Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Obama en el Gran Teatro o el gran teatro de Obama en La Habana?

| 24

Cuba, América Latina y el mundo escucharon con gran expectativa a Barack Obama este 22 de marzo desde el Gran Teatro de La Habana, con un discurso conciliador, inteligente y seductor. No era la primera vez en que durante su visita usaba ampliamente de la palabra y se dirigía a los cubanos a través de la televisión nacional, pero sí la única en que el Presidente de los Estados Unidos no compartiría con nadie el escenario y tendría todo el espacio para sí desde que dos días antes arribó a esta Isla.

Barack Obama mira el teleprompter en El Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

Barack Obama mira el teleprompter en El Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

Como corresponde a la cultura política que representa, y ha venido ocurriendo desde que puso un pie en La Habana, otra vez nada fue dejado a la casualidad, y para más precisión, los teleprompters traídos desde Washington, ¿los mismos que utilizó en la grabación de su diálogo con el cómico más popular de Cuba? lo escoltaban a cada lado del escenario con un discurso cuidadosamente escrito.

Para un espectador atento de la platea, eran perfectamente reconocibles un par de personas —situadas dentro del grupo de 40 congresistas que viajaron desde EE.UU. para la ocasión— en cada momento en que la palabra del orador debía ser respondida con palmas. Ese grupo de legisladores, y la delegación estadounidense que acompañó al Presidente en su visita, fueron los únicos que aplaudieron las numerosas veces en que su intervención tomó el camino de los consejos paternalistas, o peor aún, el de la injerencia más o menos disimulada.

Unos segundos antes de comenzar, un apresurado utilero colocó delante del podio el escudo del águila calva, como si fuera necesario un signo de prevalencia entre las banderas cubanas y estadounidenses doblemente situadas al fondo del escenario y frente a los espectadores.

Como era previsible, el comienzo estuvo dedicado a condenar los atentados terroristas que acaba de cometer el Estado Islámico en Bélgica y al compromiso de «hacer todo lo que sea necesario» para «llevar la justicia a los responsables» pero, como era esperable, ni ese terrible hecho motivó en el orador una referencia a los 3 478 cubanos que han muerto víctimas del terrorismo practicado, financiado y alentado desde Estados Unidos contra el país que, según sus propias palabras le dio una «calurosa bienvenida» junto a su familia y su delegación. Mucho menos habló de la total inacción del Gobierno que encabeza «para llevar la justicia a los responsables» de esos crímenes.

Varias veces, sin embargo acudió al storytelling, que el escritor Christian Salmon define como la «máquina de fabricar historias y formatear las mentes», para —desde relatos personales tratados con intencionalidad política— presentar la Revolución Cubana como algo del pasado. Así nos contó verdades incontrastables: que su padre arribó a EE.UU. en 1959 y que él nació el mismo año de la invasión de la CIA derrotada en Playa Girón, para encubrir que hechos como el secuestro del niño Elián González y la injusta prisión de los cinco antiterroristas cubanos corresponden al siglo XXI y fueron vividos por las más jóvenes generaciones de esta Isla.

Pero hay que reconocer que también hubo elogios: cualquier persona inteligente —Obama lo es— sabe que las críticas son más fáciles de aceptar si van precedidas por aquellos. Nuestros médicos y atletas fueron aplaudidos, siempre a título individual, sin reconocer, y mucho menos cuestionar, los programas y regulaciones en pleno funcionamiento que el Gobierno de Estados Unidos ha destinado a privarnos de ellos.

Algunos pares opuestos fueron insistentemente utilizados durante el discurso (jóvenes-historia, Estado-individuo, Gobierno-pueblo, pasado-futuro), en una estrategia divisiva dirigida al interior de la sociedad cubana en la que el storytelling retornó apoyado en «emprendedores» emigrados exitosos, cuyo ejemplo nuestro invitado cree debemos y podemos seguir a partir del «cambio» que él ya no nos impone, sino que nos sugiere desde nuestros propios compatriotas que han aprovechado las «oportunidades» que el capitalismo estadounidense ofrece y lo que le contaron algunos de los que se dirigieron a él cuando un día antes asumió el rol de Papá Noel en una cervecera de La Habana. Por cierto, la palabra cambio estuvo 14 veces en el discurso.

