Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Gracias, Facebook

| 26

Facebook se comprometió en febrero a inaugurar su Biblioteca de Anuncios, publicitada como un gesto de transparencia frente a sus opacos algoritmos y entre acusaciones de utilizar “tácticas de comunicación de uso militar contra la población”, como afirma sin remilgos “The Great Hack”, el documental que estrena por estos días Netflix.

Finalmente cumplió la promesa y la plataforma muestra miles de anuncios, que usted puede rastrear si escribe una palabra clave en la barra de búsqueda de la Biblioteca. Con un clic sale la publicidad de temas sociales, elecciones y política, y se puede localizar aquella aún activa en 33 países, aunque llueven las críticas en el corto tiempo de puesta en línea del servicio. Si bien los usuarios comunes pueden buscar anuncios y ver cuánto se ha pagado por ello, el acceso a losdatos de la Biblioteca está tan plagado de errores, omisiones y limitaciones técnicas que no hay manera de darle un seguimiento integral a la publicidad política.

Investigaciones independientes y dos estudios sobre la confiabilidad del repositorio, uno del gobierno francés y otro de Mozilla, fabricante del navegador web Firefox, llegaron a la conclusión de que es imposible obtener una imagen completa de todos los anuncios que se ejecutan en la plataforma, que es exactamente lo contrario a la transparencia que pregona Facebook.

Aunque la compañía prometió mostrar la publicidad pagada de los últimos siete años, “los límites de la tasa de búsqueda y los registros incompletos, significan que los investigadores podrían tardar meses en evaluar los anuncios en una determinada región o sobre un determinado tema”, afirma el estudio de Mozilla.

Sin embargo, para un investigador cubano interesado en documentar la manipulación en las redes, el nuevo servicio de la transnacional estadounidense es un tesoro de información, que aporta datos empíricos y montos financieros de la guerra sucia contra Cuba a cargo del gobierno de los Estados Unidos, con la complicidad del gigante tecnológico.

Cuba está bloqueada, lo que significa para Facebook que ni el ciudadano común ni las instituciones de la Isla pueden acceder al administrador de anuncios de esa compañía. Se aplica la censura sobre cualquier cosa que se pueda ponderar en la nación caribeña, desde una receta de cocina hasta la vacuna contra el cáncer de pulmón, por no hablar de la defensa de su sistema político.

Pero ¡oh sorpresa!, la plataforma está inundada de anuncios contra un gobierno, el cubano, que no se puede defender, evidencia axiomática de la desigualdad en el uso y disfrute de ese poder clientelar de Facebook que ha sido objeto últimamente de tantas denuncias.

Algunos de estos anuncios son “fake news”, como afirmar categóricamente que diplomáticos de EEUU fueron blanco de “ataques sónicos” en Cuba. Otros, recurren a la violencia simbólica con imágenes que atentan contra la dignidad del usuario, supuestamente prohibido por las políticas de Facebook. La mayoría es propaganda tóxica contra Cuba.

A pesar de los defectos de su algoritmo y sus sesgos políticos, quien se asome a este servicio encontrará, por ejemplo, miles de anuncios con la etiqueta “Cuba”, en los que nueve de cada diez son visceralmente antigubernamentales. No pocos incluyen “contenido que hace referencia a características personales de forma expresa o implícita” y otros con alusiones “directa o indirectamente, a cuestiones relacionadas con la raza, el origen étnico, la religión, las creencias, la edad o el nombre de una persona”, entre otras particularidades que aparecen en la línea roja número uno de la política oficial de Facebook.

Anuncios en que se utilizan la imagen o el nombre de figuras políticas cubanas en la propaganda pagada que distribuye Facebook a sus usuarios, violando las políticas de la propia compañía.

Según la Ley Torricelli de 1992 -la legislación estadounidense que permitió que Cuba accediera a contenidos de Internet siempre que se excluyera el comercio electrónico-, es ilegal en Estados Unidos obtener ganancias con publicidad digital sobre la Isla comunista, pero la rudimentaria Biblioteca de Facebook devuelve en este minuto más de 14000 anuncios enlazados a la etiqueta “Cuba”, que han generado parte de los 22 112 millones de dólares en beneficios que facturó la compañía en el 2018.

