Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

A esa hora, alguien se salva

| 26

Caricatura: Adán.

El primer aplauso que recuerdo, el primero que debe haber tenido sentido en mi vida, data de cuando yo tenía poco más de tres años. En la puerta que daba al portal de casa de mi abuela, en Güira de Melena, observaba con rareza a mí mamá dando saltos de alegría y juntando con nerviosismo las palmas. Sus ojos apuntaban hacia un carro que mi memoria registra como blanco, del cual se bajaba un hombre, con un maletín o una mochila. Era mi papá que regresaba de Angola, que volvía para siempre, que al fin conocería a mi hermano.

Mucho tiempo después, una tarea de quinto grado daría pie a mi primer poema; el cual, con total soltura y marcada entonación, declamaría yo misma, una y otra vez, en matutinos o actos públicos fuera de la escuela. Ese inocente atrevimiento mío siempre era premiado con aplausos, aunque no sé si merecidos.

Durante mi adolescencia, la Casa de Cultura de San Antonio de los Baños se convertiría en un espacio imprescindible. Allí tomé clases de cuánta manifestación artística pude y conocí el vértigo subyugante de subirse a un escenario, que las luces te cegaran y empezara la función.  El corolario de aquel acto de magia, la cresta de la ilusión, era sentir el aplauso benévolo de nuestros padres y compañeros al terminar cada puesta.

Para el repertorio sonoro de mi niñez, imborrables son también el sonido exigente, impositivo, de las palmas de mi abuelo o tío; quienes las hacían chocar mientras demandaban que los jugadores de sus equipos de pelota le dieran al contrario un poncha’o o metieran un jonrón.

Otras transiciones y pasos en mi vida, como el escalafón del pre y la elección de la carrera, la entrada a la universidad o la graduación, estuvieron igualmente acompañadas del reconocimiento de mis seres queridos; de aplausos, explícitos o no.

En ese camino, además, fui aprendiendo a deshacerme en ovaciones cuando un concierto me tocaba el alma, cuando un profesor nos daba una clase “fuera de serie” o cuando una película me estrujaba. Los recuerdos de mis primeros festivales de cine en La Habana están marcados por las explosiones de salas repletas, cuyos espectadores agradecían, a palma limpia, cada risa, pensamiento o lágrima que les motivara una proyección.

Me sobrecogieron asimismo los primeros viajes, los primeros vuelos, y el gesto con que, invariablemente, los pasajeros agradecen a su tripulación haber llegado a su destino, sobrevivir a la osadía de surcar los cielos.

He sucumbido a la melancolía dignísima de las despedidas, cuando el que se va de algún lugar o alguna vida ha entregado tanto que las manos de sus compañeros no le brindan adioses, sino aplausos.

Pero nunca, nunca, había participado de un aplaudir tan sublime, tan masivo, como el de este 29 de marzo, cuando Cuba estalló en reconocimiento a sus médicos desde balcones y ventanas. Ya nos habían removido las aclamaciones de edificios enteros, en Italia y España, dando ánimos a sus héroes de la salud; escenas reproducidas en los aeropuertos de estos países por donde han pasado las brigadas cubanas.

En mi casa, desde ayer, decretamos que la cita de las 9:00 p.m. es sagrada; ni bloqueos ni pobrezas de alma podrán impedir que, a la hora del cañonazo, salgamos a la carga y permanezcamos en pie por nuestros médicos. Ellos estarán, aquí o allá, salvando en ese instante una vida; nosotros los acompañaremos, amándoles y agradeciéndoles, en el lenguaje de los aplausos.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ismel dijo:

    Bonita iniciativa . me siento feliz con tanto amor hacia nuestros médicos

  • Rafa dijo:

    Como forma de hacer llegar realmente los aplausos de todo nuestro pueblo al abnegado personal de la salud, propongo: poner en cadenas a todas las emisoras de tv y radio del país por 30 o 60 segundos cada día a las 9 pm y que transmitan aplausos. Gracias

  • Walfredo Iznaga Ordóñez dijo:

    Hoy sentí la gran satisfacción al observar como se va generalizando la participación de los vecinos al masivo aplauso de nuestro pueblo, a las 9.00 pm, en reconocimiento a la heroica labor de los médicos cubanos y del mundo en la lucha por la vida y en contra de la pandemia llamada Covid-19. Mi satisfacción creció al observar como el canal CubaVisión se sumó a esta iniciativa, aunque de forma humorística. Pero, considero que pensando como país, hay que crear un bloque con todos los canales de radio y TVC y lograr que a esa hora el país debe rendir tributo a ese esfuerzo

  • Robertico dijo:

    Ivette todos aplaudimos, nos lo enseñaron los mayores desde hace mucho y seguiremos aplaudiendo no solo por nuestros grandes trabajadores de la salud sino por los que no pueden quedarse en casa y tienen que salir todos los días a la calle y seguir construyendo y manteniendo esta hermosa obra.
    Gracias!!!!!
    Gracias!!!!!!!

