Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Diario desde La Covadonga: Contar la historia (IV)

| 17 |

Al final de la sala se oye, como en eco, la voz de Francisco Durán en el parte diario de las nueve de la mañana. “No ha descansado”, repara la doctora Lissette, residente en Geriatría, mientras desayunamos. Si somos justos, ella tampoco ha tenido tiempo para el sosiego. Corre julio y esta es su cuarta rotación en La Covadonga desde que empezó la odisea. Cuatro veces poniéndole la cara al bicho y haciéndolo quedar en ridículo. Lissette cumplió veinticinco años en cuarentena y hoy vuelve, estetoscopio al cuello, a caminar el pasillo de la sala Echeverría.

“Socio, ¿cuántos casos hubo hoy?”, me pregunta uno de los pacientes cuando repartimos el desayuno. Le digo que no sé, que no he podido ver las noticias, y me avergüenzo por ello. Si estuviera en casa lo supiera apenas me levantara de la cama, pues abuela ha hecho, de anotar en una libreta los positivos del día, una religión. Apunta hasta los municipios de donde son los casos: un nivel de detalle como el que solo ella enarbola a sus sesenta y ocho años. Está preocupada, como el hombre que me pide el parte, mientras espera el resultado de su prueba. Incertidumbre.

Los doctores César y Lissette, y los médicos en potencia, Jorgito y Pupo, siguen pinchando en la mesa de evoluciones. “¿Cómo tendrán la letra?”, me pregunto. Paso con el carrito de la comida y se ríen. Uno aprende a ver la alegría en los ojos. Si resumiéramos a los cuatro en una palabra sería “bondad”. Hay gente buena en la primera línea de combate.

La doctora Lissette Limias. Foto: Lissette Limias

Más tarde, mientras hacemos una suerte de tertulia en el portal, Jorgito cuenta que se le aguaron los ojos con el primer aplauso a las nueve de la noche en su cuadra. Lo dice y se sonroja. Por su parte, Pupo sostiene hasta la muerte que el momento más importante de su vida fue cuando le llamaron “doctor”. Palabra chiquita para tanto arrojo, pienso. “Ese día tú caminas hasta hinchado”, comenta y recuerda cuando él pasó por Medicina Interna y un paciente entró en paro: “Fue la primera vez que vi morir a una persona que yo había atendido”. Silencio.

En la noche, Alejandro se me acerca: “Asere, una paciente vomitó. ¿Tú crees que puedas limpiarlo?, es que nosotros estamos fregando todavía”. “Ponte los guantes”, añade Rita. Fue la última limpieza en la “Echeverría”. Luego nos trasladaron a la sala “Julio Antonio Mella”, donde el agua es permanente.

Mientras alistamos los cuartos, Adrián Alejandro –profesor del Instituto Superior de Tecnología y Ciencias Aplicadas (Instec) y coordinador de nuestro grupo– dice que el cloro ha hecho que olamos a piscina. Su tocayo –el ruso de la tropa– aguanta un libro, cuya portada en cirílico reza: “Hojas de la historia”. Asegura –solo él lo sabe– que las páginas van desde el hombre primitivo hasta la Revolución de Octubre.

En la sala frente a la nuestra, la “Mario Muñoz”, trabaja la otra parte de los voluntarios de la Universidad de La Habana. Nos dividimos en grupos de cinco. Desde allí, Alberto –cuarto año de Ingeniería Nuclear– me dice en lenguaje de señas que hace dos días salió un caso positivo de ese pabellón.

A la medianoche llega la ambulancia: un nuevo paciente sospechoso. Recordé entonces el mensaje de la profe Iraida Calzadilla, semanas antes de que comenzara el voluntariado:

“Te pudiera decir ‘ánimo’, ‘adelante’, ‘bravo’. Pero no soy de esas personas. No soy Mariana Grajales. Soy Leonor Pérez: llena de miedos, de protección, de angustias por los que quiero. Así he sido siempre. Pero como el deber se impone para todos, y la vida hay que vivirla a plenitud, solo te pido que te cuides mucho, que la experiencia no vale si no venimos sanos. La historia hay que contarla”.

Jóvenes que laboran en la Covadonga. Foto: Rita Karo.

Sala "Julio Antonio Mella", donde se atienden pacientes sospechosos al coronavirus. Foto: Adrián Alejandro.

Vea además:

Diario desde La Covadonga: Verdes (III)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Magda dijo:

    Sigue escribiendo todos los días espero tu artículo los admiro estas historias cotidianas deben ser conocidas por el grado de humanismo que encierran ante tanto egoísmo que quiere imponerse en estos días

    • Mary dijo:

      Me sucede lo mismo, enseguida busco el artículo del día sobre la convivencia con el virus y los pacientes de los jóvenes trabajadores de la salud y quienes no lo son y están en la primera línea de combate. Estos artículos hacen que nos sintamos más cerca de lo que ocurre en ese centro que en estos momentos se encuentra atendiendo a sospechosos y confirmados de la covid 19, además creo que es justo que se resalte el papel de cada una de estas personas que detrás de sus máscaras y muchos trapos verdes, son el eslabón fundamental en esta batalla porque están cara a cara con el enemigo invisible a diario. Sigan contando cada anécdota que tengan a diario que estoy segura esto emociona mucho a quien lo lee y creo que no es justo que todos esos valientes queden en el anonimato.

  • Carmen dijo:

    Pero sigue La Habana llena, las personas sin nasobuco, niños jugando en las calles, los casos en aumento y por la borda se va el sacrificio de nuestros médicos y todo el personal de salud que lucha todos los días por eliminar esta pandemia. Hasta cuando la inconsciencia de unos a pesar del sacrificio de otros.