Lo que enseña la realidad es que por cada éxito quedan miles en el camino, y que cada triunfo económico en el mundo de hoy supone la mayoría de las veces el hundimiento de las esperanzas de muchos. Estimular la iniciativa privada en Cuba, cuando como profesor de Harvard sabe que la mayor verdad contenida en el Manifiesto comunista es que ella está abolida en la práctica para nueve décimas partes de la humanidad, no es precisamente un acto de honestidad.

Después de recorrer algunas similitudes entre Cuba y EE.UU., el contraste interesado entre los dos países tuvo un párrafo clave en que la democracia es monopolio del sistema que EE.UU. ha tratado de imponer en el mundo; el socialismo es sinónimo de cerrazón y el Estado cubano es un secuestrador de derechos:

«Cuba tiene un sistema unipartidista, Estados Unidos una democracia multipartidista; Cuba tiene un modelo económico socialista, Estados Unidos un mercado abierto; Cuba recalca el papel y los derechos del Estado, Estados Unidos se funda en los derechos del individuo».

Sin embargo, habría que preguntarle a los norteamericanos cuántos días duraría su sistema multipartidista si, como los cubanos, tuvieran derecho a nominar y elegir entre sus iguales, sin intermediarios de ningún partido, quiénes los representan. En la misma línea democratizante, el mismo Presidente para el que un día antes solo existían emprendedores de éxito y para el cual los trabajadores parecían no existir, nos dijo en el escenario del Gran Teatro que en su país «los trabajadores tienen voz», omitiendo que en su tierra solo el 11 por ciento de los empleados está sindicalizado.

Mirando a nuestro alrededor, allí donde a EE.UU. no le parecen mal el «sistema», la «democracia» y el «modelo económico», resulta que el ejercicio real de «los derechos del individuo» es, a pesar de ser mucho más mencionados que en Cuba, una quimera. Como dice el historiador Fernando Martínez Heredia, supone una tremendísima confusión, pero pudiera existir una parte de las personas que piense que porque Obama viene a Cuba, la situación material de una parte grande de los cubanos va a mejorar.

Ningún país del entorno de Cuba está mejor socialmente que esta Isla, a pesar de no tener bloqueo económico. Lejos de eso, sufren problemas como la violencia estructural, el trabajo infantil y el narcotráfico que aquí ni existen. Cuando EE.UU. habla de «empoderar al pueblo cubano» a lo que se refiere realmente es a la construcción de una minoría que, como en esos lugares, le administre el país de acuerdo a sus intereses. Ya dicen que no impondrán el desacreditado «cambio de régimen», aunque no han retirado un solo centavo de los multimillonarios fondos destinados a ello. Ahora quieren crear con sus nuevas políticas las condiciones para que lo hagamos nosotros mismos.

El 4 de junio de 2009 Obama habló, desde la Universidad de El Cairo, una ciudad emblemática para el Islam y el mundo árabe, a todo el Oriente Medio. Fue un discurso impresionante de un Presidente que no llevaba cinco meses en el cargo. Fidel escribió entonces:

«Ni siquiera el Papa Benedicto XVI habría pronunciado frases más ecuménicas que las de Obama. Imaginé por un segundo al piadoso creyente musulmán, católico, cristiano o judío, o de cualquier otra religión, escuchando al Presidente en la amplia sala de la Universidad de Al-Azhar. En determinado momento no sabría si estaba en una catedral católica, un templo cristiano, una mezquita o una sinagoga».

Como me sugirió una amiga, se pueden poner las palabras Cuba o cubanos donde dice Islam, Irán, palestinos o musulmanes; en vez de citas del Corán (la palabra de Mahoma) colocar las de Martí referidas por el Presidente de EE.UU. este 22 de marzo y comparar frases de aquel discurso que Fidel citó proféticamente en sus Reflexiones con lo que acaba de decir Obama en el Gran Teatro. Son decenas las que pudieran citarse con una impresionante coincidencia pero por razones de espacio no las relaciono.

Poco después llegó la «Primavera árabe», el quiebre de sociedades secularizadas como Siria, el auge del fanatismo religioso y el apoyo de EE.UU. al Estado Islámico y la risa de su Secretaria de Estado Hillary Clinton al conocer del descuartizamiento de Ghadafi. Hoy los palestinos están aun peor que en 2009, si eso es posible, y los pueblos árabes son los grandes perdedores del «cambio» impulsado por Washington.