  • Rigoberto dijo:

    Hoy martes salió en pantalla el personaje de Pánfilo a las 9 de la noche para convocar e incentivar a aplaudir a los médicos por su magnífica labor. Creo que es una iniciativa muy bonita la de aplaudir y la de hacerle promisión en la tv a través de Pánfilo, ya que el cañonazo no se escucha en toda la Habana y mucho menos en todo el país. En casa ya todos estábamos algo atentos para decirlo de alguna forma, en esperar el momento para aplaudir, momento que no se dio porque los ánimos se cayeron cuando el personaje de Pánfilo salió de pantalla sin llegar aplaudir. En fin quiero decir que ese pequeño momento debió ser más largo para que Pánfilo aplaudiera y así arrastrar consigo a toda Cuba que en ese momento estaba sentada frente al tv. Creo que es una buena iniciativa televisar el aplauso, que cada día le toque a alguien diferente salir en pantalla a esa hora para acompañar al pueblo de Cuba a aplaudir, otro humorista, un actor, una actriz, un deportista, incluso se puede llegar a la iniciativa que cada cual grave su momento de aplauso en sus casas y enviarlo para que se ponga a esa hora a las 9 de la noche del siguiente día. Así como hizo Luis Silva que grabó el momento que estaban aplaudiendo en su casa. Creo que se puede pensar en eso.

  • La lluvia dijo:

    TODOS DAREMOS APLAUSOS AGRADECIDOS A NUESTROS MEDICOS DONDE QUIERAN QUE ESTEN LUCHANDO POR LA VIDA ENTREGANDO SU AMOR Y SU ENTREGA DESINTERESADA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS POR LA VICTORIA CONTRA PANDEMIA MORTAL

  • ester silva dijo:

    Cada minuto se puede salvar una vida,adelate medicos cubanos

  • Pedro Galá dijo:

    Un aplauso para ud. Cuídense mucho.

  • Leodanis Ramirez Sanchez dijo:

    Buenos dias amigas y os
    De este espacio cada dia me siento orgulloso de ser cubano... y de vivir en este pais... q como todo tiene sus virtudes y sus defecto... pero no deja a ver q ese personas de batas blanca como lo llamo el comandante... siempre estan ahi... luchando por cada vida humana... solidarios para lo q sea y donde sea sin importar q dificil tarea sea... hoy me siento muy orgulloso y cada dia mi aplauso para ellos sera inebitable...

  • Julio Enrique dijo:

    Anoche se estremeció mi barrio a las 9 de la noche, durante un minuto. A mi lado mi esposa e hijos aplaudian, con total y sincero orgullo. Transcurridos 10 minutos llame para saber de mi hijo de 8 años, que no convive conmigo, y cuando el pequeño salió al teléfono lo primero que me preguntó fue: "Papá, ¿le aplaudiste a los médicos a las 9?" Es el mismo niño que nos conmovió con apenas 4 años, cantando el himno nacional alto y claro, en un acto en mi centro de trabajo.
    Asi es mi familia, asi me educaron mis padres y eso trato de transmitir a mis hijos.
    Somos continuidad.

  • Carlos Perez dijo:

    Es cierto aplausos de agradecidos y que reconfortan esperanzas. Todo el personal de la salud se lo merece no de ahora sino de siempre. Durante los minutos de aplausos reflexionó, es inevitable, me emociono. Me doy cuenta que todos se sienten orgullosos del ejército de batas blancas creado por la revolución. Una vez más gracias Fidel. Esos aplausos también son para ti. El reconocimiento de tu pueblo a tu obra une a los cubanos todos los días a la hora del cañonazo. APLAUDAMOS JUNTOS CON EL MISMO SENTIMIENTO, EMOCIÓN Y PATRIOTISMO QUE LO HACÍAMOS EN PLAZA AL OÍRTE.

    • Ivette dijo:

      Todos sus comentarios son hermosos y contribuyen al homenaje a nuestros médicos. Pero tiene una razón grandísima usted, Carlos, estos aplausos también son para Él.
      Mis abrazos a todos. Salud.

  • Habanera dijo:

    Hoy el aplauso es también para Ud.
    Honrar siempre honra.
    Bello artículo, felicidades!