  • Stalina Santisteban dijo:

    Estos valientes médicos son la mayoría graduados de la misma Facultad - Hospital y los profesores de ellos nos sentimos orgullosos de su consagración y profesionalidad. No fue en vano darle disciplina, valores y conocimientos. Fuerza y para delante. Vamos a vencer tambien la pandemis

    • EBSS dijo:

      Los muchachos son Periodistas, que prestan servicios en la Covadonga. Andy Jorge Blanco, su novia Rita y otros colegas.

  • Dey dijo:

    Historias admirables de personas que se exponen cada dia ,para quienes no existe tiempo para playas y paseos ,se merecen todo nuestro respeto y es por ellos que duele ver la indisciplina y falta de consideracion de tantos irresponsables ,bendiciones para esos valientes

  • Lissette Batista Limias dijo:

    Gracias Andy y Rita por tan lindos escritos, diario esperamos ansiosos para leer sus publicaciones, gracias una vez más por compartir esta experiencia con nosotros

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Sí, los ojos dicen mucho, y ahora llevan en sí la expresividad oculta por el nasobuco. Se respira alegría en el día a día del grupo.

  • Cruz dijo:

    Sigo leyendo tu diario. Excelente la crónica de hoy. Pues yo que también puedo ser tu abuela te digo primero como Mariana: Empínate y también como Doña Leonor: Cuídate y como yo misma : Toma estrictas medidas para que no te contagies., aquí afuera te esperamos y sin dudas serás un excelente periodista. Gracias por tus cronicas

  • EBSS dijo:

    Ya voy directo a buscar tus diario desde la Covadonga, de cierto digo que guardes todas tus experiencias de esta humana labor, para cuando tengas tus hijos cuentes una de las anécdotas mas linda de tu vida. Cada día crecen mas, adquieren conocimientos; me sonrió, me parece que les está gustando la medicina jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj.
    Cuidense. Son las 8 y59 pm, aquí van mis aplausos

  • Máximo Roberto dijo:

    Felicidades a esos combatientes de bata blanca que se sacrifican y dejan sus familiares, amigos y dan un paso al frente sin mirar hacia donde van para ayudar a todos esos paises que necesiten de la colacolación cubana; me recureda cuando yo dí el paso al frente para la República Popular de Angola.

  • URGENTE!!! dijo:

    Gracias querido Andy por tus episodios de esta Tu serie más vivida.

    Muy bien descrito, inspirador y sencillo.

    Siempre oro por todos uds.

    Cuídense mucho. SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE.

    Hasta tu próxima crónica:-)

  • URGENTE!!! dijo:

    Ah!! Nunca olvides enriquecer con más fotos de sus diarias acciones. Las más serias, las más jocosas... Para tus CRÓNICAS presentes y futuras. Para tu grupo familiar presente y futuro.

    Muchas gracias. Mucha salud, fortaleza y perseverancia hasta el final.

    ¡¡¡CUÍDENSE MUCHO, MUCHO!!!

  • Rosa María dijo:

    Andy, q bello periodista ya eres. Sigo tu diario y pienso en tu mami y d pronto m siento también como tu mami..... Cuidate hijo! Todos! Y no dejes d escribir.

  • Urge dijo:

    Andy.

    También me gusta mucho escribir.

    Te dejo unos títulos para que, si te animas les des un cuerpo orquestado.

    Los pongo a tu consideración.

    Muchas gracias.

    1-Una experiencia irrepetible.
    2-A un paso de la Zona Roja.
    3-Latiendo muy fuerte.
    4-Con tanto que has batallado, ahora no puedes claudicar.
    5- Hoy, ¿qué nos revela el espejo?
    6- Cualquiera que sea tu terreno, ¡crece!
    7- Nuestras últimas desafiantes vivencias.
    8- Perpetuado en mi memoria.

  • Roly dijo:

    Bravo Andy x tan brillante trabajo periodístico digno de tu tesis de graduación como también digna tu actitud y voluntad de ayudar al prójimo eso augura un brillante periodista con un don especial en la redacción de relatos y crónicas.
    Solo te pido no bajar la guardia, el virus acecha en todo.momento y no soy un familiar allegado a ti, pero soy un cubano más que se preocupa por tu salud, tu empeño y tus ganas de echar palante como solo nosotros sabemos hacerlo, nadie lo entiende yo le llamo Cubania, Patriotismo porque puedes o no estar de acuerdo con principios revolucionarios pero si de humanismo se trata eso somos nosotros.
    Cuídate mucho tú y tus compañeros para que al concluir cada jornada puedan sentarse a relatar historias que algunas serán tristes pero necesarias para que tengamos presente que hay que cuidarse u tener un alto percepción de riesgo, algo que en estos momentos nos está fallando a los habanaeros.
    Cuídate y te felicito x tan brillante idea.
    Un abrazo desde la distancia alguien que también se preocupa x que concluyas sano y salvó
    Saludos Hermano

  • Alberto dijo:

    K bueno compadre k está escribiendo lo k uds viven allí. Hay mucha gente k le interesa y k no saben lo k han pasado los pasiente

    Cuidense y k todo le salga vien.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andy Jorge Blanco

Andy Jorge Blanco

Cárdenas, 1996. Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana. Presentador de "Nexos", el Canal de la Universidad de La Habana. Ha sido premiado en el Concurso Nacional de Periodismo Universitario "Manolito Carbonell".

Vea también