Inicio » Especiales, Cultura  »

Jorge Perugorría: “La vida mía cambió en una noche en un cine, en una proyección”

14 julio 2010 | 184

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Amaury Pérez. Muy buenas noches, estamos, como siempre me gusta decir, en el corazón de Centro Habana, en los legendarios Estudios de Sonido del ICAIC, en Prado y Trocadero, tierra de Lezama. Hoy “Con 2 que se quieran” se viste de gala, aunque esa es una frase bien cursi, pero es absolutamente sincera. Está con nosotros nuestro actor de cine más internacional, un hombre sincero, sencillo, y con una sonrisa siempre bordándole los labios, Jorge Perugorría. Bienvenido Jorge, un gusto tenerte aquí.

Amaury  Pérez. ¿Por qué Pichi, si te llamas Jorge?

Jorge Perugorría. Sí, mira, eso empezó allá en el Wajay donde yo nací que según me cuenta mi familia, una vecina que se llama María Luisa, que seguramente estará viendo el programa y se alegrará de que la mencione, como yo nací pasado de tiempo era feísimo y había un programa de radio y había un personaje que se llamaba Pichilingo Puchucha.

Amaury Pérez. ¡Ah, sí, cómo no, claro!

Jorge Perugorría. De Radio Progreso, y entonces ella cuando me vio dijo: ¡pero este es Pichilingo! Era una cosa horrible, pasado de tiempo, engurruñado, y Pichilingo, Pichilingo y al final se quedó en Pichi, pero empezó por eso.

Amaury Pérez. Pero tu familia después te siguió diciendo Pichi y también tus amigos en la escuela.

Jorge Perugorría. Todo el mundo, no me lo pude quitar nunca. Yo llegaba a la escuela, aparte, yo tengo un apellido vasco bien raro que es Perugorría y un nombre muy común que es Jorge y entonces tú sabes cómo son las gentes de los barrios y eso, es Pichi y Pichi y ya te quedas con eso y no te lo puedes…

Llegaba a una escuela y decía: yo soy Jorge Perugorría y a los tres días yo no sé cómo la gente se enteraba y ya todo el mundo Pichi.

Amaury Pérez. Háblame del Wajay, porque es un barrio, es un mundo que yo conozco, yo soy de Fontanar y por tanto estoy cerca del Wajay. ¿Cuáles son tus recuerdos del Wajay?

Jorge Perugorría. Son unos recuerdos que… prácticamente la infancia mía fue ahí. Era un barrio de la periferia muy ligado al campo, los recuerdos míos de la infancia son maravillosos porque era por los campos de café, encaramado en las matas de mango, bueno, imagínate, viví casi hasta… la secundaria la hice ahí. Ahí están las primeras novias, el primer amor, los primeros sueños y todas esas cosas.

Amaury Pérez. Y están tus padres.

Jorge Perugorría. Y está mi madre, yo me crié con mi madre. Soy hijo de padres divorciados y me crié con mi madre. Mi madre también es parte de los recuerdos de aquella época, esa época en que…, no sé, que fue tan bonita, porque ya te digo, mi madre era una trabajadora, una obrera, pero el país estaba en otra situación, por eso yo creo que también son recuerdos bonitos, porque había un sueño colectivo que era muy inspirador y todos estábamos contagiados con eso.

Amaury Pérez. Ahora, yo estaba pensando mientras te escuchaba hablar del Wajay y como tú mismo decías, es un barrio periférico… En la distancia ¿Cómo puedes aquilatar y medir la distancia que hay entre aquel origen humilde, en aquel barrio del Wajay y la vida, no tan humilde que llevas hoy, gracias a tu trabajo, en Santa Fe. ¿Qué es Santa Fe para ti?

Jorge Perugorría. Sí, bueno, Santa Fe es un lugar maravilloso, de verdad que es un lujo vivir ahí en Santa Fe. Para mí es el resultado de muchos años de trabajo y de alguna manera, producto de los resultados que he tenido en mi profesión. Pero mi familia viene de Oriente por parte de madre y son de Cayo Mambí. Todos vivían en cayos, dentro de la Bahía de Cayo Mambí, vivían en la costa, es decir, la relación con el mar para mí siempre ha sido muy importante. Vinieron para La Habana, se establecieron allí en el Wajay. Después del Wajay yo fui a otro barrio también que fue Santiago de las Vegas. Después apareció Elsita, que será otro capítulo, ese es un capítulo aparte. Viví en Lawton, después viví en Centro Habana. Bueno, en el Cerro y terminé en Santa Fe, me fui acercando al mar poco a poco.

Amaury Pérez. Tu familia viniendo del mar, y fuiste buscando el mar. Ahora, hay una cosa aquí, me dicen algunas personas que tú, yo no sabía esto, a los 22 años hiciste televisión por primera vez. ¿Es cierto que fue a los 22 años?

Jorge Perugorría. Sí, yo empecé de extra en la televisión, o sea, yo comencé, desde… imagínate, como te estoy hablando del origen de mi familia, en mi familia nadie me llevó a un teatro, a esos lugares fui yo por voluntad propia, por los amigos, por interés personal.

Entonces yo estaba en el pre y un día pasamos por la televisión y estaban buscando extras para una aventura de Erick Kaupp, yo estaba en 12 grado. Y recuerdo que era una aventura de esas que necesitaba gente para montar a caballo porque era de época, yo sabía montar a caballo. Y yo dije: ¡No, espérate, vamos ahí a montar a caballo de gratis, además nos dan una cajita y nos dan 10 pesos! y ahí empecé. Entonces estando ahí, veía a los actores trabajar y me empecé a interesar por la profesión.

Amaury Pérez. Porque antes no te habías interesado.

Jorge Perugorría. No, antes no me había interesado, ahí empecé a interesarme y dije: a mí me gustaría hacer eso. Sabía que era un camino muy largo, ¿no?, ese de empezar en la televisión de extra… y luchar una evaluación y enseguida descubrí que la mejor manera era estudiar o formarte en el teatro como actor si no tenías la posibilidad de estudiar. Y ese fue el otro camino que finalmente hice.

Me fui al teatro, después que descubrí este mundo en la televisión, nada, pasaron cosas tremendas. Una vez, en esa aventura, montando a caballo, me cayó un caballo arriba que por poco me revienta, me llevaron para el Hospital Naval, yo pensé que estaba reventado, el caballo me cayó encima. Yo andaba con una bandera y vinieron unos tipos y el caballo se paró en dos patas, una locura. De aquello siempre recuerdo a Molina, el actor, que Molina es un ser humano del carajo, aparte de ser un gran actor, me fue a buscar allá a Santiago de las Vegas, se ocupó de ir a ver al extra aquel que se había desbaratado con un caballo y me llevó él al médico con un carro del ICAIC, me atendieron allí, un amigo de él, un doctor. Y bueno, ese fue mi periplo por la televisión…, ahí descubrí la profesión que quería hacer.