    • Olga Martinez dijo:

      Es una iniciativa muy linda y que cada día derían sumarse más a estos aplausos como apoyo espiritual a todos aquellas personas que desede cualquier parte de nuestro país o fuera de él luchan a cada momento por la misma noble causa, eliminar esta pandemia, y que otra cosa podemos hacer que aplaudir desde nuestras casas cada día a las 9, y hacerlo cada día más fuerte,
      Gracias eternamente a esos luchadores

    • Olga Martinez Maceo dijo:

      Es una iniciativa muy linda y que cada día derían sumarse más a estos aplausos como apoyo espiritual a todos aquellas personas que desede cualquier parte de nuestro país o fuera de él luchan a cada momento por la misma noble causa, eliminar esta pandemia, y que otra cosa podemos hacer que aplaudir desde nuestras casas cada día a las 9, y hacerlo cada día más fuerte,
      Gracias eternamente a esos luchadores

    • Ivette dijo:

      Mil gracias a usted por la lectura, por la generosidad de su comentario. ¡Salud!

  • Giselle dijo:

    Bella reflexión, para mi, el aplauso de las 9, es sagrado. Mi mamá tiene 73 años y tengo una niña de 9. Soy la que sale a trabajar y a comprar las cosas para la casa. Y todos los días pongo mi pedacito para que ninguna de nosotros tenga que pasar por la enfermedad. El aplauso es una forma de ahuyentar el virus, honrando a los que nos salvarán de él.

  • Aly dijo:

    Ese aplauso es un agradecimiento simbolico a todos esos compañeros que hoy estan luchando en la primera linea para mantener a nuestros enfermos con vida, los que están haciendo pesquisaje, los que toman estrategias para proteger mejor a nuestra población, en fin, todos se han convertido en verdaderos heroes. Merecen una ovación de todo este pueblo que hoy como siempre ha confiado en ellos.

  • ele dijo:

    Mi aplauso es para honrar.
    Mi aplauso dará cabida,
    a quien me salva la vida,
    aunque tenga que arriesgar.

    Mi aplauso se podrá dar
    a las nueve o a las diez,
    Mi aplauso es breve, y es,
    con el corazón henchido.
    Solo así tendrá sentido,
    que conmigo tú lo des.

  • Leandro dijo:

    En mi barrio a las 9:00 PM se abren los balcones y los aplauso y vítores felicitando a los médicos rompen el silencio. Por el personal de la salud, que hoy son muchos, que hoy somos todos. Por ellos y por la vida seguiremos aplaudiendo.

  • Pinareña dijo:

    Bello artículo.
    En mi casa, en Pinar del Rio y no en el centro de la cuidad, y no en balcones, simplemente, en mi casa, ubicada en el km 2 de la carretera a La Coloma desde el 1er día nos sumamos, fue interés de mis hijas al escucharlo en el NTV, todos en casa aplaudimos, se nos han sumado vecinos que bajan el volumen del TV para que se escuchen los aplausos merecidos a los médicos cubanos , a los médicos del mundo.

  • Rey64 dijo:

    Que bonito periodista. Hoy en la calle estaba junto a una trabajadora de la salud en el PARE (aclaro que estaba de transito para mi trabajo). Le dije a modo de broma "que yo era de los que la aplaudían a las 9pm".. ella se rió y lo agradeció. Como estábamos con nasabuco.. ella no sabe quien yo era ni tampoco lo podré reconocer nunca mas. Que orgulloso estoy de estos superheroes anónimos.

  • GALA dijo:

    Y yo también seguiré aplaudiendo con el cañonazo y aplaudo este articulo.

  • El Triste dijo:

    Hay cosas que no se deben mezclar, al final sin importar nada mas lo que vale es curar, vidas y almas. Aplaudo por ello.
    Luego vivos, podremos hablar de sistemas sociales, de cosas materiales y otras tonterías de hoy.
    Aplaudo por la vida!!!!!!

  • Alejandro dijo:

    Gracias, Ivette por tu artículo que conmueve, emociona y da fuerza para seguir batallando por todos y entre todos.
    APLAUSOS gigante para el personal de la salud cubana.
    Fuerza Cuba, que VIVIREMOS y VENCEREMOS

  • Ida dijo:

    Aplausos, sí , para ellos los de las batas blancas, muy buen artículo, Ivette.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ivette Leyva García

Ivette Leyva García

Periodista y comunicadora. Editora de La Tiza, Revista Cubana de Diseño, y colaboradora de Cubadebate.

Vea también