Inicio »

Un oddun es una categoría teológica (I)

Publicado en: NosOtros
En este artículo: África, Antropología, Cuba, Religión
24 junio 2011 | 9

un oddun de de ifáConversación con el babalao José

R.M.L.G.- Hace algún tiempo intentamos comparar los sistemas adivinatorios que utilizan los babalaos en Cuba y en Nigeria, y buena parte de sus explicaciones giraron en torno a las modificaciones que se operan en la interpretación de los oddun (signos o letras, como se dice popularmente) en diferentes contextos. En esa ocasión, Usted decía a los lectores de Cubadebate que un oddun es un “órgano viviente” y que el babalao siempre tiene un “margen interpretativo”. Esas fueron sus palabras. Pero no abordamos directamente el tema de la naturaleza específica de los oddun. Al finalizar la conversación, acordamos que lo haríamos más adelante. Quizá este sea el momento. ¿Qué es un oddun, José?

J.-Un oddun es una categoría teológica.

R.M.L.G.- ¿Cómo así?

J.- La respuesta a esta pregunta depende del nivel de análisis en que nos situemos. En principio, se trata de una categoría con todas las de la ley, ni más ni menos que las categorías filosóficas sobre las que tú hablas en la universidad. La ley de la unidad y lucha de contrarios se puede aplicar en todos los niveles de existencia de la materia: desde el nivel microcosmos hasta el macrocosmos; desde el nivel celular hasta el nivel social, e incluso en el plano de las relaciones interpersonales. Ello obedece a que la contradicción es una categoría universal. Lo mismo ocurre con el oddun, que es una categoría filosófica y teológica: es la forma en que el Ser Supremo codificó la información para trasmitírla a la humanidad; y esta información es aplicable tanto a los objetos cósmicos como a la interpretación muy particular de una personalidad. Por ejemplo, en Eyiogbe, para hablar de un oddun de Ifía, de los 16 famosos Melli: los 16 oddun principales de Ifá, que son categorías per se…; en Eyiogbe -decía- nace la luz, nace el Big Bang…, pero Eyiogbe es un oddun de Ifá que te puede salir a ti en un registro, y que el babalao ha de interpretar. Ese oddun dice que debes tener cuidado con tu cabeza, porque todo tu problema está en la cabeza. No sé si me explico… El oddun es una categoría, pero su interpretación depende del nivel en que la estés utilizando. Tú puedes preguntarme: “¿Y qué tiene que ver Eyiogbe con el nacimiento de la luz, la explosión solar y el Big Bang? ¿Qué tiene que ver ese nacimiento con la cabeza de una persona?” ¡Ah! La categoría se va desglosando. Como oddun de Ifá, Eyiogbe es la cabeza¸ y si te sale en un registro, debes tener mucho cuidado con tu cabeza, que puede tener problemas. Esa es la interpretación de Ifá. Ahora, digamos, tú sacas la famosa letra del año y sale un oddun de Ifá: en este caso, tienes que interpretarlo en relación con la sociedad en que vives. Si está rigiendo Obeyono, porque salió Obeyono, el babalao debe decir: “”Hay que tener cuidado con epidemias, con la alimentación de la población. Va a haber necesidad…” Pero si te sale a ti y te lo van a interpretar a ti, entonces se diría: “Tienes que tener cuidado con lo que comes; parece que comes mucho, vas a tener una indigestión, una diarrea o algo de ese tipo…” Tratándose de tu vida personal, no me voy a poner a hablar de cuestiones que conciernen a toda la socdiedad.

R.M.L.G.- O sea, los oddun son categorías del pensamiento religioso a través de las cuales Olofi clasifica la información.

J.- Trasmitió la información y la codificó. Pero el oddun existía antes de que existiera el ser humano. ¡Entiéndeme bien!