Amaury Pérez. Sí, porque yo sé que tú después hiciste mucho teatro, pero la televisión la has dejado a un lado ¿por qué?

Jorge Perugorría. Porque tuve la suerte, primero, de vincularme al teatro profesionalmente, de empezar a trabajar mucho en teatro, para poder evaluarme como actor tuve que hacer mucho teatro, después tuve la suerte de trabajar con grandes directores.

De toda esa relación con el teatro me apasionó mucho, le dediqué mucho tiempo… y la televisión tuve experiencias interesantes, porque hice Shiralad, que es una serie…

Amaury Pérez. Sí, la recuerdo.

Jorge Perugorría. Que era una serie que se hizo, a pesar de que estábamos en período especial, ya en Shiralad estábamos nosotros con aquel sueño de hacer algo fantástico, pero lo fantástico era el esfuerzo que estábamos haciendo para hacer Shiralad, porque había gente que se desmayaba y todo con la escafandraaquhttp://www.one.cu/ella, los calores aquellos, con las espadas y, bueno, aquello fue tremendo. Pero fue un intento de hacer una buena televisión.

La televisión ha ido perdiendo calidad, o sea, hay recuerdos memorables de series que ha hecho la televisión que a mí me hubiera gustado estar ahí: “En Silencio ha tenido que ser”, “Julito el pescador”, y por ahí para allá muchísimas cosas más.

Pero después la televisión se fue desinflando un poco en medio de carencias, dificultades. Y realmente yo creo que la televisión lo primero que tiene que rescatar es el talento, que hay mucha gente con talento y con ganas de trabajar y posiblemente la televisión se está perdiendo ese talento, o sea, no es solamente un problema económico, es un problema también de vincular, de convocar el talento que hay, de la gente joven que quiere hacer cosas, aunque sea para la televisión, que es un medio siempre visto como un medio menor desde el punto de vista artístico, pero que en realidad no lo es.

Amaury Pérez. No, no lo es.

Jorge Perugorría. No lo es, y la realidad lo está demostrando ahora. En la televisión, ahora, en cualquier parte del mundo, están trabajando los grandes actores de cine, bueno, tenemos un ejemplo que conocemos que es Brasil, donde se hace una televisión de primer nivel donde los actores de cine trabajan en la televisión.

Yo me divorcié de la televisión también por la razón siguiente: empecé una carrera cinematográfica que ni yo me imaginaba y yo siempre he dicho, mientras pueda hacer películas, habrá tiempo para hacer televisión, habrá tiempo para hacer teatro y he priorizado el cine y no he parado.

Amaury Pérez. Yo quería hacerte una pregunta porque es una curiosidad que siempre he tenido. Cuando estabas haciendo la trilogía de Tenesse Williams, creo que en El Zoológico de cristal…, yo tenía un grupo grande de amigas que les decía: ¿para dónde van? Y me respondían: vamos al Teatro Nacional, (era en la Sala Covarrubias, donde ponían las obras), que está saliendo el Pichi desnudo. ¿Cuán difícil puede ser, fíjate que no te digo en el cine, sino en el teatro, hacer un desnudo total?

Jorge Perugorría. Es difícil, es difícil, lo que pasaba es que para nosotros era también formar parte de lo transgresor que era la propia puesta en escena, la obra, o sea, realmente nos llenaba… el valor lo sacábamos de ahí, era una manera de transgredir al espectador, de chocar ahí a la gente, ¿no?, y, salíamos desnudos, y al final nos desnudamos todos, incluso, salíamos todos los jovencitos de Té y simpatía con unos calzoncillos de encaje y unas botas de militares rusos, esas cosas de Carlos Díaz, esas imágenes, y recuerdo que el último día, digo: cuando se levante el telón, vamos a bajarnos los calzoncillos todos. Se levantó el telón, que era la última función y estábamos dando un poco de cuero, divirtiéndonos un poco también, ¿no? y cuando se levantó el telón estábamos todos de espalda encueros a la pelota. Bueno, Carlos dijo: tú no vas a trabajar, nos botó a todos, a la mayoría del grupo nos botó. Después nos recogió.

Amaury Pérez. Yo me imagino, sí, hombre claro, cómo no los va a recoger, además Carlos es una maravillosa persona.

Tú hiciste Fresa y Chocolate en el 93, pero me dijo Manolo Iglesias, nuestro editor, que habías hecho algo en cine antes con Tomás Piard.

Jorge Perugorría. Sí, hice con Tomás Piard, “Boceto”, que estaban ahí Popi, Roche, Héctor Eduardo, éramos un grupo grandísimo de actores. Era un medio metraje hecho para los estudios que tenía la televisión que hacía cine, quedaba frente al ICRT.

Amaury Pérez. Que quedaban ahí donde estaba la funeraria antes.

Jorge Perugorría. Bueno ahí que había un departamento que hacían cosas en cine y eso. Entonces ese mediometraje que yo siempre digo mi primera película del ICAIC fue Fresa y Chocolate, pero anteriormente había hecho este cortometraje.

Amaury Pérez. Eso no lo vi.

Jorge Perugorría. Muy interesante sobre todo porque Tomás Piar nos enseñó una cosa que después yo he vuelto a retomar con el tiempo, que es el trabajo del actor…, creer en el actor, darle la idea del personaje y ponerlo a improvisar delante de una cámara… o sea, crearle todo un medio y sacarle todo lo que el actor tiene dentro en relación al personaje y a ese mundo que el director le está creando, fue un trabajo interesante.

Amaury Pérez. ¿Tú lo conservas? ¿Sería posible ponerlo un día por televisión?

Jorge Perugorría. Sí, si lo conservo, pero por televisión no, ahí salimos todos encueros igual.

Amaury Pérez. ¡Ah!, sale todo el mundo… A lo mejor en un horario… Después de las 12 de la noche.

Jorge Perugorría. …Después de las 12 de la noche.

Amaury Pérez. Bueno, hay un tema obligado que es tu gran despegue internacional y nacional: Fresa y Chocolate, una película tan importante para tantos cubanos. Se ha hablado mucho de Fresa y Chocolate, ¿qué tú podrías agregar que no sepamos de Fresa y Chocolate? …Sabemos que tu papel iba a ser el papel que hizo Vladimir y viceversa. ¿Qué es para ti Fresa y Chocolate hoy, incluso  cuando la ves?

