Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

El Chapo y la narco-novela

| 16
El Chapo Guzmán. Foto: Bloomberg

El Chapo Guzmán. Foto: Bloomberg

Nadie podría negar la dramaturgia que se está elaborando alrededor de la figura de uno de los criminales más buscados por las fuerzas del orden en el mundo. Joaquín Guzmán, protagonista de dos fugas de penales mexicanos, es noticia día a día en los resúmenes de las agencias de prensa occidentales. Su reciente aprehensión y la entrevista que le diera a Sean Penn con la participación de la actriz Kate del Castillo son objeto de análisis en la prensa occidental a diario.

El tema del negocio del narcotráfico se está volviendo respaldo de guiones para cadenas de televisión y compañías de entretenimiento no solo en Estados Unidos, sino también en nuestra América Latina. Uno de los flagelos más dolorosos constituye base para que se produzcan series, novelas y películas que lamentablemente atraen a las cada vez más cautivas audiencias, a las que se les inyectan las dosis de “heroicidad” de sus protagonistas.

La propia Kate del Castillo protagonizó hace pocos años una serie llamada “La Reina del Sur”. Cuando revisamos los resultados de esa producción, nos damos cuenta de cómo pueden manipularse las mentes a partir de la historia de una pobre y sufrida muchacha, a la que las circunstancias “obligaron” a convertirse en una de las más poderosas figuras del crimen en Iberoamérica.  Es la forma más lamentable de cómo los delincuentes pueden pasar a los primeros planos de la fanaticada.

Y aquí es cuando se enciende la alarma del atentado a la responsabilidad social de la televisión y el cine. No basta con las altas dosis de violencia a las que nos somete anualmente el negocio de Hollywood, sino que esa plaga se esparce por todas las vías a las producciones latinoamericanas en el afán de ganancia a toda costa, sin importar las consecuencias en el desarrollo de una mentalidad de desconfianza total en el prójimo.

Porque quien transforma en héroe al personaje de ficción que con su quehacer promueve la adicción en niños y jóvenes, atrae a su seno a desorientados para que le sirvan como fieles súbditos y llenan las calles de sangre ante cualquier molestia a su mandato,  se convierte en cómplice de los que en la vida real llevan a cabo esos actos. No puede haber más golpe a la responsabilidad social de quien tiene los medios en sus manos que aliarse con el espíritu malsano de la criminalidad.

Se elevan a planos estelares a figuras como Pablo Escobar, quien después de su muerte ha servido de inspiración a una serie de televisión, varias películas y documentales.  Y quedan sus actos en las mentes de quienes no sufrieron el martirio de su dominio en vida  como ejemplo a seguir en una supuesta confrontación con el sistema político que los subyuga.  Al final, la Reina del Sur y Escobar son tratados como modernos Robin Hood, y se olvida el legado sangriento de su actuación.

Estamos a las puertas de una nueva avalancha de “obras” épicas, esta vez dedicadas al Chapo.  Pasarán de mano en mano películas, series y quizá hasta una telenovela. Y mientras tanto, en la eterna confusión a la que lleva ese concepto de entretenimiento a toda costa por la que se rigen la inmensa mayoría de los productores de contenido en Occidente, seguirán aumentando los índices de criminalidad como resultado de la propagación incesante de las drogas.

Viene a la mente un amigo asiático ya retirado, y que hace muchos años era responsable de la producción de más de 3000 horas anuales de series y películas. Conversando en La Habana me decía que él tenía varios mandamientos a la hora de producir. Uno de ellos era que el crimen en una obra no debía quedar  sin castigo. Porque si el criminal no era juzgado o apresado, le convertiría en un héroe a los ojos de millones de personas. Una visión contraria a los que con una irresponsabilidad total están tratando el tema de los narcotraficantes en el audiovisual contemporáneo.