El promedio pagado por cada publicidad con la etiqueta “Cuba” es más bien modesto: 500 dólares. Una cuenta simple nos dice que la plataforma ha ingresado 7 millones de dólares en el último año, pero el detalle está en que solo vemos en la Biblioteca una ínfima porción de los anuncios, como nos advierten los investigadores de Mozilla, que añaden que entre sus “defectos” está, también, que la mayoría de los anunciantes “privilegiados” no se muestran.

Por ejemplo, no aparecen los anuncios de Radio y TV Martí, medio del gobierno de los Estados Unidos al servicio de operaciones sicológicas contra Cuba, que ha reconocido públicamente que la mayor partida de su presupuesto anual de 29 millones de dólares se emplea en línea.

No hay anuncios enlazados a la página de Martí Noticias en Facebook. Interesante que tenga editores en la República Checa, en los Emiratos Árabes y en Venezuela, además de 32 en Estados Unidos.

Una investigación del semanario Miami New Times, de la Florida, reveló en el 2018 que la administración Trump, a través de su Oficina de Transmisiones para Cuba, usa cuentas de Facebook que parecen “nativas” (de personas reales en la Isla) para difundir propaganda sin informar a los usuarios cubanos de esa red social que es publicidad gubernamental estadounidense. (¿No era de eso que acusaban a los rusos?)

En este festín de evidencias, destaco otras dos perlas. Por cada anuncio que se muestra en Estados Unidos bajo la etiqueta “Argentina” -un país cuya superficie es 30 veces mayor que el archipiélago cubano- hay dos de “Cuba”. En la publicidad pagada a Facebook por el Instituto Hoover, de la Universidad de Stanford, puede ver ahora mismo la promoción de un libro que atiza el odio contra Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez, porque son seguidores del “socialismo (que) fracasó en la Unión Soviética” y “fracasó en Cuba”.

Hoover Institution parece tener fuentes inagotables de dinero para la campaña contra el Partido Demócrata en la que atiza el sentimiento antisocialista y el odio contra Cuba.

El Instituto Hoover ha invertido más de 114 000 dólares en anuncios en los meses recientes, nos dice la Biblioteca, mientras la investigadora Jane Mayer, en su libro Dark Money, nos recuerda que este centro de Stanford “es uno de los principales responsables de la ‘cámara de eco’ de las teorías ultraconservadoras de los propietarios de Koch Industries y otras grandes fortunas detrás de Donald Trump y la Revolución Conservadora en Estados Unidos”.

La Biblioteca es asombrosa, aun con el vicio feibucero de la falta de transparencia.

Gracias, Facebook.

(Publicado originalmente en el diario La Jornada, de México)

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Olivia dijo:

    Qué hipocresía, Facebook. Tremendo artículo!

  • alina dijo:

    y que paso???

  • Compatriota dijo:

    Claro que a las grandes corporaciones y gobiernos capitalistas les interesa poco o nada este tema y mucho menos cuando se trata de defendernos. Pero, a mi modo de ver, deberíamos inundar todos los espacios posibles y todos los foros con estos artículos. Su redacción, contenido y estructura es muy elocuente y demuestra las “dobles caras” y las mentiras acerca de la cacareada “transparencia” y la resonada “imparcialidad”. Gracias Rosa Miriam por tus artículos siempre buenos y oportunos. Gracias.

    • jalonso dijo:

      Y por qu'e lo usan entonces???

  • Orlando dijo:

    Buenos días. De los próceres aprendimos que la libertad cuesta cara, y es necesario estar dispuestos a pagar su precio, o a prescindir de ella. Nosotros (los cubanos) un poco más de 11 millones y con unos 110 mil km2, se la pagamos nada más y nada menos que al gigante de las 7 leguas. De la calle sabemos que es una pelea de León para para mono, y el mono amarrado y amordazado. No nos queda de otra que evolucionar, ser más inteligente que el león, y defendernos hasta usando sus armas.
    Desde que el león aprendió a ganar guerras sin exponer el pellejo, sin asumir el costo de recibir sus
    aviones cargados de soldados muertos, envueltos
    en sus barras y sus estrellas, desde que vio que
    desde este nuevo campo de batalla se logran
    primaveras árabes y demás, sin abandonar la fuerza
    se ha mudado para este último.
    No nos queda de otra que comprarles la pelea, aprovechar lo bueno de sus plataformas, todo el conocimiento más actualizado, usar los lentes que nos permitan ver que se escribe en cada línea y que se esconde entre líneas.
    Nosotros evidentemente estamos en amplia desventaja. No todo el mundo tiene Internet, no todos los que la tenemos la sabemos usar, tal vez nos cueste demasiado cara, como para gastar 50 pesos en mostrar nuestra verdad, y desmentir las
    calumnias. Hay muchos buenos trabajadores y
    dirigentes consagrados sin acceso a un buen
    teléfono o una computadora que les permita
    acceder a la Internet 4 G y que son los que en
    primera persona pueden contar mejor nuestra realidad.
    Sobran a inteligencia, la preparación y el conocimiento, nos hemos fajado duro y hemos pagado un precio muy alto, como para no ganar en este nuevo campo. Que venga Internet, que venga Facebook, y que venga lo que venga, como dice Fico, el personaje de Elpidio Valdez, este fusil nuestro, tira puntillas, tira pedazos de ventana y tira cualquier cosa. Tengan todos un buen día.

    • La culpa es... dijo:

      Y ahora que me van a contar???

  • Alexis dijo:

    mejor q puedan bloquear todos los anuncios (los buenos y los malos), en estos momentos estoy de visita en Suecia y es desesperante la cantidad de anuncios q entran en facebook...

  • Dulce María dijo:

    Impresionante investigación, saludos

  • Orlando López dijo:

    Sorprendente que el promedio pagado por cada publicidad con la etiqueta “Cuba” es más bien modesto: 500 dólares. La plataforma ha ingresado 7 millones de dólares en el último año, pero el detalle está en que solo vemos en la Biblioteca una ínfima porción de los anuncios, como nos advierten los investigadores de Mozilla, que añaden que entre sus “defectos” está, también, que la mayoría de los anunciantes “privilegiados” no se muestran.
    Sin dudas que no podemos seguir siendo una Isla apartada y apagada por la maquinaria imperial, La etiqueta #Cuba tienen que ser una tendencia mundial diariamente, tenemos que convertirnos en hacedores de la realidad cubana desde nuestro enfoque para desmantelar tanta atrocidad y mentira de todo lo que se publica contra el pueblo de Cuba.

  • jpuentes dijo:

    Entonces.... Plan contra Plan!

  • Yo dijo:

    Vaya Libertad de expresión! Unos hablan y a otros los amarran....

  • ZULE dijo:

    Muy buen artículo.

  • Ernesto Benítez dijo:

    La maquinaria de propaganda de Estados Unidos contra Cuba tiene todos los presupuestos del mundo y comenzó hace más de 60 años. Lo más lógico era que utilizara sus propias plataformas. La gran pregunta es: ¿qué hace Cuba para enfrentarla?

  • jpuentes dijo:

