Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Las Líneas de Chávez: "Si quieres la paz, prepárate para la guerra"

| 4

"La paz será mi puerto, mi gloria, mi recompensa, mi esperanza, mi dicha y cuanto me es precioso en este mundo", escribía nuestro padre Bolívar a Santander el 23 de junio de 1820.

Y precisamente porque amamos y valoramos la paz, no nos apartaremos, menos ahora cuando toda la saña criminal imperialista nos amenaza por los cuatro costados, de aquel sabio principio: "Si queremos la paz, debemos prepararnos para la guerra".

Quiero hacer mías las palabras de José Manuel Briceño Guerrero, esa gran conciencia venezolana y nuestroamericana, a quien se le rinde justo homenaje en la V Feria Internacional del Libro de Venezuela, cuando nos habla de la necesidad de "emprender un largo viaje hacia nosotros mismos". El viaje que iniciamos el 27 de febrero de 1989 y que ha proseguido su curso durante estos diez años de Revolución: el más necesario de los viajes.

Este miércoles pasado, por ejemplo, abanderamos a los 555 atletas que nos están representando en los XVI Juegos Bolivarianos en Sucre, allá en la amada Bolivia. Estoy más que convencido de que seguirán colocando en alto y dignificando el nombre de Venezuela. Es una nueva fuerza moral, fuego sagrado, el que late en todos estos hijos e hijas de la Patria. En ellos continúa y se renueva el viaje hacia nosotros mismos.

Allá entonces la canalla apátrida que quiso hacer fiesta con una orden que yo diera el pasado domingo a los honorables soldados de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Quiero reiterarlo tal y como lo dije este viernes en el acto por la paz y contra las bases militares de Estados Unidos en suelo colombiano: estoy en la obligación de llamarlos a todos y a todas a prepararnos para defender la Patria de Bolívar y la Patria de nuestros hijos. Si no lo hiciera, estaría cometiendo un acto de alta traición con nuestra amadísima Venezuela, mas aún manejando las informaciones que manejo.

Nuestra Patria hoy es libre y la defenderemos con la vida. Venezuela nunca más volverá a ser colonia de nadie: nunca más estará de rodillas frente a invasor o imperio alguno. Y nuestra Fuerza Armada Bolivariana, el pueblo en armas como un todo, es y tiene que seguir siendo el garante por excelencia de la paz bolivariana: la paz verdadera.

En el denso y contundente artículo que lleva por título La anexión de Colombia a Estados Unidos -recomiendo su lectura y relectura- del pasado 6 de noviembre, el comandante Fidel Castro se encarga de alertarnos, con la urgencia del caso, sobre el peligro mortal que se nos viene encima.

En especial dirige unas palabras, necesariamente conminatorias, a quienes ejercemos responsabilidades políticas y nos emplaza: "Los políticos de América Latina tienen ahora ante sí un delicado problema: el deber elemental de explicar sus puntos de vista sobre el documento de anexión. Comprendo que lo que ocurre en este instante decisivo de Honduras ocupe la atención de los medios de divulgación y los ministros de Relaciones Exteriores de este hemisferio, pero el gravísimo y trascendente problema que tiene lugar en Colombia no puede pasar inadvertido por los gobiernos latinoamericanos".

Me valgo de estas palabras de Fidel para apuntar una idea: es necesario demoler la falacia uribista de que este infame acuerdo es un asunto de soberanía colombiana. ¿Un asunto de soberanía cuando todo el arsenal bélico gringo, contemplado en el mismo, responde al concepto de operaciones extraterritoriales? ¿Cómo se puede hablar con un Gobierno completamente subordinado a la estrategia global de dominación del Imperio? ¿De qué se puede hablar con un Gobierno que convierte al territorio colombiano en un gigantesco enclave militar yanqui, esto es, en la mayor amenaza contra la paz y la seguridad de la región suramericana y de toda Nuestra América? Uribe puede ir por todas partes ofreciendo toda clase de seguridades, pero el acuerdo, de hecho, impide que Colombia pueda ofrecerle garantías de seguridad y respeto a nadie: ni siquiera a los colombianos y colombianas. No puede ofrecerlas un país que ha dejado de ser soberano y que es instrumento del "nuevo coloniaje" que avizorara nuestro Libertador.

