Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La mentira no es información. De sembradores de odio y canallas seriales.

| 12 |

La pandemia de la desinformación y manipulación, la perversidad del terrorismo mediático. Gráfica: Lacoste

En un escenario como el que nos rodea, con un mundo paralizado, uno podría imaginar que los sembradores de odio se llamarían a la reflexión y ante el sufrimiento humano recuperarían algo de la humanidad perdida, pero los hechos nos están mostrando la persistencia del odio y la mentira.

La pandemia de la desinformación y manipulación, la perversidad del terrorismo mediático, para tratar de seguir atrapando a poblaciones cautivas continúa como si nada pasara en el mundo, y se convierte en un crimen de lesa humanidad. La mentira mediática es un arma de guerra.

La realidad, que en estas situaciones límites se sobrepone a los juegos malditos de la guerra psicológica, determina que la mayoría de los medios de comunicación masiva a nivel global son manejados en este período histórico desde el centro imperial que, a su vez, hegemoniza la revolución tecnológica de las comunicaciones y la informática.

Esto dentro de su proyecto de lograr el manejo absoluto de una comunicación estratégica a nivel global, y como parte esencial de las guerras de todo tipo que el sistema imperial nos impone.

”A su vez las técnicas científicas de comunicación, potenciadas a escala masiva y planetaria por los grandes conglomerados mediáticos del capitalismo, crearon las bases para su utilización en estrategias de manipulación y de control social desarrolladas a partir de los objetivos de la dominación imperial-capitalista” señala el analista especializado Manuel Freytas.

En esa escala tienen bajo su control a los mismos grupos de poder que acompañaron los proyectos depredadores, neoliberales, coloniales, de un capitalismo sin máscaras y que hicieron cómplices de sus fechorías universales a la mayoría de los que se dieron en llamar comunicadores “independientes” cuando no lo eran.

Convirtieron la desinformación en un arma clave y a los medios en armas de destrucción masiva, permitiendo devastación y crímenes atroces, como los cometidos en el mundo, por el terrorismo imperial como en las recientes guerras coloniales del siglo XXI.

La dictadura global mediática no se da tregua, no se detiene ni ante una tragedia de estas dimensiones, y cuenta con la mayoría de los medios de comunicación masiva a nivel global, que continúan tratando de confundir, con un esquema de manipulación perverso, cada día más cercano al discurso del fascismo más primitivo, lo que produce largas listas de víctimas, que en el lenguaje de ese poder hegemónico son convertidos en victimarios.

Como tales aparecen en los mensajes diarios, elaborados en todos los casos desde los centros del poder imperial, para confundir y paralizar a importantes sectores de una sociedad atrapada.

Los que se dejan atrapar por el mensaje depredador del ser humano y se enferman de inhumanidad, los que imposibilitados de elegir entre mensajes manipulados y otros que se apegan a la realidad, a los que grandes sectores populares no tienen acceso, caen en la red del odio.

En medio de este huracán de noticias falsas, de ofertas mercenarias, hay una mayoría de periodistas, comunicadores, cineastas, documentalistas que resisten y crean formas de comunicación, como se hacía en tiempos de las catacumbas, para enfrentar al odio y acompañar a los desposeídos, los millones de seres humanos arrojados sin piedad a los arrabales del mundo.

Si la red de noticias falsas se interrumpiera, si se impusiera una cuarentena para la circulación de la mentira, vendida como información- cuando la esencia de la divulgación informativa es la verdad a la que todos los pueblos del mundo tienen derecho y que es la verdadera “libertad de expresión”, el mundo en crisis sería distinto.

El discurso del fascismo, que aparecía en las brumas del pasado con lenguajes refinados y perversos, hoy es sin aderezos, brutal, lo que se conjuga con los efectos de entretenimientos desculturizadores, en una verdadera guerra colonizadora de conciencias para fomentar odios, persecuciones, guerras y conformar la red de negacionistas.

Podría proponerse una cuarentena para evitar la pandemia del virus del odio y de la noticia falsa, de los informes aterrorizadores, como si esto ayudara a la humanidad, en una encerrona que transcurre entre la parálisis del miedo y la impotencia y la posibilidad de una información veraz que pacifique y ayude a controlar la incertidumbre y la desesperanza.

