Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Fidel Castro: “Ningún pueblo de América Latina es débil”

| 2

Fidel Castro durante la Segunda Declaración de La Habana, en la Plaza de la Revolución José Martí, 4 de febrero de 1962. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Corría el año de 1962 y Cuba, con su revolución recién en el poder, enfrentaba la feroz política de los Estados Unidos en su contra.

Tras la expulsión de Cuba de la OEA, y el rompimiento de relaciones de los países de Latinoamérica con nuestro gobierno, Fidel, como siempre haciendo frente a este tipo de situaciones, y a la cabeza de toda la isla, proclamó el 4 de febrero de ese año, ante la Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba, en la Plaza de la Revolución José Martí la Segunda Declaración de la Habana.

A continuación fragmentos del discurso:

 “¿Qué es la historia de Cuba sino la historia de América Latina?  ¿Y qué es la historia de América Latina sino la historia de Asia, África y Oceanía?  ¿Y qué es la historia de todos estos pueblos sino la historia de la explotación más despiadada y cruel del imperialismo en el mundo entero?”

“En muchos países de América Latina la revolución es hoy inevitable.  Ese hecho no lo determina la voluntad de nadie; está determinado por las espantosas condiciones de explotación en que vive el hombre americano, el desarrollo de la conciencia revolucionaria de las masas, la crisis mundial del imperialismo y el movimiento universal de lucha de los pueblos subyugados”.

“¿Y qué enseña la Revolución Cubana?  Que la revolución es posible, que los pueblos pueden hacerla, que en el mundo contemporáneo no hay fuerzas capaces de impedir el movimiento de liberación de los pueblos”.

 “Ningún pueblo de América Latina es débil, porque forma parte de una familia de 200 millones de hermanos que padecen las mismas miserias, albergan los mismos sentimientos, tienen el mismo enemigo, sueñan todos un mismo mejor destino, y cuentan con la solidaridad de todos los hombres y mujeres honrados del mundo entero”.

 “Porque esta gran humanidad ha dicho “¡Basta!” y ha echado a andar.  Y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente.  ¡Ahora, en todo caso, los que mueran, morirán como los de Cuba, los de Playa Girón, morirán por su única, verdadera, irrenunciable independencia!”

“La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba resuelve que esta Declaración sea conocida  como Segunda Declaración de La Habana, trasladada a los principales idiomas y distribuida en todo el mundo.  Acuerda asimismo solicitar de todos los amigos de la Revolución Cubana en América Latina que sea difundida ampliamente entre las masas obreras, campesinas, estudiantiles e intelectuales de los pueblos hermanos de este continente”.

Para conocer más sobre el ideario del líder de la Revolución Cubana, visite nuestro sitio Fidel Soldado de las Ideas. Síganos en Facebook y Twitter.

Vea el video:

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miguel romero dijo:

    Y así el comandante en jefe inició su nacimiento como estadista extraordinario, orador excelso similar a demóstenes, líder indiscutible de los paises del tercer mundo y los paises no alineados, admirado y respetado aún por sus enemigos, de personalidad aplastante, un estadista que habló 4.30 horas el la ONU y su discurso es considerado un poema a la raza humana, ese es FIDEL ALEJANDRO CASTRO RUZ!!

  • Rolando Lopez Almanza dijo:

    QUE¡¡ MUCHA FALTA NOS HACE ESE HOMBRE DE TODOS LOS TIEMPOS, GRACIAS A CUBADEBATE POR ESTAR SIEMPRE A LA VANGUARDIA. MIS MAS SINCEROS HONORES…

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también