Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Educación  »

Los pioneros del Hanabanilla (+ Video)

| 40 |
Tres embarcaciones, La Estrella, Ismaelillo, y Siguanea, pertenecientes a la base fluvial de transporte, realizan la recogida de los pioneros todos los días. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Tres embarcaciones, La Estrella, Ismaelillo, y Siguanea, pertenecientes a la base fluvial de transporte, recogen a los pioneros todos los días. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La buena amiga Yamile Treto despertó mi curiosidad, unos meses atrás me dijo: “tienes que ir a hacer un trabajo sobre los niños que viajan todos los días en lancha para poder ir a la escuela”. La idea me entusiasmó y comencé a tramar cómo llegar hasta las márgenes del lago Hanabanilla, en la provincia de Villa Clara.

Finalmente, en una de las últimas tardes del curso escolar que recién concluyó, pudimos llegar Jennifer y yo a Manicaragua. Preguntamos por la embarcación y nos dijeron que teníamos que salir a las 5:00 a.m. para poder abordarla en el embarcadero.

Allí supimos que el singular transporte que lleva a una decena de pioneritos hasta el Centro Escolar Mariana Grajales tiene que salir tan temprano, pues el primer niño que debe recoger vive a 13 kilómetros, en Cueva de la Vieja.

En penumbras subimos a “La Estrella”, la pequeña embarcación que pilotea Nelson Dorta, un hombre grande y muy serio, como esos conocedores del mar que vemos en las películas de antaño. Ya en marcha sobre el único lago intramontano del país, una suave brisa anunció la llegada del alba y de un tirón se alumbró el Escambray.

Tras los primeros 40 minutos del viaje por mansas aguas, divisamos en la ribera al primer niño y su mamá. Ambos utilizaron una piedra como espigón y Marlon Roberto subió al barco que transporta los sueños y aspiraciones de los pequeños de aquella intrincada zona montañosa, dividida en dos por la presa Hanabanilla.

Hace más de 50 años que los alumnos residentes en las cooperativas Tomás Niebla y Reynaldo Richie tienen su propia “nave” para trasladarse hasta su escuelita —nos comentan—, si no tendrían que andar durante horas o sus padres se verían obligados a abandonar las montañas con tal de no perjudicar el futuro de sus hijos.

Llegamos a otro atracadero y un avispado pequeñín escaló ágilmente a “La Estrella” sin permitir que Osmel Turiño, el administrador de la Base de Transporte Fluvial del Hanabanilla, pusiera la improvisada escalera que hace más fácil el abordaje.

Marlon Roberto subió con su amplia sonrisa y se quedó quieto justo al lado de nosotros, nos examinó de arriba abajo durante unos segundos y corrió a saludar al patrón. Marlon tiene 10 años, cursa el 4to grado y hoy tiene prueba de Matemáticas. No se ve nervioso ni apenado, por el contrario, accedió plácidamente a conversar. Cuenta que salió bien en “Español” y que hoy también vencerá su “batalla” con las ciencias.

Anda la nave con destreza, como si estuviera en tierra firme o en casa, hace cinco años que hace este trayecto dos veces al día, de lunes a viernes, todas las semanas del curso escolar. El pequeño conversa con nosotros, pero no está entretenido, le informa al patrón que la niña que debería recoger en la próxima parada no estará, porque durmió en el pueblo, en casa de su abuela.

Nelson Dorta continúa navegando hacia un extremo del Hotel Hanabanilla, donde recogeremos a los tripulantes que faltan. Marlon no para de hablar mientras ajusta los cordones de sus zapatos, mira el reloj, comenta las aventuras del día anterior e intenta convencernos de que es un experto pescador. Definitivamente, salió de casa listo para enfrentarse a los números del saber.

Fue Marlon el primero en divisar al resto de sus compañeros, que ya descendían una ladera para llegar a otro improvisado embarcadero, colaboró en el masivo abordaje y se sentó demasiado quieto junto a los demás.

Media hora después termina el viaje. Los pioneros descienden del barco ágilmente, suben trillos y llegan a la cafetería, una parada obligatoria para comprar la merienda y llegar al colegio con la mochila muy bien habilitada. Caminamos unos metros y la escuela surge imponente, el Centro Escolar Mariana Grajales lleva muy bien su nombre, reflexiono.

Durante unos minutos, el bullicio escolar reinó en la pequeña plaza donde todos se saludaron antes de formar una fila, organizados según el grado escolar que cursan. Una vez alineados, saludaron la bandera y otra vez se escuchó en el Escambray: Al combate corred bayameses…

“La Estrella” llegó puntual y los pioneros del Hanabanilla tuvieron otro día de clases.

