Inicio » Opinión  »

Cuando el gobierno de EEUU rompió relaciones con Cuba su pueblo nos donaba sangre

3 enero 2013 | 6
Transcurrieron con velocidad supersónica los dos primeros años del Triunfo de la Revolución; en realidad fueron como otros dos años cualesquiera pero las transformaciones y cambios para el bienestar de nuestro país fueron de tal magnitud e intensidad que daba esa impresión.
Hombre lee periódico con noticia sobre el rompimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU

En el acto conmemorando del segundo aniversario de la victoria del Primero de Enero, en la Plaza Cívica, todavía no proclamada como Plaza de la Revolución, el 2 de enero de 1961, el Comandante en Jefe a la vez que denunció las reiteradas amenazas del gobierno de Estados Unidos y los actos de sabotajes originados con impunidad desde su territorio, advirtió que se pondría fin a las subversivas acciones de los diplomáticos norteamericanos en Cuba, cuya cifra además de excesiva, estaba plagada de a gentes de la CIA.

Nos dijo y les dijo a ellos, bajo una llovizna impertinente, que en lo adelante tendrían que disponer de solo once diplomáticos, la misma cifra de cubanos en nuestra embajada en Washington.

El ambiente estaba muy tenso. Las informaciones sobre un próximo ataque contra nuestro país eran ostensiblemente públicas. Eisenhower y Nixon, como confesaron después en sus memorias, ordenaron a la CIA el 17 de marzo de 1960, la preparación militar de la gusanera. Los sabotajes contra nuestros ca

ñaverales, fábricas y poblaciones por aviones procedentes del norte eran constantes. Varios pilotos norteamericanos fueron derribados en esos ataques terroristas. La base naval de Guantánamo, convertida hoy en ilegal cárcel, fue reforzada con más de mil marines. La tragedia del buque Le Coubre evidenciaba la mano oculta de sus servicios de inteligencia para tratar de impedir que nos armáramos y defendiéramos.

Nuestro pueblo en pie de guerra estaba movilizado y el ardor patriótico vibraba por doquier.

La Revolución cubana, como continuidad histórica de la gesta inconclusa que iniciaron los mambises, conquistó por fin su verdadera e irreversible independencia.

Derrotamos un ejército entrenado, financiado y asesorado por el gobierno norteamericano que fue, como los otros cuerpos castrenses en el continente, el aparato diseñado para la represión popular.

La impunidad que prevaleció en la colonia y se enseñoreó en la república mediatizada se liquidó y todos los que cometieron crímenes o torturaron fueron juzgados y condenados.

El latrocinio con el que gobernantes civiles y militares saquearon al erario público cesó y todas las riquezas acumuladas mediante el robo fueron confiscadas.
La primera ley agraria incruenta de la humanidad eliminó el latifundio y entregó en propiedad la tierra a todo cubano que la laboraba honestamente.

Recuperamos nuestras riquezas mineras, nacionalizamos las fundamentales industrias, la mayor parte de ellas norteamericanas, realizadas en procesos inversionistas siempre desventajosos para el país.

Conquistamos el derecho a hablar por cuenta propia y dejamos de ser el apéndice domesticado del imperio en que nos convirtieron.

Surgía la república que soñó el Apóstol y el pueblo masivamente se disponía a defender con su vida los derechos que le fueron conculcados. Nunca antes un pequeño país en América se había erguido con tal virilidad tras los sueños de Bolívar y Sandino.

La contradicción con el rapaz explotador de nuestro pueblo era cada vez más violenta y explotó meses después con la invasión de Girón, primera derrota militar del imperialismo en América.

Pero aún en estos momentos de máxima tensión, y en los que vendrían luego, siempre los cubanos supimos distinguir entre los voraces designios del gobierno de Estados Unidos y la amistosa mano extendida del pueblo norteamericano.

Para participar en los festejos por el segundo aniversario del Triunfo de la Revolución cubana acudió una brigada norteamericana y canadiense de alrededor 450 integrantes del denominado Fair Play for Cuba Committee.

Un periodista norteamericano que visitó la Sierra Maestra durante la lucha armada y entrevistó allí a nuestros principales jefes guerrilleros, Bob Tabor, quedó impresionado por su diáfana transparencia y disposición al sacrificio en aras de los intereses de su pueblo y tan pronto se iniciaron las primeras agresiones y campañas contra nuestro pequeño país empeñado en recuperar su soberanía y sus riquezas, se vinculó con otros compatriotas suyos y desde el seno de Estados Unidos inició una campaña en defensa de esos derechos.

Después del vibrante discurso de Fidel, el día 3 de enero estaba organizada la recepción oficial que el Presidente Osvaldo Dorticós ofrecía en el entonces Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución, a los invitados a dichos festejos, el cuerpo diplomático y el gobierno.

