Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El gran depredador

| 8 |

Tras el show del discurso sobre el Estado de la Unión de Donald Trump de hace pocos días, recordé aquel filme famoso de 1940 titulado “el gran dictador". Foto: Cortesía del autor.

Tras el show del discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso del mandatario Donald Trump de hace pocos días, recordé aquel filme famoso de 1940 dirigido y actuado por el afamado cineasta norteamericano Charles Chaplin, titulado “el gran dictador”, una condena, y sátira al fascismo y al nazismo hitleriano de la centuria pasada.

Una parte de su auditorio, por supuesto Republicano, se paraba a aplaudir a la señal del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, luego de una y otra mentira o amenazas pronunciadas por el inquilino de la Casa Blanca.

Lo único que faltó a lo más parecido a los actos de la entonces Alemania de Adolf Hitler fue que los partidarios del gobernante de Washington alzarán la mano derecha en señal de aprobación de las sandeces expresadas por el “orador”, mientras sus adversarios Demócratas enrojecían sus rostros o se burlaban en su propia cara.

Fue todo un espectáculo mediático montado al estilo del frustrado actor que es Trump, y de quien Chaplin de seguro haría el mejor filme de su historia después de “el gran dictador”.

Claro, tendría otro título que podría ser “el gran depredador del mundo”, que es lo que realmente es hoy el presidente de EE.UU., a juzgar por su conducta agresiva hacia sus conciudadanos, contra la inmensa mayoría de la comunidad internacional y el planeta tierra.

Trump es el Hitler del siglo XXI, guerrerista y racista, igual al germano, injerencista, intervencionista, violador de los derechos humanos, destructor del medio ambiente y de la naturaleza, y el clásico farsante que se cree dueño hasta del Universo.

Pero sus alucinaciones, patognomónicas de un enfermo mental, lo hacen olvidar que el hitlerismo, e imperios como el romano, fueron al final derrotados, lo que vaticinan ocurrirá con el de Washington, más temprano que tarde.

Su afán protagónico, propio también de su demencia, le impide ver que este siglo XXI es otro, con naciones muy potentes que no le permitirán a EE.UU. dominar el mundo, lo que ha venido haciendo en la historia más reciente.

Podrá emplear todas las estrategias y artimañas posibles, guerras, incluidas las bacteriológicas como la que se sospecha le ha hecho a la poderosa China con el “coronavirus”, bloqueos y sanciones para intentar mantener su hegemonismo, pero le será imposible lograr su objetivo.

Ya hay expertos que se atreven a pronosticar la reelección de Trump en los comicios de este año, lo cual es prematuro augurar ahora, aunque todo pueda suceder, mientras otros analistas consideran que EE.UU. necesita con urgencia decorar nuevamente su actual pésima imagen internacional, similar a lo ocurrido al final de la era del también psicópata George W. Bush.

Otro mandato de Trump podría apresurar el fin del imperio de Washington, y en el peor de los casos el holocausto con una eventual conflagración mundial, que de desatarse, como bien predijo el presidente ruso, Vladimir Putin, no habría vencedor alguno.

Los poderes fácticos, dígase las grandes transnacionales y los tanques pensantes, que en realidad son los que gobiernan en EEUU, tendrán que sacar bien sus cuentas de si es conveniente o no que “el gran depredador” permanezca en la Casa Blanca. Esperar para ver.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • José González dijo:

    Por supuesto que lo que Trump haga o diga no aguanta el más mínimo análisis de objetividad, apego a la verdad, sentido común o ético. Pero su accionar poco is mellado su imagen, cuando debió recibir el mayor rechazo por su comprobada traición, o al menos, desprecio por la constitución y los valores más elementales del pueblo norteamericano y que hasta fueran previstos para cuestionar el mandato de un presidente por su actitud demagoga por medio del impeachment, su popularidad creció, posteriormente despide a quienes, tal vez, guiados por la moral, participaran como testigos en el juicio, sin ser muy cuestionado por ello y no aparecer en la gran prensa.
    Por tanto, es muy probable que su reelección sí ocurra, más por no contar el partido demócrata con un contrincante de buen peso sobre el electorado, que uno de sus pilares, Bernie Sanders, al ser tachado de socialista, no recibe mucho apoyo.
    No obstante, aún falta algo por ver en esta carrera, la suma de los votantes jóvenes puede ser determinante, pero tal como predijera Michel Moore, hay que enfrentarlo y tambien no dudar de su reelección.

  • sachiel dijo:

    ya usted lo dijo: las grandes transnacionales y los tanques pensantes, que en realidad son los que gobiernan en EEUU... pero así pasó tambien en la Alemania de 1939, donde gobernaba tambien el capital en la sombra..

