Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El fanatismo político que mata

| 21

Hace unos meses el escritor y semiólogo italiano Umberto Eco denunció, así tranquilo, con la certeza de quien sabe de qué lado masca la iguana, con una frase aniquiladora que fue un gancho al hígado a millones de fanáticos políticos derechistas, homofóbicos, racistas, clasistas y misóginos: “Las redes sociales le dan derecho de palabra a legiones de imbéciles que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la colectividad”.

Se las dibujó clarito como quien explica con manzanas la alineación del 4-4-2, como quien habla de monas y trompos, de cincos, tiras, gotitas y chimbombas. Vaya pues, como quien con ver el sol sabe qué hora es. Tan al pedalazo como si hubiera explicado en cantina de pueblo la raíz cuadrada del triángulo de la hipotenusa. Tan chuchita como quien explica el proceso del atol de tres cocimientos o de los tamalitos de viaje. Como quien describiera el oficio del chuzo, de la colima y el azadón en parcela de aldea. Así tan sencillo como quien hablara en jerga futbolera qué tiene que ver el talón de Aquiles con la bicicleta.

En Latinoamérica el coletazo fue como un fuera de combate instantáneo y cuando volvieron en sí se dedicaron a despotricar, a amenazar. Es que les dio en la loza. Típico de quienes no saben discernir, de quienes no crean, de quienes copian y pegan. De quienes se dejan arrear. De quienes dan las estocadas por la espalda. De los usurpadores, de los aprovechados. De estos que se disfrazan de mojigatos, intelectuales y profesionistas. Vaya pues de estos fanáticos políticos que con su voto terminan aniquilando a los pueblos. De estos personajes que tienen toda la pinta de analfabetas políticos pero que en realidad son osados en el arte de la deslealtad y de la estafa.

Estos que alaban a Hitler, a Mussolini, a Pinochet, a Franco. A Trujillo. A Ríos Montt. A Porfirio Díaz. Vaya pues, estos que en Guatemala votaron por Otto Pérez Molina y Jimmy Morales. Los que en Honduras aplaudieron el golpe de estado a Manuel Zelaya. Los que mueren de las ganas de que un golpe de estado saque a Dilma de combate como lo hicieron en Paraguay con Lugo. Los que quieren que Perú tenga un dictadora como Keiko Fujimori. Los que llaman yegua a Cristina y cerda a Bachelet. Esos mismos que ven con orgullo el Apartheid que vivió África. Los que ven como negocio fructífero los diamantes de sangre en África.

Estos catrines raquíticos que en México votaron por Fox, Calderón y Peña Nieto y que siguen escupiendo la memoria de los que tuvieron los arrestos para llevar acabo la Revolución Mexicana. Pero que brincos dieran de tener el valor de las Adelitas. Son estos mismos que en Argentina piden que salgan en libertad los perpetradores de Derechos Humanos y con esto avalar la impunidad.

Vaya pues, estos que se visten de blanco y que en nombre de la paz arremeten contra el desarrollo de los pueblos. Para un ejemplo la venezolana Lilian Tintori, esposa del detractor Leopoldo López que ahora anda con la bulla de que el gobierno venezolano la quiere matar. Nosotros defendemos los Derechos Humanos, los que están en contra son ellos. Nosotros somos reconstrucción, son ellos los que le apuestan a la destrucción. Son ellos los que votaron a Macri en Argentina. Esos mismos de los que habla Umberto Eco. Son esos mismos los que guardan silencio ante el genocidio Palestino y Sirio.

Hay que tener mucho cuidado con los fanáticos políticos, porque son manipulables y se atreven a todo con tal de ganar. Se llevan los Derechos Humanos entre las patas. Se dedican a propagar la mediatización. Son maestros en el arte del mangoneo. Los más aviesos lanzan las cortinas de humo y dejan que las masas las hagan suyas y las crean para luego beneficiarse ellos y repartir el motín entre unos cuántos empresarios oligarcas que tienen ya pactado el contrato con aquellos a los que Hugo Chávez enviara al carajo porque se estaban metiendo con un pueblo digno.