Siete años más tarde, el Oriente Medio es un ardiente invierno sin final a la vista y Obama sigue dando discursos ecuménicos. Ahora le habla a América Latina desde Cuba, en medio de una contrarreforma neoliberal en la región, impulsada por su Gobierno, y cita —en un gran teatro— a José Martí, precisamente aquel cuyas últimas palabras recogieron su propósito de «impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América». Cuba lo ha recibido y escuchado con respeto y está dispuesta a avanzar hacia la paz por la que tanto ha luchado en bien de su pueblo y el de EE.UU., pero no se debe confundir cortesía con ingenuidad.

(Tomado de Juventud rebelde)

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Silvana dijo:

    Buenísimo todo el análisis, como los demás publicados en este sitio a propósito del tema y también los vistos ayer en Tv, tanto en Cubavisión como en Telesur….pero a destacar el título…. porque fue una tremenda puesta en escena la que presenciamos todos desde que llegó hasta que subió al avión ayer por la tarde… a no engañarse!!!

    • Aleida Crego Rodrìguez dijo:

      Yo soy de las cubanas de a pie, de las que cuenta hasta el ùltimo centavo para terminar el mes, pero gracias a la revoluciòn estudiè, tengo trabajo y dignidad y cuando quise tener a mi hija, la tuve y nadie nunca preguntò tienes dinero para que el mèdico la atienda, puedes pagar su educaciòn, de eso no se habla porque es un derecho garantizado por la revoluciòn, entonces nadie debe olvidar la historia ni las vidas que ha costado respeto mutuo, que levanten el bloqueo, que nos dejen desarrollar nuesra sociedad y vivir en paz. VIVA CUBAAAA!

  • Alejandro dijo:

    Sugiero a Cubadebate y a los principales medios nacionales impresos, publicar el téxto íntegro del discurso de Obama en el Gran Teatro de la Habana. Saludos.

    • pedro dijo:

      ya fue publicado . Buscalo!!!!!

  • arcangel miguel dijo:

    una verdad con los dedos cruzados al doblar de la esparda, con esa musica a otro lado,estamos tan sufridos que desconfiamos de todo , es que las buenas acciones como las que hace EUA en Irak y en tantos otros en nombre de la paz mundial y en contra del terrorismo nos han quitado el sueño y no nos deja poner una venda en los ojos, ha quien pretende engañar no va ha podrir la manzana desde adentro como en la URSS por que nosotros los cubanos somos lo que somos y sabemos lo que queremos y nada ni nadie nos va ha quitar lo que con años de lucha hemos logrado

  • Eli dijo:

    Muy buenos los artículos publicados sobre el tema, este y los otros. Gracias colectivo de CUBADEBATE.
    La visita del presidente Obama ha sido histórica y eso es incuestionable; pero ni él ni nadie logrará que los buenos cubanos olvidemos nuestra historia y todo lo que nos ha costado la política imperial de nuestros vecinos. Como pueblo inteligente: tomemos lo que verdaderamente nos ayude para que nuestro país siga adelante, y no nos dejemos llevar por las apariencias.
    Gracias.

  • Leandro dijo:

    Magnífico artículo. Creo que hay que seguir desenmascarando la puesta en escena.
    Obama, lejos de pedir perdón por los crímenes de su país contra Cuba, los justificó el 17 de diciembre de 2014 cuando dijo: “Los Estados Unidos han apoyado con orgullo la democracia y los derechos humanos en Cuba a través de estas cinco décadas. Lo hemos hecho fundamentalmente a través de políticas encaminadas a aislar a la Isla,…Y aunque esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones, ninguna otra nación nos ha apoyado en la imposición de estas sanciones, las cuales han tenido poco impacto,… Hoy Cuba aún está gobernada por los Castro y el Partido Comunista que llegó al poder hace ya medio siglo”. El “apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba” que enorgullece a los EE.UU. ha sido mediante agresiones militares, terroristas, biológicas, económicas, diplomáticas, mediáticas, intentos de asesinatos de los principales dirigentes de la Revolución y en particular de Fidel, entre muchas otras. Eviedentemente, para nada importa a Obama el terrible sufrimiento causado al pueblo cubano, pues “esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones”. Obama parece desconocer que “de buenas intenciones está empedrado el camino del Infierno”. Tales ideas maquiavélicas parecieran inverosímiles en pleno siglo XXI. Una vez más se ratifica que los EE.UU. son capaces de recurrir a cualquier medio para lograr sus fines y después, sin escrúpulo alguno, Obama se presenta en un emblemático teatro de La Habana, a pretender darnos lecciones de democracia y derechos humanos.
    Frente al ejemplo personal que puso Obama, pudiéramos ponerles miles en nuestro “sistema unipartidista”, pudiéramos señalarle a Esteban Lazo, que de origen mucho más humilde que él, y mucho más negro que él, es hoy el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; pudiéramos comparar a nuetros dos parlamentos…