Soberanía. He ahí una palabra que siempre debemos someter a discusión, renovarla, fortalecerla, vigorizarla en la acción y en el pensamiento: en la reflexión socializada. Se hace necesario pues, un mínimo repaso para saber de dónde nos viene esa palabra para darle su justo lugar. Sobre todo cuando su uso y su significado están en juego.

Como la gran mayoría de las categorías políticas tradicionales de la democracia representativa que heredamos de la Europa de finales del siglo XVIII, la de soberanía es herencia del pensamiento de la Ilustración y de la Revolución Francesa.

Soberanía refiere a la libertad enelejerciciodepoderqueunpueblo y un gobierno tienen dentro de un territorio determinado, con una identidad histórica específica, moldeando a un Estado-Nación y su esqueleto legal. Es decir: es la libertad de un pueblo para determinar el hecho político de una nación.Esenestaúltimasignificación en la que nuestro Libertador se apoya para profundizarla en el tiempo. Y la profundiza a niveles que ni el mismo Rousseau -a quien le debemos el concepto "soberanía popular"- imaginara, porque la soberanía en el pensamiento de Bolívar alcanza el más hondo contenido popular.

Así se refiere nuestro Padre Libertador en su Mensaje al Congreso Constituyente de Bolivia (1826): 'La Soberanía del Pueblo, única autoridad legítima de las Naciones'. Bolívar deja claro cuál es el rostro soberano de las naciones de Nuestra América.

Siempre es importante recordar que una cosa es lo que significa el concepto de soberanía desde una visión eurocentrista y otra radicalmente diferente desde una visión nuestroamericana: con rostro de pueblo descalzo.

Nos remitimos otra vez al pensar bolivariano: "Nadie, sino la mayoría, es soberana. Es un tirano el que se pone en lugar del pueblo; y su potestad, usurpación".

Es a esta línea reflexiva a la que nos debemos en nuestro ejercicio como nación: como país de NuestraAmérica.Sonyacasionceaños en el esfuerzo de hacer y construir soberanía a todos los niveles. Y es aquí donde debemos recalcar que soberanía y dignidad son palabras hermanas. Lo hemos demostrado con acciones, con convicciones y con un sueño en construcción: la soberanía socialista que se constituye de abajo hacia arriba; este es el camino para erigir una soberanía construida desde el Poder Popular como núcleo.

Ahora, frente al nuevo embate imperial, viene una hora de prueba para nuestra soberanía.

Hora de prueba que afrontaremos con la misma vocación pacifista que nos ha caracterizado.

Pero debemos dejar claro que paz no es, y nunca será, equivalente a sumisión.

Construir soberanía socialista, de abajo hacia arriba, es y debe ser el propósito principal del proceso electoral que celebra hoy domingo el PSUV con la finalidad de elegir, desde las bases, a los delegados al Congreso Extraordinario que se realizará a finales de año. A un total de 2 millones 450 mil 377 militantes, inscritos en nuestras patrullas, les corresponde el honor histórico de consolidar al partido como una poderosa estructura de masas en movimiento consciente, acelerando el parto de la nueva historia. Un partido que sea capaz de generar una multitud de nuevos cuadros políticos dentro de la masa popular. Un partido que se ponga a la vanguardia en la construcción del socialismo.

¡¡ Patrulleros y patrulleras: a la batalla!! ¡Vamos rumbo al nosotros mismos! Para terminar estas líneas, parafraseando a Bolívar, os digo: la paz es nuestro puerto, la paz será nuestra gloria.

¡¡Venceremos!!

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Meriop dijo:

    http://www.4shared.com/file/71732254/747ae609/Joseph_Contreras_-_Biografia_no_autorizada_de_Alvaro_Uribe_Vlez__El_Seor_de_las_Sombras.html?s=1 EL FULANO QUE ENTREGO LA PATRIA A EE,UU A CAMBIO DE NO SER EXTRADITADO POR SUS INNIMERABLES CRIMENES

  • Palmerolo dijo:

