Imprimir
Inicio » Cultura  »

Freddy, la cantante (conclusión)

Publicado en: Palabras
En este artículo: Cuba, Cultura, Ela O'Farrill, Freddy, Música
| 16

La vi alejarse con su buena compañía y subir ligerísima las escaleras. Durante un buen tiempo permaneció en su nuevo hogar. Luego supe que estuvo albergada en otras casas de amigos y, un buen día, me enteré de que ya comenzaba a tener oportunidades, que figuraría en el show del cabaret Capri bajo la dirección artística de Anido, un prestigioso hombre de espectáculos. Para esa ocasión, mi amiga Ela O’Farrill fue invitada a componer una pieza que le serviría como tema de presentación a la cantante. Tal como dije al comienzo de esta secuencia, la compositora acaba de darse uno de esos salticos a La Habana con que suele alegrarnos. La tarde que fui a verla para que nos diéramos el abrazo de hasta luego, le pedí que me contara con pelos y señales cómo vino al mundo la hermosa canción que hemos estado disfrutando en el disco grabado por Freddy así como, más recientemente, en la espléndida versión de Haila.

Ela me cuenta que yo le había estado insistiendo para que cruzara cualquier nochecita al Celeste o a los alrededores en busca de la cantante y se diera gusto apreciando no sólo su timbre sino, a la vez, su musicalidad tan especial. Dice la amiga querida que ella se reía con mis amenazas de tirar una piedra desde la calle Humboldt apuntando a su ventana del 9º piso para obligarla a bajar. El encuentro nunca se produjo. Eran tiempos en que ella actuaba en sitios de los alrededores y sus horarios coincidían con los de las improvisadas presentaciones de nuestra estrella naciente, así fuera frente por frente a la casa de la compositora. Pasó algún tiempo y estando ella en una descarga de amigos, Anido se encontraba presente y sacó a la conversación,  a propósito del proyectado debut de Freddy en la pista del cabaret del Hotel Capri, su preocupación acerca del tratamiento escénico que requeriría esta cantante totalmente desconocida, a los efectos de satisfacer al público que frecuentaba este tipo de espectáculos . En la reunión se encontraba también un norteamericano -según Anido, una especie de manager del cabaret o del hotel-quien, en medio de la conversación y luego de haber escuchado algunas referencias acerca de la compositora, se le acercó y le propuso crear una canción basada en la historia (pudiéramos decir a esas alturas la ya naciente leyenda) de aquella mujer. Ela cuenta que, mientras escuchaba a Anido y a este “señor alto y delgado”, se acordaba de mi ocurrencia. Les dijo que lo pensaría. Esa noche, de regreso a casa después de su actuación, abrió la ventana de su cuarto y lo que por ella entró no fue mi piedrecita sino la idea completa, de principio a fin, de la bella canción que corrió a anotar, a pulir y perfilar hasta dejarla tal como nos ha llegado. Lo demás fue conocer a su heroína, enseñarle letra y música, darle la pieza -posiblemente a Rafael Somavilla, quien debe haber sido el director de la orquesta que acompañaba el show por aquel entonces– y luego a Humberto Suárez, arreglista y director musical del disco que, más tarde, se decidió grabar bajo el sello Puchito, quién sabe si pensando ya en el viaje próximo de la cantante a México, a juzgar por la inclusión en él de piezas como Noche de ronda, de Agustín Lara,  Bésame mucho, de Consuelo Velázquez y La cita, de Gabriel Ruiz, enmarcadas en un estilo que no tenía puntos de contacto con el repertorio habitual de la cantante, inclinado de lleno a la canción y el bolero cubanos relacionados con el feeling , así como a versiones de canciones norteamericanas.