Jorge Perogurría. Si algo podemos decir, hablar y conversar ahora en este momento para el público cubano, para el espectador cubano, es la impresión que yo tengo de lo que significó Fresa y Chocolate. Fresa y Chocolate, sobre todo fuera de Cuba es una película que aportó tanto a este país, pero no solamente que eso lo conocemos más, lo que aportó dentro de Cuba en el sentido de la tolerancia, del respeto a la diferencia, sino lo que representó fuera de Cuba, que eso yo también lo he vivido, o sea, cómo Fresa y Chocolate llegó en un momento determinado a oxigenar, a dar otra imagen de la Revolución, incluso, fuera de Cuba en todas partes, todo lo que se hablaba de Cuba… La prensa siempre es muy manipuladora, todo el mundo mediático es muy manipulador, y siempre las visiones de la isla son en blanco y negro y Fresa y Chocolate dio al mundo una visión llena de matices de lo que es la sociedad cubana, la complejidad de la sociedad cubana, la diversidad de la sociedad cubana. Y eso para mucha gente afuera, que nos veía ya por leer las noticias que salían de Cuba en todas partes del mundo, como personas prácticamente esquematizadas, robotizadas, se dieron cuenta de que no, que Cuba era un país lleno de…, como cualquier otro país, lleno de complejidades, de matices. Entonces yo creo que en ese sentido, en el momento, además, que sale la película, que sale a principios de los 90, que es una época también difícil para nuestro país, en ese sentido la contribución de Fresa y Chocolate a la nación cubana, ha sido realmente…, para mí me llena de orgullo.

Amaury Pérez. ¿Tú te diste cuenta en el momento que estabas rodando o te diste cuenta cuando Titón y Juan Carlos Tabío armaron la película al final?

Jorge Perugorría. No.

Amaury Pérez. ¿Tú estabas consciente de lo que estaba ocurriendo en el momento que estabas filmando?

Jorge Perugorría. No, no, para nada. Esto que te hablo es ya parte del resultado del trabajo.

Amaury Pérez. No ¿pero cuándo tú estabas filmando te estabas dando cuenta que estabas haciéndole un aporte…?

Jorge Perugorría. No, no, para nada, lo que pasa es que para mí era una cosa bien tremenda, estaba trabajando con Tomás Gutiérrez Alea, el gran maestro del cine cubano. Estaba también co-dirigido por Juan Carlos Tabío, que era otro de mis directores favoritos -que es-, ¡imagínate!, yo estaba en una burbuja y con un personaje maravillosamente escrito por Senel. O sea, yo no podía, yo estaba metido ahí, perdido ahí, viviendo en Lawton en aquella época. Lo que recuerdo en aquel momento del rodaje es que yo estaba criando un puerco en la casa y todos los días llegaba del rodaje, le preparaba la comida con el vecino de al lado y me ponía las manos llenas de churre. Llegaba a la filmación y la maquilladora me decía:¿oye, pero que es lo que tú estás haciendo, mira como tienes las uñas? y, como yo estaba haciendo el gay me tenía que limpiar todos los días las uñas, echarme brillito…, yo estaba en eso, yo no pensaba lo que iba a pasar con la película, yo estaba resolviendo mi vida.

Amaury Pérez. Engordando al puerco.

Jorge Perugorría. Engordando al puerco para el fin de año. Bueno con la conciencia de que estaba en un proyecto que era soñado para cualquier actor cubano, no sólo por las personas que me rodeaban, por la historia que estábamos haciendo, sino también porque ya yo sí tenía conciencia de que estábamos haciendo una película necesaria.

Amaury Pérez. Ahora, yo siempre he querido preguntarte esto: Tú vivías en Lawton en ese momento y estabas criando un puerco, de pronto la película se estrena y sale de repente una persona desconocida para el gran público cubano, haciendo un gay muy creíble. ¿Qué decía la gente en la calle?

Jorge Perugorría. ¡No, no, tremendo, tremendo, de todo, pasó de todo! Sí, cómo tú dices, fíjate que ese estreno en el Carlos Marx…, yo me acuerdo que Elsita y yo entramos al Carlos Marx y no nos dejaban entrar y cuando salimos no me dejaban salir, pero el público… La vida mía cambió en una noche en un cine, en una proyección. No, aquello fue tremendo. Y con este tema me pasaron cosas simpáticas. A ver, por ejemplo, una vez vino un gay, que yo siempre hago este cuento que es muy simpático y me dijo: ¡oye me has hecho llorar tanto en el cine que tuve que cambiarme el rímel tres veces! Cosas así.

Después estaba en Lawton y andaba yo, ¡imagínate! yo era de los que hacía la cola en el bar Sonia para coger dos cubos de cerveza para jugar dominó los domingos, que esa era la vida nuestra ahí, dominó con la gente del barrio, dos cubos de cervezas, esas que te daban un dolor de cabeza que el domingo tú decías, no bebo más esa cerveza, el martes decías, no bebo más esa cerveza y el miércoles y el jueves con el calor, ya el viernes tú estabas en la cola otra vez para coger los dos cubos de cerveza de nuevo. Y entonces los socios del barrio, ¡imagínate!, los negrones llegaban al cine y los comentarios eran: ¡el tipo ese tiene que ser maricón! y se querían fajar y todo y yo les dije: ¡caballeros, tranquilos, mantengan la calma, no hay que fajarse, dejen que la gente piense lo que piense eso no es problema! los tipos allá, ¡oye, que un tipo al lado dijo, Fulano, ¡oye, ese es amigo, es mi hermano! y se querían fajar y dar galletas y todo. ¡Oye, no, tranquilo! Esas cosas simpáticas de Cuba.

Amaury Pérez. Bueno, después de Fresa y Chocolate aparecieron en tu vida decenas de películas, decenas de filmes y yo decía, bueno, ¿cómo Pichi maneja el asunto del acento? porque tú has trabajado con directores mexicanos, brasileños, españoles, Bigas Luna, Manuel Gutiérrez Aragón, Ruy Guerra. Yo decía, ¿cómo se las arregla para colocar el acento? que a veces dicen el acento neutro que no parezca de aquí. Pero a veces como en Goya estás hablando con zetas, o sea, ¿cuánto trabajo te cuesta eso?

