Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Empleo en Ciego de Ávila: El que busca, ¿siempre encuentra?

| 6 |

Foto: Pastor Batista/ Invasor.

Sobre todo a los que nunca han trabajado o tienen, por decirlo de alguna manera, un “contrato en el aire”, proveniente de las relaciones informales, hecho de forma verbal y sin licencia, esta frase del viceprimer ministro cubano, Alejandro Gil, pudo provocarles un nudo en la garganta: “va a ser difícil vivir sin trabajar”.

Después de aguzar los oídos ante las cuentas que supone el “día cero” y, en lo adelante, para la economía familiar, no pocos avileños, guarecidos bajo esa enorme sombrilla de gratuidades (indebidas) y subsidios (excesivos), se preocuparon por conseguir empleo.

“Chequeamos el número de personas que acuden en busca de empleo a las direcciones municipales de Trabajo y Seguridad Social (DMTSS), fundamentalmente las desvinculadas. Es necesario saber que las plazas vacantes son una fotografía del momento.

“Al cierre de octubre se registraron 3 034 desvinculados ubicados y, casi al concluir noviembre, la cifra ascendía a 3 718; es decir, 684 avileños acudieron a nosotros y encontraron en qué emplearse”, explica Marta Isabel Domínguez Allen, subdirectora de Empleo en la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social.

La transformación de los ingresos, a través de una reforma integral de salarios -mínimo 2 100 y máximo 9 510 CUP-, representa una “provocación” y refuerza el papel de esa mensualidad en el respaldo del consumo del trabajador y su familia. Se sabe que los núcleos familiares en el país están compuestos por un promedio de casi tres personas, de las cuales alrededor de dos tienen vínculo laboral.

Lo que debe saber sobre los nuevos salarios, tributos, pensiones y prestaciones de la seguridad social.

En resumidas cuentas

“Conseguir empleo, en Ciego de Ávila, no es difícil”, según Domínguez Allen. Sin embargo, se habla de “sectores priorizados”, que pasan por el filtro del gusto popular, en un país que ha dado títulos a millones de sus hijos y manejado con dificultades sus recursos laborales. Las remesas, el quehacer informal, el igualitarismo insostenible, la emigración…, atentan contra la reinserción y optimización en el uso de esa fuerza calificada.

Cuba en Datos: ¿Trabajar yo? Sí, tú...

No obstante, Bianexis Flores Cervantes, subdirectora de Empleo en el municipio cabecera, adelantaba a Invasor que no se trata solo de la calidad de las ofertas, que no siempre satisfacen las expectativas de los interesados -por los salarios o los requisitos de calificación exigidos-, sino de que existen empresas y organismos que no radican las plazas vacantes como corresponde y, en otras ocasiones, no aceptan a los muchachos que con años de antelación demandaron.

“Hay ciudadanos que acuden a las DMTSS y lo que allí se les sugiere no es lo que buscan. Tuvimos una temporada en la que, por ejemplo, se priorizaron el hospital, por déficit de fuerza de trabajo para la limpieza, los puestos de seguridad y protección, de operarios de la lucha antivectorial; pero hay otras responsabilidades con sus requisitos, aspecto que se debe tener bien claro”, precisa Domínguez Allen, mientras abre los PDF y las tablas.

La realidad de la provincia no es desfavorable. “Al cierre de 2019, en el balance de los recursos laborales, Ciego de Ávila tenía 186 420 personas económicamente activas y ocupadas en la economía 185 558, por lo que la diferencia, 862, evidenció una tasa de desocupación de 0.5, por debajo de la media del país”.

De cara a la Tarea Ordenamiento, con arranque el primero de enero próximo, “se han buscado, tanto en el sector estatal (empresas y unidades presupuestadas) como no estatal (Cooperativas de Producción Agropecuaria, Unidades Básicas de Producción Cooperativa y Cooperativas de Créditos y Servicios, tierras ociosas, el trabajo por cuenta propia, cooperativas no agropecuarias…), aquellas oportunidades de ubicación laboral, pues el aumento salarial y los gastos a efectuar en la casa conllevan a que los avileños acudan a nuestras DMTSS en busca de trabajo”.

En tal sentido, la subdirectora de Empleo en la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social insiste en que “el territorio es netamente agrícola, un sector también beneficiado, por lo que quizás las personas se estimulen más”.

Lo cierto es que, si decidiera dejar de ser periodista, esa decisión personal me arrojaría primero contra lo que es prioridad a cubrir o, de lo contrario, salgo a buscar por ahí qué hacer, acorde con mi calificación, tarea difícil.

Al cierre de noviembre se contaba con 5 624 plazas vacantes en el sector estatal. En este caso, Domínguez Allen aclara que el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), por su altísimo interés para la nación, orientó —y vuelve la palabra que casi obliga— priorizar aquellos empleos provenientes de entidades de los ministerios de la Construcción y la Agricultura, y el Grupo Azucarero AZCUBA.

