Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Silvio Rodríguez en Pogolotti: Contratiempo

| 7

Invitados: Frank Fernández, Niurka González,Trovarroco, Oliver Valdés y Víctor Casaus

Pogolotti, 25 de febrero de 2011. El reloj no da tregua a María Victoria. La sigue a todas partes, constate, implacable. Como una presencia inevitable, está siempre con ella; marcando horarios, dictando con precisión el momento concebido para cada actividad en el día. Así lo hace toda mañana, bien temprano, cuando ella se levanta a buscar agua para el aseo y el desayuno de sus nietos, que se van a la escuela; lo mismo al mediodía, cuando cocina, o en la tarde, cuando es la hora de barrer, o de limpiar, o de coser…, cuando es ya tiempo de dejar la comida lista antes irse a trabajar en la Plaza de Marianao. Igual la acompañó hace un tiempo en cada reunión a la que debía asistir cuando trabajaba como cuadro de la CTC.

El reloj marca el ritmo de su vida; cada hora la llama, le avisa que ha llegado el momento para una labor, apela constantemente al concurso de su esfuerzo, y ella da todo. Da tanto que termina sin tener horas desocupadas, tiempo libre que le llaman, y la idea de tenerlo le resulta tan ajena, que no podría decir siquiera en qué lo emplearía.

Pero no hoy, hoy era distinto, hoy María Victoria sí sabía qué hacer: iría a un concierto, haría todo de prisa para ir a ver a Silvio Rodríguez, ahí mismo, a unas cuadras de su casa, en La Isla del Polvo. Estaría además Frank Fernández, celebrando los cien años del barrio obrero, tocando, sí, Mozart en Pogolotti; estarían también los demás invitados, y sonarían canciones nuevas, y otras viejas tan queridas como si acabaran de nacer. Piano, flauta, guitarra, regalarían melodías de cerca y de lejos. Y la gente haría coros, y estaría entusiasmada, feliz.

Pero Silvio canta la última canción, la del cierre; se oye el aplauso más efusivo, el más largo, y María Victoria no está allí. La calle va quedando en silencio. El reloj la derrota: no terminó temprano, no llegó a tiempo.

 Familia. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Familia. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Remiendo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Remiendo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Tiempo de quitar lo sucio. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Regalo por regalo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Regalo por regalo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Músico y música siendo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Músico y música siendo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Silvio "de cerca y de verdad", diría alguien del público. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Silvio "de cerca, de verdad", diría alguien del público. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Celebración. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Para "el barrio obrero" en sus centenario. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Tardanza. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Tardanza. Foto: Alejandro Ramírez Anderson

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • lucía dijo:

    qué bonito! pero quién le asigna esos títulos a las imágenes?

  • Bárbara dijo:

    Esto solamente sucede en Cuba!!!
    El que quiera ver…el que no, se le fue el tren!!!
    Viva Cuba!!!

  • kaloian dijo:

    Muy buenas Ale y la colega que ha escrito el texto!! es un concierto completamente diferente el de esta hitoria…Es Silvio y Cuba toda…abrazos.

  • Yoly dijo:

    Solo los artistas cubanos son capaces de hacer conciertos en honor y amor a su pueblo.

  • Indiana Jones dijo:

    Mozart escribio su música para todos, por eso aún es un clásico, no para los habitantes de Pogolotti o los de Miramar…..

  • Nidia dijo:

    Qué lindo eso de Silvio “de cerca, de verdad”! La historia obliga a volver a ella después de las imágenes.
    Saludos a Cuba

  • alex dijo:

    lucía, si te fijas, el nombre de la autora aparece al principio y al final,,, un poquito de ojo basta,

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también