Dorticós, relevante abogado cienfueguero, cuya contribución en la Resistencia Cívica al batistato fue notable, había sido designado en un cargo ministerial novedoso y original: ministro de leyes revolucionarias. Al no contar entonces con un parlamento que elaborara y discutiera las leyes tuvo esa responsabilidad y el Consejo de Ministros las aprobaba.

Es conocido el papel anti unitario de Urrutia como Presidente. Al renunciar Fidel como Primer Ministro y denunciarlo públicamente, un movimiento popular reclamó su retorno y la salida del Presidente. Al sucederlo, Dorticós puso como condición para aceptar esa responsabilidad mantener su salario de ministro y no residir en aquel Palacio donde habitaron bandidos de toda laya.

La noche de la recepción, las salas del Palacio estaban atestadas y alrededor de Fidel se arremolinaban cientos de visitantes ávidos de ver de cerca y conversar con el Jefe de la Revolución y también rodeaban a Dorticós ubicado en otro extremo del salón principal.

Fue en esa recepción que se conoció la noticia de la ruptura de relaciones diplomáticas. Yo estaba alrededor del Comandante en Jefe asegurándome que hubiera allí funcionarios del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, ICAP, capaces de traducirle y me había desplazado a donde se encontraba Dorticós a supervisar lo mismo cuando un asistente le susurró algo al oído.

Todos disfrutábamos un excelente tamal en cazuela cuando el Presidente dijo: si la noticia que me acaban de dar se la hubieran dicho a cualquiera de los presidentes que pasaron por este sitio les aseguró que el plato se le hubiera caído. Como ven el mío no se cae y terminaré de saborear este sabroso tamal. No se da cuenta el gobierno de Estados Unidos que esta Revolución que encabeza Fidel es de un indestructible basamento popular y la ruptura de relaciones diplomáticas que acaban de hacer como preludio a la agresión que preparan, no nos intimida, ni quita el sueño, ni me hace temblar a mí para que se me caiga el plato. Así, con ecuanimidad, dio la noticia al grupo que le rodeaba.

La información se fue dispersando por todos los salones y fue una conmoción para la delegación norteamericana. Se percataban que era el preludio de una agresión.
Recibí la indicación de convocarlos al día siguiente en la mañana en la sede del ICAP, para reiterarles lo que para ellos era patente, es decir que estábamos convencidos de la diferencia entre los siniestros designios de su gobierno y los amistosos sentimientos del pueblo que representaban.

Hoy, al recordar aquellos días aprecio que el querido amigo Lucius Walker, creador y dirigente del movimiento de Pastores por la Paz, ha sido un continuador de estas expresiones solidarias siempre existentes del pueblo norteamericano.

Aquella reunión en el ICAP donde pensábamos que alguno de sus integrantes estaría preocupado por su situación en un país al que el suyo comenzaba a agredir, fue otra cosa.

image007Tras mi breve explicación una voz en español chapurreado propuso donar sangre como gesto posible y práctico de ayudarnos con algo de inmediato.
Desde allí mismo tuve que coordinar esa donación que fue masiva y esa misma mañana.

Conservo las fotos de un amigo norteamericano leyendo en la sala del ICAP el periódico Revolución con el anuncio del inicio de la escalada agresiva y otra de ese mismo amigo solidario donando sangre.

No es imposible imaginarse que esa sangre salvara a alguno de nuestros milicianos, herido meses después, en Girón.

(Tomado de Moncada)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El DON APACIBLE dijo:

    Gracias Mazola un detalle que desconocia, Buen articulo nos recuerda cosas que siempre tenemos que tener presnte de la historia de nuestro país

    • delia m.cino dijo:

      gracias mazola un poco tarde pero encontre tus articulos en cubadebate estudiamos juntos en escuela de idiomas minrex con el grupo de rodrigo, no se si es posible estblecer contacto con tu mail a traves de cubadebate si es asi me gustaria tener respuesta tuya, trabajo como investigador en economia y siempre recuerdo la amistad y admiración del grupo por tu labor y sencillez, Delia

  • nestor gonzalez dijo:

    salve a ti cuba bella.
    cuba esta echa de vigor y de gloria cuba esta echa para la libertad

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Que bueno seria que se profundizará en gestos muy parecidos, ocurridos en otras epocas, por ejemplo los jovenes universitarios que vinieron voluntarios en el 98 a combatir por la independencia, de ellos muchos (unos 15), murieron en la lucha.

  • René Maleta dijo:

    El publo de los EE.UU no tiene nada que ver con su gobierno.

  • MGC.... dijo:

    SORPRENDENTE¡¡¡¡¡¡¡¡¡, NO PADIA NI TAN SIQUIERA IMAGINARLO

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Giraldo Mazola

Diplomático y periodista, colaborador de Cubadebate.

Vea también