DEFINICIÓN QUE DA LA WIKIPEDIA:
    Piramidología es un término utilizado para referirse a varias especulaciones pseudocientíficas respecto a las pirámides, declaradas alternativas, que van contra las teorías y evidencias de la arqueología, la historia, la astronomía y otros campos de investigación científica.

  • yosbany dijo:

    Hola
    Buenos días
    A quien pueda interesar :
    Vivo en Ciego de Ávila tengo una queja y no se quién dirigir me discúlpeme si este no es el lugar adecuado ,
    Es del Inder en Ciego de Ávila , es acerca de un gimnasio para hacer ejercicios físicos , que es estatal
    Encontrado en la provincia Ciego de Ávila, municipio Ciego de Ávila , entre independencia y máximo Gómez , situado en calle 1 , tienen puesto un horario que no se corresponde con la realidad de la población , porque todo lo que realizamos ejercicio trabajamos , entonces mi pregunta cómo es posible que el horario tenga de 8:00 am a 11:00 am y de 1:00 pm a 4:00 pm
    a caso el que conformo el horario no se da cuenta que existen persona que trabajan , porque no cambiaron
    al menos en la tarde y no lo pusieron de de 4:00pm a 8:00pm y así no afectarían tantos jóvenes que vamos hacer actividades físicas con pesa y sin pesas
    creo que lo que se debe defender en el inder , son los jóvenes realicen actividades físicas , y no tratar de buscar alternativas de las cuales
    solo perjudiquen a personas que si desean realizar actividades físicas , y no general un malestar tan difícil como el que se ha generado acerca
    de esos horarios arbitrarios sin tener las mas mínima consideración de las personas que asisten , ¿ O acaso para hacer ejercicio se debe dejar de trabajar ?
    es tan difícil ajustar un horario a la población que podamos identificarnos con el deporte , y no que tengamos el mal sabor de que exista un local
    subutilizado porque sobre la hora señalada no asista afluencia de personas , si van hacer algún tipo de trabajo y si existe varios profesores administradores del local , ¿Por qué debemos dañar a la población ? ¿Más fácil es dañar a la población que buscar alternativas ? es tan difícil correr el horario y eso continua siento un problema cada vez mayor en la localidad que radicamos por la falta de sensibilidad y de espacio que solo se logra cerrar , y buscar la forma de que permanezcan cerrado a pesar de tener todas las condiciones para su funcionamiento,
    esperamos que puedan ayudarnos a que puedan cambiar el horario y así puedan darnos la posibilidad de hacer ejercicio que es el único objetivo que deseamos y que es por lo que el gimnasio debe existir para favorecer un ambiente agradable a pesar de las carencias de recursos materiales que existen
    pero no debería ser también un problema organizativo cuando existe varios profesores para dicha actividad .
    gracias por leernos esperamos su ayuda

  • Joan dijo:

    Menosleo: ¿Que es la energía piramidal? ¿Donde se almacena?¿Como se manifiesta? Me gustaría entender esto, porque hasta ahora solo puedo asociarla al llamado efecto placebo.

  • La fusta dijo:

    Excelente Montero! En nuestro país se hace mucha Ciencia de alto nivel como sus trabajos en la Química Computacional, pero también se da cabida a muchas especulaciones, lo que también nuestro ilustre profesor Hugo Pérez llama seudociencia. Es muy triste que algunos periodistas de los medios masivos algunas veces sitúen al mismo nivel la especulación y la Ciencia, dando la impresión de que la Ciencia es una traba al conocimiento porque no admite la especulación. Se puede tener la creencia, inclusive con mucha convicción, que existe vida inteligente en otros sitios del Universo, pero no hay ninguna prueba científica de eso a pesar de los miles de millones de dólares que se han gastado para tratar de encontrar evidencias.
    Lo contrario también es muy dañino: que se nieguen los avances de la Ciencia por anteponer creencias religiosas, como es el caso de la teoría de Darwin en la actualidad, y como ocurría en la Edad Media donde faltó poco para incinerar al gran científico Galileo Galilei.
    No pongo en duda que muchas especulaciones, como la idea de átomo de los antiguos filósofos griegos, después se convirtieron en certeza científica con los trabajos de Dalton; pero hay que defender siempre el método científico: la comprobación práctica es el criterio de la verdad. Es la única forma de lograr a lo que aspira Fidel, que nuestro país tenga un futuro de hombres de Ciencia.

  • Ernesto Estevez Rams dijo:

    La energia piramidal se basa en la creencia de que ciertas formas geometricas (piramides) tienen la propiedad de concentrar energia (sus practicantes no se ponen de acuerdo en cual tipo de energia) en su interior. Por lo general se exige que la piramide sea de ciertos tipo de materiales (unos dicen metalicos, otros dicen no metalicos, etc) y que la piramide debe estar orientada de cierta manera respecto al campo magnetico de la tierra.

    En sus implicaciones practicas se afirma por sus practicantes que tal concentracion de energia pude tener efecto curativo, o recargar baterias, o evitar o retrasar la descomposicion de materia organica (se reclama que un platano se tarda mas en descomponerse dentro de una piramide que fuera), o incluso algunos claman que puede afilar cuchillas, mejorar semillas y varios etc mas.