Y mientras eso ocurre, muchos otros héroes reales van quedando en el olvido exprofeso. Los que se enfrentan de manera altruista contra las injusticias.  Los que alzan su voz en cualquier escenario para que este mundo sea un hogar tranquilo y duradero. Y sobre todo, para que nuestros hijos no crezcan pensando que el héroe es aquel que se hace millonario a partir de la desgracia del resto de los seres humanos.  Porque ya desde la antigüedad Ovidio profetizaba: “El que desde sus primeros años se acostumbra a la maldad, hace luego del crimen un arte”

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Desgraciadamente las cosas son como se refleja en este comentario. La novela de Escobar y otras narconovelas se circularon en Cuba como pan caliente. Cuba, el único país del hemisferio que gracias la socialismo y su política de 0 impunidad ha logrado mantener, al menos por ahora, ese flagelo lejos de nuestras costas aunque no de nuestra población a la que llegan ciberdrogas a través de los medios y novelas en “paquetes” semanales. No seamos ingenuos y pensemos que en nuestro país no existen personas de la calaña de Pablo Escobar y el Chapo juntos. Cubanos son muchos de los que hoy en centroamérica, Mexico y los EEUU lideran grupos de narcos, y son de los más despiadados. Tratemos de no crear las condiciones favorables para que levanten la cabeza y si lo hacen cortémosela de cuajo sin contemplaciones. El pueblo honesto y trabajador de Cuba se lo merece y lo reclama. Hoy ese fenómeno se ha ido de las manos y los estados no saben qué hacer con ellos. “A sangre y fuego” dijo Raúl entraría la droga a Cuba. Lo apoyo totalmente. Nuestras leyes me parecen aun no lo suficientemente duras en el tratamiento de este mal que de entronizarse daría al traste con la Revolución ya que está siendo usada por los EEUU como arma de desestabilización. Están tratando de introducirla por nuestras fronteras, si no, ver estadísticas del 2015.

  • MPD dijo:

    Estoy de acuerdo con este reportaje. Creo que todos los meses salen nuevas series de narcotrafico, siempre más de la misma violencia. Es lamentable como los protagonistas son siempre los narcos, El señor de los cielos, La reina del Sur, Dueños del Paraiso, q por cierto, estas dos últimas las protagonizó Kate del Castillo, y mira q se le subió el personaje para la cabeza pq ´mira como anda su vida.,…… hay q tener valor y otras cosas más para comunicarse q con un prófugo de ese tamaño, y llegar incluso a ir al lugar donde se esconde…..interés laboral? no creo q sea solo por eso, a la niña le encanta el drama narco….. q mal le hacen esas series no solo a los jóvenes, a todos en general.

  • pepe dijo:

    Excelente post ,estoy completamente de acuerdo con el autor, me molesta sobremanera q la juventud cubana esta creciendo viendo como referente de exito el hacer dinero sin importar como, tengo q pensar como explicarle a mi hijo q su padre no ha perdido su tiempo estudiando tanto porque no tenga el nivel de vida del vendedor de carne de cerdo de la esquina,compleja tarea verdad ???

    • por el retrovisor dijo:

      Alla el que pierda su dinero y su tiempo en ver tanta bazofia, hay muchas, pero muchas series buenas que ver y no tienen nada que ver con la droga y el crimen, hasta en eso somos mediocres.
      Y cuando no encuentre nada agradable que ver, libros buenos hay bastante, mi problema y el de mi familia, en ese sentido, esta resuelto.

  • robertomc dijo:

    …nada, ahora aparecerán los que dicen que son entretenidas todas esas producciones, y que están aburridos, y no hay más ná, que la tv está en candela, etc, etc, etc….y por ahí viene, a mi entender, la exaltación a lo mafioso en muchos videos clips, sobretodo reggetoneros, que más bien parecen hechos en power point…..

