Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Son las armas, pero no sólo las armas

| 6

Amigos:

Desde que Caín enloqueció y mató a Abel, siempre ha habido humanos que por una razón u otra pierden la cabeza en forma temporal o definitiva y cometen indecibles actos de violencia. Durante el primer siglo de nuestra era, el emperador romano Tiberio gozaba despeñando a sus víctimas desde un risco en la isla de Capri, en el Mediterráneo. Gilles de Rais, caballero francés aliado de Juana de Arco en la Edad Media, se volvió loco un día y acabó asesinando a cientos de niños. Apenas unas décadas después Vlad el Empalador, en Transilvania, tenía innumerables modos horripilantes de acabar con sus víctimas; en él se inspiró el personaje de Drácula.

En tiempos modernos, casi en toda nación hay un sicópata o dos que cometen homicidios en masa, por estrictas que sean sus leyes en materia de armas: el demente supremacista blanco cuyos atentados en Noruega cumplieron un año este domingo; el carnicero del patio escolar en Dunblane, Escocia; el asesino de la Escuela Politécnica de Montreal, el aniquilador en masa de Erfurt, Alemania… la lista parece interminable. Y ahora el tirador de Aurora, el viernes pasado. Siempre ha habido orates y siempre los habrá.

Pero he aquí la diferencia entre el resto del mundo y nosotros: ¡aquí ocurren DOS Auroras cada día de cada año! Por lo menos 24 estadunidenses mueren cada día (de 8 a 9 mil por año) a manos de gente armada, y esa cifra no incluye los que pierden la vida en accidentes con armas de fuego o los que se suicidan con una. Si los contáramos, la cifra se triplicaría a unos 25 mil.

Eso significa que Estados Unidos es responsable de más de 80 por ciento de todas las muertes por armas de fuego en los 23 países más ricos del mundo combinados. Considerando que las personas de esos países, como seres humanos, no son mejores o peores que cualquiera de nosotros, entonces, ¿por qué nosotros?

Tanto conservadores como liberales en Estados Unidos operan con creencias firmes con respecto al “porqué” de este problema. Y la razón por la cual ni unos ni otros pueden encontrar una solución es porque, de hecho, cada uno tiene la mitad de la razón.

La derecha cree que los fundadores de esta nación, por alguna suerte de decreto divino, les garantizaron el derecho absoluto a poseer tantas armas de fuego como deseen. Y nos recuerdan sin cesar que un arma no puede dispararse sola; que “no son las armas, sino las personas, las que matan”.

Por supuesto, saben que están cometiendo una deshonestidad intelectual (si es que puedo usar esa palabra) al sostener tal cosa acerca de la Segunda Enmienda porque saben que las personas que escribieron la Constitución únicamente querían asegurarse de que se pudiera convocar con rapidez una milicia entre granjeros y comerciantes en caso de que los británicos decidieran regresar a sembrar un poco de caos.

Pero tienen la mitad de la razón cuando afirman que “las armas no matan: los estadunidenses matan”. Porque somos los únicos en el primer mundo que cometemos crímenes en masa. Y escuchamos a estadunidenses de toda condición aducir toda clase de razones para no tener que lidiar con lo que está detrás de todas esas matanzas y actos de violencia.

Unos culpan a las películas y videojuegos violentos. La última vez que revisé, las cintas y videojuegos de Japón son más violentos que los nuestros, y sin embargo menos de 20 personas al año mueren por armas de fuego allá, ¡y en 2006 el total fue de dos! Otros dirán que es el número de hogares destrozados lo que causa tantas muertes. Detesto darles esta noticia, pero en Gran Bretaña hay casi tantos hogares de un solo padre como acá, y sin embargo, por lo común allá los crímenes con arma de fuego son menos de 40 al año.

Personas como yo dirán que todo esto es resultado de tener una historia y una cultura de hombres armados, “indios y vaqueros”, “dispara ahora y pregunta después”. Y si bien es cierto que el genocidio de indígenas americanos sentó un modelo bastante feo de fundar una nación, me parece más seguro decir que no somos los únicos con un pasado violento o una marca genocida.