R.M.L.G.- Para una definición más completa, ¿no sería preciso hablar de casualidad y necesidad? Algo falta en su definición. Olofi clasifica la información, pero la letra sale en correspondencia con determinada…, no sé si hablar de suerte, de casualidad, de necesidad o de predeterminación…

J.- Tú eres copia fiel y total del universo. Entonces, antes de que el universo existiera, los 256 oddun de Ifá existían, por ley propia… No quisiera aventurarme a decir que existían los 256; pero puedo asegurar que sí existían los 16 principales.

R.M.L.G.- ¿Qué existía?

J.- Ese nivel tan alto de abstracción en que me pones… Tú debes comprender que la Deidad, Dios, la Suprema Energía, al construir en forma consciente el mundo, en el propio curso de la construcción del mundo, estableció leyes…

R.M.L.G.- Los oddun son como leyes…

J.- Los oddun son leyes, leyes y categorías. Hay leyes que son categorías: En la propia Dialéctica hay leyes que son categorías por sí mismas.

R.M.L.G.- Esas leyes rigen en una persona, en una determinada época de su vida.

J.- ¡Ajá!

R.M.L.G.- Y no rigen en otras épocas…

J.- Bueno, los registros estos, transitorios, son registros de aproximación al problema, a las situaciones, digamos, fenomenológicas, por las que tú estás atravesando en ese momento. Otra cosa es cuando se lee Itá, o sea, cuando se reciben atributos dentro de la religión yoruba; ya entonces se define el factor de esa energía que predomina en tu organismo, la letra, el oddun, la categoría, la ley que rige en ti como persona, en ti y en tu circunstancia, que son indivisibles, Tú eres tú y tu circunstancia -creo que dijo Unamuno, ¿no?

R.M.L.G.- Ortega y Gasset.

J.- ¡Ortega y Gasset! “Yo soy yo y mi circunstancia”.

R.M.L.G.- ¿Puede decirse que, al salir un oddun en el registro, el resto de los oddun pasa a un segundo plano?

J.- Sí, sí; pero, por ejemplo, yo tengo mi oddun de Ifá, Oturaká. Ese es mi oddun, mi letra, mi signo, con el cual tengo que vivir. Ese es mi signo para toda la vida, mi signo de cómo he vivido. Porque son tres oddun en la iniciación: uno de cómo has vivido hasta ahora; otro de cómo vas a vivir y, después, al final, de cómo vas a morir. Hay determinados parámetros. Pero, en estos marcos, yo me puedo mirar con otros oddun, que me van alertando sobre determinadas situaciones. Es decir, en los registros que te vas haciendo a lo largo de la vida, no necesariamente te salen los oddun de la iniciación; te pueden salir otros, y de hecho salen otros. Este asunto de ver el oddun como categoría filosófica es muy importante, porque, como decíamos en la entrevista anterior, todo depende del nivel en que te coloques. Si vas a aplicar Eyiogbe al desarrollo del universo, tienes que decir: “En Eyiogbe nace el Big Bang, la explosión” así como en Oyekún nace el Big Crush. Esa unión de la expansión y la contracción es eterna. Ahora estamos en el Big Bang, pero regresará el Big Crush; siempre vamos a estar en eso. Así está en Ifá; y así interpretas Eyiogbe y Oyekún cuando te refieres al universo. Pero sería absurdo ver a una persona que viene con Oyekún Melli y decirle: “Aquí habla el Big Crush…“, y ponerte a hablar de los huecos negros del espacio. Estaría hablando de un nivel de desarrollo de la materia -por llamarlo de alguna forma-, de la evolución que está fuera de lo que rige a esa persona. Pero si a una persona que le sale Oyekún Melli le dices: “Fíjate, si partes de que Eyiogbe es la expansión y Oyekún la contracción, ten cuidado no te vayas a contraer…”, esa persona entendería perfectamente el mensaje y le estarías hablando con propiedad. ¿Qué significa para una persona contraerse y colapsarse Hay que decirle: “Tienes que tener cuidado porque tienes la muerte cerca”. Eso lo dice Oyekún.

(Continuará.)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    SIEMPRE RESULTA INSTRUCTIVO LEER ÉSTA SECCIÓN, AL IGUAL QUE OTRAS MUCHASQUE SE PUBLICAN AQUÍ.

