Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Presentan en Ginebra avances y retos de Cuba en la lucha contra la discriminación racial (+ Videos)

| 11
Zuleica Romay (al centro) presentó en Ginebra su libro "Elogio de la altea". A su derecha, la embajadora de Cuba ante el Consejo de Derechos Humanos, Anayansi Rodríguez. A su izquierda, Rebeca Hernández, de la oficina de prensa de la Cancillería de la Isla. Foto: Cubadebate.

Zuleica Romay (al centro) presentó en el Palacio de las Naciones su libro “Elogio de la altea”. A su derecha, la embajadora cubana ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, Anayansi Rodríguez. A su izquierda, Rebeca Hernández, de la oficina de prensa de la Cancillería de la Isla. Foto: Cubadebate.

Zuleica Romay, escritora y Presidenta del Instituto Cubano del Libro, reconoció en Ginebra los avances de la Revolución en la lucha contra la discriminación racial, aunque “la sociedad cubana debe terminar todavía el trabajo que comenzó en 1959”.

“Cuba ha avanzado más que la mayoría de los países del mundo en este tema, y quería evitar decir esto para no parecer chovinista. Sin embargo, nosotros sabemos que podemos avanzar mucho más”, dijo la intelectual cubana, quien forma parte de la delegación de la Isla ante el Examen Periódico Universal (EPU) en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Zuleica presentó en el Palacio de las Naciones de Ginebra su obra Elogio a la Altea o la paradoja de la racialidad, con los auspicios del Club del Libro en Español y la Representación Permanente de Cuba ante la ONU y los organismos internacionales en la ciudad suiza.

El libro se centra en el tema racial y reflexiona sobre la reproducción de prejuicios raciales que con frecuencia subyacen ocultos en los procesos socioculturales, aunque, señaló, “el análisis sirve para todos los prejuicios que los seres humanos portamos”. Y añadió: “Mi reflexión es sobre las diferencias en general, aunque el tema racial, el de las fisonomías y los colores, es el centro.”

La obra, Premio Extraordinario de Estudios sobre la presencia negra en Las Américas y el Caribe contemporáneo, y Premio Casa de Las Américas 2012, surgió a partir de la preocupación de la autora por los complejos de culpa de la sociedad cubana en relación a la no erradicación de las manifestaciones de prejuicios y discriminación racial que, según su criterio, constituye un problema que además de tener 500 años, posee una base fundamentalmente cultural.

En cuanto al título del libro, la autora reveló que tiene su origen en el sobrenombre que le daban sus compañeros en el Instituto pre-universitario que le llamaban altea (la altea es un dulce revestido de chocolate y con crema blanca por dentro), porque decían que era negra por fuera y blanca por dentro, algo que al principio le daba risa pero luego no tanto y más tarde con el paso del tiempo le permitió darse cuenta que ese apodo cariñoso reflejaba la existencia y la reproducción de un prejuicio social.

Romay hace en su libro un breve recorrido por la historia de Cuba precisando que “al fundirse el abolicionismo y el independentismo durante la etapa colonial, con un claro propósito liberador, las representaciones sociales de lo cubano no requirieron constituirse en torno a un híbrido equilibrador de colores y culturas”.

Finalmente, la ensayista expuso su crítica en torno a la asimilación positiva del mestizaje como vía para combatir el racismo, señalando que, “históricamente, la mixtura de los extremos en la escala de color no ha hecho sino incrementar la percepción de las diferencias”.

Aseguró que el “racismo no tiene color.. Los prejuicios que tienen que ver con el color se ejercen en los dos sentidos”, y concluyó que la esencia de este tipo de problemas es cultural, por lo que la solución está en el ámbito educativo, además de la práctica de políticas públicas que promuevan el respeto a la diferencia.

En Video

La presentación de Zuleica Romay en Ginebra

Ronda de preguntas

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • George dijo:

    Un interesante artículo. Yo siempre he dicho que no quiero “blancos” para sentirse culpable, quiero que actúen con responsabilidad. Cuba es quizás el único país del mundo donde sus “blancos” han hecho, tanto es así que no creo que deberían ser considerados como “blancos”, como los de otros países. Son cubano.

    Parte del problema con la continuación del racismo es la diferencia en los puntos de partida. Cultura africana impregna la isla, pero cuando se trata de la esfera científica, por lo que gran parte de nuestro mundo parece estar basado en las ideas europeas, ya sean de Newton o de Marx. Creo firmemente que el mejor camino a seguir es el de enseñar las lenguas africanas en las escuelas cubanas. Esto incluso podría hacerse a cambio con los países africanos, mediante el intercambio de profesores para profesores.

  • chuhci dijo:

    Insisto ¿no se puede poner o coger los videos en otro lugar?
    NO TENGO ACCESO A YOUTUBE.

  • luis dijo:

    Y dale con lo mismo.

  • Luis Suazo dijo:

    Un saludo; es una pena que en pleno siglo XXI se sigan dando estos duros golpes a la humanidad, es como esclavitud verbal, estoy completamente en desacuerdo. pero que bien el país que desencadeno una gran revolución tenga ese tipo de mentalidades en los suyos, esa no debe ser solo una lucha de ella, no es si no que debe ser una lucha que cada ser debe llevar en su interior y en su ser, no nos cerremos y no dis cri mi ne mos
    por que somos hijos de un mismo padre!!!

  • Dariem dijo:

    A mí me ha pasado algo parecido a lo de esta señora. Soy mulato, graduado de Ciencia de la Computación. Cuando estudiaba a veces oía a mis compañeros hacer chistes racistas, y cuando intervenía para decirles que yo estaba presente ahí, que si no les daba pena, me decían que yo no era negro, que yo era casi blanco, porque para ellos yo era la contradicción del estereotipo del negro: no era deportista ni policía ni constructor, era estudiante de Ciencia de la Computación, algo que echaba por tierra todos sus estereotipos racistas. Por mi parte siempre he considerado a la raza negra como parte de mi herencia y siempre me enojo ante cualquier manifestación de racismo, venga de quien venga, porque incluso en mi familia, que blancos que digamos no son, a veces también escucho comentarios racistas, nunca ofensivos, pero sí discriminatorios en cuanto a la fisionomía de los afrodescendientes.

  • Susana dijo:

    Cómo podemos acceder al libro de Zuleika “Elogio a la Altea o la paradoja de la racialidad”?

  • Ruffini dijo:

    Yo creo q hemos avanzado demasiado.

  • Chaika dijo:

    Bravo por Zuleica!!! Pero reconozco y pienso que todavia queda mucho camino por andar con el tema racial en Cuba, se ha avanzado mucho, no todavia lo que se necesita. Existe muchos prejuicios no solo de los blancos sino tambien de nostros mismos los negros, pues a veces cuando estamos en un escalón que podemos ayudar a uno de los nuestros, no lo hacemos. Y asi son las cosas, pero vamos a seguir pa’ lante.

  • Dr. Crespo dijo:

    Zuleica es también una joven diputada, persona admirable que muestra, a pesar de todo lo que queda por hacer, cuanto ha hecho la Revolución para desarrollarnos a todos por igual, dejando atras siglos de marginación de los desposeidos

  • el ciego dijo:

    todavia tenemos que seguir avanzando,nos falta mucho todavia

  • el chepo dijo:

    tenemos que seguir avanzando

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también