¡Hola, Alemania! Hablo de ti y de tu historia, desde los hunos hasta los nazis, todos los cuales amaban una buena carnicería (al igual que los japoneses, y los británicos que dominaron el mundo cientos de años, cosa que no lograron plantando margaritas). Y sin embargo en Alemania, nación de 80 millones de habitantes, se cometen apenas unos 200 asesinatos con armas de fuego al año.

Así que esos países (y muchos otros) son iguales que nosotros, excepto que aquí más personas creen en Dios y van a la iglesia que en cualquier otra nación occidental.

Mis compatriotas liberales dirán que si tuviéramos menos armas de fuego habría menos muertes por esa causa. Y, en términos matemáticos, sería cierto. Si tenemos menos arsénico en la reserva de agua, matará menos gente. Menos de cualquier cosa mala -calorías, tabaco, reality shows- significará menos muertes. Y si tuviéramos leyes estrictas en materia de armas, que prohibieran las armas automáticas y semiautomáticas y proscribieran la venta de grandes magazines capaces de portar millones de balas, tiradores como el de Aurora no podrían dar muerte a tantas personas en unos cuantos minutos.

Pero también en eso hay un problema. Existen montones de armas en Canadá (la mayoría rifles de caza), y sin embargo la cuenta de homicidios es de unos 200 al año. De hecho, por su proximidad, la cultura canadiense es muy similar a la nuestra: los chicos tienen los mismos videojuegos, ven las mismas películas y programas de televisión, y sin embargo no crecen con el deseo de matarse unos a otros. Suiza ocupa el tercer lugar mundial en posesión de armas por persona, pero su tasa de criminalidad es baja.

Entonces, ¿por qué nosotros? Formulé esa pregunta hace una década en mi película Masacre en Columbine, y esta semana tuve poco que decir porque me parecía haber dicho hace 10 años lo que tenía que decir, y no parece haber servido de mucho, excepto ser una especie de bola de cristal en forma de película.

Esto es lo que dije entonces y lo que volveré a decir hoy:

1. Los estadounidenses somos increíblemente buenos para matar. Creemos en matar como forma de conseguir nuestros objetivos. Tres cuartas partes de nuestros estados ejecutan criminales, pese a que los estados que tienen las tasas más bajas de homicidios son por lo regular los que no aplican la pena de muerte.

Nuestra tendencia a matar no es sólo histórica (el asesinato de indios, de esclavos y de unos a otros en una guerra “civil”): es nuestra forma actual de resolver cualquier cosa que nos inspira temor. Es la invasión como política exterior. Sí, allí están Irak y Afganistán, pero hemos sido invasores desde que “conquistamos el salvaje oeste” y ahora estamos tan enganchados que ya no sabemos qué invadir (Bin Laden no se ocultaba en Afganistán, sino en Pakistán) ni por qué invadir (Saddam no tenía armas de destrucción masiva ni nada que ver con el 11-S). Enviamos a nuestras clases bajas a hacer las matanzas, y los que no tenemos un ser querido allá no gastamos un solo minuto de un solo día determinado en pensar en la carnicería. Y ahora enviamos aviones sin pilotos a matar, aviones controlados por hombres sin rostro en un lujoso estudio con aire acondicionado en un suburbio de Las Vegas. Es la locura.

2. Somos un pueblo que se asusta con facilidad y es fácil manipularnos con el miedo. ¿De qué tenemos tanto miedo que necesitamos tener 300 millones de armas de fuego en nuestros hogares? ¿Quién creemos que va a lastimarnos? ¿Por qué la mayoría de esas armas están en hogares de blancos, en los suburbios y en el campo? Tal vez si resolviéramos nuestro problema racial y nuestro problema de pobreza (una vez más, número uno en el mundo industrializado) habría menos personas frustradas, atemorizadas y encolerizadas extendiendo la mano hacia el arma que guardan en el cajón. Tal vez nos cuidaríamos más unos a otros (he aquí un buen ejemplo de esto).

