Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

La Muela

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cuba, Lenguas, Sociedad
| 16

Si usted no es cubano, puede que esté pensando que este es un artículo referente a la estomatología; sin embargo, nada más lejos de la realidad, sucede que acá, en esta isla poblada de gente simpática y perfectamente acostumbrada al doble sentido, todos sabemos que la cosa viene por otra dirección y aunque hablaremos de temas muy vinculados a la boca, no se ajustan precisamente a la masticación.

La primera gran y magistral ¨muela¨ de la cual fui testigo ocurrió en el terrenito de pelota donde jugábamos en aquella feliz época de mi infancia. Por allá estaba Armandito Estambre, que era quien fabricaba las pelotas de trapos forradas con medias hurtadas de la tendedera de su mamá, con las cuales se aseguraban los partidos que congregaban a buena parte de la muchachada de entonces.

Como el susodicho tenía el monopolio en la confección de las esféricas, ponía la condición de que siempre debía ser el pícher abridor de su equipo (que también era el mío) y no podía ser sustituido hasta tanto a él no le diera su reverenda gana.

Ante aquel chantaje beisbolero; Cuquito, quien dirigía el piquete, estaba de manos atadas, hasta que peligrando nuestro pase a la final de la ¨Liga del Trapo¨ en el juego decisivo, cuando le habían dado a Estambre más batazos que plumas tiene un perico, se fue el director hasta la lomita, nos llamó a todos y con cara de gato triste le imploró al lanzador que por favor tuviera piedad y dejara que un relevista resolviera la situación, el otro no quería ceder y Cuquito utilizó una muela rebuscada, halagadora y casi fantástica, después de la cual pudimos ¨aplicarle la grúa¨ al dueño de las pelotas.

A Guillermo Gerundio, un chamaco destacado en la asignatura de español y literatura que teníamos en la Secundaria Básica, se le conocía también por ¨Muela de Oro¨ porque poseía artillería pesada en materia de vocablos y fragmentos de poemas de José Ángel Buesa, con los cuales nutría sus declaraciones amorosas con las que logró ¨tumbar¨ a unas cuantas coetáneas que tenían fama de difíciles.

Georgina Nomecuelgues, era especialista en muelas telefónicas, ser receptor de una llamada de ella era considerado como un castigo severo o una probable incitación al suicidio, la mujer parecía usar un teléfono solo habilitado para hablar y sin ninguna opción de escucha, porque pocas veces se supo de alguien que pudiera pronunciar más de dos palabras en ese desigual diálogo mientras ella ponía los verbos en ráfaga.

Sermón, mi profesor de Botánica, se olvidaba de que los árboles estaban fuera y no sentados en los pupitres, porque hilvanaba una muela vegetal que solo podía ser resistida por una colección de indefensos arbustos que crecían en el patio de su casa, donde solía ensayar la retórica endiablada que llevaría los miércoles a mi escuelita primaria.

Y mira si los cubanos hemos inventado acepciones y denominaciones para el tema de la muela, que ya llegamos a la conclusión popular de que la máxima expresión en ese sentido es la que denominamos como una ¨Muela Bizca¨ término con el cual solemos identificar a los que mucho hablan pero poco hacen en función de los demás.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OBSERVADOR dijo:

    Ñoooo ….tremenda muela…

  • Bruce dijo:

    Aqui se ha aprendido a dar mucha muela, incluso la vez en las mesas redondas, sobretodo las de ETECSA con frases como “estamos trabajando en mejorar los…”, “pronto se podrá acceder …, estamos estudiando nuevas formas de … “.
    Nada mucha muela que no cuantifica nada, como si no se debiera trabajar todos los dias y eso fuera el gran logro, sobretodo esa que cada vez que la escucho me hierve la sangre.

    Si fueran frases como:
    el mes pasado logramos ….
    el proximo mes lograremos ……

  • Yuly dijo:

    Jajaja cosas de cubanos.

  • Carlos dijo:

    Y a usted como vamos a ponerle?

  • Frank P dijo:

    Los cubanos estamos ya acostumbrados a MUCHAS muelas bizcas.

  • Jose R Oro dijo:

    Simpático, felicito al autor Juan Miguel Cruz Suárez cordialmente. El artículo (humorístico) roza tangencialmente, pero no toca, el problema de la muela en la sociedad cubana. Sin embargo como dijo el gran Abel Prieto, el desánimo es uno de los principales enemigos. El humor es importante para combatir ese desánimo, sobre todo en Cuba donde el humor es rey, me gustaría añadir. Del lobo un pelo.
    Creo que es necesario observar que la ”muela”, el cliché, la consignería y el repetir frases fuera de cualquier contexto y era; siguen vivos y siguen siendo motivo de irritación y “desánimo” en el pueblo. Una de las grandes cosas de Cubadebate, es la discusión abierta y no muelera de los problemas y la búsqueda de soluciones en ese camino a lo ignoto que es la construcción del socialismo próspero, sostenible y humano en Cuba.
    ¡Soluciones valientes si! ¡Muela no!

  • Benito Pérez Maza dijo:

    ¿ Cómo diferenciar la muela, del teque y del bla-bla ?

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Benito Pérez Maza. Creo que es necesario llegar a un acuerdo al respecto. Mi propuesta (muy básica) es que el nivel inferior sea el bla – bla, seguido por el teque y que la muela sea, si la gente concuerda con ello, la forma “última y superior” del teque.
      En materia de opinión sobre la sociedad necesitamos muchos “dermatólogos”, quienes “vayan directo al grano” y menos “mueleros”

      • Mary Porfido dijo:

        Dice Jose R. Oro que necesitamos muchos “dermatólogos”, quienes “vayan directo al grano” y menos “mueleros”, mas que que ocurrente me parece genial!

  • Cadillac dijo:

    y las muelas maquilladoras de una situacion dada, que no tiene solucion o nos e le vislumbra…y las muelas periodisticas…

  • Ricardo dijo:

    Decenas de años en el corazón de una muela

  • Punto G dijo:

    k sería de un buen cubano si la MUELA jjjjj

  • Allconter dijo:

    Creo que de muelas estamos hasta el ultimo pelo si es que nos quedan (pelos). Pero bueno ya es parte de nuestra identidad , de la muela no se salva nadie.

  • V@ dijo:

    jaja ocurrencias solo del cubano, con su doble sentido atrae un mundo jj

  • Aneiter Alomá Valdés dijo:

    Diga NO a la muela

  • BloodNight dijo:

    Me gusto este artículo demuestra el buen sentido del humor de nosotros los cubanos ante los problemas que vemos en el día a día y que se resuelven con (muela) jajaja

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también