    LA DIVERSIDAD ES UNA CARACTERÍSTICA DE ESTE “SITIO” DONDE SE DISFRUTA EXTRAORDINARIAMENTE POR LAS FIGURAS TAN IMPORTANTES QUE TRAEN SU SABER CON TODA HONESTIDAD, COSA QUE FALTA MUCHO HOY EN DÍA.

    SOLAMENTE DESEP EXPRESAR UNA “IDEA” QUE CON EL TIEMPO PUEDE RESULTAR INTERESANTE EN LA MEDIDA QUE MUCHAS RAMAS DEL SABER SE VAN DESARROLLANDO DE FORMA VERTIGINOSMENTE SORPRENDENTES.

    CADA VEZ PIENSO MÁS EN ENMARCAR MÁS A “DIOS”, ESE SER “SUPREMO” POR SER ÚNICO” EN LOS ACONTECIMIENTOS ACAECIDOS EN EL PLANO TERRENAL, QUIZÁS DESDE EL COMIENZO DE LA BIPEDESTACIÓN DEL HOMBRE INTELIGENTE, COMO LO DEMUESTRA SU INCAPACIDAD DE DOMINAR LOS ELELEMNTOS, TAN DESTRUCTIVOS EN LA ACTUALIDAD, DONDE EN ALGUNOS HECHOS NO FALTA “LA MANO” IMPRUDENTE DEL HOMBRE.

    COMO ES ESCRITO ANTERIORMENTE, DESGRACIADAMENTE NO ES “OMNIPOTENTE NI OMNIPRESENTE.
    CADA VEZ SURGEN MÁS INSTITUCIONES RELIGIOSAS INTENTANDO MEJORAR ALGUNAS LÍNEAS DE CONDUCTA QUE SE APRECIAN EN OTRAS. ES COMO SI INTENTARAN SUSTITUÍR LA MANO DE DIOS EN ALGUNOS PROBLEMAS, Y MUY SERIOS, QUE PADECEMOS HOY EN DÍA.

    ÉL, Y SOLO ÉL, HA HECHOI POSIBLE QUE UNOS HOMBRES (GENÉRICAMENTE HABLANDO” PUEDAN CAPTAR INFORMACIONES QUE HA DE TRANSMITIR A OTROS, INTENTANDO EVITAR AL MÍNIMO EL MÁRGEN DE ERROR.

    MIENTRAS MÁS CONOCIMIENTOS ADQUIERE EL HOMBRE (MÁS INFORMACIÓN) MÁS FÁCIL LE RSULTARA INTERPRETAR LAS IDEAS QUE RECIBEN.
    CUANDO UTILIZAMOS UNA PALABRA EN EUN BUSCADOR CUALQUIERA (EL MISMO GOOGLE) SI NO LA TIENE REGISTRADA PUEDE HASTA DECIRLE: QUIZÁS USTED QUISO DECIR “TAL COSA” A VECES, EW CIERTO QUE LA PALABRA NO HA SIDO ESCRITA CORRESTAMENTRE Y NOS AYUDA; PERO MUCHAS NO LA TIENE SENCILLAMENTE Y NO PODRÁ DECIR NADA SOBRE ELLA.

  • Gabriel dijo:

    Un oddun no es más que un personaje mitológico que viene a la tierra a decirle al consultado en qué se asemeja con su persona y en qué no, pero es que un oddun es más que eso, los oddun nos hablan de anatomía, de meteorología, economía. Por ejemplo 6 entre sus más de mil acciones nos señala riqueza y bonanza, pero si este ser mitológico viene por el camino del osorbo esto nos señala hambruna, miseria y grandes situaciones económicas. Ahora bien eso siempre se puede cambiar haciendo lo que un Orisha o Eggun nos marquen para que ese personaje oracular llegue al plano de Iré, muy bien todo, pero el Iré es un ser muy cambiante porque es confiado y sucede entonces lo que con la cascarilla que no hizo ebbó por creerse limpia, blanca y pura, hasta que un buen día cayó y se hizo polvo. El osorbo sin embargo nos dice de qué debemos cuidarnos y qué no debemos hacer. Cada vez que alguien viene a mí en busca de ayuda y el personaje oracular viene en osorbo los aleyos (profanos) me dicen “Mire qué curioso porque yo me siento bien” y yo les digo “No hay razón para que lo estés, pero si realizas ciertos actos dentro de poco acabarás mal” y es allí donde entra el Patakín que no es mas que la historia de este personaje oracular cuando estuvo sobre la tierra antes de transformarse en lo abstracto y etéreo. Por cierto, en ocasiones muchas personas me dicen “Fui a casa de un babalawo u Oriaté y no me adivinó nada” y yo les contesto “¿Usted fue a que le adivinaran la vida o a contar su mal para que sea salvada? y es que un oddun es tan amplio como nosotros mismos, llenos de sentimientos, cambiantes, rencorosos, alegres en ocasiones tristes en otras y es en ese momento donde entra algo que es la cúspide un buen Babalawo o Un buen Oriaté y eso se llama filosofía de oddun como yo me he dado a denominar, y ¿Qué es la filosofía de oddun?, pues no es más que la forma en que se lee un oddun teniendo por intermediario al intelecto de cada cual. Por ejemplo pensemos que una Señora se sienta para buscar nuestro consejo y le digamos “Señora su marido la está engañando con otra mujer” en ese caso hay que pensar ¿Hemos logrado algo? ¿La hemos ayudado? ¿Y si eso es falso y rompe con un matrimonio quizá de treinta años? es por eso que todo no lo da el estudio de Osha, sino de leerse un buen libro, de estudiar temas de medicina y recuerden que un buen babalawo o un buen Oriaté es aquella persona que nos mece con su palabra y a la cual podemos preguntarle de cualquier tema de este mundo, el Babalawo u Oriaté es aquel ser espiritual que por gracia y mandato de Olfin nos ayuda en la vida y no como vulgarmente se dice “nos resuelve el problema”. Bueno para concluir les envío la relación de los 17 oddun del Diloggún:

    0-Opirá (es el signo que marca muerte instantánea sobre la persona y solo con un ebbó se puede solucionar, marca muerte porque no ha hablado ningún caracol y por ende no hay oddun y por consiguiente no hay vida ante Olofin)
    1- Okana
    2-Eyioko
    3-Oggundá
    4-Eyorozun
    5-Oshé
    6-Obbara
    7-Oddí
    8-Eyonle
    9-Osá
    10-Ofún
    11-Ojuani
    12-Eyilá
    13-Metanla o Iká
    14-Merinla
    15-Manunla
    16 Mrideloggún

    cabe decir que estas combinaciones dan un total de 256 oddun que se deben aprender en su tiempo, con su mímica, su rezo, su ebbó y sus consiguientes ceremoniales.

    Saludos y excelente artículo.

    Gabriel
    (Escritor africanista y Oriaté)
    csamon@infomed.sld.cu

  • gilberto dijo:

    buenisimo, disfrute mucho este trabajo,
    GRACIAS !

  • Mario dijo:

    fenomenál el artículo, pero como siempre, en nuestra prensa cuando de religión se habla, solo se menciona la cultura afrocubana, la iglesia católica , los protestantes , los musulmanes y hasta los testigos de jehova, no tienen entrada en nuestra prensa, espero que algún día sea así, pues la afro no es la única que existe, las demás existen y tienen tanta fuerza como la primera, aunque sean diferentes.

  • Vilma dijo:

    Un organo viviente, una categoria teologica, todo esto estima al intelecto a seguir indagando, pues este mundo no es ni tan simple, ni tan evidente.
    Gracias a Jose, a Rosa Maria y a Cubadebate

  • próspero dijo:

    Todas las religiones conducen al ser humano hacia la divinidad.

    Así como lo señala el artículo, la conexión es Una. La interpretación de esa conexión, va a depender del estado de conciencia en el que se encuentre el conectado.