Las fechas probables en que ocurre esta parte de la historia pueden investigarse consultando los periódicos y revistas de la época. Avanzaba el año 60. A partir de agosto la vida musical se volvió agitada, interesante, extremadamente viva para quienes éramos tan jóvenes así como para quienes no lo eran. Mi tiempo se repartía entre algunas responsabilidades que acepté, mis colaboraciones escribiendo sobre espectáculos en el periódico Revolución, una moderada vida como intérprete y una atención creciente al reclamo de figuras que, como Doris de la Torre y Omara Portuondo, al iniciar por todo lo alto sus carreras discográficas, incluían en ellas versiones insuperables de canciones mías. Freddy no se quedó atrás y, para mi gloria, dejó registrada en la placa que conocemos como el único disco suyo de que tengamos noticias, ese Tengo que me permití utilizar aquí como ilustración  el domingo pasado.

A partir del mes de agosto de 1960 la vida me regaló la oportunidad de iniciar y llevar hasta lo más hondo una amistad con el compositor Julio Gutiérrez.  Al calor de nuestras labores en la recién creada Sociedad Cubana de Autores Musicales -él como Presidente y yo figurando, junto a Ignacio Piñeiro y Sergio Francia, entre los tres vicepresidentes de la entidad– el año 1961 puso mar por medio entre nosotros dos cuando el entrañable amigo marchó a México como director musical y arreglista de una producción de cabaret encabezada por el gran coreógrafo Rodney, en la cual Freddy figuraba como atracción. Debe haber sido a finales de febrero o comienzos de marzo de 1961 cuando alguien puso en mis manos una carta de Julio Gutiérrez, fechada el 19 de febrero, que he conservado con verdadero celo. En ella se refiere al estreno exitoso de la producción, la noche anterior así como al proyecto de suyo y de Freddy de incluir mi canción Tú no sospechas “que a ella y a mí (sic) me  gusta mucho” en un nuevo Long Playing de la cantante que comenzaría a grabarse a la semana siguiente en aquella ciudad. Fue la última noticia que tuve acerca de ella. Si el disco se grabó, con qué sello pudo haber sido, si algunos fragmentos de la grabación yacen en un almacén de cintas magnetofónicas en México por no haber resultado interesantes para los discósofos de entonces, es un misterio. Julio no regresó a Cuba. He leído que Freddy pasó a Puerto Rico y los diccionarios dicen que murió el 31 de julio de ese mismo año en San Juan.

La carta  venía acompañada de un recorte de prensa con la propaganda del show a que hace referencia mi amigo. Yo lo despedacé en un arranque de rabia porque no pude soportar el carácter ofensivo con que se permitían anunciar a la cantante aludiendo a su peso corporal y no a su arte.

Un par de cosas para terminar: he estado repasando los comentarios recibidos en el transcurso de estos cuatro domingos y no acierto a localizar uno donde alguien se refiere al poder unificador que tiene la música cubana. Es curioso que algo casi exacto, casi con las mismas palabras, afirma Julio Gutiérrez en los primeros párrafos de esa carta que me ha hecho sentirlo vivo y cercano cada vez que he tenido el valor de releerla. Dicen que la casualidad no existe. Yo veo las coincidencias entre lo que afirman el lector y el compositor separadas por medio siglo y pienso eso mismo que ambos sostienen y añado aquello que Harold no se cansaba de repetir y que lo explica todo: “la música es un misterio”.

Ha sido un regalo para mí encontrar, donde no lo esperaba, personas nacidas, crecidas o maduradas a lo largo de este medio siglo lleno de saltos mortales para nuestra memoria musical y sentirlas nadando en amor hacia quienes han protagonizado una historia  que –a fin de cuentas– siempre saldrá a flote porque tiene como tierra firme  y escenario único al alma cubana.

Almendares, 10 de octubre de 2010

En los bajos estuvo enclavado el bar donde encontré a Freddy y la escuché por primera vez. A continuación, Radio Progreso y, al fondo, la Iglesia de El Carmen.