  • Desde Granma dijo:

    Todo cubano que piense y razone sabe que las intensiones son y serán siempre las mismas por parte de los gobernantes de los EE/UU, muchas promesas, Google con Internet 70 veces más rápido y demás y demás, pero sabemos bien claro cuales son sus objetivos, pensemos siempre en las conquistas de nuestra Revolución y sigamos defendiéndolas al precio de cualquier sacrificio para después no lamentar como lo están haciendo en Argentina y en Venezuela por caer en los cantos de sirenas del IMPERIO.

  • mili dijo:

    todo un acontecimiento relevante y de gran expectación el de la visita de Obama, el primer presidente negro en EE.UU y el mas radical diría yo, pero sera suficiente una visita, unas pocas palabras y unas cuantas firmas cuando hay todo un personal, miembro de un consejo detrás de este presidente. Lo cierto es que no se pueden olvidar tantos anos de historia y sufrimiento pero sobre todo no se pueden dejar caer los ideales de que cuba es y sera siempre libre y soberana hacha para los cubanos. Los gestos de ayuda y amistad serán bien recibidas respetando siempre nuestras diferencias y siempre que afloren las buenas intenciones no camufladas y si de buena fe.

  • FDS dijo:

    Mágnífico artículo. Creo que hay poco que agregar. Muy bueno el final, se puede ser cortez, escuchar con respeto, pero no somos tontos, sabemos de que se trata. De todas formas creo que el saldo de la visita es positivo, es mejor una convivencia civilizada, intercambios comerciales y trato que la confrontación.

  • punto cubano dijo:

    Tremendo analis no nos llamemos a engaños, la caballeridad y la cortesia, no pueden ser sinonimos de ingenuidad …Gracias Iroel … Ojala Gran catidad de cubanos lo puedan leer en el Juventud Rebelde

  • rccc dijo:

    Iroel, contundente.
    No olvidemos que la denuncia oportuna y el enfrentamiento claro, preciso son armas que han resguardado a la revolución que es como decir a Cuba con todos los cubanos de las guerras que nos han estado rondando siempre.
    De verdad magnífico análisis e insuperablemente nutrido por citas trascendentales.

  • carlos dijo:

    bien dicho,

  • Leandro dijo:

    Magnífico artículo. Creo que hay que seguir desenmascarando la puesta en escena.
    Obama, lejos de pedir perdón por los crímenes de su país contra Cuba, los justificó el 17 de diciembre de 2014 cuando dijo: “Los Estados Unidos han apoyado con orgullo la democracia y los derechos humanos en Cuba a través de estas cinco décadas. Lo hemos hecho fundamentalmente a través de políticas encaminadas a aislar a la Isla,…Y aunque esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones, ninguna otra nación nos ha apoyado en la imposición de estas sanciones, las cuales han tenido poco impacto,… Hoy Cuba aún está gobernada por los Castro y el Partido Comunista que llegó al poder hace ya medio siglo”. El “apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba” que enorgullece a los EE.UU. ha sido mediante agresiones militares, terroristas, biológicas, económicas, diplomáticas, mediáticas, intentos de asesinatos de los principales dirigentes de la Revolución y en particular de Fidel, entre muchas otras. Eviedentemente, para nada importa a Obama el terrible sufrimiento causado al pueblo cubano, pues “esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones”. Obama parece desconocer que “de buenas intenciones está empedrado el camino del Infierno”. Tales ideas maquiavélicas parecieran inverosímiles en pleno siglo XXI. Una vez más se ratifica que los EE.UU. son capaces de recurrir a cualquier medio para lograr sus fines y después, sin escrúpulo alguno, Obama se presenta en un emblemático teatro de La Habana, a pretender darnos lecciones de democracia y derechos humanos.
    Frente al ejemplo personal que puso Obama, pudiéramos ponerles miles en nuestro “sistema unipartidista”, pudiéramos señalarle a Esteban Lazo, que de origen mucho más humilde que él, y mucho más negro que él, es hoy el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; pudiéramos comparar a nuetros dos parlamentos…

  • AlMachete dijo:

    Excelente artículo.