Jorge Perugorría. Eso es dificilísimo, para mí es terrible, es lo más difícil, lo más engorroso, porque como actor yo disfruto y esas son experiencias, son viajes que he tenido la suerte de dar en el cine. Y además, lo tremendo es que he estado trabajando, por ejemplo, es una cosa muy particular de mi carrera, ¿no? y todo es por Fresa y Chocolate, porque en todas esas cinematografías donde después yo llegué, primero llego la película… En Brasil me llamaban y yo decía: yo no hablo portugués, y me decían: no importa, terminé hablando portuñol, hice como tres películas en Brasil. Una escena en japonés, no, una locura. En Argentina también. El cine latinoamericano por ahí he estado en un viaje larguísimo, prácticamente en Colombia, en Latinoamérica casi toda en donde se hace cine.

Amaury Pérez. Sí, Littín, en Chile.

Jorge Perugorría. En Chile, bueno, en muchos países latinoamericanos, porque eso fue una cosa que yo prioricé porque eso lo aprendí aquí en Cuba con el Festival de Cine, amar y sentirme parte del cine latinoamericano. O sea, para mí el cine latinoamericano, es como…, es algo que es parte… con lo que nosotros estamos comprometidos.

Amaury Pérez. Sí, es la casa.

Jorge Perugorría. Exacto. Pero eso lo aprendí aquí porque yo era de los que falsificaba credenciales para ver cuatro películas, cinco películas en los Festivales y nos colábamos en los cines, era mi juventud, ese era mi momento…, nosotros esperábamos el Festival de Cine Latinoamericano, porque el cine es una ventana para ver, para conocer, el cine es maravilloso.

Y entonces después yo terminé yendo a todos esos países  a trabajar y fueron experiencias, pero el tema más engorroso es el del idioma, lo de los acentos. Yo he sufrido… cuando Bigas Luna vino y me dijo, quiero que vengas y hagas de Goya, yo dije: Bigas… ¡Pero Bigas, me van a arrastrar los actores españoles por la Cibeles, esa es una cosa muy difícil, es como que tú traigas a un español a hacer de Lam, no sé!

Amaury Pérez. ¡Sí, claro, claro!

Jorge Perugorría. …Pero no puedo decirte que no, voy a hacerlo aunque haga el ridículo de mi vida. Voy para allá contigo y voy a hacer de Goya.

Amaury Pérez. Pero no hiciste el ridículo.

Jorge Perugorría. No, no, me metí de lleno en la vida de Goya y estuve dónde nació Goya…, me pegué un viaje… y además, fue una película tan interesante para mí, que con esa película, que es una historia muy loca, yo retomé la pintura que era algo que había dejado olvidado y que no hablamos, que comenzó en el Wajay.

Amaury Pérez. No, ahora vamos a hablar de la pintura.

Jorge Perugorría. En el Wajay había una Casa de Cultura y ahí yo empecé en pintura, y estuve como un año, que la dejé porque era tremendo barco y todo el mundo se ponía a dibujar y el profesor ponía una botella, un coco, no sé, naturaleza muerta y aquello a mí me aburría, a los dos días ya estaba aburrido ya…, naturaleza muerta, naturaleza muerta, y yo lo que estaba esperando era que me dieran un poco de colores y eso, porque he seguido igual, soy expresionista igual como en aquella en época, lo que en aquella época abandoné la pintura porque no entendía el arte, ahora lo entiendo un poco, o sea, lo veo desde otro lugar y es una expresión y soy yo y esa es mi obra.

Amaury Pérez. Sí, pero cuando me hablas de la pintura yo siento que… tú tienes un brillo muy especial en los ojos, pero te brillan todavía más. ¿Por qué dices siempre que la pintura es tu violín de Ingres, tu profesión alternativa o tu segunda opción? ¿Por qué la segunda? ¿Por qué no es la primera?

Jorge Perugorría. Sí, realmente también pudiera ser… no, porque yo como actor realmente tengo un reconocimiento, gracias a mi trabajo, y como pintor soy un pintor joven que estoy empezando, ¿entiendes?, tengo la misma pasión a la hora de pintar y me encanta, aparte que es…, porque el cine es un arte colectivo, el cine es algo transgresor, o sea, cuando hacemos una película, por suerte, todo este equipo que aquí nos acompaña hoy es del cine, y me han acompañado en películas y son parte de mi familia profesional, saben y nos pasa a todos, que cuando hacemos una película son dos meses de tu vida que no es otra cosa que la película, por el tiempo de trabajo, porque es duro el cine, son doce horas… cuando te metes a hacer una película va la familia a un lado, la vida tuya individual a un lado, todo a un lado porque uno le entrega todo a una película y, además a todas, hasta las que salen malas.

Amaury Pérez. Pero la pintura tampoco es un hobby.

Jorge Perugorría. Sí, pero tiene algo que es más personal, que yo eso lo hago en mi casa, en mi soledad, entonces para mí tiene ese otro valor añadido que es que el cine es un arte colectivo y esto yo estoy ahí en mi mundo, en mi burbuja, estoy conmigo mismo y con Elsita que siempre aparece en todas partes, hasta cuando estoy conmigo mismo.

Amaury Pérez. Elsita está al aparecer ya como un tema principal dentro de la entrevista, pero yo vi tu exposición, la primera, y lo primero que me dio risa, me acuerdo que fue Carlos Varela quien me dijo: Oye, el Pichi va a hacer una exposición que se llama “Si me pides el pescáo te lo doy”. Entonces yo dije: qué título tan curioso y después hiciste otra que se llamaba “Vacíos” y has hecho más, yo me imagino, que no he tenido conocimiento. ¿Has hecho otras exposiciones?

Jorge Perugorría. Sí, sí, hice otra también que se llamaba “Chivo que rompe tambó”, que era un poco. Lo de “Si me pides el pescáo”…, esa intención mía de buscar lo popular y de acercarme a lo popular y a lo cubano, ¿no?, y de buscar una identidad también dentro de la propia obra que voy haciendo, no sólo con el título, con la propia pintura también. Ha sido un viaje bien bonito el de la pintura que ha ido creciendo cada vez más, cada vez le dedico más tiempo. A veces pienso que el cine también es una etapa de la vida de uno, que posiblemente vaya teniendo menos películas y pueda dedicarle más tiempo a la pintura, pero para mí no será un sufrimiento, porque he encontrado otra fuente de placer.

Amaury Pérez. Pero el cine necesita también a los que hacen de padres y después a los que hacen de abuelos…

Jorge Perugorría. …los abuelos, sí algún abuelo haré o algún padre por ahí.