Eso es lo que pienso acerca de Aurora y del violento país del cual soy ciudadano. Y lo que nos hace falta, amigos míos, es el valor y la determinación. Si ustedes están listos, yo también.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • René Maleta dijo:

    Las ventas de armas estadounidenses han llegado a un record este año, más de 50 mil millones de dólares, gracias a contratos importantes con Arabia Saudita y Japón.
    Andrew Shapiro, secretario de estado adjunto para asuntos políticos y militares tiene la intención de cerrar ventas suplementarias con la India, que pretende una adquisición de 22 helicopteros Apache por 1,4 mil millones de dólares.
    “Hoy puedo confirmar que se trata de un año record para las ventas militares internacionales”, se felicita Andrew Shapiro en una teleconferencia de prensa. “Ya hemos sobrepasado los 50 mil millones para el ejercicio 2012”, que tue finaliza el 30 de septiembre.
    Esta cifra representa un alza del 70% respecto de las ventas de estado a estado en 2011, que ya fue un año record, con ventas por un total de 30 mil millones de dólares.
    El armamento no conoce crisis.

  • MANUEL dijo:

    El imperio invasor, asesina desde su formación. Arrebatando tierras a los nativos, navajos, Xiux y tantas tríbus más. Masacrados casi al exterminio y luego (Los sobrevivientes) llevados a campos de concentración mal llamados reservas indias.

    La criminalidad la traen en la sangre. Una mezcla de males invaden sus cabezas y actúan deshumanizados, sin corazón. Matan sin razón, agreden, hostigan y buscan pleitos por mantener la supremacía de la fuerza estúpida.

    El mal se pasa. No es únicamente de hombres blancos. La cultura de la muerte se hereda en la sangre y en la presidencia con cualquier inquilino de la casa Blanca, sea blanco o negro. Asesinos siempre. Matan sin consultar su consciencia. Asesinan niños, mujeres, ancianos y no sienten el menor remordimiento. Mienten siempre, justifican y siguen asesinando sin razón más que mantener el poder y la supremacía.

    Hoy en Iraq, Afganistán, Libia, Irán, Siria, Cuba, Venezuela, Nicaragua y la lista es interminable. Asesinando siempre, imponiendo un injustificado sistema egoísta que mata y deshumaniza al ser vivo.

    Esta misma cultura guerrerista y asesina se convertirá en un boomerang incontrolable que terminará con el sistema criminal producto de sus mismas contradicciones.

  • Xiomara dijo:

    …. y lo dice un norteamericano….vean ustedes.

    Vale la pena detenerse a leer el articulo. Como siempre Moore, poniendo el dedo en la herida.

  • Abelardo dijo:

    Moore, valiente y genial. Debiera ser candidato a la presidencia de EUA

  • Eduardo dijo:

    El crimen, y mucho mas los asesinatos frecuentes, se puede controlar al limite de cero unicamente si se toman estrictas medidas preventivas en la poblacion, donde la cultura, la educacion y la prohibicion del uso de todo tipo de armas sean establesidos de forma radical, como se hace en Cuba, pais donde todavia, a pesar de los pesares, se comina por sus calles sin ningun temor. Ese milagro y privilegio se produce con la creacion de los CDR (COMITES DE DEFENSA DE LA REVOLUCION,donde es el propio pueblo, cuida, vigila, y protege a sus ciudadanos. Gracias, muchas gracias a los CDR, y a su ceador, por hacer de nuestra patria, el lugar mas seguro del planeta.

  • Y04ND1 dijo:

    Sugerencia: quien desee conocer la VERDAD sobre Estados Unidos, que vea todos los filmes de Moore, pero ojo, no aptos para cardiacos, verdades puras y duras.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michael Moore

Michael Moore

Director de cine y escritor norteamericano. Es el director de los documentales Bowling for Columbine y Sicko, entre otros.

Vea también