Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Olvido a lo pasado y esperanza en el porvenir

| 21

Sin lugar a dudas, pensará el lector que tal frase se corresponde a la consabida teoría del actual inquilino de la Casa Blanca de olvidar la historia y el pasado. Pero no se trata de Barack Obama. La idea, como estrategia, fue enarbolada con éxito, por vez primera en Cuba, por el capitán general del Ejército español Arsenio Martínez de Campos y Antón, en los días en que, aprovechando la desunión de los cubanos, cambió el curso de la guerra de los Diez Años aplicando una política de exagerada hu­manización del conflicto.

A través del dinero y la demagogia, logró el astuto general lo que las armas españolas no habían alcanzado en los fieros combates de la Guerra Grande. Tal como hizo en España para derrotar el movimiento carlista, combinaría la actividad de las operaciones militares, con el trato civilizado y humano a sus adversarios.

El 7 de noviembre de 1877, emitió Martínez de Campos “Instrucciones para los jefes de co­lumnas y demás comandantes de fuerzas que estén aisladas”. En ellas, al referirse al tratamiento que en lo adelante debía seguirse con los prisioneros, ordenaba:

“Los enemigos cogidos vivos, bien lo hayan sido aisladamente o combatiendo en fuerza, se­rán respetados y bien tratados, como se debe a todo prisionero: consideraré como una prueba de la mejor disciplina y levantado espíritu, cualidades que deben animar a todas las tropas que estén a mis órdenes, el presentar el ma­yor nú­mero de prisioneros hechos durante el combate. Si contra lo que aquí mando, no se respeta algún prisionero, será un asesinato su muerte y condenado en su consecuencia el que la hubiera ordenado”.

El 15 de noviembre, de conjunto con el capitán general de la Isla, Joaquín Jovellar Soler, dictaba un Bando de dos artículos concediendo, en el primero, indulto a los “…desertores de nuestras filas que se encuentran actualmente en el campo enemigo, y se presenten a las au­toridades…, y en el segundo, advirtiendo que los “…que fuesen aprehendidos después del día 31 de diciembre serán pasados por las ar­mas”. Pocos días después, emitiría instrucciones re­servadas a todos los jefes, para que no se se­pa­raran de la política humanitaria que has­ta ese entonces venían aplicando. La palabra fu­­si­la­miento se aplicaría solamente como am­e­­naza.

Las disposiciones de Martínez de Campos fueron secundadas por los jefes a él subordinados. Los montes, caminos y senderos se llenaron de proclamas impresas donde se llamaba a la paz y a la concordia. Apareció por vez primera, de manera generalizada, la generosidad y la caballerosidad española hacia los prisioneros y los habitantes de la Isla. Se llegaba incluso a privar a las tropas de víveres y ropas, para socorrer a las familias insurrectas recogidas durante las operaciones. El jefe español, “…largo en cuestiones de dinero…”, no escatimó en su uso para obtener los objetivos trazados. Las exhaustas arcas españolas se emplearon en sobornar y comprar a los jefes insurrectos.

El 23 de marzo de 1877, una vez debilitada la insurrección en el territorio villareño, reestructuró el Ejército de Operaciones de Cuba. Ese mismo día dictaba un bando en el que mez­claba la bondad de la guerra humanitaria con el rigor de la represión, al ordenar que los prisioneros que se hiciesen después del primero de mayo y los desertores aprehendidos después de esa fecha, fueran pasados por las ar­mas. Otro bando de fecha 23 de marzo, daba un nuevo giro al tratamiento a los cubanos du­rante la guerra, al dejar de considerar prisioneros a ancianos, mujeres y niños. Ordenaba Mar­tínez de Campos:

“Los ancianos de más de 60 años, mujeres y niños menores de 16 años no se considerarán como prisioneros, y se llevarán a los poblados, en los que si no hubiese medios de trabajo se les proporcionará, igualmente que a los presen­tados, por espacio de 40 días, ración comple­ta de etapa a los adultos y media ración a los niños”.

A principios de abril de 1877 llegó al Go­bier­no de la República de Cuba en Armas la noticia de la prisión del prestigioso Coronel mambí Ricardo de Céspedes. El Coronel Fernando Fi­gue­redo Socarrás, explicaría en su obra La Re­volución de Yara:

“… la guerra de Cuba conducida por los españoles con las reglas y etiquetas prescriptas por la civilización, equivalía a nuestra ruina, porque en la seguridad de que nuestros prisioneros serían tratados con consideración por el enemigo, desaparecía aquella heroica resistencia que en un momento supremo hacía el soldado cubano, que prefería morir antes que caer prisionero de su adversario, contando, co­mo contaría ahora, con la caballerosidad que el enemigo, como política, imprimiría a sus actos.

