Armando Valladares

Especiales  »

| 5
Armando Valladares: "Desde mi silla de ruedas". El libro farsesco del falso paralítico

En su intento de exprimir hasta la última gota de zumo propagandista a la muerte de Orlando Zapata, la internacional anti Cuba hizo publicar el 1 de marzo en el diario español El Mundo, en su sección Tribuna, un artículo de opinión firmado por Armando Valladares, ex disidente desaparecido de las primeras planas de la prensa europea desde hacía ya algunos decenios.

Opinión  »

| 3
Lillian Lechuga

No hay dudas de que la mafia anticubana de Miami sigue actuando con total impunidad. El asesino Posada Carriles exhibe cuadros e galerías y pasea orondo; un acémila con una aplanadora aplasta los discos de Juanes o cualquier otro indicio de acercamiento a la Isla que moleste a su visceral odio hacia la Revolución. Los legisladores cubanoamericanos anticubanos de la Florida hacen lobby frenéticamente.

Especiales  »

| 3
Pedro Carmona, durante el golpe de abril de 2002.

Radio Globo informó la presencia en Tegucigalpa del golpista venezolano Robert Carmona, vicepresidente de la Fundación Arcadia. Radio Globo confirmó además que Robert Carmona, socio de Pedro Carmona (en la fotografía) se reunió con miembros del régimen golpista en el Congreso Nacional. Robert Carmona se registró en el hotel Plaza Libertador, de la capital, con la falsa identidad de Armando Valladares, otro personaje célebre de la ultraderecha latinoamericana.

Opinión  »

| +
Jean-Guy Allard

No hay duda que los dueños del Empire State Building, el rascacielo neoyorquino que se convirtió en símbolo de la metrópoli norteamericana, se asustaran cuando se les informará que uno de sus inquilinos acaba de ser denunciado por haber financiado un complot terrorista para eliminar un Jefe de Estado.

Opinión  »

| +
Antonio Peredo Leigue

En Santa Cruz, este 4 de mayo, ofició como observador a nombre de la poco prestigiada Human Rights Foundation, el cubano contrarrevolucionario Armando Valladares. Informante de la policía batistiana, luego se dedicó al sabotaje hasta su detención. En prisión fingió estar lisiado y, la CIA que lo tenía en su planilla, lo promocionó como poeta. El único libro que “escribió” se titula “Desde mi silla de ruedas”.