Imprimir
Inicio » Opinión  »

Para salvar la memoria

| 3

cuba-brasil-banderasLlegó a La Habana el proyecto Marcas de la Memoria del Ministerio de Justicia de Brasil, iniciativa que revive lo ocurrido en ese país a partir del Golpe Militar que en 1964 puso fin al gobierno democrático de Joao Goulart. Con el patrocinio del Ministerio de Cultura de Cuba y la Red en Defensa de la Humanidad fue inaugurado en una hermosa ceremonia –cuyo centro fue la presentación del documental “Yo recuerdo”, de Luiz Fernando Lobo–, que un aguacero interminable no pudo impedir.

Era necesario realizar aquí ese esfuerzo para derrotar al olvido. El régimen que se instauró entonces en Brasil inició una etapa terrible en la que Washington recurrió al golpismo militarista para detener el avance de las luchas populares en América Latina y para obligar a la OEA, ese mismo año, a decretar la ruptura de las relaciones con Cuba. La camarilla usurpadora fue el más leal instrumento de Estados Unidos y aspiró a convertirse en una especie de “subimperialismo” después de aplastar a sangre y fuego las “reformas de base” iniciadas por Jango con el apoyo popular.

En 1965 tropas brasileñas se unieron a las yanquis para frustrar la restauración democrática en República Dominicana. En Washington,  Demócratas y Republicanos elogiaban a una voz lo que llamaban “milagro brasileño”.

Fue una estrategia que generó en el Imperio un optimismo que hizo proclamar a Richard Nixon: “como vaya Brasil así irá el resto del Continente latinoamericano”.

Según documentos oficiales desclasificados recientemente el hombre de Watergate planeó con sus colegas del gigante sudamericano el derrocamiento de Salvador Allende y nuevas fechorías contra Cuba y otros países. A la dictadura correspondería “realizar el trabajo sucio” según reconoció entonces uno de su generales.

Mucho sufrió el pueblo brasileño como consecuencia del zarpazo militar hace medio siglo. Pero grande y heroica fue su resistencia. Ambos, el dolor y la lucha, padecieron durante demasiado tiempo de la amnesia impuesta como castigo adicional por sucesivos gobiernos y por conglomerados mediáticos siempre eficaces en el ocultamiento y la distorsión de la verdad.

Es encomiable este empeño de reparación histórica que sólo ha sido posible en el nuevo Brasil de Lula y Dilma. La profecía de Nixon se vuelve finalmente realidad pero de un modo que lo hará rabiar en el infierno.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Vicente Feliú dijo:

    Excelente artículo. Comentaba con Ricardo Alarcón esa misma noche la necesidad de que se conozcan esas historias de Nuestra América, tanto tiempo ocultas por los enemigos de la luz.

    • jikí dijo:

      Realmente debiera ser así Vicente: para que se vea bien y con calma, una a una ir descorriendo las cortinas que ocultan la gran verdad de Latinoamérica ante el mundo. Somos un solo pueblo y nos ha mantenido devididos para mantenernos débiles y no ofrescamos resitencia ante la manipulación de los gobiernos. Ya la Luz nos ilumina.

  • guada dijo:

    Muy esclarecedor como siempre han sido las intervenciones de Alarcón ante cualquier tema, pues su inmensa experiencia, cultura y desarrollo político ideológico le permite hacer análisis tan elevados. Se requiere continuar destapando la realidad de la operación condor, que no fue solo de dictaduras, ello constituía una madeja de tantos males que abarcaba toda América y cualquier lugar donde existiera un revolucionario de esas latitudes, ejemplos sobran y muertes también. A los olvidadizos hay que recordarles la historia pasada que tratan en ocasiones de pintarla como buena absolutamente para esos pueblos tan oprimidos y reprimidos. No escapaba nadie a las persecusiones y el imperio dictaba a quien o no se dejaba con vida. Ansío conocer los resultados para que a su vez sirvan de conocimiento para toda la humanidad.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también