“Así nos lo demostró la experiencia más tar­de; cuando se multiplicaban los prisioneros, que nunca existieron en la salvaje guerra de Cu­ba; cuando se descubrió que Martínez Cam­pos no sólo no los fusilaba, sino que los Jefes eran puestos en libertad y hasta enviados al extranjero, y que la tropa era devuelta al cam­po, con sus armas, provistas de ropas, co­mes­tibles y medicinas en abundancia; propagador que, inconscientemente, predicaba la clemencia del enemigo. (…) el vencedor del carlismo vino a Cuba dispuesto a triunfar del cubano ensayando todos los sistemas”.

Los efectos de la política conciliadora de Mar­tínez de Campos, unido al desmembramiento de la revolución por sus divisiones internas, la indisciplina, y el regionalismo, fueron facilitándole al jefe español el camino que lo conduciría al logro de la paz. La suspensión unilateral de las hostilidades por parte de Es­paña en el territorio central y Camagüey, facilitó el aumento de los contactos entre militares de ambos bandos, con efectos mortales para la causa de la revolución.

El 10 de febrero de 1878, firmaba Martínez de Campos el Pacto del Zanjón en la provincia de Camagüey, con un grupo de importantes jefes cubanos. Con este acto, daba prácticamente por concluida la guerra, con un convenio que otorgaba a la Isla paz sin independencia. Durante el proceso de negociaciones tuvo el general Martínez de Campos mucho cuidado en no ofender el honor propio de los vencidos con actos que pudieran considerarse como humillantes. Como nunca antes, la hidalguía y el pundonor hizo gala entre los jefes militares españoles en el trato con sus similares cubanos. De su boca salieron frases como “…jamás un Ejército se ha rendido con más honor”. Jo­vellar, por otro lado, al referirse a la Paz del Zan­jón, manifestaba que era “…tan gloriosa para el ilustre general en jefe que ha dirigido la guerra y para el ejército, como digna y generosa para las fuerzas capituladas…”.

Impuesto Maceo de la situación real de las fuerzas cubanas en la Isla, decidió entrevistarse con el jefe español para conocer “…qué cla­se de paz quiere hacer y qué ventajas reportan a Cuba sus concesiones…”. En los Mangos de Ba­raguá se produjo la histórica entrevista. Por vez primera se encontraban frente a frente quienes habían sido ya rivales en los campos y montañas de Guantánamo a comienzos de la guerra. Una fluida comunicación imperó du­ran­te casi todo el encuentro. Martínez de Cam­pos, que nunca mencionó el grado de general al tratar o referirse a Maceo, ni llamó Ejército a las fuerzas cubanas, dio riendas sueltas a su elocuencia, tratando de llevar un mensaje pa­cificador:

“Basta —decía— de sacrificios y sangre; bas­tante han hecho ustedes asombrando al mun­do con su tenacidad y decisión, aferrados a su idea; ha llegado el momento de que nuestras diferencias tengan su término y que unísonos, cubanos y españoles, propendamos a levantar este país de la postración en que diez años de cruda guerra lo han sumido. Ha llegado el mo­mento de que Cuba, viniendo a la vida activa de los pueblos cultos, entre en el goce de todos sus derechos, y unida a España, marche por la senda del progreso y la civilización”.
La reunión fue cambiando el tono en la me­dida en que el jefe español quiso hacer conocer y debatir con los cubanos las bases del convenio del Zanjón, cuestión inaceptable para Ma­ceo y sus acompañantes, conocedores de antemano de lo sucedido en Camagüey. La decisión de los orientales no se hizo esperar. Ocho días necesitaba Maceo para consultar a las fuerzas, y el 23 de marzo se romperían nuevamente las hostilidades. Después de la breve tregua acordada entre españoles y cubanos en Baraguá, a partir del día fijado para la ruptura de las hostilidades, a cada ataque mambí respondían los españoles con vivas a Cuba y a la paz. No contestaban el fuego cubano y enarbolaban en cambio banderas blancas.