    NO es un secreto que la facturación de las redes sociales vienen a ser, precisamente, los anuncios y las actividades propagandistas de cualquier tipo. Facebook no es la exepción, aunque el pionero fué Google Inc. De hecho cuando se vió la acogida de los Youtubers y su gran influencia en el mundo comercial, este último, compró inmediatamente Youtube. Pero también existe la cuestión del anominato en términos de quién paga el anuncio. Técnicamente, puedes dar cualquier cosa a las redes sociales que ellos la publican y si pagan bueno, mejor y nunca supiste quien estaba detrás de todo eso. Violando, olimpicamente, sus propias reglas de imparcialidad, de ninguna influencia en los partidos politicos ni en politica. Sin embargo, acá tenemos algo: los cubanos, por regla general, no toleramos, que venga alguien de afuera, a criticarnos. Aunque sí somos los campeones en criticarnos nosotros mismos (la cultura del choteo..., como lo llamó Jorge Mañach) y criticar a los demás en no menor medida. Y tenemos un problema: el acceso a las redes desde los centros de trabajo, que es donde mayor cantidad de personas acceden, de forma gratuita, desde hace mas tiempo. Y tenemos un prejuicio: unas veces fundado y otras no tanto... y cuando hay una verdadera crisis en la propaganda contra cuba, entonces convocamos a los militantes, les ponemos las PC, la RED y a usar #somosCuba. El espiritu de voluntariedad y espontaneidad de nuestra cultura de repechaje, de virilidad y defensa por lo nuestro y de lo nuestro, se pierde, en un prejuicio y en la aplicación correcta, cuando estimamos, de la Ley de uso de Internet, en nuestras organizaciones. Basicamente, no hay cubano que no sea martiano. Pues hagamos realidad, la encomienda de Martí que nos hizo hace hoy 127 años: "A un plan obedece nuestro enemigo: el plan de enconarnos, dispersarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo (…): PLAN CONTRA PLAN. Sin plan de resistencia no se puede vencer un plan de ataque. El que arremete unido […] ha de encontrar unido al que le quiera resistir”. Aprovechemos, sin miedo esa gran cultura, cubanisima, que Fidel nos enseñó a salvar: un pueblo energico y viril: un pueblo culto.

  • María Fernanda dijo:

    Entonces hay que aprovechar de forma inteligente lo que tenemos:la prensa,la radio,la ,TV, un solo Partido y mucha gente inteligente y estar al tanto de todo aquel que se vende por dinero para darle información al enemigo.Los mismos que después
    llevan a sus padres o hijos gratis a la escuela y reciben educación y salud gratuita mientras otros acumulan grandes sumas de dinero para hundir a sus compatriotas, a los que han decidido ser independientes. Luego estos mismos van a la iglesia a buscar absolución .Y todo esto para ocultar muchas cosas:Hasan,el tema Palestina,el despliegue de misiles a Siria,el medio ambiente,los avances que hace Evo en Bolivia,el asesinato diario de líderes colombianos etc,etc.

  • Pablo Cossa Michanga dijo:

    Sin palabras, los ciegos quieren quitar el derecho a la visión del resto, tenemos que recurrir siempre a Martí y a Fidel, el primero nos alertó que así sería y el segundo nos enseño que se puede y como luchar, no bajemos la guardia.......... como escribiera Cervantes en el Quijote "...Sancho, los perros ladran.. es señal que cabalgamos".

  • Carlos Tena dijo:

    El artículo es demoledor. Un enorme y valioso trabajo de esta gran periodista, que sin duda aclara otra de las miles de artimañas que las supuestas redes sociales de propiedad privada, donde la discriminación es obvia, no por sexo ni religión, sino por creencias y opiniones políticas, pero al servicio del gobierno estadounidense, en todo aquello que aumente la "credibilidad" de las fake news y contribuya a aumentar los crímenes de toda índole que se perpetran desde Washington contra Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, Siria, la RPDC, Rusia o China.

    Sin embargo, me sigo preguntando: ¿Vamos a continuar toda la vida investigando esos ataques, tratando desmentir las toneladas de basura mediática que se vierten en esas plataformas, donde los insultos, vejámenes y desprecios al verdadero socialismo y a sus líderes son incontables?

    ¿No resultaría más útil despreciarlas y seguir adelante en nuestros objetivos para lograr un mundo mejor, sin perder un precioso tiempo en ese desigual combate, para ganarlo en la difusión de los logros sociales, culturales, artísticos, deportivos, que distinguen a los países castigados por una "democracia tan falsa como un euro con la cara de Trump"?

    • jpuentes dijo:

      Hay que seguir adelante con nuestros objetivos, pero también hay que combatir todo esto. Cuando se gastan millones en esto, es porque funciona. Lo demostró la reciente campaña contra Cuba con relación a los supuestos ataques sonicos a los diplomaticos estodunidenses. Resultado: se marcharon y los servicios consulares se redujeron a la minima expresión. Esto hay que combatirlo. Pero inteligencia, como dice un forista aquí. Y yo diría: sin miedo y sin prejuicios.

  • Vivian mirecki dijo:

    Totalmente de acuerdo y muy verídico , pues así me siento cada vez q abro facebook! Violentada simbólicamente con imágenes y me siento impotente! Doy gracias a esta valiente periodista.