En los bajos estuvo enclavado el bar donde encontré a Freddy y la escuché por primera vez. A continuación, Radio Progreso y, al fondo, la Iglesia de El Carmen. Foto: Marta Valdés

En los bajos estaba el "pullman".

En los bajos estaba el "pullman". Foto: Marta Valdés

Vista del edificio Josefina, en cuya planta baja estuvo enclavado el Celeste

Vista del edificio en cuya planta baja estuvo enclavado el Celeste. Foto: Marta Valdés

En el 9º piso de este edificio Ela O'Farrill compuso la canción Freddy

En el 9º piso de este edificio Ela O'Farrill compuso la canción Freddy. Foto: Marta Valdés

En video “Freddy”, de Ela O’Farrill

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gladys dijo:

    Querida MArta,y que Dios me perdone si con este comentario cometo una injusticia,pero yo jamas hubiera olvidado a quien ,como usted,significo tanto en el destino de esta cantante,quien le presento la posibilidad de vivir mejor y de poder demostrar sus posibilidades vocales ,con lo que no solo mejoro su vida economicamente sino pudo viajar y conocer otras tierras ,grabar un disco,en fin,creo que usted fue la piedra angular de esta hitoria,aunque quizas por modestia asi no lo reconozca,pero es mi opinion,al final,he quedado un poco decepcionada de Freddy,cada cual es como es,pero en su caso,jamas hubiera dejado de escribirle,de estar al tanto y de tenerla al tanto de mis logros o mis desventuras,usted merecia saber un poco mas de ella,siempre me hice la ilusion que el final seria otro,bueno,que Dios la tenga en el lugar que le corresponde,no debo juzgar a quien no conoci,gracias por darnos sus vivencias,seguire admirando la voz de Freddy,y desde ahora,mucho mas a Usted,un abrazo

  • Marta Valdés dijo:

    Amiga Gladys:

    Freddy se enfrentó a todas las cosas a la vez en su batalla por encontrar su verdadero camino. No alcanzó a hacerse famosa sino que disfrutó del aplauso fugaz, del simple pago por parte de sus empresarios al final de las actuaciones y debe haber padecido, en su amor propio, las alusiones a su físico que se esgrimían como parte de la propaganda. Mi preocupación por ayudar a que se le conociera era también la de una joven como ella que estaba luchando también por encontrar su camino. El mejor fruto que pudo dar esa conjunción fue que ella añadiera canciones mías en su repertorio y que, en el proyectado disco que no sabemos si se grabó, tuviera interés por incluir una más. Esto ocurría cuando sólo unos meses la separaron de su final. Yo opté por encaminar mis empeños aquí y le repito que –coincidiendo con la noble expresión de Pablito–la prefiero compartida– de igual modo que recibí impulso de otros y traté de darle un empujoncito a ella, toda la vida me ha importado que nazcan y crezcan en este mundo nuestro nuevos creadores e intérpretes. No han faltado en este medio siglo esos talentos por quienes luchar y ese intercambio desinteresado es lo que anima la vida espiritual y hace crecer el arte. Creo que vale la pena regalarles aquí un párrafo que copié a mano de un mensaje enviado por mi amiga Fina, la esposa de Frank Domínguez:
    “Si quieres tener el mar, contémplalo y abre tus manos en sus aguas y todo el mar estará en ellas. Porque si cierras tus manos para retenerlo, se quedarán vacías”

    Gracias por sus comentarios a esta columna.