    No hay evidencia experimental alguna que compruebe la existencia de la energia piramidal. Mas aun de acuerdo a nuestro conocimiento de la fisica, las hipotesis sobre energia piramidal son contradictorias y poco consistentes.

    En los ochenta en Cuba se hablo mucho de esta energia y se asociaba al campo magnetico. En nuestro instituto IMRE, de la Universidad de la Habana se midieron muchos interiores de piramides hechas por una amplia variedad de personas de muy diverso origen y nivel educativo (desde personas sin calificacion universitaria, hasta licenciados, ingenieros etc). En todos los casos no se midio anomalia alguna de campo magnetico dentro de las piramides. Otros experimentos hechos de manera controlada expusieron que las frutas dentro de las piramides no tardaban mas en echarse a perder que las puestos fuera de ellas. Tambien se publicaron resultados donde se demostraba que las baterias electricas no se comportaban diferentes dentro de una piramide que fuera. Estudios de rayos X y microscopia confirmaron que poner cuchillas debajo de piramides no mejoraban sus caracteristicas. Cada vez que se ha intentado medir de forma controlada los pretendidos efectos de las piramides, el resultado ha sido negativo. No se observa efecto alguno.

    Algunos reclamos de que las piramides de Egipto tiene algunas de las propiedades que se han señalado, se han demostrado que no son ciertas. Uno de los arqueologos y estudiosos mas reconocidos de las piramides de Keops, hizo el experimento de poner frutas dentro y fuera de una de las grandes piramides egipcias. Las frutas se pudrieron al unisono tanto fuera como dentro de las piramides. Algunos han dicho que las brujulas se vuelven locas dentro de las piramides de Egipto. Lo cierto es que eso es falso, como han comprobado los arqueologos dentro de tales construcciones. Nada indica que dentro de las piramides de egipto ocurran cosas anomalas respecto a energias u otro efecto fisico.

    Por ultimo, algunos de los defensores de la energia piramidal, cambian de forma de energia cada vez que se demuestra que la ultima que decian que la piramide concentraba se demuestra falso. Eso paso por ejemplo, cuando se demostro hasta la saciedad que la piramide no concentraba campo magnetico alguno. Entonces hablaron que era otra energia. En ocasiones llegan a nombrar energias que la ciencia no conoce y que ellos proclaman que no se puede medir. Si algo tiene efecto sobre frutas, semillas, seres vivos, cuchillas entonces tiene que haber una forma de medirlo. Y si se trata de una energia que no interactua con nada y no se puede medir, entonces para que la necesitamos. Es como decir, en un ejemplo famoso en la divulgacion de la ciencia, que en el garage tengo un dragon que no se ve, no pesa, no es corporeo, no emite fuego, no ruge, no… entonces de que me sirve ese dragon salvo que sea un acompañante imaginario y cae en el terreno de las creencias que Montero ha explicado tan excelentemente.

  • Ernesto Estevez Rams dijo:

    Excelente trabajo de Montero. Agregaria que la homeopatia surgio en una epoca precientifica donde no se sabia de la existencia de los atomos, ni de los virus, bacterias, celulas etc. Su fundador creia en que las enfermedades eran resultado de ciertas fuerzas vitales. Sus principios por tanto son anteriores a los grandes descubrimientos que resultaron en la fundacion de la quimica moderna.

    En particular, la creencia de que la disolucion de una sustancia potenciaria su efecto, se desmostro falsa hasta la saciedad y luego se entendio porque era falsa sobre la base del numero de atomos que hay en un mol de sustancia. Cada vez que se mide cuanta sustancia activa hay en un preparado homeopatico, se comprueba que no queda ni una molecula. Solo agua. Estos son hechos incuestionables por las razones que Montero señalaba, se miden una y otra vez en todos los rincones del planeta por cientificos de los mas diversos origines culturales y no se halla nada experimentalmente.

    De la llamada memoria del agua tambien se ha demostrado falso. Experimentos llevados a cabo en laboratorios internacionales conocidos como laboratorios de luz sincrotron, han demostrado que cualquier efecto de memoria sobre el agua se destruiria en apenas nanosegundos, es decir 0.000000001 segundos. Eso tambien es incuestionable experimentalmente.

    Luego hoy la ciencia no tiene duda alguna de que en un preparado homeopatico solo queda agua y agua sin memoria.

  • rafaking06 dijo:

    No creo en la teoria del Big Bang me parece algo loca y poco seria, que puede resultar del caos? es imposible que tanta asombrosa belleza, tanto orden en el universo tanta precision puda ser fruto de una loca explosion sin mas aca ni mas alla,no definitivamente existe un creador un arquitecto inteligente si analizas bien el funcionamiento del universo te asombras de su orden matematico preciso.

    • Ernesto Estevez Rams dijo:

      La teoria del big bang ha sido comprobada en varias de sus predicciones por cuidadosas observaciones astronomicas (cosmicas). Un ejemplo temprano fue la observacion con un radiotelescopio de la radiacion relicta on remanente del big bang, la observacion arrojo un resultado que coincidia con el predicho por la teoria. Otras observaciones que apuntan hacia la validez de dicha teoria son la distribucion de elementos quimicos en el universo que coincide asombrosamente con lo predicho por esta teoria. Se pueden agregar otras observaciones cuidadosas. De todo ello, la mayoria de los cientificos albergan pocas dudas sobre la validez del big bang y hoy se considera como un conocimiento asentado en casi su totalidad.