  • Maka dijo:

    Así es como el periodismo nuestro puede y debe movilizar conciencias y voluntades, elaborar contenidos que empleen y expongan datos y análisis rigurosos.
    Nuestro pueblo, gracias a la labor educativa e instructiva de la propia Revolución, sólo es movilizado efectivamente con el amparo de sólidos y bien expuestos argumentos. El discurso repetitivo, los manidos argumentos y los llamados de barricada, provocan hoy -en mi opinión- mas daños que beneficios.
    Felicidades periodista.

  • Memoria Cubana dijo:

    Estimada Rosa Miriam,
    Yo leí su libro Click, Internet, otros comentarios suyos de prensa acerca del tema y vi su entrevista en Con 2 que se quieran, y le puedo decir es UNA PERSONA ADMIRABLE por las ideas que lleva muchos años defendiendo y que han venido a concretarse ahora, hace poquito, no como otros periodistas y funcionarios que todo el tiempo estuvieron culpando, y siguen culpando, a Estados Unidos por nuestros “problemas” de conexión.
    Con respecto a Facebook y otras plataformas operadas desde territorio estadounidense yo opino, que muchas de esas políticas no son solo con Cuba. En su momento lo intentaron con China en la época que funcionaban allí sus “maquiladoras” tecnológicas y China creó sus propias redes sociales. Pero muchísimo antes también lo intentaron con sus aliados europeos y hasta de la OTAN.
    Estados Unidos es un imperio que NO TIENE AMIGOS, sino aliados y socios, si no no estuvieran espiándolos como descaradamente lo hacen.
    Entonces el problema NO ES Cuba, es más, yo no he visto que alguien aquí se haya preguntado por qué si Cuba está bloqueada y en una lista negra, aquí se puede utilizar Facebook, Twitter, WhatsApp, Google, Instagram... y para colmo que puedan hacerse “tuitazos” en contra de sus políticas... Sinceramente NUNCA he leído nada al respecto.
    Sin embargo la respuesta es muy simple: TODO ESO ES FUENTE DE INFORMACIÓN, y nosotros somos una nación con UN ALTO NIVEL DE EDUCACIÓN Y CALIFICACIÓN y que por las redes sociales.los cubanos comparten algo más que chismes.
    Les recomiendo a Usted y a los que saben más sobre esto que piensen en esto: Qué nos bloquean y qué nos permiten usar...¿gratis?

    • m&m dijo:

      correccion, EEUU no tiene "aliados" (y mucho menos "amigos"), solo INTERESES. palabras de H. Kissinger (excepto lo que esta entre parentesis, eso es mio, jjjj)

      • jpuentes dijo:

        Era una apreciación de Kissinger, pero no de Memoria Cubana. Medio genio, medio mafioso politico, un tipo inteligente sin lugar a dudas, pero escurridizo....

  • Yasser dijo:

    Muy buen artículo profe, tuve el placer de participar en una conferencia que usted dio sobre las redes sociales a los blogueros de educación, allí aprendí mucho de usted y de mirar las Redes Socailes con otro punto de vista.........

  • YAMILA dijo:

    Yo no sé si en mi caso es porque soy nacida en la época de los 70, donde créanme no había margen en la mayoría de los Cubanos a pensar en otra cosa más valiosa que la Revolución; pero cuando abro internet y veo algo absurdo en contra de Cuba, simplemente o no lo leo y si lo leo no me afecta, porque estoy bien definida ideologicamente.

  • JULIAN dijo:

    MUCHAS FELICIDADES ROSA MIRIAM

    SE DISFRUTA DOMINIO CUBA Y EL TALENTO QUE NOS MOTIVO.
    GRACIAS POR EXPONER LAS IDEAS QUE DEFIENDES CON TANTA BRILLANTEZ JUNTO A JOVENES COLECTIVOS.

    JULIAN RIZO

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros "Antes de que se me olvide", "Jineteros en La Habana", "Clic Internet" y "Chávez Nuestro", entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo "Juan Gualberto Gómez". Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. En twitter: @elizalderosa

Vea también