Goles son amores  »

| 52 |

Para muchos, la historia reciente del Barcelona había muerto en el Camp Nou hace quince días. Arda Turan se había encargado de descuartizarla en una falta a Marcelo y luego, a la salida de un balón parado, Sergio Ramos la había colocado en una bolsa plástica, directo hacia el matadero.

Goles son amores  »

| 22 |

El Falcao del Atlético de Madrid debería ser el último de los Falcaos posibles. Hace unos meses pensó que se acababa todo en Europa para él. Quiso volver a River Plate pero el club no tenía la plaza de extranjero para poder inscribirlo. Hasta agosto pasado, la historia del Tigre parecía haberse quedado en una de las últimas anécdotas románticas en los tiempos de un fútbol antirromántico donde, como él mismo había dicho en una ocasión: "se gasta demasiado tiempo en prevenir".

Goles son amores  »

| 92

Morata marcó el gol del triunfo ante el Athletic de Bilbao en el Bernabéu. Bale fue, otra vez, el del pase. El canterano anotó en posición correcta, según los árbitros y las repeticiones. Cristiano volvió a levantar el mismo brazo y comenzó la polémica. Aparecieron los videos, las fotos, los memes. Lo raro es que entre tanta gente no haya salido a la luz un sucedáneo del experto en comunicación no verbal Cal Lightman.

Goles son amores  »

| 26 |

La principal virtud del Niza de Lucien Favre ante la visita del Olympique Lyonnais no fue el estado de forma de Mario Balotelli (poco participativo durante el encuentro y falló un penal al 81), ni las internadas de Dalbert Henrique por la izquierda. Lo más sobresaliente del Niza fue su formación con tres centrales (Malang Sarr, Dante y Paul Baysse) que les permitió más hombres –hasta cierto punto- en el centro del campo para agobiar a un rival que saldría a esperar.

Goles son amores  »

| 25

En alguna ocasión Jürgen Klopp dijo que el mejor mediapunta del mundo era el Gegenpressing (presión tras pérdida). Desde este punto de vista, hace más de ocho años, la asfixia metodológica y la estrangulación se volvieron artefactos psíquicos. “Ayuda poderle decir a un jugador: mira, los del Barcelona hacen lo mismo”, decía el míster alemán cuando entrenaba al Dortmund »

Goles son amores  »

| 13

Cuando Fabrizio Miccoli nació, Pantaleo Corvino tenía 36 años y aún vivía en Lecce, Italia. En 1996 hizo que el pequeño jugador firmara por el Virtus Casarano, conjunto donde trabajaba y que disputaba la Serie C1. Con el fichaje de Miccoli comenzó todo. El Ternana Calcio, que por aquellos años jugaba en la división inmediata superior, observó de cerca la evolución del delantero y decidió ficharlo para la campaña 98/99.

Goles son amores  »

| 34

Hubo un tiempo en que al graderío The Shed End se le llamó Fulham Road End. Desde hace varios años, en ese lugar del estadio de Stamford Bridge se sientan los aficionados del equipo rival. Algunos dicen que fue Jose Mourinho quien a inicios de la temporada 2005-2006 decidió que allí verían los partidos los fanáticos contrarios. Para ello, el técnico luso envió entonces a los familiares de los jugadores del Chelsea a observar los encuentros en el nivel inferior de la grada este.

Goles son amores  »

| 28

El Alavés partía con un esquema de juego ultradefensivo (5-4-1) El planteamiento es sencillo: 5-4-1 con un hombre objetivo, -piensa el flaco Pellegrino. En el fondo, parecido a la Juventus de los últimos años y a la Holanda de Van Gaal en la pasada Copa del Mundo: tres centrales y dos laterales volantes. Ligeramente más adelantados, cuatro hombres en línea y arriba un delantero que sepa custodiar la pelota.

Goles son amores  »

| 20

Hay un hombre que está de espaldas, al menos, casi de espaldas. Casillas lo ve. Casillas ya lo ha visto todo en el fútbol y, aun así, es capaz de imaginarse poco a estas alturas. Nunca fue de los mejores imaginándose algo, aunque sería difícil imaginar, por ejemplo, que durante su primera temporada como titular en la liga de las estrellas Fernando Hierro patearía los saques de meta en su lugar.

Destacadas