    • Ofelia dijo:

      Si, bien morboso, a proposito, el domingo en el programa “De Arte y de Corte”, no sé por qué le dedicaron un espacio a un reguetonero que se hace llamar Baby Lores, creo que el mismo que cobró a 100 CUC la entrada al salon rojo del Capri, bueno, pues pusieron un video clip completo en que él cantaba alrededor de una mujer muerta sobre el piso con un charco de sangre al lado, lo más macabro, necrofilico y de mal gusto imaginable, pero bueno, la TV es la TV, no solo en México

    • Taduratumuela dijo:

      Muy de acuerdo con el artículo pero hasta donde, y voy a lo que quiero referirme, escierto que la narco-novela o narco-series como usted desee llamar, no son nada instructivo y a mi entender mucho menos entretenidas, pero señor mío nos estamos olvidando de algo que se resume en una sola palabra y que es derecho de todo ser humano “LIBERTAD”, la libertad de ver oir y escuchar lo que yo quiera, la libertad de producir un producto (en este caso audiovisual), el quiera comprarlo que lo compre al final somos libres de hacer con nuestra vida lo que nos plasca. Lo que nunca me pasaría por la cabeza sería querer establecer una dicatdura del terror como la de Pablo Escobar o El señor de los cielos, porque se que estaría asumiendo el riesgo de perder la libertad y hasta mi propia vida en el intento, no en cuba sino en cualquier parte del mundo.

      Yo considero que nuestro pueblo que es bastante culto (aunque siempre hay alguien que tiene solo dos neuronas y tiene que mover la cabeza para que hagan corte y funcionen). dejen ya de elegir por mi lo que yo quiera ver u oir, al final yo soy libre de escoger mi propio destino.

      Repito el artículo me gustó sobremanera y una vez más concuerdo con el autor que es uno de los que me gusta seguir porqu8e sabe poner el dedo en la llaga, pero esta vez se pasaron los foristas.

  • yam dijo:

    El colmo es que le pagaran derecho biográfico al Chapo por eso, estoy de acuerdo con el autor; pero recuerden que están reflejando una realidad que muchos cubanos ignoraban hasta hace 5 años, y cuando están de viaje por aquel país chocan con esas tragedias. En el año 2000-2001 mataron al embajador o a un funcionario de la embajada cubana en el Distrito Federal víctima de una asalto a mano armada para robarle el auto, valiente hizo resistencia y pagó con su vida.

  • cubano de Moa dijo:

    Muy bueno el artículo. La tv hispana en los Estados Unidos dedica grandes recursos para estas narco-series y narcos-novelas. Mejor está el enfoque (con sus limitaciones) de la serie Narcos, producida por Netflix y protagonizada por Wagner Moura sobre la vida criminal de Pablo Escobar. Ahí no es ningún Robin Hood.

  • Reyomar dijo:

    He visto mas de una entrevista a Kate del Castillo, en una de ellas le preguntan si no pensado en ser madre y manifiesta abiertamente su desinbteres por este tema , le preocupa más pasarla bien, y figura y la actuación que ser madre el anhelo mas natural de cualquier mujer
    Vi otra entrevista a ella sobre este encuentro por los revolicos y criticas de su encuentro con el Chapo y busca un abogado que la apoya planteando que estar profugo no es un delito , que profugo de la justicia es una condición legal, no ve nada malo en el encuentro con este criminal
    Con esto ya sabemos de clase de condiciones humanas tiene esta artista , que pena

  • Pioneer dijo:

    Ojala la causa de la violencia y la droga fueran los medios , es una superficialidad desacreditar un medio o una actriz por querer mostrar lo que para ellos es su realidad todos los dias , las cosas se miran de frente , no se va a desmontar una manera de vivir si no se le muestra tal cual es , hoy en dia desgraciadamente en mexico y en otros paises los jovenes sueñancon ser narcos para tener camionetas , manciones y para que corra la adrenalina y porque no la sangre , veo ridicula la idea que el no tratar de lo que se habla y se vive en la calle es un medio para evitarlo y conbatirlo , en cuba tenemos la amarga experiencia de tener una televición pulcra y una sociedad podrida y sin valores , los medios tienen que ser la exprecion fidedigna de la realidad y al que no le guste que cambie la realidad y no le ponga un bosal a los medios , y si no tiene medios o no tiene valor que al menos guarde silencio.