En el sector no estatal se contabilizaban 1 956 plazas vacantes en Cooperativas de Producción Agropecuaria, Unidades Básicas de Producción Cooperativa y Cooperativas de Crédito y Servicios, trabajo por cuenta propia, con campesinos particulares”.

Con solo escuchar a jóvenes en una esquina se sabe que la guataca o sumarse a la producción de alimentos, necesidad de primer orden en Cuba, es hoy opción no contemplada en sus proyectos de vida, lo que, lamentablemente, mella en los de un país. “Quieren ‛meterte por los ojos’ esos trabajos”, comentan desvinculados.

A varios de los que conozco “les va bien” por las calles vendiendo productos, en la cocina de un negocio privado o en el bienestar de su casa revendiendo, puertas adentro, mercancías traídas desde el exterior u obtenidas de manera ilegal dentro del país. Sin embargo, la pandemia misma les ha demostrado las garantías de lo formal.

Frases como “no vayas ahí, lo que ofrecen no sirve”, estigmatizan las gestiones de las DMTSS, simplemente porque falta la satisfacción, no la posibilidad. En esa disyuntiva está Milvia Ulloa Gómez, vecina de Calle 3, entre Pasaje y Línea, número 219, en la ciudad cabecera, quien reproduce la etiqueta y piensa “como el hombre del gato”, un cuento muy popular. Quizás prefiera el andar buscando, de puerta en puerta, de boca en boca, de referencia en referencia, que también demuestra su valía, imposible negarlo.

Y, en Ciego de Ávila, el escenario se complejiza. Más allá de que las fuentes de empleo existentes resulten ajenas para los jóvenes arribantes al mundo laboral, el territorio está lejos del impacto de cierta explosión demográfica (que amerita políticas de levante como esta que se inicia). Aquí, al concluir el año 2019, las personas mayores de 60 años representaban el 19,5 por ciento del total.

Incluso, se recontratan jubilados en varios sectores, si bien ellos, al decir de Domínguez Allen, “son trabajadores como cualquier otro y llevan el mismo tratamiento. Para cerrarles el contrato debe ser porque tenga fecha de término; si es un contrato indeterminado, no se toca”. O sea, la permanencia en el puesto pasa por su idoneidad demostrada, por encima de que muchos repitan esa errónea idea de que “no quitan a los viejos para darle paso a los jóvenes”.

¿Distorsiones?

Jóvenes apoyan labores agrícolas en Ciego de Ávila. Foto: Alejandro García Sánchez/ Invasor.

A través de la red social Facebook, Dailen Venegas comenta: “¿qué van a hacer con las personas que, como yo, no trabajan? ¿Nos darán trabajo? Porque si no, de qué viviremos. Ya deberían haber comenzado a ubicarnos en algún trabajo. Vivo sola con mis dos hijas y no estudié, ¿en qué podría comenzar?” Obviamente, existen lagunas sobre cómo buscar empleo, quizás porque al procedimiento se le han sumado distorsiones.

Marta Isabel Domínguez Allen, conocedora de estos fenómenos, expone que “los interesados en trabajar deben dirigirse a las DMTSS y allí, específicamente, a la subdirección de Empleo, con la persona que atiende el buró de orientación laboral.

“Ahí se recogen las plazas vacantes de las entidades del territorio que, previamente, acudieron a radicarlas. Tras la presentación y revisión de ese registro, se les da el empleo, con un anexo dos, documento oficial que se presenta en el centro laboral asignado. Pueden hacerse las ofertas que sean posibles.”

¿Es tendencia radicarlas en las DMTSS?, pregunto, aunque esperaba el “sí” de Domínguez Allen. Sin embargo, se ha dado el caso de que las entidades pueden hacerlo y no lo hacen; como indica Bianexis Flores Cervantes, subdirectora de Empleo en el municipio cabecera, gestionan ellas mismas sus recursos humanos o ponen sus necesidades a disposición de los responsables de solucionarlas y cuando va a la entidad el trabajador enviado por la DMTSS ya está la plaza ocupada…

El Artículo 21 de la Ley No.116, Código de Trabajo, indica que “el empleador contrata directamente a los trabajadores, en correspondencia con las necesidades de la producción y los servicios. Cuando resulte necesario cubrir una plaza, efectúa convocatoria. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social puede asignar para su contratación a determinadas personas por interés estatal o social, en correspondencia con las necesidades de las entidades”.

Los procedimientos para el cumplimiento de lo establecido en este artículo se regulan en el Reglamento del Código, en su sección segunda “Asignación por interés estatal”. El MTSS y, cuando corresponda, las direcciones de Trabajo, pueden asignar a las entidades para su empleo a: a) Licenciados del Servicio Militar Activo; b) personas que cumplen sanción o medida de seguridad en libertad; c) personas con discapacidad y egresados de la educación especial; y d) otras personas que lo requieran.