Amaury Pérez. Todavía te falta mucho tiempo. Y ya que estamos hablando de pintura, yo quiero hablar entonces de Elsita. Elsita ha estado apareciendo de vez en cuando. Yo sé -dice mi esposa que no debo decir yo sé-, pero yo te veo con ella y yo presiento esas cosas, es evidentemente el gran amor de tu vida.

Jorge Perugorría. Sí, sí, sí.

Amaury Pérez. Tu gran compañera y quisiera que me hablaras de ella y me hablaras de los muchachos, que ya están grandes y están estudiando música, ¿no?

Jorge Perugorría. Sí, estudiando música, sí. Mira, yo cuando terminé el Pre, que te dije que me fui, que quería ser actor y estaba en lo de extra y eso, pero me iba a coger el Servicio Militar y me metí a estudiar otra cosa, crucé la calle…, había una escuela de Edificaciones y empecé a estudiar edificaciones para ganar tiempo para ver si podía entrar en el ISA y estudiar actuación.

Amaury Pérez. Pero no era Ingeniería Civil.

Jorge Perugorría. No, era Edificaciones.

Amaury Pérez. Porque mucha gente dice estabas estudiando para ingeniero civil.

Jorge Perugorría. No, no, edificaciones, dibujo arquitectónico, la José Martí. Y ahí me metí, tú terminabas el Pre y después habían los grupos del pre y los grupos de noveno grado. Y yo un día estoy en el comedor, me estoy comiendo unos chícharos que eran habituales en la escuela todos los días… unos chícharos, pero que eran alucinógenos los chícharos aquellos. Yo me metí ese día un plato de chícharos, iba a salir del comedor, puse la bandeja y cuando abrí la puerta vi a una mujer que venía con un pantalón de corduroy rojo, por una hilera de pinos que había un camino y el viento le estaba dando en aquella pelambre que traía y ahí cambió mi vida.

Amaury Pérez. Hasta ahora.

Jorge Perugorría. Era Elsita. Dieciseis años tenía Elsita, los uniformes eran de color mostaza, ha sido mi compañera durante toda la vida. Posiblemente gran parte de las cosas que he hecho han sido posible también por esa tenacidad de ella de creer en mí y de darme fortaleza. Porque la vida no es…, en la realidad, uno no es un ejemplo tampoco de un sueño idílico ni mucho menos, la vida es dramática, en realidad, pero el éxito no lo aparta a uno del dolor, de la contradicción, de la duda y Elsita siempre ha estado ahí al lado mío. Y siempre me ha dado fuerzas y siempre me ha acompañado.

Amaury Pérez. ¿Y los muchachos?

Jorge Perugorría. Y los muchachos. Porque tú tienes una familia y al otro día tú dices: hay que ponerse las botas y salir para la tierra a arar la tierra, porque hay que sembrar boniato para que estos muchachos coman y crezcan, ¿no?.

Amaury Pérez.  Pichi es un hombre fiel, ¿qué tú piensas que es la fidelidad y cuánto uno le debe a la fidelidad? Y hablo de la fidelidad en el plano general, desde el amor a la tierra hasta el amor a Elsita.

Jorge Perugorría. Sí, yo creo que la fidelidad es la sinceridad de los sentimientos que tú tengas hacia cualquier cosa, hacia la Patria, hacia tu compañera. Cuando lo que tú sientes por tu compañera…, la pasión, ¿sabes?, eso de estar juntos en las malas, en las buenas, eso de yo que he andado por ahí por todas partes y regresar, porque sé que este es mi lugar, esta tierra es mi lugar, que Elsita es, al lado de ella es mi lugar, que mi familia es mi lugar, yo creo que eso ya es el sentido que yo entiendo de fidelidad, no la fidelidad que se entiende como, para mí como concepto ya burgués, católico, no sé qué, de las apariencias y de la doble moral, ni nada de eso, para mí todo eso es bobería, para mí todo eso es banal y superficial. Para mí la fidelidad se tiene que basar en sentimientos verdaderos, o sea, uno tiene que andar con una compañera, uno tiene que amar un país cuando ese país le provoca a uno amor, cuando esa compañera le provoca a uno amor.

Amaury Pérez. ¡Wao! Yo te quería hacer esta pregunta, te la quería hacer hace años y ahora aprovecho. En el instituto donde hoy estamos grabando, el ICAIC, sus siglas son, Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica, y a veces yo he pensado si se podía llamar Instituto Cubano de Arte Cinematográfico. ¿Cuánto hay de industria en el cine cubano y cuánto hay de arte?

Jorge Perugorría. Realmente el cine no se puede despegar del concepto de industria, realmente hay un concepto de industria que es importante a la hora de hacer cine, por lo costoso que es el cine porque es parte de la mecánica del cine, ¿no?

Lo que pasa que en este caso el ICAIC es una industria cinematográfica que ha apostado y sigue apostando por un cine de arte, por un cine de un compromiso social y Cuba ha sido protagonista en eso, de hecho lo sigue haciendo, no sólo a través del Festival, de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, sino por el apoyo que le ha dado a todos los cineastas y a todos esos nombres que crearon este movimiento.

Pero yo creo también que es un cine que depende del apoyo del Estado, porque es un cine que no recupera la inversión que se hace. En ese sentido es una industria prácticamente que depende de una política cultural, o sea, es un cine que vive por la política cultural del Gobierno y tiene que seguir viviendo, tiene que seguir existiendo. Y en la medida que este país gane, que es lo que aspiramos todos, y lo que queremos y estamos esperando todos, gane en recursos, crezca la industria y volvamos a tener más dinero, pues vamos a tener más dinero también para invertir en ese cine, que no se recupera, en ese sentido no tiene…

Amaury Pérez. …No, con lo que cuesta.

Jorge Perugorría. …En ese sentido no tiene un concepto de industria, pero que es nuestra memoria en imagen y sonido. Y es una apuesta necesaria para la cultura.

Amaury Pérez. Y los medios alternativos estos que están ahora, poder grabar en digital ¿Cómo ves el futuro de esos medios alternativos que ya no es grabar con la Arriflex o grabar con la Panavisión?

Jorge Perugorría. Eso es fantástico, mira y de hecho ahora cito a alguien que no había citado en esta entrevista contigo, que es Humberto Solás, con él hicimos el primer largometraje de ficción en digital, que fue Miel para Oshún, con un equipo reducido.