    Como podemos inferir, la evolución de la Raza humana tiene un determinado Propósito Causal, la que ha determinado el proceso, mediante el cual se llevará a cabo el Plan.

    Ese Plan, lo ha determinado un conglomerado de Hombres, que conocen la razón de nuestra existencia, como un todo, y lo ponen en práctica. Así surge a la manifestación un proceso de Evolución, que llevará al ser humano; desde la forma más primitiva, para adquirir la mayor experiencia en cada una de sus encarnaciones, hasta lograr trascender los límites conocidos por la humanidad común.

    Es decir: Transitar por el camino que he decidido llamar; el camino de las “Ies”. 1.-Desarrollar mediante sus experiencias, los Instintos, hasta consolidarlos en nuestros cuerpos como lo más elemental y necesario. 2.-Desarrollar el Intelecto, mediante el estudio de todo cuanto signifique la expresión del saber humano: Sea, Arte y Belleza, Ciencias, Idealismos, Leyes, Ritualismos, Magia. 3.-Desarrollar la Intuición.

    Como ven, cada “I”, permite el desarrollo y descubrimiento de un nuevo estado de conciencia. Estos, permitirán enfrentar cada reto o experiencia, de un modo diferente. A quienes les corresponde transitar por la “I” de los Instintos. Los obstáculos, son un verdadero problema, que lo limitan. Impiden el paso, libremente, hacia la continuación de su proceso. Mientras que, a quienes lo hacen por la “I” de la Intelectualidad, se les presenta un nuevo reto para ser superado y demostrar que son capaces de superar cada obstáculo que se encuentre en su camino.

    En el caso de quienes transitan por la “I” de la Intuición. No existen los problemas, ni obstáculos. Sólo una nueva oportunidad de seguir creciendo.
    Claro está, quienes por aquí transitan, no son muchos, ni es tan común los intuitivos. Aquellos que conocemos con ese nombre, no son sino grandes pensadores intelectuales, que utilizan su mente objetiva con gran frecuencia; pero no es intuicion.

    La intuición, es un estado del Ser. No tiene que ver con la mente de nuestra personalidad. Cuando verdaderamente intuímos; la idea que fluye, sabemos que no vino de nosotros.

    Mucho de lo que se le llama “intuición” sólo es un reconocimiento de similitudes y la posesión de una aguda mente analítica. Las personas inteligentes, que han vivido mucho tiempo, han tenido muchas experiencias, haciendo contacto con un sinnúmero de personas, pueden, siempre que estén interesadas en ello, darse cuenta fácilmente de los problemas y las modalidades de los demás. Esto no debe confundirse con intuición.

    Lo importante de todo el comentario es, que todos los seres humanos podemos y debemos transitar por ese proceso evolutivo, a fin de conseguir la conexión con la divinidad. Esto no es exclusivo de unos pocos, sino de toda la humanidad. “Todos estamos condenados a tener éxito”

    Si existen algunos libros, que se dicen sagrados, o que fueron escritos por sabios; y comentan ciertos acontecimientos que parecieran apocalípticos. El problema no es de quienes los escribieron, sino de quienes hoy, lo interpretan. Hagamos el esfuerzo de crecer en conciencia, y nada de lo que consideramos “malo” nos afectará.

  • Un Estudioso de la Antropología dijo:

    Este Jose siempre impresiona con sus respuestas. El tipo es un sabiondo. Además de psicologo es tremendo religioso. Pero, si esta en sus manos quisiera que me respondiera qué está queriendo decir con que el babalao siempre tiene un margen interpretativo. ¿quiere decir que al margen de Ifa, puede hacer otra cosa?
    Cuidado señor. Tenga cuidado.

  • jose dijo:

    …..Rosa Maria sabe que yo estoy dispuesto a responder cualquier pregunta…solo que ella me tiene que autorizar a su web Babalawo Jose

  • jose dijo:

    ….rosa maria sabe que yo estoy dispuesto a responder cualquier comentario…solo que ella me autorice a entrar en su pagina…Babalawo jose

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también