Para eso, las entidades presentan a las direcciones de Trabajo municipales la información de las plazas vacantes que han determinado cubrir con personal ajeno a la entidad.

También el Reglamento, en su Artículo 5, señala que “las propuestas a las personas a que se hace referencia en el artículo anterior, se realizan por los funcionarios de las direcciones de Trabajo designados al efecto, teniendo en cuenta las necesidades existentes, tanto en el sector estatal como en el no estatal, lo que no excluye la obligación de los interesados a gestionar su ubicación”.

Al respecto, Domínguez Allen aclaró que “una plaza otorgada por las DMTSS no puede estar ocupada cuando el sujeto empleado vaya a la entidad con el anexo dos. Una vez que se radica la plaza vacante, es nuestra. Si ocurre así, se va a la entidad y se revisa, incluso se cierra ese otro contrato, por prestigio de las DMTSS. Recordemos, además, que hay puestos por designación, que no se radican”. Debe velarse por la institucionalidad del MTSS y porque se haga cumplir lo establecido en el Código de Trabajo.

“Lo que sí puede suceder es que el empleador busque a la persona, pues su demanda de fuerza de trabajo hace más de un mes que fue radicada y no acuden interesados en asumirla, pero tiene que informar que ya la cubrió por su cuenta”, agregó.

La subdirectora de Empleo en la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social se refirió a las plazas congeladas que no se cubren en este momento, que deben sumarse el próximo año a ese universo laboral. Ella, consciente de que “hasta el que nunca ha trabajado va a pedir ayuda”, reconoció que hay que transformar la imagen que los ciudadanos tienen de las DMTSS, así como la de las entidades empleadoras, que nutren el accionar del ministerio.

Pese a los esfuerzos por revertir la situación, el territorio está marcado por condiciones que no propician la creación de empleos en las magnitudes y preferencias necesarias. Eso sí, las fronteras entre desempleo y desocupación, en Ciego de Ávila, están bastante claras. Esto es natural, porque en el modelo político cubano el trabajo es un derecho constitucional y un deber moral.

(Tomado de Invasor)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Noel Montes de Oca dijo:

    A mi me queda claro. El que de verdad quiera trabajar ofertas hay. Ah, puede que no sean de su gusto, o no tenga las condiciones físicas o de salud o la calificación, etc para ocupar algunas de ellas.

    • Maricela D.G dijo:

      Por favor dime dónde estás las ofertas , para irme ahora mismo para allí, si es q existen ofertassss.

  • Ángel medero dijo:

    Estoy de acuerdo con todas esas medidas del ministerio de trabajo pero por ejemplo en mi caso yo trabajo con el estado ,mi nucleo familiar es de 5 personas osea mi esposa y 3 niños ella no puede trabajar ya que es cuenta propista y en varias ocasiones a solicitado el círculo y el ceminternado nunca le a llegado ,por favor a quien pueda interesar necesito respuesta

  • Eddy Ag(oro) dijo:

    Veo como -con bastante celeridad- han repodido en Cubadebate un comentario sobre la retirada de una tienda de unas botellas de Habana Club y me molesta que escribí incluso al correo que pone en su página MTSS con una inquietud y no me contestaron. este es un proceder bastante frecuente en entidades cubanas a todos los niveles, o no te atienden o te atienden mal, ya sea por vía electrónica, correo postal o por teléfono.
    En el municipio Campechuela se está hablando de reducción de plantilla a partir de enero por eso las plazas que hay las tienen congeladas, eso lo dicen los jefes de personal. y yo que necesito trabajar porque estoy cumpliendo una sanción, pero que tengo 27 años laborados ahoar estoy ""en el aire"".
    Y entonces lo que dijo en el programa Somos Cuba el Viceprimer Ministro del MININT, ahora Ministro y lo que dijo el Presidente de la República y lo que dice la Constitución es ahora mismo polvo en el viento. ¿Qué hago entonces?

  • Maricela D.Garcia dijo:

    Esto de trabajar está en dependencia del municipio y provincia, yo soy profesora de informática hecha con un programa de la Revolución, trabaje 3s años pero por problemas de enfermedad de mi madre tuve q retirarme , y ahora fui a pedir reincorporarme y no existen plazas,fui al ministerio de trabajo no hay nada , estoy en contacto con la trabajadora social no hay nada y entonces, soy de Granma ,municipio Manzanillo.

  • Maricela D.Garcia dijo:

    Esto de trabajar está en dependencia del municipio y provincia, yo soy profesora de informática hecha con un programa de la Revolución, trabaje 3s años pero por problemas de enfermedad de mi madre tuve q retirarme , y ahora fui a pedir reincorporarme y no existen plazas,fui al ministerio de trabajo no hay nada , estoy en contacto con la trabajadora social no hay nada y entonces, soy de Granma ,municipio Manzanillo. Y aclaro soy joven con deseos de trabajar y necesidad de trabajar y no existen las ofertas cuales sean para trabajar por la menos en este municipio, aclaro bien.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también