Humberto fue el que marcó ese movimiento dentro de Cuba y les enseñó a los jóvenes que se podía hacer, y no sólo a los jóvenes, le enseñó  también al ICAIC, que se podía hacer un cine de bajo presupuesto, en digital, con calidad. Y eso sirve de ejemplo para la gente joven. Porque si tú ves a Humberto que se baja y vuelve de nuevo a hacer cine a pie, ¿no? pues eso para los muchachos dicen: ¡pues si lo hace el maestro lo haré yo también! Porque también el arte es trabajo, o sea, por mucho que tú estudies en una escuela, que tengas veinte proyectos, ideas y que seas intelectual y vayas todos los días a la cinemateca, la concreta es hacer la película. Para ser director tienes que dirigir, no hay otra, entonces tienes que coger con los recursos…, con un teléfono grabas la película y así vas a conocer a tres tipos que cogían la película que hiciste con un teléfono digital y van a decir: ¡qué talento tiene este muchacho, para la próxima te voy a ayudar! Eso es importante para los jóvenes. No es solamente soñar, hay que materializar esos sueños.

Amaury Pérez.  Yo, recuerdo que tú has dirigido cosas, un clip para Silvio Rodríguez y con José María Vitier has dirigido algunas cosas. ¿Esas experiencias te llevaron a dirigir tu primer largo, “Afinidades” o ya tú tenías pensado por dónde ibas a ir?

Jorge Perugorría. No, realmente ¿sabes?, todo es consecuencia de la propia vida. Una vez yo andaba por allá por Galicia y me encontré un loco una madrugada que me dijo: “La vida nos vive”, y a mí me parecía aquello como una cosa fantástica y, así es, a veces la vida nos vive.

Son cosas que ni yo pensé, ni que me preparé para eso pero que la propia vida me ha ido llevando, de pronto, a ponerme detrás de la cámara. La primera cosa que intentamos hacer fue Habana Abierta, el documental que hicimos, porque por esto de uno sentir cosas que son necesarias, importantes, más que por el ego de que ahora yo quiero convertirme en director. No, hay que ponerse detrás de la cámara ¿quién se va a poner? ¿Nadie?, me pongo yo, pero hay que dejar un testimonio de esos…, me parecía como generación importante… del regreso de todos esos jóvenes que llevaban como seis años por Madrid, por España, trabajando…, que allí seguían tocando en barcitos de 10, 20, 30, 50 personas y que aquí estaban llenando los teatros enormes y que llenaron La Tropical. Entonces llamé a Arturo Soto, que es un hermano mío y con el cual he hecho películas y compartimos no sólo las películas, sino la vida… Nos dieron hasta un Coral y todo, que nos sorprendió muchísimo, nos alegró mucho…, pero sobre todo dejamos un testimonio del regreso de… además era importante ¿sabes cuántos artistas jóvenes, cubanos…, contribuir a que los muchachos jóvenes que andan por ahí regresen?, decirles: esta es tu casa, este es tu público natural.

Amaury Pérez. ¡Oye, Pichi, tú hablas de muchachos jóvenes como si tú no lo fueras!

Jorge Perugorría. Ya yo no soy tan joven, Amaury, ya yo no soy tan joven, yo estoy “embarajando” un poco, pero no.

Amaury Pérez. Tu casa siempre está llena de gente. ¿Cómo se arregla un ser humano para acomodar el tiempo? Una. Y dos, ¿cómo tú sientes, como tú manejas el hecho de que todo el mundo te quiere, que nadie habla mal de ti? No hay una sóla persona que yo conozca que te diga una crítica, un comentario malo sobre ti como ser humano.

Jorge Perugorría. Bueno, no sé, eso lo dices tú.

Amaury Pérez. Yo lo digo, doy fe.

Jorge Perugorría. Bueno, imagínate, realmente nosotros siempre hemos sido así, o sea, esto no es después de Fresa y Chocolate. Ya viviendo en Lawton, el puerquito aquel que yo crié durante la película, nos lo comimos con toda la gente del barrio.

Y los dos cubos de cerveza que buscaba en el Bar Sonia, iba toda la gente del barrio a mi casa a jugar dominó. Siempre hemos sido así. Y para mí la amistad es algo importante.

Y en el caso mío, por ejemplo, yo he aprendido mucho de mis amigos, yo creo que yo he crecido mucho con la contribución que han hecho mis amigos a mí como persona, mis amigos músicos, mis amigos pintores. El Cuty, Noel, los otros, no sé, el Kcho, todo el mundo y terminamos descargando y pintando cuadros y fueron los primeros que me dijeron: enseña lo que estás haciendo.

En mi relación con el cine, detrás de las cámaras, mis amigos músicos han sido fundamentales porque con José María Vitier, que he tenido el lujo, para mí es un lujo haber trabajado en dos discos de José María, haberle hecho dos DVD.

Y después, finalmente, viene mi gran amigo Vladimir Cruz y me dice: vamos a dirigir una película juntos. Que el Vlado, que ha tenido una carrera paralela a la mía, y que ha andado por ahí haciendo teatros, cine, de todo, trabajando mucho y que en los últimos tiempos estábamos también muy pegados, hicimos como cuatro películas juntos seguidas, él también estaba dando pasos.  Y de pronto me dice: tengo un guión ¿por qué no unimos fuerza y hacemos la película juntos?

Y lo hicimos, dimos ese primer paso juntos y es una experiencia muy particular, porque nacimos como actores en el cine juntos y vamos a nacer como directores de ficción juntos también.

Amaury Pérez. ¿Trabajan ustedes también en la película?

Jorge Perugorría. Sí, en la película estamos como actores y directores.

Amaury Pérez. ¡Ay, caray!

Jorge Perugorría. Y entonces es una cosa muy particular. Y que ojalá, Vlado lo tiene más claro, el Vlado yo creo que se va a enfocar más. Yo soy más de…, también de vivir cosas. Quizás mañana me ponga a pintar, o a actuar y quizás vuelva a dirigir otra película, también es otro sueño.

Amaury Pérez. Con tantos amigos músicos no te ha dado nunca por la música.

Jorge Perugorría. No, no, en la música estoy embarcao, Amaury, de verdad.

Amaury Pérez. ¡Oye, tú eres un hombre de éxito, Pichi,  eso es indiscutible, ya habíamos hablado de eso!

Jorge Perugorría. Pero tenemos que decirle a la gente que en el éxito también existe el drama.

Amaury Pérez. Sí, sí, ya tú lo habías dicho.

Jorge Perugorría. Sí, pero hay que repetírselo.

Amaury Pérez. Adonde yo voy es que le gusta a mucha gente exitosa decir que son rehenes del éxito, es una frase que se usa con cierta frecuencia… Yo no te veo a ti rehén del éxito.

Jorge Perugorría. No, para nada.