En el mes de abril de 1878, las fuerzas del Ge­­neral Antonio Maceo, unos 150 hombres, fueron sorprendidos cerca de Mayarí por una co­lumna enemiga de 1 500 hombres de infantería y caballería. Veamos el desenlace de aquel encuentro por la autorizada pluma de Fi­gue­re­do Socarrás:

“Un toque de clarín y toda nuestra línea hizo una descarga… Antes que el enemigo contestara nuestro fuego, los cubanos hicieron otra descarga cerrada… “¡Viva la paz! ¡Viva Cuba!” gritaban los españoles, mientras la co­lumna cual inmenso reptil ondulaba a través de la sabana sin contestar un solo tiro. Nuestro fuego se transformó en graneado. Los españoles hacían flotar en Ias puntas de sus fusiles pa­ñuelos blancos, acción que acompañaban con gritos de ¡Viva Cuba! ¡Viva la paz! Sus hombres, ya muertos, ya heridos, caían a nuestra vista”.

La moral combativa de los cubanos decayó y comenzó a desertar un buen grupo de los ya pocos soldados con que contaba aquella representación, de lo que fue el Ejército Libertador cubano. Cuando el grado de debilitamiento lle­gó al extremo, entonces nuevamente, y con el mismo grado de humanización de la guerra, se escucharon las balas españolas, esta vez pa­ra terminar con los últimos reductos de com­batientes. De esta forma el general Mar­tínez de Campos dio en Cuba sus últimos combates: los de la pacificación.

Los cubanos, no olvidan la historia, ni pueden darse ese lujo. Martínez de Campos, que fue sin duda un enemigo honorable, pidió en su momento lo mismo que nos pide hoy el mandatario de los Estados Unidos de América. Como no olvidamos el pasado, sino que aprendemos de él, en la Guerra del 95 de nada sirvió la estrategia pacificadora de Martínez de Cam­pos. Esta vez, la fuerza indetenible de la In­vasión liderada por Gómez y Maceo, cual turbión, eclipsó su estrella. Con las experiencias vividas, los llamados de Obama a olvidar el pasado en pos de un futuro incierto, claudicante y decadente, no tienen cabida. La historia nos ilumina.

(Tomado del diario Granma)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • nrt dijo:

    En los momentos actuales, son muy saludables estas referencias historicas.
    No se por que Obama se refirio a nosotros, de forma implicita, como “prisioneros de la historia”,
    Fue un llamado a aprender la historia como un adorno al conocimiento y no como una imprescindible herramienta de futuro.

    • José M. Calero Gross dijo:

      ntr : ( siempre en minúscula ) Un adorno al conocimiento ??? Pero qué estás escribiendo. No te puedo expresar lo que pienso pues Cubadebate no me va a publicar. Ningún conocimiento es adorno, y todos los conocimientos no son futuro, son presente o pasado y son herramientas indispensables en el devenir personal. Lo que aprendiste en la escuela era de mañana o de ayer ? Caramba ntr, piensa primero lo que vas a decir y después de pensarlo mucho, cállate

      • Pepin dijo:

        Ud. debe ser de los talibanes fundamentalistas o de estilo Bushista: O estás conmigo o estás en mi contra.
        ¿Quién se cree usted que es para decirle a alguien que se calle sus opiniones? Por gente como usted, estamos como estamos, estancados en el siglo pasado.

      • Papo dijo:

        Discúlpeme Calero Gross:
        Hay algo de error en la interpretación de lo dicho por “nrt”.
        Yo interpreto que él dice, que Obama nos invita a aprender La Historia, como algo vano, como un adorno (metafóricamente) para lucirlo con galas de conocedor; mas no como una herramienta imprescindible (para “prevenir”, o devenir, como usted dice) en el futuro.
        Luego, él critica severamente, la propuesta de Obama.

        Pienso que todos los conocimientos que usted adquirió en el pasado, fueron herramientas, que usted utiliza hoy (presente), que es “futuro” con relación a lo que usted aprendió ayer (pasado). Todo eso es Historia: Hoy.
        Creo que usted coincide con él. Solo que de la forma que él lo expresó, quizá se preste a confusión. Siendo así, yo coincido con usted y con él.

