Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Marco Rubio y un posible golpe contra Trump

| 7
El senador cubanoamericano, Marco Rubio, fue quien presentó a Donald Trump en Miami y uno de las figuras que más influencieron en el cambio de la política hacia Cuba. Foto: Rainier Ehrhardt/ AP.

El senador cubanoamericano, Marco Rubio, junto a Donald Trump. Foto: Rainier Ehrhardt/ AP.

En una ocasión escuchamos al presidente boliviano, Evo Morales, decir que en Estados Unidos no hay golpes de Estado porque allí no hay embajada de Washington, algo muy atinado del Gran Jefe Indio latinoamericano, porque es precisamente a través de esos enclaves diplomáticos que el imperio norteño se ha valido, en múltiples países de la región y del mundo, para hacer colapsar a gobiernos que no se pliegan a sus órdenes y apetitos hegemónicos.

De lo anterior estamos comenzando a tener reservas, pues en los últimos días ha saltado una figura del propio Congreso estadounidense que por su actuar camaleónico parece estar preparando un “golpe” contra el actual dueño de la silla presidencial en la Casa Blanca, Donald Trump. Nos referimos a la “figura” del también republicano Marco Rubio.

Rubio, decepcionado por su aplastante derrota en su partido camino a las presidenciales, llegó hasta decir que se apartaría de la política, pero… “como el vena´o tira al monte”, eso fue solo un alarde ya que enseguida reaccionó y volvió por sus fueros.

Últimamente el referido personaje se ha hecho notar en las sugerencias, consejos y hasta exigencias que ha dado a Trump con respecto a Cuba, cuyos resultados fueron anunciados por el propio “presidente” a la sombra y amparo de la fauna cavernícola de Miami, contentándole a los oídos al reafirmar el cambio de política y el recrudecimiento del bloqueo contra la isla grande del Caribe.

Según el propio Rubio y otros de su calaña le han hecho creer al inquilino de la Casa Blanca que eso era casi una deuda de Trump con los cubanoamericanos de Miami, y sobre todo con esa parte que “decidió” con el voto a su favor, en fin, como decimos los cubanos de pura cepa: ”esa “pata” se la anotó el anticubano Marco Rubio.

Hace solo unas horas, el senador declaró que tomaría severas sanciones contra Venezuela si por fin se aprueba la Asamblea Constituyente, convocada por el legítimo presidente de la patria de Bolívar y cuyas votaciones tendrán lugar el venidero 30 de julio.

¿Quién es Marco Rubio, ya será el Presidente de EEUU?

¿Será que Marco Rubio chasquea los dedos contra los gobiernos progresistas de la Patria Grande y Trump aprueba como un cordero al empuje de su amo?

¿Hasta qué punto esta “figura” que tanto tiró del pellejo del actual presidente podrá manipular al pataleante Trump?

¿Qué pretende demostrar con sus imposiciones, quién manda?

¿No será esta actitud de Rubio el principio de un trapalero golpe de Estado contra Trump?

No es de dudarlo ahora que están de moda los golpes impuestos por el Pentágono y los sectores ultraconservadores de Washington y la derecha en Nuestra América.

Si esto sucediera sería el primero en la historia de la superpotencia yanqui…

¡Vivir para ver! A esta película le quedan varias escenas… ¡entonces!! No haría falta en Estados Unidos una embajada de Washington para un golpe de Estado. Con un elemento inescrupuloso como Rubio y un presidente con poca carretera política como Trump, estaría listo el teatro para un posible golpe blando o duro, como usted decida entenderlo, de un Rubio al otro no menos rubio y de ojos pálidos…

Nota: Estas líneas son unas simples ideas concebidas y ordenadas en la distancia, gracias a la posibilidad de las nuevas tecnologías, esas que solo con un clic nos pone unos al lado de los otros.

Sepa más sobre el “golpe” contra Trump

Estados Unidos: Presentan formalmente una moción de “impeachment” contra Trump

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique Atiénzar Rivero dijo:

    De Rubio hay mucho que escribir y de su familia. Ojala empiecen a revelarse “secretos” de esa familia y de los que han llegado a acomodarse alrededor de la familia. No digo más.

    • E.navarro dijo:

      Estoy totalmente de acuerdo con el comentario del sr Atienza;Recuerdo q durante el desbarajuste politico q fue la Carrera de M.Rubio por ser miembro del Senado un miembro de su propio partido (Republicano) saco de la manga la noticia de q no era cierto q Rubio fuera hijo de padres exiliados por las medidas tomadas por la naciente Revolucion Cubana,en realidad sus padres emigraron a USA durante la dictadura de Fulgencio Batista en el ano 1956…regresaron a Cuba en 1959 y posteriormente regresaron por x motivo a Norteamerica…..Moraleja…Primero se captura a un mentiroso q a un cojo…Todo lo anterior esta perfectamente probado y nunca desmentido…..Saludos…..E.Navarro

  • tony dijo:

    Marco Rubio terminará por llevar a Trump a la ruina.