    Estamos viviendo un momento, el momento, que no se debe dejar pasar de largo en la historia latino-americana. La bestia se siente en proceso de debilitarse y «nos tiene miedo porque» se da cuenta de que ya «no le tenemos miedo». Si bien que no necesariamente estamos unidos, entendemos que irremediablemente nos juntaremos para hacer frente solidariamente a cualquier amenaza. El monstruo sabe que esa solidaridad hace inviable cualquier acción de su parte -- no tendría capacidad de controlar simultaneamente a todas las patrias latino-americanas juntas y solidarias --, dadas las condiciones del desarrollo de la ocupación de Irak y Afganistan y de la intervención en Pakistan, por solo mencionar las mas connotadas situaciones de conflicto. La solidaridad nuestro-americana es fuerte en la medida que se hace desde las bases, independientemente de las decisiones gubernamentales dentro de nuestra vasta geografía. No se cuenta con el apoyo del gobierno y de la oligarquía colombiana, por ejemplo, pero si tenemos la solidaridad del pueblo-pueblo de esa querida patria bolivariana,para citar solo un ejemplo.

  • Rolando Nuñez Pichardo dijo:

    Lic. Rolando Núñez Pichardo
    Investigador del Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales.
    Miembro de la sociedad cubana de derecho internacional humanitario de Santiago de Cuba.

    Cuando se difundieron en los diversos medios de comunicación sobre la introducción de bases militares norteamericanas en Colombia me ví en la tarea de ver hasta que punto esta situación ponía en peligro la estabilidad de la región latinoamericana y afectaba a la vez las relaciones internacionales en América Latina y el Caribe insular. Este plan que han diseñado los medios militares colombianos y norteamericanos tiene como objetivo la idea de utilizar a Colombia como un trampolín para lanzarse sobre otros Estados latinoamericanos siendo considerada esta acción como un acto de hostilidad militar hacia sus vecinos lo que pone en peligro la seguridad de la región en oposición a los principios de la Carta ONU.
    Una revisión al derecho constitucional colombiano nos muestra como ha ocurrido una violación sistemática del mismo siendo regulado en la constitución en el artículo 9: “Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los principios del derecho internacional aceptados por Colombia. De igual manera, la política exterior de Colombia se orientará hacia la integración latinoamericana y del Caribe. ’’
    La construcción de dichas bases puede ser el espacio propicio para la realización de acciones mercenarias y el entrenamiento de estos grupos militares irregulares con la finalidad de desestabilizar los gobiernos latinoamericanos que se han apartado de la orbita de influencia norteamericana, principalmente contra Ecuador, Venezuela y Bolivia.
    En tal estado de cosas cabría resaltar que en relación a la seguridad de la Nación (Colombia),este se encuentra regulado y sancionado en el código penal en lo referente a los delitos contra la existencia y seguridad del Estado en su artículo 111 donde se proclama: “ El que realice actos que tiendan a menoscabar la integridad territorial de la República, a someterla en todo o en parte al dominio extranjero, a afectar su naturaleza de Estado soberano, o a fraccionar la unidad nacional, incurrirá en prisión de veinte a treinta años.”
    ¿Entonces no es la instalacion de bases militares en territorio colombiano una amenaza a la paz y a la seguridad del Estado colombiano?
    Es necesario observar en cuanto a toda estas cuestiones relacionadas a garantizar la coexistencia pacifica entre las naciones como lo definen las resoluciones de las Naciones Unidas, en lo referente con los acontecimientos en Colombia se reconoce una determinada relación de principios básicos que el Estado colombiano debe cumplir en consonancia con el respeto de las normas del derecho internacional (pacta sunt servanda), y los tratados internacionales en lo referente a las relaciones diplomáticas-consulares con los otros Estados y
    que violan al instaurar las bases militares en su territorio.

    VIVA LA PAZ ENTRE LOS PUEBLOS DE NUESTRA AMERICA.

  • Jose Alcantara dijo:

    Latinoamérica vive uno de sus momentos históricos mas espectaculares,obviamente la revolución cubana no puede olvidar su papel de faro y guia en estos momentos,ya no militares simplemente,importa además el enfoque político serio a este instante,el imperio se debilita,es obvio,las fuerzas honestas nacionalistas se reunifican, es claro.Nunca antes fue posible unir intereses comunes en pos del desarrollo latinoamericano en todos los órdenes.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Chávez Frías

Hugo Chávez Frías

Líneas de Chávez y otros discursos o artículos del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías.

Vea también