    Marta Valdés

  • armando n. alba dijo:

    martha ante todo gracias por ser autentica y traer a este foro a artistas que aunque mueren fuera de cuba o viven fuera de cuba como es el caso de Ela, nacieron y desarrollaron su arte dentro de la isla.
    cuba creo que ha sido unica en el arte, al final de la carrera de un interprete dentro o fuera del pais, fueron unicos, han sido miles y ninguno se parecia al otro, ejemplo; gina, elena, omara, leonora, annia, olga, la lupe, contreras, vallejo, tito, faz, rosita, alba marina, fredy, cabel, bobby jimenez, mirian, blanquita amaro, frank, meme, albuerne, nos cansariamos de escribir nombres y a nuestra mente vienen voces bellas, pero faciles de identificar, cada uno tiene su sello.
    eso es lo que ha hecho grande a la musica cubana, igual se puede establecer con las orquestas, compositores, pianistas acompanantes, por eso es hora de que personas como ud, ela, portillo, frank, omara, meme, alvarez guedes, etc, unifiquen la historia de la musica cubana, eso engrandecera el alma cubana. gracias

  • iddia Veitía Gómez dijo:

    Como Rosa Mustia se me fue la Fredy del relato. Así como se ausentó ratos de la canción cubana.
    Gracias Marta por traerla desde este y para este sitio.
    Pero acá me tiene esperando por más.
    Y si no fuera mucho pedirle, ¿pudiera recordar para nosotros a ese señor llamado Luis García: A SOLAS CONTIGO?
    ¿Podría “subir” alguna de sus interpretaciones de la canción de Frank Dominguez:No me pidas imposibles?
    NO me canso de darle las gracias
    Un abrazo¡

  • Amaury Pérez dijo:

    He disfrutado (y sufrido) estos domingos dedicados a Freddy como quien paladea una buena novela. Gracias a Marta por compartirla. Uno no es el mismo después de “vivir” lo que he leído. Gracias.

  • FUILLERAT dijo:

    Gladys, la entiendo, pero es que cada persona tiene su historia individual, su percepción del mundo, habría que saber si al menos Freddy sabría escribir, en que forma fue criada, de que forma tuvo que hacerse a la vida, salir adelante, en fin, cada persona es un mundo, y en ocasiones no podemos determinar como piensa cada cual, sabrá Dios si su último pensamiento en su corta existencia en la vida fue para Marta, y la comprendo Gladys en su comentario, no lo rechazo, sabemos que los buenos sentimientos y agradecimientos a las personas que nos ayudan no están determinadas por el grado de escolaridad y cultural, pero si, estrechamente con la historia individual de cada cual y la forma en que la auto percibido y auto interpretado, porque de aqui, nacen los comportamientos, como ese que tuvo Fredy. Ahora bien, si analizamos la historia de Freddy, cualquier cosa pudiera suceder, recuerde solamente su imagen con su cajita en las piernas con sus únicas pertenencias, y quizas esto nos pueda dar un retrato de lo que fue esta mujer, de tan corta existencia, que no sabemos ni como ni de donde salió, de como y bajo que circunstancias llegó de Cespedes a la Habana, ni que fue de ella fuera de Cuba, de que tuvo que hacer para subsistir para finalmente morir en la pobreza, lejos de su país, de sus seres mas queridos, o vaya a usted a saber todo lo que pasó por la cabeza de esta mujer en sus últimos momentos. Eso no lo sabemos, y no piense que estoy en contra de su comentario, es muy humano, el agradecimiento es una de las cualidades mayores que puede tener un ser humano, pero al menos, tengamos en cuenta, que Fredy fue una mujer sin instrucción, y que cuando comenzaba a conquistar el mundo que quizas soñó mucho en su niñez y adolescencia, la vida se le terminó. En fin, creo que su comentario es lógico y acertado, puede haber sido un acto de mal agradecimiento, pero también pueden haber estado presentes otras circunstancias, eso no lo sabremos nunca. Gracias Marta no solo por acercarnos a esta historia, muy interesante y humana, pero por sobre todas las cosas, porque es una lección de la importancia de ayudarnos los unos a los otros, y de las dimensiones que puede tener la sensibilidad y la solidaridad humana. Fuillerat

  • gladys dijo:

    Queridos y fieles amigos de cubadebate,(ya que nos encontramos en otras secciones)cuando escribi mi comentario,supuse que generaria una reaccion,pero nunca imagine que la propia Marta,para mi,tan alta como una estrella,bajaria a responderme,y ademas el Profesor.Quiero agradecerles por la gentileza,yo exprese mi sentimiento al comentar lo que lei en la ultima parte de la historia;para quien se la sabe completa,tal vez no calcula cuantas ideas ebullen en la mente de quien tiene que esperar siete dias para conocer un poco mas,y quedarse con la miel en los labios hasta un nuevo encuentro.Yo vi algunos datos de Freddy publicados en la revista mujeres en version digital que justamente la semana anterior publico http://www.mujeres.cu,y para los que quisieran tener otros datos biograficos que alli lei, les di la direccion electronica en el comentario que escribi el domingo anterior;entonces al parecer,me puse a fantasear creando un final feliz para esa interesante leccion de desinteres contada por Marta,que para mi,es lo mas positivo que puedo extraer de todo lo que he leido,olvidando los tiempos que corrian,las dificultades por las que debe atravesado la cantante,etc.Con su respuesta a mi comentario,MArta me ha devuelto la fe en que las buenas intenciones ,el desinteres,y el desprendimiento hacia lo material,es lo mas importante.Con la inclusion de sus temas en sus actuaciones,en el disco grabado y quien sabe en cuantas cosas mas,MArta se sintio mas que agradecida por Freddy,claro,ahora lo veo,fue un lenguaje extraverbal y que ha quedado para la posteridad y para que otros conozcamos y recordemos a esa autora que le tendio la mano sin esperar algo a cambio.Como les dije en mi anterior comentario,seguire admirando a Freddy,y desde ahora,a Usted MArta,mucho mas.Le agradezco que cada domingo logre unirnos a todos los que leemos sus Paalabras,con un lenguaje comun,y universal:el de la musica,el de la cultura,que lejos de crear discordias,multiplica sus amigos,Gracias de nuevo.

  • FUILLERAT dijo:

    Claro que si Gladys te entendimos, y en la web habanaradio.cu si entras a culkturales y dentro de esta a De nuestros artistas hya un artículo que escribí hace años sobre Freddy. Que bueno encontrarnos con personas como usted Gladys, un beso de mi parte, y si quiere escribir a la dirección mía de habana radio en el escrito encontrará la misma. Un abrazo y me encanta ser su amigo. Fuillerat

  • Raúl Menejías dijo:

    naci en el año 1960 y de Freddy comense a saber ahace unos pocos años, escribo una sección de música en radio Surso , ciego de Avila que tiene por nombre
    ” Sucesos de la Música Cubana” y Freddy fur todo un suceso en las noches habaneras quisiera poder llevarla a mi sección pero caresco de la música para tal efecto, personas con talento y aptitudes musicales siempre vamos a tener asi como personas con tante sensibilidad como Martha Valdez, no se si Amaury ya tenga entre sus planes invitarla a con 2 que se quieran, hace mucha falta para abordar a tan singular artista.

    mi dirección es Central Venezuela, Provincia Ciego de Avila

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    yo debo ser un animal de la melancolía y la nostalgia, un tipo a quien el mismo día de cumplir 47 años me bebo sorbo a sorbo la inmensa-profunda historia de Freddy narrada con ese aliento único que Marta Valdés puso letra a letra, domingo a domingo.
    El sin par Amaury se me adelantó en la frase: “Uno ya no es el mismo después de haber leído esta columna”.
    No son mis oficios de escritor y fotógrafo los que me hacen estremecer; es esta verdad-destino narrada por Marta en su viaje-vuelo 50 años atrás, esgrimiendo los vericuetos de uno de los tantos pasajes que el ser humano atesora en el enorme baúl de su alma. Y aqui viniste tú, señora Valdés, desnuda de todo y en acto de reinvidicación contra la desmemoria y el salvoconducto de los foristas.
    Después de Freddy la cantante, qué vendrá?
    Que bien que se escribiera un libro sobre esta y otras tantas historias. Alguien me dijo que vio morir a Bacallao, ex-cantante de la Aragón, solo y abondonado encima de un catre (canapé) en Venezuela.
    Verdad o mentira… qué será o que fué de la vida de tantos nuestros por ahi?