  • Nicoa dijo:

    Con todo respeto para el periodista pero Marco Rubio es un peso ligero, hay otros pesos pesados q quizas podrian hacerle sombra a trump, pero no este por dios. Marco Rubio lo unico q tuvo fue sus 15min de fama durante las elecciones, que era su objetivo. Si me dijeras Cruz, quizas. Estados Unidos tuvo un presidente negro hace poco, no creo q vayan a tener uno latino, por lo menos en mucho tiempo.

  • Jose R Oro dijo:

    Es un interesante y original articulo de Patricio Montesinos, que nos hace pensar. Creo que aunque para todos el concepto de golpe de estado es intuitivamente entendido, hace falta definirlo un poco, tanto en su forma tradicional como mas contemporánea y sofisticada. Un golpe de Estado en el sentido convencional de la expresión, es la toma del poder político, de un modo súbito y fulminante, casi siempre de forma violenta, por parte de un grupo de poder, vulnerando la legitimidad institucional establecida en un Estado o las normas legales de sucesión constitucional del poder vigente nacidas del voto popular y propias de un estado de derecho. Las palabras más importantes son “de un modo súbito y fulminante, casi siempre de forma violenta”.
    Fulgencio Batista fue protagonista de dos golpes de estado en Cuba. El primero (4 de septiembre) tuvo en sus inicios un componente revolucionario (después “se fue a bolina”), el segundo fue contrarrevolucionario desde su preparación. En ambos ni decir hace falta, la embajada estadounidense, tuvo participación o aquiescencia. En el golpe del 10 de marzo la entonces aun menos estructurada que hoy acción mediática, jugó un gran papel, por ejemplo la muy popular revista “Selecciones del Reader’s Digest” (que era editada por la empresa Selecciones del Reader’s Digest, S.A., en La Habana) llamó a esa asonada militar “Una revolución en 45 minutos”.
    Los golpes de estado en América Latina son muy conocidos, así como en Vietnam del Sur, Tailandia, Irán, Polonia, Grecia, Yugoeslavia, España, etc. Han existido tambien golpes de estado progresistas como en Afganistán (Nur Mohammed Taraki) o Portugal (llamado “Revolución de los claveles”)
    Los golpes de estado son característicos también de la decadencia de los grandes imperios, por ejemplo “los jóvenes turcos” en el Imperio Otomano, el fin del Imperio Chino, la “revolución de febrero” en Rusia, y también se incluyen los golpes de estados fallidos (frecuentemente llamados “putsch” por una palabra alemana que significa “empujar”, como el de Hitler en 1923, de los militares japoneses en las décadas del 20 y del 30 del siglo pasado; y de los militares en Moscú en el caótico gobierno de Yeltsin.. En la era clásica, la guardia pretoriana cambiaba emperadores en Roma a discreción.
    Si consideramos que el imperio estadounidense está en una proceso largo en años (pero históricamente hablando, breve) de decadencia y caída, es posible suponer que se produzcan allí golpes de estado, aunque sentenciosamente no tengan embajada americana. Por supuesto no será el US Navy remontando el Potomac y cañoneando la Casa Blanca.
    Me asalta una pregunta desde hace mucho tiempo, ¿fue el asesinato de John F. Kennedy parte de un golpe de estado ultraderechista? ¿Es esa la razón de tanto encubrimiento y de matar también a su hermano?
    El partido republicano de los EE.UU. esta completamente de cabeza, muchos republicanos de las más diferentes tendencias solo coinciden en que DT pude causar tal desprestigio y rechazo al partido, que ellos no regresen al poder en largo tiempo, y que haga crecer un sector de centro izquierda muy fuerte, como ya mostró Bernie Sanders que podía ocurrir. Pueden tratar un golpe de estado, y porque no usar a Marco Rubio como “aparente líder” y naturalmente de chivo expiatorio si fracasan, la falta de escrúpulos entre ellos no es escasa, por cierto. El que Marco Rubio sea de origen latino es sin dudas una limitación, pero no olvidemos que Hitler era austriaco y Stalin georgiano.

  • visorcubano dijo:

    Marquito Rubiecito no es cubano, ni puede serlo y le falta lo que le sobra a los cubanos mambises, por tanto por mucho que patalee sólo será vocero de los viejos gusanos narcotraficantes y asesinos de Presidentes, remember JFK y a todos los que después murieron casualmente a manos de la CIA y como Posada Carriles, su objetivo es gozar los favores de quienes ostentan el verdadero poder en los EEUU. Trump y cualquier otro millonario no tiene nada que temer de Rubiecito, total es otro yanqui más.

  • Martin dijo:

    Un mediocre de cabello negro queriendo ser rubio a la sombra de un rubio de verdad pero sin sesos debajo del ridículo peinado.
    Bella foto. Que desparpajo caballeros!.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también