El periodismo tiene hoy como nunca una responsabilidad histórica de cumplir con su función de informar con la verdad, sirviendo a la humanidad y cumpliendo con su ineludible compromiso ético de respetar la legislación internacional, donde queda establecido como norma que la información veraz es un derecho ganado por los pueblos del mundo.

También las dirigencias y los partidos políticos, deben cumplir con su deber de impedir que continúe la pandemia de la mentira, ya que existen normas constitucionales e internacionales y éticas para detener este azote de un capitalismo en decadencia, que no admite que hoy es imposible continuar con la acumulación y concentración de riqueza a un nivel como nunca antes había sucedido en el mundo, mientras millones de personas son condenadas a la lenta muerte del hambre y el abandono absoluto de los estados parias.

La depredación ambiental es también un crimen de lesa humanidad que protagonizan los dueños del poder que destruyen todo a su paso, no importa cuántas vidas cueste, para hacer escalar sus fortunas, custodiada por el armamento más destructivo de todos los tiempos, constituyendo la acción de mayor poder letal del terrorismo económico-ambiental.

Hay montañas de muertos detrás de cada palacio construido con las riquezas acumuladas sin control, pero nadie habla de estos temas, mientras las sociedades son inducidas a la inercia absoluta, bajo la vieja y nunca desechada doctrina Goebbels (Joseph) que con otros subterfugios y engendros tecnológicos, reconstruye en cada tiempo la matriz cada vez más perfeccionada, pero cada vez más mediocre del fascismo.

Esto es la guerra psicológica, la de Cuarta Generación mediante lo cual se produce, la mayor intervención cultural contra nuestros pueblos, como son la desinformación y manipulación, los espectáculos de “entretenimientos” que lobotomizan y zoombifican (el perfecto zoombie social) y logran-que antes de escribir- un niño aprenda a “ matar “.

En general el blanco de los perversos juegos de muerte de la internet es un indio, un negro, un árabe, a un latino, un presunto terrorista, y cada impacto de sus supuestas balas se festeja como un triunfo. Son las “bellezas” fatales y mortíferas que engendra el capitalismo en su verdadera esencia.

La pandemia del coronavirus ha dejado al desnudo esta realidad, que sigue siendo ocultada por la mentira. La mayoría de los medios actúan como comandos de mercenarios “matando” psicológicamente al “enemigo”, perseguido, degradado, humillado por la injusticia sin límites del sistema.

“En la Guerra Psicológica (columna vertebral de la Guerra de Cuarta Generación, sin uso de armas) las operaciones con unidades militares son sustituidas por operaciones con unidades mediáticas”, señala también Freytas.

Todo dirigente político, todo gobierno soberano, que se apoye en el pueblo, que decida por la patria, la soberanía efectiva, la independencia, el honor y la dignidad, la defensa de sus recursos naturales, es un blanco en esta guerra. Lo son los periodistas que se ajustan a las reglas del periodismo, los militantes, los dirigentes populares, los que resisten a la violencia imperial y a sus alcahuetes de turno que imponen en los gobiernos para hacer el trabajo sucio, de entregar países y recursos, como traidores a la patria que son.

Digamos que nada de esto discute nuestra prensa de este siglo XXI, a las que se les inoculó el virus de una pandemia alucinante, la de la ambición sin límites, hasta vender el alma al diablo, para este lo habite definitivamente.

Es tiempo del nunca más para la mentira

“En este clima fin de ciclo, y para colmo pandémico, En este mundo de espejismos tenemos que encontrar estrategias para recuperar la verdad. Porque, sin ella, no podremos vivir”. dice el escritor mexicano Juan Volloro.

Para recuperar la verdad se necesita una unidad monolítica del periodismo y los trabajadores de prensa para denunciar ante organismos internacionales que protegen el derecho de los pueblos a una información veraz y pautar las imprescindibles normas éticas que deben regir la profesión. Si la mentira y la manipulación en la información son armas letales como está demostrado en estos tiempos aciagos y en documentos como los que definen la reglas de una Guerra de Cuarta Generación, es el momento del Nunca más.