      Por otro lado, el universo esta lejos de ser ordenado, por el contrario el desorden es lo que predomina, miramos vastas regiones del universo y no vemos disenho alguno, solo vemos conglomerados de astros, polvo y radiacion que no exhiben proposito alguno.

      La belleza no es un atributo valido para describir a la naturaleza en terminos cientificos. Por eso cuando decimos que el universo es bello (y yo tambien lo veo asi), queremos decir no algo sobre la naturaleza, sino sobre nuestra percepcion de ella: Habla de nosotros y no de lo descrito. Los antiguos consideraban a los astros como esferas perfectas. Cuando descubrieron que la luna era arida y accidentada, la vieron fea e inhospita. Un cometa en su detalle es una “piedra” fea, gris que emite gases por todos lados como una olla de presion vieja y abollada, poca belleza inmediata alli.

      Por ultimo, el universo esta lejos de ser preciso, esta plagado de sistemas ineficientes en terminos energeticos y de informacion. Ni hablar en terminos de estructuras complejas como los seres vivos, vemos miles y miles y miles de astros y no vemos vida como en la tierra, lo cual indica que su probabilidad es escasa en el universo (aunque siendo el universo tan grande es de esperar que haya vida en otros astros). Si el universo tuviera un proposito con nosotros, los seres humanos, como piedra esencial de ese disenho, entonces por que tanto desperdicio de energia, materia. Por que tanto espacio vacio y sin proposito, tanta roca deambulante sin vida, fria e inhospita.

      No, nada indica en la observacion cientifica que haya un proposito universal por encima de las leyes naturales. Otra cosa es, como senhala Montero, el derecho de cada persona a adoptar voluntaria y libremente una cosmovision religiosa, fruto cultural e historico. Pero, eso es fe (derecho inviolable de cada individuo), no ciencia.

  • El tigree Avileño dijo:

    Compañero Montero:
    Considero este artículo interesante de forma general, pero sin ánimos de criticar quisiera hacerle algunos señalamientos.
    En primer lugar, la ciencia o mejor dicho los científicos NO CREEN, solo es ciencia lo que es demostrable, teórica y prácticamente, si no, pues no tiene valor ninguno, claro que esto no quiere decir que no se tenga intuición, siempre sobre la base del conocimiento anterior adquirido y de la capacidad de abstracción del científico.
    Esto último es lo que da como resultado que un científico dedique sus esfuerzos a algo que nadie ha investigado o que se ha hecho pero sin resultados, pero al final cuando existe una ley es porque está demostrada teórica y prácticamente.
    Lo segundo es decir que la segunda ley de Newton que menciona el artículo es una ley de la naturaleza que cumple con las dos condiciones que dije antes y ud. podrá o no CEER EN ELLA, podrá o no conocerla, pero ella existe fuera e independiente de la conciencia de los hombres por lo tanto cada vez que se aplique una fuerza sobre una masa, esta se moverá con una aceleración proporcional a la fuerza aplicada.
    Sobre lo que menciona de la teoría de la relatividad debo decirle que antes que Einstein hubo científicos que construyeron las bases de esta teoría, inclusive algunos estuvieron a un rebalón de esta concepción del mundo y más aun Poincaré no le reconocía a Eistein ser el autor de la teoría de la relatividad, es muy extraña casi para cualquiera porque requiere pensar en un espacio tiempo que no es al que estamos acostumbrados, pero es tan material y real como cualquier otra tería, de modo que cumple con los mismos requisitos y como tal podrá conocerla una persona o no, pero ella existe como existen muchas leyes físicas que hoy no tenemos ni idea de ellas, pero la insuficiencia es de nosotros, ellas están ahí, como siempre estuvieron las que se conocen y no se trata de creer en ellas o no, sino de conocerlas, dominarlas para poder utilizarlas, hay una gran diferencia entre creer y saber, los científicos SABEN, Y NO CREEN.
    Por último una pequeña cosa, la disolución de sal en agua no ocurre a escala nanométrica sino a nivel molecular, ni siquiera ocurre a nivel atómico, nadie que ponga sal en agua logrará separar los dos átomos de oxigeno que tiene la molécula de agua y aclaro esto porque evidentemente muchas personas leerán su artículo que repito me pareció interesante pero no pueden incorporar como conocimiento que esto ocurre a escala nan

    • Luis A. Montero Cabrera dijo:

      Respetado “tigre Avileño”: Bienvenida la polémica. Solo que no logro identificar aquéllo en lo que usted desea polemizar o aclarar puntos, porque lo que plantea está todo explícito o implícitamente en el artículo.
      Por cierto, el nanomundo si es el escenario de los fenómenos químicos, todos, visto como las escalas entre los micrometros (la frontera a lo milimétrico) y lo picométrico (la frontera de las dimensiones de los enlaces). En todo caso se trata de una convención que puede aceptarse aunque usted pueda desear otra, con todo su derecho. Mis mejores deseos.

