Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

El autor intelectual

| 3 |

Fidel Castro en el inicio del juicio del Moncada. Dibujo de Antonio Canet.

Fue el 21 de septiembre de 1953 en la Sala del Pleno de la Audiencia de Santiago de Cuba. El recinto estaba colmado de público, además de los acusados por el asalto al Moncada que habían participado y cuantas personas fueron involucradas, incluyendo a casi todos los dirigentes políticos de los partidos de la oposición a Batista y al golpe de Estado.

Se encontraban también familiares de los asaltantes y centenares de soldados con bayonetas caladas, o sentados en los extremos de cada banco de aquella sala rectangular; empleados del Palacio de Justicia, más letrados de diferentes salas del Tribunal de Santiago de Cuba, y 25 periodistas cuyos órganos de prensa estaban sujetos a la más estricta censura de prensa. De hecho no podían publicar nada.

El Tribunal había terminado el interrogatorio “al principal encartado”, el joven abogado Fidel Castro, y a continuación el presidente de la Sala invitó a los abogados que representaban a los políticos acusados, en su mayoría pertenecientes al Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), el del derrocado presidente constitucional Carlos Prío Socarrás.

Un testaferro de Prío, el doctor Ramiro Arango Alsina, pidió la palabra. Él estaba acusado, falsamente, de haberle entregado al doctor Fidel Castro ¡un millón de dólares! para sufragar al Movimiento que asaltó el Moncada y de ser, por tanto, el autor intelectual de los hechos del 26 de Julio.

Concedida la palabra al doctor Arango Alsina, este le preguntó a Fidel:

–¿Pertenezco yo a ese movimiento?

–No –respondió el acusado Fidel Castro.

–¿Entonces no he sido autor intelectual de esta Revolución? –insistió Arango Alsina.

–Nadie debe preocuparse de que lo acusen de ser autor intelectual de la Revolución, porque el único autor intelectual del asalto al Moncada es José Martí, el Apóstol de nuestra independencia –subrayó enfático Fidel.

Las palabras sorprendieron a todos, algunos de sus compañeros exteriorizaron su emoción jubilosa con aplausos que el Tribunal criticó, advirtiendo que no debía repetirse.

Semanas después, en su autodefensa en la salita del Hospital Civil, Fidel reiteraría lo expuesto.

Lea también:

A propósito del aniversario del asalto al cuartel Moncada: El Movimiento 26 de Julio

(Tomado de Granma)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Julio Cesar Garrido Alvarez dijo:

    cuantos y cuantos no cayeron victimas de la bestia,posteriormente…

  • Pedro Pablo mol Ramírez dijo:

    Viva la revolución cubana admiración a Fidel camilo el che Raul y todos los combatientes de ese admirable hecho que hoy es un ejemplo para todas las naciones…

  • Leiah Goldstein dijo:

    Gracias por este articulo que produce tanta inspiracion y es tan sabio. Muy agradecida a ud. Ms. Marta Rojas. felicitaciones tambien por los untimos acontecimientos en la politica Cubana con la pacifica trasferencia de poder.
    Abrazos de una Venezolana en exilio.
    De quien la admira,
    Leiah Garcia

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Rojas

Marta Rojas

Es escritora y periodista cubana. Premio Nacional de Periodismo José Martí del año 1997. Ganadora del Premio Alejo Carpentier de novela 2006. Recién graduada fue testigo excepcional de los sucesos del 26 de julio de 1953, el asalto al Moncada por Fidel Castro.

Vea también