Imprimir
Inicio » Opinión  »

Coyotes impunes

| +

   

COYOTES IMPUNES

José Pertierra*

 

Supongamos que unos coyotes traen ilegalmente a Estados Unidos al terrorista Osama Ben Laden en una lancha desde Isla Mujeres.  ¿Violarían alguna ley estadounidense?  Cualquier persona con dos dedos de frente diría  que son muchos los crímenes que cometen, y que inmediatamente el Departamento de Seguridad de la Patria tomaría cartas en el asunto para inmediatamente detener e investigar tanto al terrorista como a sus cómplices.  

 

Que sepamos, Osama Ben Laden no ha estado en Isla Mujeres, ni a bordo de una lancha en el Caribe.  Pero otros terroristas sí han estado recientemente por esos lares.  El periódico Por Esto! de México afirma que la embarcación camaronera “Santrina” recogió al terrorista Luis Posada Carriles el 14 de marzo en Isla Mujeres para clandestinamente llevarlo a Miami.  Según el texto, en la embarcación viajaban además del “capitán José Hilario Pujol, los supuestos marineros Rubén López Castro, José López Castro, Gilberto Abascal, Santiago Álvarez y Oswaldo Pital”.  Sin embargo, ninguno de estos “marineros” ha sido investigado, interrogado o enjuiciado por el Departamento de Seguridad de Estados Unidos.

 

No me explico la impunidad que reina en este país hacia Posada Carriles y sus cómplices.  Los estatutos son muy claros, y las sanciones también. 

 

1. El código penal federal establece que es ilegal traer a Estados Unidos a  una persona quien no tenga pasaporte válido o visa estadounidense.  8 USC 1323(a)(1). 

 

2. Ingresar a un indocumentado al país es una felonía, con la severa sanción de 10 años de prisión.  8 USC 1324(a)(1)(A)(i).

 

3. Transportar dentro de Estados Unidos a una persona indocumentada es también una felonía, sancionada por 5 años de prisión.  8 USC 1324(a)(1)(A)(ii). 

 

4. Ocultar la presencia en Estados Unidos de un indocumentado es otra felonía, sancionada también por 5 años de prisión.  8 USC 1324(a)(1)(A)(iii).

 

5. Quien facilita a un indocumentado vivir clandestinamente en Estados Unidos comete una felonía.  Esto incluye ayudar a la persona a obtener falsa documentación, como una tarjeta de identidad o un pasaporte falso.  La sanción es de 5 años de prisión.  8 USC. §1324(a)(1)(A)(iv). 

 

6. Si el contrabando humano es un criminal o un terrorista la sanción es aún más severa e incluye condena de 10 años de prisión adicionales.  8 USC 1327.  El hecho que el terrorista no tenga antecedentes penales no importa, siempre y cuando el cómplice conozca su historial.  U.S. v. Flores-Garcia, 198 F.3d 1119 (9th Cir. 2000).

 

7. Cualquier embarcación utilizada para ingresar al país al contrabando humano será embargada.  8 USC 1324.

 

Simplemente por ayudar a Posada Carriles a ingresar ilegalmente a Estados Unidos, transportarlo dentro del país, ocultar su presencia, y facilitarle medios de vida en Miami, cada uno de sus cómplices pueden pasarse 35 años en la cárcel, además de pagar cientos de miles de dólares en multas.  Hasta la embarcación que usaron es sancionada, porque se convierte en propiedad del Departamento de Seguridad de la Patria. 

 

La ley está clara.  Los nubarrones están en los pasillos de la Casa Blanca donde trabajan los funcionarios que se hacen de la vista gorda frente a los terroristas, ayudándolos a vivir impunemente en Miami.  Le corresponde al pueblo norteamericano recordarle al Presidente Bush sus propias palabras: “los que ayudan a los terroristas son también terroristas”.

 

*José Pertierra es abogado cubano.  Tiene su bufete en Washington, D.C.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Pertierra

José Pertierra

Abogado cubano, experto en inmigración, que representó al gobierno de Venezuela para la extradición del terrorista Luis Posada Carriles. Tiene su bufete en Washington DC.

Vea también