      • El tigree Avileño dijo:

        Respetado profesor Dr. Luis A. Montero Cabrera, le escribo para comentar sobre su respuesta a mi escrito de opinión al pie de su artículo publicado en esta página.
        Lo primero es que deseo aclarar es que mi intención no fue, ni es, polemizar sobre su artículo, el cual califiqué de interesante (por supuesto el calificativo es personal), por el tema que trata y lo que pudiera aportar para la población en general en lo que pudiéramos llamar educación científica, o algo así.
        Por otro lado no se me ocurriría, polemizar con ud. sobre lo que escribe, primero porque es su opinión, segundo porque su categoría científica merece y aconseja respeto y tercero porque el medio por el que nos comunicamos no es el apropiado y donde una palabra mal dicha o mal interpretada puede generar equívocos lamentables, aunque aclaro, que no acostumbro a dar de lado a la polémica, cuando de defender criterios se trata y mucho menos si de ciencias se trata siempre respetando el criterio ajeno y escuchando a los demás sean cuales sean los interlocutores.
        Sobre su respuesta en particular le aclaro para que pueda identificar lo que quiero decir:
        El caso en cuestión está fuera de elementos técnicos de la ciencia y es que me parece infeliz la idea de utilizar el término creencia para un poco identificar el criterio científico sobre un determinado fenómeno con la creencia en sentido general usada para dar algo por correcto dado que en la ciencia no es precisamente la creencia lo que conlleva a asegurar que un resultado es irrefutable. De todos modos su criterio puede ser ese, pero el mío no y eso fue lo que quise aclarar, y pienso o traté de hacerlo respetuosamente, discúlpeme si no lo logré así.
        Lo que escribí sobre el tema de las escalas está fundamentado en que si el radio atómico se considera en un mínimo de 0.5Å (0.5×10-10m) y un nanómetro es del orden de 10-9m, entonces la molécula de agua (que no sé cuánto mide exactamente), pero me parece debe estar en un orden superior a 10-9m, es decir, es decir que explicar la concentración de sal disuelta en agua a partir de la nano escala no me parece del todo correcto, sobre todo si es verdad como he leído en alguna parte que En química, se llama molécula a un conjunto de al menos dos átomos enlazados covalentes que forman un sistema estable y eléctricamente neutro. De todos modos aquí estoy en el campo donde ud. es especialista por ser químico, yo soy un físico no dedicado a investigar en ramas de la ciencia que tengan que ver con reacciones químicas, y aunque alguien en este foro quien se hace llamar el profe ha opinado, bastante irrespetuosamente por cierto y sin conocer a las personas y a quien no vale la pena responder, que desconozco del tema, tal vez tenga razón, pero algo siempre queda de los estudios elementales de química.
        Por último, muchas gracias por ocuparse de darme una respuesta, lo cual valoro mucho y sobre todo con el respeto que lo ha hecho, como debe caracterizar a un científico y mucho más si es de una alta envestidura como ud.

    • El Profe dijo:

      Tigre Avileño:
      La intervención del Prof. Montero no es un comentario de opinión más sobre un tema popular cualquiera. No se trata de la Serie Nacional de Pelota o la Liga BBVA, donde cada cual opina según sus pasiones y amores, es una reflexión valiosísima sobre un tema vital.
      A pesar de que la maestría pedagógica del profesor produce un texto diáfano, cercano, que nos llega a todos, no debemos llamarnos a engaño y suponer que somos expertos en temas en los que en buena lid somos neófitos. Sé que en temas como en futbol y la pelota nos dejamos arrastrar por las pasiones y hablamos antes de pensar y con el corazón. En temas de ciencia siempre es mejor callar y reflexionar antes que hablar. Es `vox populi´ que somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos.
      El tono aleccionador que usted utiliza al `hacerle algunos señalamientos´ la intervención del Profesor Montero y la corrección misma, indican claramente que la ciencia es un tema alejado de su mundo cotidiano, no es posible moverse si quiera cerca de la ciencia en Cuba y no saber quién es el autor del trabajo que comenta. Nadie, en su sano juicio emplearía ese tono con quien es uno de los científicos cubanos vivos más eminentes y reconocidos.
      Que no entendió lo que leyó queda evidenciado claramente en su intervención. Cuando pretende hablar de Física es simplemente fascinante lo claro que demuestra su desconocimiento profundo del tema, pero lo verdaderamente alucinante es el párrafo final donde pretende aleccionar a la que es una de las personas más capacitadas del mundo y probablemente la más en nuestro país en ese tema.
      Tigre avileño: al leer su intervención, mi primera reacción fue sonreír, al llegar al párrafo final no pude contener la carcajada. Luego, reflexionando la tristeza me invadió con un sentimiento profundo de culpabilidad y una certeza me vino a la mente: algo estamos haciendo mal los encargados de formar una manera científica de pensar. La absoluta necesidad del artículo de Montero y la intervención del tigre avileño me lo confirma.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    No es mi intención referirme a la esencia textual del consistente artículo del profesor Montero, sino al fenómeno contextual que esta vía y forma de comunicación genera. CUBADEBATE no es un medio de generación de conocimiento tipo 1, es decir ese que involucra a los pares científicos, dicho en término popular a los que saben mucho, a los que son expertos en una materia determinada. Para la comunicación entre científicos existen ciberespacios con esos fines. La generación de conocimiento tipo 2, es la que involucra a científicos de diferentes disciplinas, y que en dependencia de la finalidad (investigación o divulgación) podría también motivar a personas no académicas, pero cultas e interesadas en saber más sobre determinados contenidos especializados. Es normal que esas personas cuando se involucran en el debate, casi siempre opinan con alta dosis de inconsistencia, pero ya no es igual cuando realizan algunas preguntas sagaces e inteligentes, que pueden remover el piso científico de no pocos hombres y mujeres de ciencia reconocidos. Y digo remover no tanto en evidenciar que no saben la respuesta, sino que no encuentren la manera de responder y ser entendidos. Recordemos que la pregunta es aceptada como la más creativa de las conductas humanas.
    Considero que CUBADEBATE es un espacio de socialización mutidisciplinar y multidestino. Es decir pueden intervenir todos los que tenga acceso y se puede abordar cualquier contenido no excluido por las reglas del editor. Ya podrán observar el interesante fenómeno que se genera en respuesta al comentario de creencia y ciencia. Se publicaron comentarios de pares científicos, como por ejemplo los contundentes de Ernesto Estévez Rams (científico con identificador natural) y el cuestionable del Tigre Avileño (con identificador “encriptado”). No se hizo esperar una respuesta muy atinada en forma y contenido del autor y un comentario de otro con identificador encriptado “El Profe” con cierta dosis de agresividad y poca paciencia profesoral para responderle al “Tigre Avileño”. También surgió Yosbany, un forista desesperado que colgó una percha a lo “Fenicio”, para pedir auxilio en la necesidad de la cultura física, algo importante para muchos científicos que el sedentarismo ha logrado quitarle años de vida o vida a sus años.
    Si queremos que espacios como el de CUBADEBATE o los de la extensión de la prensa plana al soporte electrónico, como GRANMA. JR y otros; debemos estudiar y aplicar el código comunicativo que reclaman las TICs.
    Es imprescindible que el autor se lea con tranquilidad y empatía los comentarios y que responda. Como ya anuncié en un comentario a otra contribución del amigo Omar Olazábal, en mayo próximo auspiciaré un encuentro sobre lo visible y lo invisible en los Foros de debate, como estos en que estamos navegando. Intentaré que mi amigo Montero acepte formar parte de un panel de experto en su calidad de autor. Además estarán representados el editor y los lectores.
    No olvidemos la trinidad de INTERNET: objeto, sujeto y medio a la vez. O las cinco caras de Internet: La red es, a la vez, un medio de comunicación, un mercado, un entorno de aplicaciones, un entorno de transacciones y, por supuesto, una red. Es todo eso, pero al mismo tiempo y nunca por separado.

