Miramar

Noticias, Cultura  »

| 82
Foto: Kaloian

Daniel Margolles ha reparado el reloj que es el símbolo del municipio habanero Playa. La historia de cómo lo hizo es la de un hombre que no se rindió ante ninguna de las adversidades que lo esperaban por el camino: los permisos para acceder a la torre, las piezas que tendría que reconstruir, el misterio de los fabricantes que lo diseñaron hace casi un siglo. Vea en Cubadebate paso a paso cómo fue desarmada y rearmada esta maravilla que, por supuesto, ya da la hora y alegra con sus campanadas la avenida más hermosa de la capital cubana.

Noticias, Cultura  »

| 1
Pintura. Foto: Daniel Margolles.

Pintadas las piezas y terminada la reparación de todas las partes, Daniel probó el funcionamiento del reloj antes de ensamblarlo completo, salvo las transmisiones de la sonería. Dejó que el reloj funcionara fuera de su nicho original en la torre de Quinta Avenida por más de 72 horas, sin parar.

Noticias, Cultura  »

| +
Foto: Daniel Margolles

Desmontada y clasificada cada pieza, Daniel limpió la grasa acumulada por décadas a golpe de petróleo, gasolina, espátulas y cepillos hasta dejarlas en el puro metal. Por supuesto, las ruedas y los piñones "al natural" habían perdido algunos dientes y otras, sencillamente no daban para más.

Noticias, Cultura  »

| 1
Desarmado. Foto: Daniel Margolles

Este fue un momento de particular tensión. No era posible trasladar por la angosta escalera la maquinaria del reloj, ubicada en un segundo piso, con el reto adicional de que debido al deterioro de muchas piezas, podían dañarse partes esenciales del mecanismo. "Primero quité las pesas, recogí los cables y anoté cada elemento que iba desmontando", dice Daniel. Algunas piezas del movimiento o la sonería se parecen, pero no son iguales.

Noticias, Cultura  »

| 2
Estado en que se encontraba uno de los martillos. Foto: Daniel Margolles

El 9 de febrero de 2011 Daniel encontró casi en ruinas algunas piezas del reloj. Como trabajo preliminar, fotografió en detalle toda la instalación en el estado en que se encontraba, lo que le permitía también tener un mapa exacto de la posición de cada pieza. Buscó información el máximo de detalles sobre la instalación, constructor, la procedencia, el año de construcción, y todo lo que pudiera ayudarle a desentrañar el mecanismo de la máquina, un misterio desafiante.

Noticias, Cultura  »

| 2
reloj-5ta-avenida_final_daniel-margolles_1

El reloj regresa otra vez a su torre, y asciende al piso de la máquina por la estrecha escalera de 12 metros de altura. Daniel recorre el mismo camino del desmontaje pero a la inversa: coloca los martillos de la campanas, los cables y las pesas, la transmisión de horas y ajusta el sistema de rodaje. Comienza a oscilar el péndulo. Y cada 15 minutos, las campanadas.

Destacadas