Justo al amanecer se necesita recorrer 13 km por las aguas de la presa Hanabanilla, para llegar a casa del niño Marlon Roberto, y trasladarlo a su escuela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Justo al amanecer iniciamos viaje, recorrimos 13 km por las aguas de la presa Hanabanilla, para llegar a casa del niño Marlon Roberto. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El pionero Marlos Roberto, junto a su mama Yeni, esperan el acercamiento de la lancha que lo llevara a la escuela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El pionero Marlon Roberto, junto a su mama Yeni. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Yeni, despide a su hijo Marlon en compañia de su mascota. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Yeni despide a Marlon junto a la mascota. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Marlon Roberto cursa el 4to grado en la Escuela Mariana Grajales de la Comunidad Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Marlon Roberto cursa el 4to grado en la Escuela Mariana Grajales, comunidad Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El Patron del barco Nelson Dorta, lleva laborando 23 años en las aguas del Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El patrón del barco Nelson Dorta lleva 23 años navegando por las aguas del Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Alrededor de 10 niños son recogidos todos los días y trasladados en lancha a su escuela en las mañanas y de regreso a sus casas en las tardes, durante todo el curso escolar, labor que realizan los compañeros de Base Fluvial de Transporte del Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Alrededor de diez niños son recogidos cada mañana y trasladados en lancha a su escuela, en la tarde los llevan nuevamente de regreso a sus casas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Osmel Turiño, administrador de la Base muchas veces ayuda al traslado de los pioneros, si no que también al de las cosechas de los campesinos y traslados de su ganado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Osmel Turiño, administrador de la Base de Transporte Fluvial del Hanabanilla no solo colabora en el traslado de los pioneros, también en la transportación de las cosechas y el ganado de los campesinos de la zona. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Marlon Roberto y sus compañeros de clase disfrutando del viaje en la lancha. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Marlon Roberto y sus compañeros de clase disfrutando del viaje en la lancha. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Alrededor de 10 niños son recogidos todos los días y trasladados en lancha a su escuela en las mañanas y de regreso a sus casas en las tardes, durante todo el curso escolar, labor que realizan los compañeros de Base Fluvial de Transporte del Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

“La Estrella”, la pequeña embarcación que pilotea Nelson Dorta. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La llegada ala comunidad Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La llegada a la comunidad Hanabanilla. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Entre risas y cuentos se sube la cuesta para llegar a la escuelita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Entre risas y cuentos se sube la cuesta para llegar a la escuelita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Camino a clases. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Camino a clases. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La anécdota del día y la sabiduría infantil se dejan escuchar antes de entrar a clases. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La anécdota del día y la sabiduría infantil se dejan escuchar antes de entrar a clases. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Un alto en la cafetería de la comunidad donde algunos completan su merienda. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Un alto en la cafetería de la comunidad donde algunos “llenan la mochila”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Izaje de la bandera y el himno de la patria antes de entrar al aula. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Izan la bandera y cantan el Himno de la Patria antes de entrar al aula. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

En video, el recorrido de los pioneros del Hanabanilla

Se han publicado 40 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dornes dijo:

    Lo más importante se cumple, que no quede en ningún rincón del país ninguna persona sin derecho o acceso a la educación.

  • Javier Nd dijo:

    Eso es mi cubita bella donde se cuidan de verdad a los niños

  • HDSalazar dijo:

    Eso solo es posible en un país donde lo mas importante es el bienestar de los niños, pq ellos son la esperanza del mundo. Vivan las conquistas logradas por la revolución cubana q es ejemplo para todo el mundo.

    • Arturo dijo:

      Pues en la AMAZONIA es excatmente igual.

      • Ismael dijo:

        No se que parte de la extensa selva Ud conociò, pero cumplì misiòn en Puerto Ayacucho, capital del Estado de Amazonas en Venezuela, convivì en Maniapare, Autana, Alto Orinoco, Esmeralda e Isla Ratòn, atendimos enfermos de comunidades aborìgenes que se preservan como los “Yanomamis” que no saben lo que es una escuela, alfabetizamos barrios enteros por el mètodo “Yo si puedo”, a todos nosotros la vida nos legò una enorme enseñanza,guardo recuerdos y fotos reveladoras , en lanchas con motores fuera de borda navegabamos horas para visitar un enfermo, son parajes inhóspitos, algunos de sus pobladores conservan hàbitos precolombinos, lamentablemente no corren la suerte de los pequeños de La Hanabanilla.

  • yopi dijo:

    Soy de Stgo, pero he estado en el hotel hanabanilla y recorrí la presa… bello paisaje. Aunque se puso kafkiana la cosa cuando vimos un pescador que trasladaba una vaca en un botecito a motor. Como no la podía subir al bote la llevaba en el agua, amarrada por los cuernos y la cabeza. Puro surrealismo.