    • La fusta dijo:

      Estimado Néstor, el recientemente fallecido intelectual Humberto Eco se quejaba de que hoy en día con la Internet cualquiera podía publicar cualquier cosa y automáticamente adquiría una difusión gigantesca. Es cierto que eso es una banalización del conocimiento, pero también puede tener ventajas:
      Los políticos ya no tienen que depender tanto de las encuestas de calle para conocer las corrientes de opinión.
      Los que tenemos algo que ver con la enseñanza podemos darnos cuenta de primera mano las carencias intelectuales de las masas para poder enmendarlas; y también influir directamente sobre “generadores” de pensamientos errados.

      • Néstor del Prado Arza dijo:

        Estimado La Fusta, creame que me cuesta dirigirme a usted con ese pseudónimo, pero no sé su verdadero nombre. Lo invito a profundizar en lo que afirma respecto a las ventajas de lo que se escribe en INTERNET. Es poco consistente sacar tendencias o algún tipo de estadística seria por lo que pueda recibir un político en publicaciones en la que no se puede comprobar ni la fuente ni su veracidad cuanti ni cualitativa. En cuanto al aspecto educativo puede tener mayor sentido, aunque se corra el riesgo de intentar enfrascarse en un diálogo de poca utilidad. No siempre se tiene la cortesía y el valor de responder como lo hizo el auto apodado “Tigre Avileño”. Como estoy convencido que el debate en estas redes tiene más beneficos que perjuicios, es que intento humildemente favorecer el debate culto y la cultura del debate. Gracias por sus puntos de vista que nos enriquecen.

    • La fusta dijo:

      Estimado Néstor. Claro que tengo nombre y cargo; incluso soy del CITMA igual que Ud. Sin embargo, he querido participar en Cubadebate COMO ALGUIEN MÁS; no sólo en temas de Ciencia como en este caso, sino en muchos otros temas en que he pensado que pudiera aportar algo de mi experiencia. Al presentar ideas de esa forma un poco platónica, quiero quitarle todo viso de promoción personal —porque Internet también es eso: una plataforma— No quiero que nadie me analice como una persona que quiere escalar posiciones, entre otras cosas porque no soy ni joven ni mujer ni negro; y por lo tanto no clasifico, y además, no me interesa. Permítame entonces continuar anónimo y decirle que considero sus opiniones bastante acertadas; pero cuando discrepe de algo le aplicaré mi seudónimo sin contemplaciones. En este momento me encuentro de misión, pero cuando regrese quizás le pida una entrevista para conversar sobre algún tema de interés, por ejemplo, sobre las pruebas de ingreso universitarias, que ya se trató en Cubadebate. Saludos afectuosos.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    MUCHAS GRACIAS Luis A. Montero Cabrera, SU TEMA ME HA SIDO DE MUCHA UTILIDAD, LO LLEVÉ EN LA MEMORIA DIGITAL Y LO ESTUDIÉ EL FIN DE DEMANA, HOY ME ENCUENTRO MUCHAS OPINIONES MÁS DE PERSONAS INSTRUÍDAS QUE CREO QUE ALGO TAMBÉN APORTAN, LEO Y PARTICIPO EN LOS TEMAS QUE SE PUBLICAN EN ESTE PRESTIGIOSO MEDIO, QUE ES CUBADEBATE PARA APRENDER DE TODO, Y CREO QUE EN ESTA OCASIÓN LO HE LOGRADO MUY BIEN. MIS SALUDOS Y FELICITACIONES, HA DEMOSTRADO UD, SER MUY PROFESIONAL.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    Pienso que como lector pudiera publicar estas décimas de amor, en relación con el trabajo publicado y debatido, algunas de otros poetas y alguanas de mi cosecha, cada evento científico puede tener un parte cultural:

    AMOR
    POR HERNÁNDEZ CARABALLO

    EL AMOR JAMÁS RECLAMA
    EL AMOR SIEMPRE TOLERA
    PARA EL ALMA ES UNA HOGUERA
    Y EL MEJOR VERSO DECLAMA
    Y SI LÁGRIMAS DERRAMA
    SI ES AMOR, JAMÁS SE IRRITA
    EL AMOR SIEMPRE TE INVITA
    NO ESPERA SER INVITADO
    PORQUE AMOR ESTÁ DOTADO
    DE UNA PASIÓN INFINITA.

    Guajiro Cubano
    Amor que ni arruga cejas
    Ni deja crecer desvelos,
    sembrando de bellos celos
    Y de enamoradas quejas.
    Rico de memorias viejas,
    Que las guarda una por una,
    que ríe al ver una cuna,
    Que al ver una tumba llora,
    adorador de la aurora,
    Bendecidor de la Luna.

    De José Jacinto Milanés

    EL VESTIDO LARGO

    POR HERNÁNDEZ CARABALLO

    CON ESE VESTIDO LARGO
    Y ESE CUERPO ESTILIZADO
    PARECE QUE TE HAN LLAMADO
    PARA SUBIRTE EN El CARGO,
    MÁS YO PIENSO, SIN EMBARGO,
    QUE ESTÁ ESPERANDO UNA FLOR,
    QUIZÁS DE ROJO COLOR,
    Y NO DESCARTO TAMPOCO,
    QUE ESTÉS ESPERANDO A UN LOCO
    CON UN VERSITO DE AMOR.

    SON COSAS ESPIRITUALES
    DE CORAZONES SENSIBLES,
    RAZONES IMPERCEPTIBLES,
    Y HERMOSAS LUCES MENTALES,
    PUES LAS COSAS MATERIALES
    LAS RECHAZA TU RAZÓN.
    Y PARA TI UNA ILUSIÓN
    TIENE MAYOR IMPORTANCIA,
    EL MATIZ Y LA ELEGANCIA
    QUE PIDE TU CORAZÓN.

    COMO PÉTALOS DE ROSAS
    CADA AÑO VA CAYENDO
    EL TIEMPO MARCHA RIENDO
    Y VUELAN LAS MARIPOSAS,
    PERO HACER TODAS LAS COSAS
    CON AMOR Y HONESTIDAD,
    HACER VALER LA VERDAD
    Y MIENTRAS EL TIEMPO PASE
    LA VIDA PASA, Y RENACE
    EN BIEN DE LA HUMANIDAD.

  • Iramis dijo:

    Qué regocijo leer este texto del Dr. Montero en Cubadebate. Cuánta buena divulgación de la ciencia necesitamos para comprender los mecanismos de ella (la ciencia), del método científico, de la medicina basada en la evidencia. Lo comparto

  • Humberto Pedroc dijo:

    Excelente Montero. Cuando el Rey está desnudo hay que gritarlo como hizo el niño del cuento. Para
    1. tratar de convencer de que la seudociencia no es ciencia.
    2. al menos dejar claro que los científicos cubanos no fuimos tan incapaces o tan cobardes como para no hacer notar la diferencia.
    La seudociencia prolifera desgraciadamente en un sector tan delicado como la salud, en que confluyen la fuerza de los sentimientos de los pacientes, con la posibilidad de trascendencia fácil (sin pruebas rigurosas) que ofrece la seudociencia.

  • Roger dijo:

    Lamentablemente la superstición y la ignorancia florecen como la verdolaga en nuestro tiempo. A pesar de años de instrucción las personas se aferran a atavismos y lo que es más lamentable los jóvenes siguen reproduciendo esas conductas.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    Hoy despues de haber reflexionado sobre el tema del autor y las opiniones de los lectores, llegué a la conclusión que esta temática es infinita, y que el trabajo dice mucho, pero motiva más, sugiere y da una linea larga para viajar por tales ideas. Cuando lo leí por primera vez di una opinión, hoy ya me parece esa opinion desatinada, porque cada vez que se repite la lectura de un tema sacamos nuevas ideas y nos acercamos más al objetivo del autor. Sobre el tema, ahora pienso que noy hay otra alteraniva que vivir y sobrevivir con las creencias, y que desgraciadamente las creecias en el tiempo van muy delante que la Ciencia, porque lo que hoy es creencia mañana puede ser ciencia, porque las creencias pùdieran clasdificarse, porque el no cree no piensa. Un teorema matemático es una creencia hasta que no es demostrado, y un axioma es una creencia que debe ser aceptada por evidente. Los ejemplos que pone el autor sobre medicina tradicional que hoy se aplica en Cuba son irrebatibles; pero en otros campos como en la política que no deja de ser ciencia, el que no cree en lo que piensa, el que no tiene iniciativa, no tiene fe y esperanza en su gestión no triunfará jamás, Fidel lo demostró en Cinco Palmas y Agramonte cuando dijo que iba a pelear con la veguenza.
    Leí detenidamente las opiniónes de los ilustres lectores que dieron su visión sobre este trabajo y me dió la impresión que algunos subidos en el pedestal científico de sus concimientos y experiencias, subvaloran un tanto la opinión de los que somos menos duchos en la meteria, pero creo que lo fundamental es que todos aprendamos algo, nos superemos y que se adquiera cultura, podemos dar opiniones fuera de contexto, pero los más preparados en la materia están para enseñar y no desdeñar, yo al menos opino sobre cualquier tema, pero también soy receptivo para parender delos que mas conocen de cualquier materia, ahi ,esta la veradera sabiduría, existen personas que pueden saber mucho de la Ciencia del Medio Ambiente, pero quizás no sepa mucho del campeonato nacional de pelota, o de lo que pasa en Siria, o quien es Macri en Argentina o Trump en EEUU, no nos engañemos, compartamos todos y todos seamos simple soldados de la pedagogía, como nos enseñaron José de la Luz y Caballero, Felix Varela, José Martí y Fidel.

  • Mikel dijo:

    Dos cosas,
    Primero, excelente trabajo profesor Montero. Es lamentable que las universidades cubanas (universidades en científicas) y muchos centros de investigaciones de Cuba, han tomado la homeopatía y otras técnicas pseudocientíficas como parte de sus programas de estudio. Eso contradice el carácter científico de estas instituciones académicas.
    Segundo, Tigre Avileño, debes tener más claridad y precisión en lo que expresa, después de leer en dos ocasiones lo que quieres decir aun no lo entiendo… por suerte el profesor Montero dejó el debate, pues era estéril. En realidad, usted no precisa si apoyas o rechazas lo que el artículo del profesor Motero expone.

  • Vater dijo:

    La transnacional homeopático Boiron, hace el ridículo en Madrid.
    toma do del Blog Magonia
    10 mar, 2016
    Boiron diluye su credibilidad y la de la homeopatía

    Luis Alfonso Gámez, Medicina alternativa Boiron, Homeopatía 3 comentarios

    Así dio la noticia ‘Redacción Médica’.La credibilidad de la homeopatía sufrió ayer en España un golpe de impredecibles consecuencias a manos de Boiron, el mayor fabricante de productos homeopáticos del mundo. Tras la suspensión del máster en homeopatía de la Universidad de Barcelona porque “no hay una evidencia científica clara” sobre la efectividad de esa práctica y la posterior polémica abierta en los medios de comunicación, la multinacional francesa convocó el martes una rueda de prensa ante “una campaña de comunicación sin precedente [que] ataca a la homeopatía en España”, “revela un desconocimiento profundo de la realidad de la homeopatía en España y en el mundo”, y “testimonia una falta de respeto a los millares de médicos y a los millones de españoles que han escogido las medicinas homeopáticas”. La encargada de poner las cosas en su sitio iba a ser Valérie Poinsot, directora general delegada del Grupo Boiron.

    Cuando me enteré de la convocatoria, me sorprendió. No era posible que la multinacional respondiera satisfactoriamente a quienes sostenemos que, entre otras cosas, no existe ninguna prueba de que la homeopatía funcione más allá del placebo; que muchos, si no todos, de sus productos no contienen principio activo alguno; que, debido a eso, no existe ningún mecanismo por el que puedan tener ningún efecto; que ninguno de sus preparados cura nada; que el uso de la homeopatía pone en peligro vidas humanas; y que los médicos y farmacéuticos que los recetan y venden están jugando con la salud de los consumidores. Así que pensé que lo más probable era que se pegaran un tiro en el pie. No fui el único que llegó a esa conclusión. Fernando L. Frías, compañero del Círculo Escéptico, sospechó lo mismo. El tiempo nos ha dado la razón.

    Los titulares de los medios tras la rueda de prensa lo dicen todo: “Ridículo de Boiron en su defensa de la homeopatía” (Redacción Médica); “Boiron defiende el uso de la homeopatía y admite que no sabe cómo actúa” (Diario Médico); “El gigante francés de la homeopatía dice que no sabe cómo funcionan sus productos” (El Correo); “La homeopatía se pone seria y el público se ríe” (El Español)… Y es que Poinsot reconoció ayer en Madrid que ellos no saben por qué funcionan sus productos, a pesar de lo cual achacó las críticas de los últimos días al “desconocimiento que hay al respecto [de la homeopatía] en España”, país donde, añadió, una de cada tres personas consume este tipo de preparados. Lamentablemente para ella, cuando le preguntaron por la fuente de ese último dato, la directora general de la multinacional no dio ninguna respuesta a los periodistas. La alta ejecutiva de Boiron dijo también, según Redacción Médica, que “los pacientes no necesitan la evidencia científica de un medicamento, sólo que funcione”, y que no hacen falta pruebas científicas que demuestren unos beneficios evidentes desde que Samuel Hahnemann inventó esta práctica. Además, ella y su director de comunicación, Jean-François Lurol, coincidieron en que “hay muchos intereses para que la homeopatía no esté considerada una opción terapéutica válida en muchos casos”, aunque no identificaron a los malvados. El recurso a la conspiración habitual entre los pseudocientíficos.