    • ActionJackson dijo:

      Una cosa es tratar el tema y otra diferente es expresar un punto de vista.
      Ud. puede narrar un conflicto sin desalindarse a favor de una o la otra de las partes en pugna. En las telenovelas siempre se aclara quiénes son los buenos y quiénes los malos de acuerdo al punto de vista de la producción (director, guionistas, etc). En las narco-novelas los narcos NUNCA son completamente malos o al menos hay un narco-héroe que la historia trata de salvar perdonando todos sus pecados.
      A lo mejor Ud. es un adulto hecho y derecho, convencido de que no hay que enseñarle en qué dirección se va hacia el bien ni hacia dónde está el mal, pero piense en los más jóvenes, en los adolescentes, en Ud. mismo cuando era un adolescente y comprenderá que a esa edad se necesita como nunca saber sónde están los héroes, quiénes son los maleantes, qué es el honor, qué es el respeto, el pudor, el amor, la decencia y otros valores que a menudo uno va a buscar en libros, noticias, shows de TV, películas, historias de barrio, videos musicales y ¡en series de televisión!

  • firoma dijo:

    El lunes en 84 y 41 Santa Felicia Marianao vi un joven de unos 14 años con un pullover con la foto del Chapo Guzman…debajo de la foto a todo pecho decía CHAPO.

  • Extremo Oeste dijo:

    Bueno, es verdad que esas series, novelas, documentales, etc, de drogas podrían o pueden influir en la conducta, o cambiar la forma de pensar de algunas personas. Pero también es verdad que el primer drogadicto no se metió en eso porque lo vio por la televisión o por el paquete. ¿Las personas que en algunos países se dedican al narcotráfico lo empezaron a hacer despues de ver esos programas? Muchas pesonas ven estas novelas, series… y son personas correctas y tranquilas, en cambio otras no ven nada y son criminales. Todo es cuestión de conciencia.
    En Cuba llevamos décadas viendo películas de guerra, de crímenes, de drogas, de robo, etc, y no creo que haya influído en las mentes de nadie.
    Para muchos eso del narcotráfico es un empleo, porque no pudieron estudiar o no encuentran trabajo. Cada vez es mas difícil pararlo. En Cuba hay muchos seguidores de estos programas, pero seguimos en paz. Y es que, claro está, ninguna sociedad es igual.
    Lo peor de todo es que eso es una actividad en la que pierden la vida muchas pesonas cada año.
    Pero tranquilos, que “El que desde sus primeros años se acostumbra a la maldad, hace luego del crimen un arte” y no siempre porque vea series…… sino porque lo quiso así.

  • Federico Ramírez dijo:

    El capitalismo es un sistema antihumano. Se apoya en una ideología que promueve el abuso ilimitado sobre las personas para obtener ganancia. El narco es un negocio y, como tal, su propósito primordial es la ganancia, a cualquier costo y por cualquier medio. Sean Penn es un hipócrita: sin ser periodista, vende una entrevista porque esto le rinde popularidad, que para él es ganancia, dinero pues. Kate fue amante del magnate de la TV Azcárraga. Pero hay que mantenerse contra la corriente: NO PUEDE CONSIDERARSE HEROE A QUIEN SECUESTRA UN NIÑO PARA DESCUARTIZARLO, QUITARLE LOS RIÑONES Y VENDERLOS, y ése es uno (otro más) de los negocios del narco; es decir, del capitalismo actual.
    Saludos desde México

  • Ovidio dijo:

    Ya lo decían los antiguos: “El que desde sus primeros años se acostumbra a la maldad, hace luego del crimen un arte”

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino y Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Dirige la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Vea también