Amaury Pérez. Te veo como una persona que el éxito te da independencia, ¿te sientes beneficiario de ese éxito?

Jorge Perugorría. Por supuesto, o sea, yo además, he tenido la suerte de vivir cosas tremendas, de andar con mi trabajo. Me he disfrazado de pingüino como tres veces para ir a Cannes y subir la alfombra roja.

Me disfracé de pingüino junto con Titón y Juan Carlos Tabío para ir a los Oscar. Claro que son cosas simpáticas, son cosas inolvidables. He conocido grandes…

Amaury Pérez. …Grandes directores, actores.

Jorge Perugorría. Artistas, directores.

Amaury Pérez. Uno a veces se entera de que está por Cuba Natalie Portman ¿dónde está? uno pregunta. En casa de Pichi, siempre ocurre eso.

Ya estamos llegando casi al final de la entrevista. Yo te llamé para que vinieras al programa, y hablamos con Elsita y rapidísimo dijeron que sí. Ahora, la pregunta es: ¿Tú crees que yo te invité porque sabes que te admiro, porque tienes un gran éxito, porque tienes una gran carrera o porque intento ser amigo tuyo?

Jorge Perugorría. De siempre, tú me has mostrado una simpatía que quizás yo no la he correspondido a la altura de la simpatía que tú me has mostrado, porque no hemos tenido oportunidad, pero la tendremos, estoy seguro, porque estamos en el mismo barco, en el mismo viaje. Yo te doy las gracias…

Amaury Pérez. …No es la última pregunta, me queda una…

Jorge Perugorría. …Ah, bueno, espérate, pero te doy las gracias de todas maneras y te quiero decir una cosa, fíjate, no sólo le dije a Elsita, si llama a Amaury, yo quiero, porque es una oportunidad de estar en ese fenómeno que es la televisión, y del que hablábamos y que se puede hacer con calidad y tú eres de las personas que la pueden hacer con calidad.

Amaury Pérez. Bueno, gracias. No hablemos de mí, estamos hablando de ti. Yo te quería hacer la última pregunta, la última pregunta es, tú estás mucho tiempo fuera de Cuba trabajando en rodajes, promocionando las películas, editándolas, en fin. Cuando te vas de viaje tanto tiempo ¿Te llevas a Cuba contigo o nos la dejas a nosotros aquí para que te la cuidemos mientras tú regresas?

Jorge Perugorría. No, yo me la llevo conmigo. Yo me voy para España y termina medio equipo comiendo frijoles negros, bailando con los Van Van, jugando dominó, yo soy contagioso. Soy un virus cubano, pero contagioso… donde quiera yo pongo a la gente a jugar dominó ya sea italiano, portugués, a bailar con los Van Van, a la gozadera esa, yo soy contagioso.

Amaury Pérez. Bueno, gracias Pichi, gracias por haber venido y que tu sonrisa eterna jamás se marchite. Te quiero mucho.

Jorge Perugorría. No, gracias a ti. Gracias.

Jorge Perugorría en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Jorge Perugorría en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

De izquierda a derecha: Rafael Solís, Pichi, Amaury y Manolito Iglesias en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Jorge Perugorría y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury Pérez y en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury Pérez y Elsita, esposa de Perugorría en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Se han publicado 184 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Xiomara Guerrero dijo:

    Por dios este cubano es una joya. Divino, divertido, cubanisimo
    desenfadado. Amaury tiene razon es un HOMBRE DE EXITO
    Pichi te queremos mas.

  • Yami dijo:

    Un simple comentario????
    Que el Pichy era así????? Ya lo sabía, esto solo me sirvió para corroborarlo.
    Que entrevista!!!!!!
    Que entrevistado!!!!!!!
    Me encantas, por buen cubano, por ser tan sencillo, por ser tan hombre.

  • José Pedro dijo:

    Amaury:
    Acabo de ver tu programa con Perugorría, un derroche de arte, sinceridad, patriotismo y cubanidad que me hizo crecer espiritualmente y sentirme orgulloso de ser cubano.
    Felicidades a tu programa por hacer cultura, por contar con dos genuinos cubanos como ustedes y por el talento fiel a la Revolución de la que somos resultado para Cuba y el mundo.
    Adelante.
    Saludos
    José Pedro.

  • Gladys Almira dijo:

    Gracias una vez mas al colectivo del programa;la entrevista de hoy?…No comment…Ya se por que el Pichi es el mas universal de los actores cubanos de esta epoca,no se puede negar la frase conocida de que mientras mas cubano seas mas universal seras,creo que al igual que dije de Peti en mi comentario anterior,el pasado martes,siempre detras de un hombre de exito hay una gran mujer,en este caso es Elsita,y creo que las dos deben sentirse muy dichosas porque siempre sus compañeros tienen palabras de gratitud y amor hacia ellas,gracias a todos y en especial a Amaury cuyo desempeño como conductor nos da gran satisfaccion como televidentes.Y si,creo que Pichi,es un virus muy fuerte, desde que comenzo hasta que termino el programa no he dejado de sonreir,en ocasiones de reir a carcajadas,el problema es que creo que tengo una paralisis facial bilateral,sigo sonriendo,se me habra contagiado la sonrisa de Pichi?….

  • Luis Manuel Iglasias dijo:

    Gracias Amaury

    Soy un cubano que en estos momentos me encuentro fuera de la patria, trabajando,no he tenido la suerte de contar con los medios para ver el programa ,pero espero con ansia los martes para poder leerlo en este sitio,agradezco a cubadebate esta idea de transcribirlo,este me hace sentirme mas cerca de Cuba y sentirme orgulloso de ser Cubano y de contar con compatriotas que no “se destiñen”

  • Froilán dijo:

    Excelente entrevista. El sencillo hombre de pueblo y gran artista que es el Pichi, ahora, sin dudas, es mucho más famoso gracias a la magia y el carisma de Amaury. El programa nos ha permitido conocer mucho más a grandes figuras de las artes cubanas. Ojalá se mantuviera siempre en la TV cubana.