  • fide dijo:

    Coincido con usted,me gustó su articulo.

  • Jose Garcia Parrales dijo:

    Magnifico articulo. Esa es la verdad del pueblo cubano . Admiro mucho su característica de enfocar la realidad.

  • Maria Eugenia Guerrero dijo:

    Excelente articulo Iroel, como siempre tu haces, debemos multiplicarlo, hay que saber entendre com profundidad cada palabra del presidente OBAMA, pero nustros pueblo es preparado y sabe entender, solo basta ver la continuidad del viaje de Obama a Argentina y sus verdaderas intenciones en la region solo que ahora quiere insertar a Cuba a estos conflictos pero estoy segura que este pueblo no se deja confundir hay mucha historia y muchos ejemplos a seguir en nuestro camino de Revolucion Socialista por un mundo verdaderamente mejor para todos

  • Raisa Hernàndez Valdivia dijo:

    Bellìsimo artìculo!!! Muy bueno y lo que mas me gustò es cuando dice al final, “no se debe confundir cortesía con ingenuidad”. Conocemos bien al Imperio y sus Intenciones, que no se confundan con nosotros, somos un paìs bien politizado y que hemos sufrido en carne propia y no Olvidamos lo que nos han hecho a lo largo de estos 57 años en que triunfò Nuestra Revoluciòn y aprendimos a conocer lo que es Libertad e Independencia. Y aprendimos tambièn a conocer a nuestro vecino cercano, y que ha sido una lucha entre Goliath y David y hemos Triunfado Nosotros. “VIVA CUBA LIBRE E INDEPENDIENTE, “VIVAN FDEL Y RAUL”

  • CARLOS GOMEZ VAZQUEZ dijo:

    ME INCLINO POR LO SEGUNDO: EL GRAN TEATRO DE OBAMA EN LA HABANA. POR UN LADO PRETENDE CONGRACIARSE CON LA HABANA Y POR OTRO ANDA DINAMITANDO A LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS EN AMERICA LATINA CON SUS SUCURSALES DEL PARTIDO JUDICIAL. YA EMPEZO CON ARGENTINA.

  • MIGUELITO dijo:

    EXCELENTE ARTICULO IROEL,
    SUGIERO A LA DIRECCION DE CUBADEBATE LO PUBLIQUEN EN GRANMA. HAY QUE TENER EN CUENTA, INDEPENDIENTE DEL VALOR PERSONAL QUE TIENE, LO QUE EL REPRESENTA Y LOS PROPOSITOS,
    CUAL ES EL MENSAJE FINAL, BORRON Y CUENTA NUEVA,??
    ME PARECE IMPOSIBLE Y AUN MAS INACEPTABLE. HAY QUE TRABAJAR MUCHO MAS EN COMBATIR LA BANALIDAD Y EL MARKETING DEL CAPITALISMO, CREO QUE NOS ESPERAN TIEMPOS DIFICILES Y DUROS EN EL TERRENO IDEOLOGICO.

  • CUBAMÍA dijo:

    NI ENTENDIÓ OBAMA A CUBA, MENOS A MARTI Y LA ROSA BLANCA QUE TRAJO A COLACIÓN POR QUE EN LA PLAZA LA NOTA MUSICAL DE LA OFRENDA, FUÉ LA MISMA ROSA.
    Y HE AQUÍ DONDE CUBA LE INVITÓ A SUMERGIRSE EN UNA REALIDAD QUE NUNCA UN IMPERIALISTA ENTENDERÁ.
    SI SE QUEDÓ CORTO EN LA ROSA LO DESGARRÓ EL CARDO Y LO DESCUARTIZÓ LA ORUGA. NO VINO DE TODAS PARTES SINO DE QUIEN LE MANDÓ Y PREFIERE EL AGUA SEDIENTE DEL MAR DE LA OPULENCIA DE LOS POCOS AL AGUA SANA DEL ARROYO DE LA SIERRA QUE QUITA LA SED DE MUCHOS.

    TREMENDO ANALISIS, NESECITAMOS UNA SEGUNDA PARTE IROEL, ESA QUE GUARDASTES POR ESPACIO EDITORIAL PERO QUE COMO DICE SIEMPRE CALVIÑO,VALE LA PENA.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también