  • juan dijo:

    Recuerdo en las últimas elecciones como muchos daban categoricamente como vencedora a la Clinton y Trump , pese a que perdió el voto popular, se impuso en los comicios. Cualquier cosa es posible en el Norte brutal y revuelto.

  • pachanga dijo:

    buenas tardes , cuando se habla de sentido común en el ser humano , está descartado el señor presidente de estados unidos .sin palabras

  • Julio Elías dijo:

    Aunque la reelección de ese energúmeno aún no puede darse por sentada, esa posibilidad de que ocurra es bien alta, a mi modo de ver. La similitud de lo que está sucediendo actualmente con lo sucedido en la Alemania hitleriana es horrorosa, empleada la palabra con toda intención. Trump representa la cara visible de un régimen gobernado por esos tanques pensantes que responden al gran capital, a los sentimientos de supremacía blanca, al desprecio a las minorías. Obsérvese que en el norteamericano medio, blanco, anglosajón y protestante hay mucho sentimiento de simpatías hacia el energúmeno que ha sabido pulsar los hilos de los “reality show” para agradar al gran público. Los EEUU son una farsa, pero una farsa peligrosa que puede transmutarse en tragedia. Ojalá, no suceda. Saludos Cubadebate.

  • quito dijo:

    Disculpe si lo que digo aqui no es así o es una referencia astracta, pero en la sgte frase (recordé aquel filme famoso de 1940 dirigido y actuado por el afamado cineasta norteamericano Charles Chaplin) que yo sepa o tenga referencia Charles Chaplin no era americano. mis saludo y disculpe si no tengo razon.

    • José Luis Silverio Lara dijo:

      Chaplin nació en Liverpol Inglaterra, la misma ciudad de los Beatles (Leer Historia de mi vida. autobiografia en 2 tomos que describe su vida casi hasta su muerte).

  • dream dijo:

    A ver, decir que Trump es un segundo Hitler me parece un poco exagerado. Con eso no quiero decir que Trump sea un santo ni mucho menos. Está claro que el tipo es un anormal y que hace y dice cosas que son dignas de meterle cuatro galletazos en la cara.
    Es verdad que está en contra del cambio climático, pero ¿y si solamente se fue del acuerdo de Paris para ganar adeptos y las elecciones y realmente no piensa que el cambio climático sea una farsa como él mismo dice? Habría que entrar en su mente…algo imposible…creo yo. A fin de cuentas China es ahora la mayor contaminadora del mundo…y está en el acuerdo de Paris y EEUU externalizó sus fábricas a China dado que sus leyes medioambientales son muy estrictas. Además, la próxima administración puede fácilmente volver al acuerdo de Paris.
    Si como dice el artículo y Sachiel que “las grandes transnacionales y los tanques pensantes, que en realidad son los que gobiernan en EEUU” con lo que estoy totalmente de acuerdo, ¿quién es el Hitler realmente, Trump o las grandes transnacionales y los tanques pensantes?
    Trump es un misógino, un racista y un guerrerista. Aun, e insisto, aun (lo que no quiere decir que lo pueda en algún momento hacer) no he visto que las mujeres en EEUU hayan perdido alguno de sus derechos, no he visto que hayan desbaratado a golpes (por la policía) a ningún negro cuando con Obama no paraban de dar noticias como esa a pesar de que Obama era negro, no he visto que haya atacado militarmente a ningún Estado y sus predecesores estuvieron envueltos en disímiles guerras. Es verdad que le ha hecho la guerra económica a todo el mundo que también es un acto de guerra, no hay dudas en cuanto a eso. Cuadró con Corea del Norte cuando dijo que los iba a desaparecer del mapa (y realmente puede hacerlo independientemente de las armas nucleares que tiene Corea), se han “enfriado” las cosas con Iran aunque mató a Soleimani, no ha atacado militarmente a Venezuela ni a Cuba ni a Nicaragua. No creo que provoque una III guerra mundial pues eso no le conviene a nadie por muy “loco” que esté, a fin de cuentas él cumple órdenes de las grandes transnacionales y los tanques pensantes, ¿no? Con una III guerra mundial se acabó el negocio.
    ¿Tiene alguien alguna propuesta para presidente de EEUU que no sea manipulado por las grandes transnacionales y los tanques pensantes?
    Repito, Trump no es un santo, pero resulta es que ningún político lo es, sea del signo que sea y la historia es testigo de ello.
    Este comentario no es una defensa a Trump ni mucho menos…al menos no es la intención.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también