      • Papo dijo:

        Que Pena Con Pepin:
        Se ESTANCÓ en el siglo pasado. Es OBVIO que no es REVOLUCIONARIO…

    • ernesto dijo:

      En estos momentos es cuando más se necesitan estas referencias de la historia, es esto lo que pretende Obama que olvidemos, los casi 200 años de luchas de nuestro pueblo, vino aquí ha hacer lo mismo que hizo Martinez Campos en 1878, dividirnos con prebendas de zanahorias a una parte de nuestra sociadad y la continuación de garrote para la mayoría de nuestro pueblo. Y no olvidar tampoco que después del fracaso de Martinez Campos en 1895 la solución del imperio Español fue mandarnos al genocida enano de cuerpo y alma Valeriano Weyler ¿qué nos madará el imperio cuando la política de Obama-Campos fracase? nada diferente de lo que nos ha estado recetando durante los últimos 58 años y que pretende que también olvidemos.

  • Alguien dijo:

    Cuantos comentarios en este artículo…. Según el caballo es la cabalgadura…. La misma línea de todos…..

    • castillo dijo:

      Si nosotros no apoyamos a Obama y no luchamos junto a él para la eliminación del bloqueo y lograr el intercambio en todos los ámbitos (que hemos estados esperando, que internacionalmente reclamamos y que expresamos causa tanto daños a la economía nacional) entonces ¿Quién lo va hacer? Si nosotros le criticamos (durante varios días han salidos varios artículos con duras criticas) entonces en EEUU es peor, creo que tenemos que crear una campaña de prensa pero a la inversa para lograr que internacionalmente todos se sumen al reclamo de FIN DEL BLOQUEO. Es tarea de nosotros, porque somos los más interesados.

  • Papo dijo:

    René González Barrios:
    Qué se puede decir, después de un Presidente del Instituto de Historia de Cuba, que nos muestra detalles de la Primera Etapa de La Guerra de Emancipación, que yo no conocía al detalle; solo la esencia del Pacto del Zanjón.

    SOLO HEMOS QUERIDO SER LIBRES. SIN ODIOS Y SIN RENCORES, PERO LIBRES.

    LOS MALVADOS SIEMPRE NOS HAN DISEÑADO DIFERENTES JUGADAS.

    Muchos somos descendientes de españoles, de africanos, de algunos pocos nativos con los cuales nos solidarizamos aún después de muertos; y de muchas partes del mundo.

    Hemos Luchado Por Nuestra Identidad, junto a toda La América, igualmente mezclada, donde solo unos pocos descendientes de otras tierras, que salieron huyendo de sus propios nacionales, encontraron esperanza en estas tierras y luego trajeron discriminaciones congénitas, propias de sus orígenes y por lo que son discriminados por sus propios nacionales en sus tierras (en Europa) por las rancias élites (una diminuta minoría), creadoras de Toda Discriminación en El Mundo, por ser carentes de Mayores Cualidades y Razones Humanas.

    Gracias por esta Clase de Historia.

  • cubano trabajador dijo:

    cuba tiene que medir bien sus pasos a dar.ya cometio muchos errores y cmo bien reconocia nuestro invicto comandante en jefe no estamos preparados para la guerra que se nos hace.un paso en falso y todo se va por el retrete.ya hay muchos cubanos decepcionados y otros tantos deseando emigrar.y otros como los hermanos gurriel que le dan la razon a los yankees

  • carlos dijo:

    muy oportuno su trabajo ,demuestra que el pasado y el futuro estan entrelazados, el que olvida su historia no tiene futuro, como el arbol que no tiene raiz queda a merced de los vientos
    salud

  • Ramy dijo:

    Excelente artículo que analiza el llamado al !Olvido de la Historia! en dos contextos históricos diferentes … lo que demuestra la importancia del estudio de la Historia Patria para comprender mejor el presente en su proyección futura como un proceso dialéctico,El desarrollo del pensamiento histórico en nuestros ciudadanos es muy importante y este artículo contribuye a ello.