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    Lezama dijo que Martí es ese misterio que nos acompaña. Harold dijo que la música es un misterio. Dios es un misterio. Cuba también lo es, los cubanos lo somos… qué cosa que lleve su encanto entrinsico acaso no lo es? Tú también eres un dulce misterio Marta. Pero déjanos así, llenos de interrogantes porque de alguna manera ayudas a la creación de nuestras propias fantasías. Y es bueno soñar, imaginar. Gladys, te comprendí perfectamente.
    Larga vida señora mía

  • FUILLERAT dijo:

    AMIGO Y TOCAYO rAUL, NOSOTROS EN HABANA RADIO TENEMOS ESE DISCO QUE FREDDY GRABO, PODEMOS COMPARTIRLO PORQUE SOMOS EMISORAS HERMANAS. DEBES COMUNICARTE CON NOSOTROS EN HABANA RADIO. FUILLERAT

  • Tomás dijo:

    Por favor!…, recuerdo muy bien el programa: A solas contigo. Sería como destapar la “caja de pandora” a la buena música romántica de los que soñamos con aquellas canciones con unas letras, armonías e interpretaciones impecables.
    Es tiempo de sumar y no de seguir aferrados a pensamientos arcaicos.
    ¡Que viva la música que cura las heridas profundas!…
    Tomás

  • janczeck dijo:

    Marta un saludo de un admirador,me gustan sus canciones aunque para interpretarlas hay que ser super afinado por dficiles,Fredy murio en San Juan tuvieron que hacer una recaudacion,creo que fue Mirta Silva,pero bueno en San Juan esta su tumba,hace poco lei que una hija suya en Cuba rogaba le informaran donde estaba sepultada,no se cuanto de esto sea verdad,un saludo por todas sus bellas canciones sobre todo Sin ir mas lejos,mucha salud.

  • Alejandro dijo:

    Marta:

    Agradezco la amplia información que nos ha brindado sobre la cantante Freddy, mientras escucho Debí llorar. Conocí de Freddy hace ya como 5 años de la mano de un buen amigo el cuál ha sido el responsable de nutrirme de tanta buena música, contaba yo con tan solo 19 años y en mis oídos ruido. Para mi ella siempre había sido un enigma, quién era esa voz que me estremecía? y alguien me dijo que era cubana, por que no se hablaba de ella?, por que no se conocía? He seguido celosamente todos sus relatos y aún quedo con vacíos, que imagino sean suyos y que hayan sido responsables en parte del impulso que la llevo a escribir durante cuatro domingos. Gracias mil por todo el esfuerzo.

  • Vanessa Rosales dijo:

    Hola Marta,
    Es un enorme placer poder saludarla. Le cuento que tengo 26 años y soy una periodista colombiana, nacida en el Caribe pero que vive en la ciudad de Bogotá. En estos momentos estoy emprendiendo una investigación sobre Freddy para una revista grande del país llamada Malpensante. Su tema me obsesiona como lo hace también el bolero a pesar de mi corta edad es una de las músicas que más me tocan. Para mi sería de gran utilidad y sobre todo un gran honor poder entrevistarla para este proyecto. La idea es reconstruir el personaje pero, si es posible, a través de las muchas piezas del rompecabezas, conocer cómo murió. A mi me interesa su fuero interno, ¿qué tipo de mujer era, a quién amo, dejó hijos, cómo era su temperamento, la hacía sufrir su gordura? En fin, son muchas mis preguntas.
    Por favor déjeme saber a mi correo si es posible.
    Un gran abrazo

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción “Palabras”. La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo “feeling”. Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también