Sembrar el odio es un gesto de violencia extrema y transforma a buena parte de la sociedad en un batallón perdido de zombis, que terminan matando sin culpa, destruyendo sin conciencia y devorándose a sí mismo en su integridad humana.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Completamente de acuerdo con lo expresado por la gran Stella Calloni, al 100%. Sólo deseo incluir una acotación. La inmensa mayoria de los canallas mentirosos y falsificadores son personas de derecha, extrema derecha o mercenarios de la pluma y la cámara. Pero ser de izquierdas o tener toda la razón del mundo para promover una ideologia revolucionaria y en defensa del pueblo, no nos dá ningun derecho a mentir, omitir o deformar las historia. Los intelectuales progresistas deben atenerse estrictamente a la verdad, se debe tener una enorme estatura moral, bien por encima de nuestros enemigos de clase (o de aquellos totalmente desclasados) calumniadores y mentirosos (ojo no digo que todas las personas de derecha sean calumniadores o falsificadores, que no es asi). Pero la intelectualidad progresista debe actuar en el campo de la verdad, no necesitamos para nada "Otaolas de izquierda". Como siempre ha sido en el devenir histórico, los extremos se siguen tocando.

  • Trocha R dijo:

    Por eso nosotros los revolucionarios, los de izquierda, debemos batallar duro contra las maniobras manipuladoras de la prensa de la mentira del imperio, de batallar contra todos aquellos que son comprados sin valorar su ética y prestigio y que denigran su papel en la historia. Luchar sin descanso en defensa de la verdad oportuna, inmediata, que no le da tiempo a que se desarrolle esa mentira, es decir, preever lo que el enemigo usará para desacreditarnos, no darles el tiempo a que se roben la iniciativa para desenmascararlos con la verdad demoledora que los pueblos tarde o temprano, usarán para derrotarlos.

  • Justicia dijo:

    Este artículo que va dirigido a salvar lo humano del ser que dicen humano debía ser objeto de reflexión por todos los habitantes del planeta; pero mi propuesta es una utopía : millones son analfabetos y millones están carcomidos por las mentiras y el individualismo que el capitalismo, el imperialismo y el fascismo han ido impregnando en las culturas de nuestros pueblos.
    Ello tienen el plan y el guion bien establecido, que incluye matar a líderes sociales, defensores de los verdaderos derechos humanos, periodistas que sacan a la luz las verdades y masacrar y exterminan comunidades y pueblos enteros. Recordemos la operación Cóndor
    Pues no queda otra: plan , contra plan.

  • Daniel Andrés dijo:

    La mentira corre en la oscuridad pero en la luz no avanza , la transparencia, la humildad , la sencillez son frenos para la mentira , por que dejar correr la mentira si la verdad puede salir y cortarle el paso

  • Reinier Villegas perez dijo:

    Los medios manipulan la información de acorde los intereses políticos económicos y sociales de los gobiernos de turnos , y la media más polémica y que más odio insita es la BBC , es una porquería verdaderamente la misma y sus integrantes a mi punto de vista no valen nada , pero eso si a mi no me engaña ninguna de las historias que esta y otras publican , pero lástima que en el mundo haya tanta ignorancia , y falta de comprensión de discernir una noticia buena de una mala , a eso lo llamo analfabetismo mediático y tecnológico

  • Santos Prieto dijo:

    Excelente! El poder de los medios hay desenmascararlos.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Hoy la emancipación humana pasa por el reto de emanciparse de la mentira, de las manipulaciones, de la sobre saturación de información. Buscar los contornos de la verdad, tener juicio crítico. En ése empeño veo un papel relevante para los profesionales de la comunicación, con una elevada ética humanista, no en venta a los intereses de las clases explotadoras que están interesadas en mantener el estatus quo, a costa de la vida y el sufrimiento de millones de seres humanos en todo el mundo.

  • Israel dijo:

    Muy acertadas palabras, muestran magistralmente el panorama de un mundo alrevez, como dijo otro de nuestros excelentes pensadores

  • JUAN CARLOS dijo:

    EXCELENTE ARTÍCULO. LAMENTABLEMENTE TODO ACONTECE ANTE LOS OJOS DE LOS QUE DEBEN VELAR PORQUE NO SUCEDA. Y SE HACEN CÓMPLICES DE LO MAL HECHO. O ESTÁN ¨CANSADOS¨ O SE HAN RENDIDO ANTE ESE PODER IMPERIAL. SE COMPRENDE QUE LA LUCHA NO ES FÁCIL, Y SERÍA MUY LARGA Y AGOTADORA, PERO COMO USTED DICE: ALGO HAY QUE HACER. SALUDOS. JC

  • cas dijo:

    Stella, es que los medios internacionales no hacen nada, porque estan de parte de las mentiras y la desinformacion, no dicen nada de los asesinatos de lideres sociales en Colombia, no dicen nada de las guerras comerciales y bloqueos del imperialismo yanqui contra paises elegidos democraticamente, no condenan el racismo en los EEUU, la ONU y la OEA estan en total silencio por estas y otras muchisimas cosas mas saludos cas.