  • florecita dijo:

    Bonito trabajo el de la periodista, y me gustaron mucho la primera y la segunda foto, he hecho muchas en Hanabanilla, claro no con una camara como la de Ismael, pero es un lugar muy apropiado para fotos bellas, saludos

  • REDISAN dijo:

    Hermosa historia, gracias Jennifer e Ismael Francisco por hacernos conocer cosas tan lindas como esa….Eso demuestra una vez más los esfuerzos que hace la revolución por garantizar la educación a todos los niños cubanos, en cualquier rincon de Cuba que vivan.

  • Randy dijo:

    Sin duda una experiencia inolvidable para los periodistas, a veces vivimos un poco aislados las personas de la capital de lo que sucede y de los esfuerzos que deben hacer aquellos estudiantes que viven en zonas intricadas como esta. Mis felicitaciones por tan buen articulo, demostrando una vez mas que si algo nos caracteriza a los cubanos es la solidaridad.

  • DL7 dijo:

    Otra cosa mas de la cual enorgullecernos, bendito sea FIDEL por siempre.

  • Conrado dijo:

    …yo trabajé 4 años en esas montañas, daba clases de geografía en la secundaria de Jibacoa y tuve alumnos del Hanabanilla, de Pico Tuerto, de Guanayara y Manantiales., de La Lima… es una obra de infinito amor lo que nuestra Revolución hace por todos… no lo olvidemos nunca y mucho menos lo DESCUIDEMOS… saludos.

  • Rafael dijo:

    Un gran reportaje. Sin dudas hay nubes en nuestro cielo, pero nuestro sol es inmenso. Orgulloso de ser cubano, al ver cosas como estas. Igual ocurre cuando se va a la Sierra Maestra. Viva Cuba!

  • Maitel dijo:

    gracias, muy lindo!

  • juan castro dijo:

    Alguien dijo: ”Donde quiera que haya un niño ahí habrá un maestro”
    ”Viva la revolución Cubana, sus hombres y mujeres revolucionarios”

    Soy maestro Mexicano, jubilado desde hace 25 años y recuerdo con este artículo las mil peripecias para llegar a lo más intrínseco de la sierra de Chihuahua, México donde impartí mis clases.

    Saludos

  • AVL dijo:

    Me he emocionado con este articulo,de verdad a veces no sabemos lo que tenemos ,nuestra revolucion es grande,gracias Fidel.

  • Osmani Estrada Acosta dijo:

    Hace aproximadamente 15 dias estuve en un taller nacional en el hotel hanabanilla,varios compañeros del grupo de correos de cuba pudimos disfrutar no solo del magnifico paisaje, tambien de las bondades de nuestra Revolucion con su pueblo y en especial con sus niños,alli supimos de como todos los dias se destina una embarcacion para transportarlos hacia su escuela,los niños siempre han sido lo mas apreciado por la REVOLUCION

  • Juan Martinez dijo:

    Algo que no vi en las fotos es flotadores o chalecos salvavidas para esos niños, los niños son la esperanza del mundo, hay que cuidarlos

    • mrf dijo:

      Muy interesante el artículo y hermosas fotos, pero algo que me ha preocupado también, como al lector Juan Martínez, es que no hemos visto chalecos salvavidas, algo imprescindible en las normas de seguridad para la transportación de pasajeros por vías acuáticas. ¿La embarcación lleva salvavidas para los menores?

  • odalys dijo:

    He estado en ese lugar, es verdaderamente hermoso, por su paisaje y por sus gentes , el cuidado de sus infantes son el reflejo de los esfuerzos de la revolución para que la educación llegue a todos, Gracias Fidel.

  • niurka padron almaguer dijo:

    Buen dia:
    Hermoso reportaje y de una carga muy sensible, ni imaginamos todos los trabajos que puedan pasar los niños de la montaña y de otros lugares mas intrincados y sin perder la sonrisa, un abrazo a todos.

  • Daily dijo:

    Q lindo artículo, gracias Ismael y Yennifer por mostrarnos lo grande que es nuestra Cuba!!!!

  • Randy Perdomo García dijo:

    Gracias por este articulo….proque realidades tan hermosas y bellas como estas..tan ausentes de otros medios de más alcance en nuestro país..historias como estas,deben de ser contadas y conocidadas..gracias y felicidades al equipo de cubadebate por estos oxígenos…

  • juan carlos dijo:

    ESTAS SON LAS FOTOS Q DEBIA VER EL SR PRESIDENTE DE LOS EEUU, Q TANTO HABLA DE DERECHOS HUMANOS

Se han publicado 40 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jennifer Romero Andreu

Jennifer Romero Andreu

Estudiante de fotografía.

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también