  • Eduard dijo:

    Lo felicito co. Rene, muy oportuno haber traido al presente este episodio histórico. Lo leí
    en el Granma de ayer, excelente que se publicase en la prensa plana. La historia se repite, con otros actores, pero la intención de Obama y sus tanques pensantes y asesores es la misma que las de Martínez Campos en el sigloXIX, y hay “tonto de capirote” que quieren olvidar el pasado y pasar la pagina.
    Frei Betto comento ayer lo siguiente referente a la” invasión” de los turistas americanos: -“Según los cubanos, los canadienses son respetuosos, discretos y de fáciles relaciones con la población local. Mientras que los estadounidenses cargan con tres acentuados defectos: la arrogancia (se creen los dueños del mundo); el consumismo (compran, desde los autos antiguos que aún transitan por las calles de La Habana, hasta mujeres…); y la manía de viajar sin salir de los EE.UU…. Allí está la apuesta de los cerebros yankis… ¿que pasará? es la interrogante del momento…

  • Eduard dijo:

    Me falto agregar: -” ¿Qué pasar cuando se produzca ese choque de culturas y necesidades”?

  • CONSEJAL KUBA dijo:

    recordar los marines mancillando la estatua de jose marti,….

  • Dr. Roberto Hdez dijo:

    Según Santayana y cito ´´quien olvida la historia está condenado a repertirla´´el articulo de Fidel (El hermano Obama) es definitorio y de repercusión mundial. Doy las gracias al compañero René Gonzalez Barrio por tan excelente articulo, ´´de pensamiento es la guerra que se nos hace, ganemosla a pensaento´´dijo Martí.

  • Rafael dijo:

    No sabía que hubiese gente dispuesta a olvidar la historia en aras de obtener unas migajas, miren para eso. ntr dice la verdad y alguien ya le cae encima, y en verdad, si Obama se respeta, debe saber que la historia pasada no se olvida, como no se olvidan las glorias.
    Los EU celebran cada 4 de Julio, dia de su independencia, hacen tantas celebraciones mas que son parte de su historia, sin embargio quieren que la gente en otros paises olvide lo que ellos mismos le han hecho.
    Hay que ser descelebrado para pretrender eso, y tener un alma muy poco valorada para llamar al olvido.
    Algún día los tracatanes del imperio verán, como en Roma, el trato que se les da a los traidores. Esperen y verán.

  • Roberto dijo:

    Y desgraciadamente y oportunamente cuando parcticamente la contienda estaba ganada, ocurrio la intervencion norteamericana, y a partir de 1902 Cuba fue Republica, algo que queriamos pero no de la forma que sucedio, menos que el primer presidente cubano traicionara a los suyos por su gran yankifilia, esta vez la fruta maduro tanto hasta por torpesa interna, que pena que murieran las dos personas que tal vez podian evitar todo eso Marti y Maceo.

  • Pablo dijo:

    Agradezco el artículo, hay varios puntos de nuestra historia que conocía muy poco, especialmente esa estrategia de Martínez (de) Campos y el impacto que tuvo en el campo cubano. Voy a tratar de leer “La Revolución de Yara”, de Fernando Figueredo, que por lo visto refleja muy bien y de primera mano las contradicciones de aquel momento. Muchas gracias, la verdad que tenía una visión muy superficial sobre este tema.

  • Martín dijo:

    !!!Yo también extraño, y a veces creo que llegaré a olvidar, aquella participación ciudadana tan gratificante, tan exitante que había cuando yo era niño!!! Recuerdo a mi mamá en el Moviemiento de Madres Combatientes, a mi padre en el Consejo de Padres de la escuela, educando, respetando a los maestros; recuerdos a mis hermanos contentos en actividades de la UJC o las MTT, recuerdo las fiestas multitudinarias en el barrio por los CDR y la FMC -qué regalo para los niños, puro cake y refresco!!-. Hoy tendríamos otras formas u otros nombres de las iniciativas, movimientos, con objetivos similares y otros nuevos. Siempre enfilados al hacer revolucionario en este país, continente y mundo que lo necesitan, con ideales políticos de izquierda, y de la cubana que es de la buena!!! Pero qué se ve…?

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Muy de acuerdo con usted, camarada René. Por eso es que seguimos en guerra con España, porque no podemos olvidar el daño que nos hizo el desgraciado de Martínez Campos.
    Weyler no. Ése nos ayudó mucho con la reconcentración. Eso era precisamente lo que nos hacía falta que nos hicieran.

    Es intolerable que nuestros enemigos tengan la desfachatez de venir aquí, a nuestra propia casa, a tratarnos cortésmente, e incluso se atrevan a proponernos vivir en paz. !!!No faltaba más¡¡¡.

    Nosotros queremos de todos modos la guerra y la reconcentración. !Digo¡, el bloqueo.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

René González Barrios

René González Barrios

Presidente del Instituto de Historia de Cuba.

Vea también