  • Jose dijo:

    Bueno, despues de ver esta entrevista¿que más se puede esperar de este programa?
    Me sorprende cada martes y me deja con ganas de que ya sea martes de nuevo.
    Pichi, eres lo máximo, cubano por los cuatro costados.Toda la fama que tienes muy bien ganada con tu trabajo, lejos de hacerte “creer cosas” como decimos nosotros, más bien te han hecho mejor ser humano.
    Muchas felicidades a ti y tu familia y a Amaury por hacernos olvidar en estos 45 minutos de entrevista, hasta de calorrrrrrrrrrr.
    Un fuerte abrazo a los dos y suerte en la vida¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  • Rachel dijo:

    Pichi es un gran cubano, autentico hasta el fondo. Excelente entrevista, muy suelto, listo, vivaz. Ahora lo admiro mucho mas.
    EXITOS SIEMPRE PICHI

  • Luis Silva dijo:

    Ha sido una de las mejores entrevistas que he visto. Disfruté tanto las respuestas que dio Pichi, como las preguntas que hizo Amaury. Cada pregunta con un orden lógico, un orden orgánico. Y sobre todo, una naturalidad y cubanía tremenda, por parte de ambos. No existen entrevistas así en más ningún programa de nuestra TV. Felicidades.

  • Rosalina dijo:

    Perugorría sigue siendo bello y con una sonrisa hermosa,
    a mi me gustan muchísimo tus protagónicos en Miel para Ochún y El cuerno de la abundancia
    te recuerdo en Shiralad, mucho más lindo todavía, en fin que siempre habrá un personaje bueno para ti en el cine o la tv porque eres un actor excelente y con cualidades humanas que te hacen mucho mejor, por eso te mereces que tu carrera artística en el cine, teatro o la plástica sea exitosa. también me gusta el spot de televisión que te hicieron para dar publicidad a algunas de tus obras.
    muchas cosas lindas para ti y tu familia.
    Amaury felicidades nuevamente por tu programa y una de las cosas que más me motiva es conocer en este foro quién será el próximo invitado. muchas gracias por este espacio de esparcimiento cultural, informativo y recreativo.

  • Miguel dijo:

    Amaury,no lo dejes salir de tu programa, todavía no ha pagado las últimas cervezas por 2 pollonas que le dimos aquí en Lawton…Suerte a Pichi, SE LO MERECE Y MUCHO MÁS…

  • Antonio Pérez Haydar dijo:

    Hola,no entendemos como un programda tan serio en contenido, tan afable, tan necesario en nuestra Tv no se retrasmite en otro horario mientras que otros de temas vanales y superficiales si se repiten, es una lastima, hace rato hacía falta un programa así pues ya que carecemos de una revista con acceso a la población que de a conocer el rico valor artístico de nuestra patria, estas personas que muchos no conocen, que no sabemos muchas veces donce están ni que hacen y la mayoría de los cubanos que no tiene acceso a una pagina de internet y no pueden leerla por algun motivo no lo pueden ver en determinada ocación y el programa no se repite, por favor, piensenlo mas de una vez, Amaury como siempre magistral, mostrando esas cualidades histrionicas dotadas de su madre y tambiéne de su padre, bravo una vez mas, Felicidades de todo corazón

  • Yamilka dijo:

    He disfrutado muchísimo la entrevista, y con ella a ese gran actor nuestro que es Perugorría. Me pareció muy sincero, sencillo, diáfano, hombre de principios y valores. Le deseo que siga triunfando en su vida profesional y personal, que nos siga deleitando con sus actuaciones. Fue muy lindo lo que dijo de su esposa, todo indica que tienen una hermosa relación de muchos años, basada en el respeto y el amor, y ojalá sea así por siempre. Felicito a Amaury por su programa, inteligente, que imagino le llevó un esfuerzo descomunal,pero que tiene como premio, con las imperfeciones que pueda padecer, el reconocimiento del público.

  • magalys dijo:

    fue un magnifico programa,lleno de alegria,de sinceridad,y sobre todo de cubania,estos son los artistas que el pueblo quiere y admira,por tener exito,ser autenticos y ser reconocidos en el mundo entero,y no se olvidan nunca de CUBA.
    GRACIAS Amaury por estos programas,todos muy buenos.
    por que no entrevistas a Silvio Rodrigues.salud y que Dios te acompañe siempre.

  • ROBERTO CHORENS dijo:

    Amaury, progresivamente has venido calentando los motores desde la primera transmisión del programa. Después del de ayer noche con Perogurría !qué reto el superarlo y superarte! Pero sé que lo lograrás.

  • Lucy dijo:

    No me lo perdono, entretenida leyendo perdi la nocion del tiempo y tambien me perdi la entrevista de este martes que siempre veo con tanto interés y satisfaccion. Gracias a Cubadebate que puedo al menos leerla aunque no tienen el mismo encanto de verla en TV.

  • LUCIÉRNAGA dijo:

    ¡Pichi! Nosotras también te queremos ver desnudo!!!!! ¿Cómo hacemos? ¿Otra entrevista con Amaury? ¿Dónde conseguir el material de Piard? Nos has despertado el morbo a las cubanas, además de más cariño hacia ti…jaaaa

    Eres más chocolate que fresa, niño… sigues siendo el niño de siempre. ¡Ah y què bien eso que digiste sobre la mala calidad de la televisión.

    Un beso grande para ti

    Marita

    Sé que muchas van a estar de acuerdo conmigo en que queremos un streptease físico tuyo. Ya el de tu alma lo tenemos desde anoche luego de la entrevista.

  • Maikel C dijo:

    Amaury Pérez:
    Creo que es una de las mejores entrevistas que ha tenido el programa. Confieso que para mí ha sido una escuela de buen periodismo, que es la carrera que estudié, y lo único que sé hacer más o menos bien desde hace tres años. De todos modos, pienso que si el programa va a tener siempre esa carga de talento profesional, y esa cubanía, será de culto para la Televisión Cubana.

  • Raquel Castro Milán dijo:

    Amaury:
    A ti y tu equipo de trabajo un abrazo desde el oriente de Cuba, gracias por tanto arte, gracias por llevarme hasta mi casa al Pichi, proptotipo de lo que se llama cubano auténtico, sencillo en su inmensidad, natural… en fin Amaury se me acabaron los adjetivos para definir a este galán eterno del cine cubano, así que los otros se los pones tu.
    Siempre creí en este programa, sabía con certeza que llegaría a cada cubano como un sedante ojalá y Con 2… siga por mucho tiempo en la tv cubana.

  • Eddy dijo:

    Pichy, la verdad es que me alegro mucho de que vivas en mi barrio, no en Santa Fe, jajaja, me refiero a Cuba, me satisface mucho que seas tan apegado a las raices, a tu esposa y a la tierra que te vio nacer, me alegra mucho saber que donde quiera que te paras eres un virus cubano (en el mejor sentido), cuida mucho a Elsita que parece que vale oro, mucha felicidad para ustedes y mucho éxito…
    Amaury, gracias

  • Mostrando 20 de 184 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 184 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también