  • isa 2020 dijo:

    Por su fruto los conocerás…
    ¿Alguien ha visto de un árbol de plátano salir calabaza, o de uno de aguacate salir naranja? No, la naturaleza no lo estableció así por un fuerte motivo, ella nos quiere enseñar que la manera de conocer el árbol es por su fruto. Si un directivo va a contratar a alguien para trabajar para él ¿Cómo va a saber si va a ser bueno: porque tenga muchos títulos, porque sea doctor en ciencia, porque sea su amigo, por los resultados de la verificación, porque se vista bien, o porque sea lindo o linda? Me parece que la única forma efectiva es darle tiempo para ver que fruto da. ¿creen que un mal trabajador sea excelente en su trabajo o un buen trabajador sea un “barco” como se dice actualmente? Jesús dijo que árbol malo no da frutos buenos y viceversa. Lo que decimos dice mucho de lo que somos “porque de la abundancia de nuestro corazón habla la boca”. Por eso nuestra transformación debe ser desde adentro hacia afuera de lo contrario sería fatal para nosotros y para eso el único remedio es entregarnos en cuerpo y alma a nuestro Salvador Jesús y aceptar la gracia de Dios a través de Él, ¿sabías que ÉL que dio buen fruto fue tratado como un pecador para que tú y yo pecadores, fuéramos tratados como justos y podamos dar BUEN FRUTO? Solo Cristo tiene poder para darle vida a lo que esté muerto y de transformar un desierto en un jardín. DÉJATE LLEVAR Y FLORECE.

  • isa 2020 dijo:

    La verdadera lucha, tu verdadero enemigo parte 2
    Jesús dijo que debemos AMAR a nuestros enemigos y también nos muestra porqué, esas personas son bendiciones en nuestra vida, incluso te liberan de tus cargas y ataduras, por ejemplo:
    - Si eres de las personas que se afanan mucho por el trabajo y se trata de un jefe que te exige más, y más, y más hasta que te das cuenta de que tu mal es el afán decides cambiar y eso te libera de un gran peso, luego tu vida cambia, te ocupas más de ti y tu familia y eres completamente libre.
    - Este es más simple, si le tenías miedo a algo: un animal o cualquier otra cosa y te exponen a eso, ahí tienes la oportunidad de enfrentar el miedo y ser libre de ÉL
    - Si es alguien que te vive criticando en tu trabajo o cualquier otra cosa por vanagloria suya o para humillarte, si en vez de ver el daño que te está haciendo y tomas lo que te hace como un consejo, eso te sirve para mejorar y segura estoy de que te ganarás su respeto.
    - Si te vive acusando injustamente y logra que todos te miren y te acusen será mejor para ti porque verán que eres inocente y gozaras de la admiración de todos, incluso quedando probada tu integridad recibirías propuestas difíciles de rechazar, logrando grandes oportunidades
    - Ocasiones como esas te permiten mostrarle a DIOS cuanto lo amas y todavía más haciéndoselo ver a esa persona, y ¿Quién sabe lo que pueda pasar en su corazón?
    En fin, hay muchos ejemplos, por eso debemos amarlos, ellos son una GRAN BENDICION en nuestra vida, pero… a pasar de serlo esas no son sus verdaderas intenciones, por eso están en deuda con Dios, y de no arrepentirse su fin puede der trágico, por eso debemos orar por ellos y pedirle a Dios misericordia (lo necesitan más que nosotros) . Además, todos hemos estado en ambos bandos y nos gustaría que nos perdonaran.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Stella Calloni

Stella Calloni

Periodista argentina y corresponsal en su país del diario La Jornada. Es autora de "Los años del Cóndor".

Vea también