    La estrategia de Boiron a la hora de hacer frente a la crisis abierta por la suspensión del máster de la Universidad de Barcelona ha sido de una torpeza tal que me sorprendería que no hubiera pronto cambios en su departamento de comunicación. Dado que la compañía no había descubierto de la noche a la mañana el santo grial de la homeopatía y sólo podía recurrir al manido “hay mucha gente que consume homeopatía” -también la hay que lleva amuletos, que cree en el horóscopo y que piensa que los homosexuales son unos enfermos-, ¿quién fue el genio que decidió sacar nada menos que a la directora general a justificar lo injustificable con un discurso victimista? ¿No hubiera sido menos malo esperar a que escampara y luego actuar como si no hubiera pasado nada? Por si eso fuera poco, al ridículo de la rueda de prensa se sumó durante toda la jornada el que hicieron en Twitter, donde el gestor de la cuenta de la multinacional dio una lección de lo que nunca hay que hacer y arrastró aún más por los suelos la reputación de la compañía.
    Me hubiera gustado asistir al encuentro de Boiron con los medios, pero vivo en Bilbao y la rueda de prensa era en Madrid. En cuanto llegó a mis manos la convocatoria, sopesé la posibilidad de lanzar preguntas a la multinacional a través de Twitter con un hashtag alusivo. Sin embargo, el martes después de cenar, estaba demasiado cansado como para hacer nada, así que me metí en la cama. Ayer me levanté y, tras el café, la idea me volvió a la cabeza. Me parecía que no hacerlo era dejar pasar una oportunidad: no iba a estar en Madrid, pero dejaría algunas preguntas y comentarios en Twitter. Así que, a las 9.18 horas, escribí: “¿Tienen algún estudio publicado en revista científica de prestigio que avale que la homeopatía funcione? Fin de la cita. #preguntaaBoiron”. Lancé otros cinco tuits con el mismo hashtag hasta las 9.31 horas. Después, me tomé unos minutos de descanso. Seguí en Twitter, pero ni siquiera abrí una columna en mi cliente para ver cómo iba la etiqueta. Pensé que se diluiría, como es habitual. No fue así.

    Poco después, la gente adoptó el hashtag como propio y empezó la fiesta. La tortura para el responsable de redes sociales de Boiron. #preguntaaBoiron fue pronto trending topic y comía con un amigo cuando me enteré de que Redacción Médica se hacía eco de la etiqueta y el cachondeo correspondiente. Porque mis tuits iniciales habían desaparecido bajo un tsunami de mensajes ingeniosos -yo no soy nada gracioso, lo sé- que habían hecho que las críticas a la homeopatía y a Boiron fueran el segundo tema del día en Twitter en España. Para colmo de males, el responsable de comunidades de la firma homeopática se pasó el día bloqueando a muchos de los que le incomodaban con la etiqueta #preguntaaBoiron, con lo que las burlas fueron todavía a más. Por supuesto, Boiron ayer no respondió satisfactoriamente a ninguna pregunta ni en la reunión con periodistas ni en las redes sociales.

    El efecto Streisand que se marcó ayer la multinacional francesa por sus actuaciones en el mundo físico y en el digital es un ejemplo a enseñar en las facultades de comunicación. Ni en nuestros mejores sueños, quienes denunciamos la homeopatía como un timo pensamos alguna vez que la principal compañía del sector fuera a actuar tan torpemente. Gracias, Boiron, por dejar tan claro que no hay ni una prueba de la efectividad de la homeopatía. Por hacer el ridículo presentándoos como víctimas de una conspiración digna de revista esotérica. Hoy es un día para celebrar, pero no hay que dormirse en los laureles. Queda todavía muchísimo trabajo por delante. Hay que conseguir sacar a la homeopatía de todas las universidades españolas, de los colegios de médicos y de las farmacias. Ése tiene que ser el objetivo de quienes defendemos el escepticismo científico, el pensamiento crítico y el conocimiento frente a la superstición. Somos muchos y juntos podemos conseguir muchas cosas. Ayer lo demostramos.

    El día terminó, para mí, de la mejor forma posible: con la admisión por el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, de que la homeopatía es un proceso “ilusorio y engañoso” que no cuenta con “ningún tipo de evidencia científica” a su favor y pertenece “al mundo de las creencias”. El máximo representante de los médicos españoles dijo, además, que la directiva europea que regula el uso de la homeopatía es un “disparate” porque sólo está “movida” por intereses económicos. Estaría bien que, consecuente con sus ideas, la OMC formara un frente común con otras entidades similares -como la Asociación Médica Británica, para la cual la homeopatía “es brujería”– y organizaciones científicas para acabar con el trato de favor en Europa a esta práctica pseudocientífica.

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

Es Doctor en Ciencias Químicas y miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Preside la Sociedad Cubana de Química y el Consejo Científico de la Universidad de La Habana.

Vea también