Estos ejemplares se encuentran en todos los niveles de la sociedad, tienen variedad de profesiones y oficios, diferentes formas y edades. Pero la mayoría pulula en la clase media latinoamericana, en esa burguesía colonial, la mayoría tiene títulos universitarios y más de un par de zapatos. Esa mayoría no come frijoles con tortilla. Esa mayoría es capaz de subastar a su propia madre y a sus propios hijos con tal de alcanzar un hueso que les permita la comodidad de la impunidad. Estos que en Guatemala movieron cielo, mar y tierra para lanzar por la borda la sentencia por genocidio a Ríos Montt.

Las masas que siguen negando que hubo genocidio. Esa muchedumbre que vive a los pies del patriarcado y la violencia de género. Esos que siguen viendo a la mujer como un ser de quinta categoría. Los que no creen en la vena política de las artes, de la cultura, de la identidad. Los que aborrecen la belleza de un río de aguas cristalinas y de una flor silvestre. Los que detestan el canto de los grillos. Esos mismos que le huyen al poder emancipador de la rebeldía.

Esta mayoría, esta masa amorfa es la que pide a gritos que Estados Unidos invada Venezuela y que siga manteniendo el embargo a Cuba. Esta muchedumbre que de pronto se salió del vocablo del bar y se instaló en las redes sociales es de un fanatismo político abrumador, de contestatario no tiene ni las jachas. De digno no tienen ni el parado. De honrado no tiene ni la sombra. De identidad y de Memoria Histórica no tiene las agallas. Son estos los que con su voto se embrocan poniendo en la presidencia de sus países a lacayos, títeres de sus propias pasiones mezquinas y de las ansias de poder y renombre, que para lograrlo son capaces de aniquilar a sus propios pueblos.

Son estas masas fanáticas las que echan a perder el futuro de los pueblos en desarrollo. Las que calumnian los gobiernos progresistas. Son estas las que se venden, las que se subastan, las que traicionan. Esta horda es la que a toda costa intenta agrandar la grieta del subdesarrollo. De la impunidad. Son estos ejemplares los que en las venas llevan el chilate del fanatismo político que mata, que aniquila el progreso de un pueblo.

¿De qué manera no violenta se combate el fanatismo político? Vaya pues, precisamente eso es lo que hacen los gobiernos progresistas. Por esa razón son atacados constantemente. ¿Y usted lector, es chicha o limoná? A ponerse a militar pues que era para ayer.

Ilka Oliva Corado

 

Blog: Crónicas de una Inquilina
Facebook: Ilka Oliva Corado. 
Página Pública Facebook: Ilka Oliva Corado
Twitter: @ilkaolivacorado
Facepopular:Ilka Oliva Corado
Youtube: Ilka Oliva Corado
Flickr: En mi lente choteador.
Blog de fotografía: En mi lente choteador.
Radioteca: Ilka Oliva Corado
Columna radial: Crónicas de una Inquilina. 
Libro: Historia de una indocumentada, travesía en el desierto Sonora-Arizona.
Libro: Post Frontera. 
Ilka Oliva Corado.  @ilkaolivacorado.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo dijo:

    Qué lengua la de esta mujer. Me encantan las verdades que les son antipáticas a los pendejos. Ya pedí el último para quererla.

  • EMILIO LUJAN dijo:

    Capitalismo salvaje, xenofobia, racismo… es la parte oscura de la condición humana. Es muy bueno que quienes, como Ilka, tienen la posibilidad de re-crear conductas propias de un depredador fanatismo opuestos a la integración y desarrollo de los pueblos de nuestra región a través de la lucha política de Chavez, Nestor, Lula, Correa, Evo, que no terminamos de plasmar. Hoy la horda de imbéciles de clase media -a la cual pertenezco y aborrezco- “cacerolas”, aquí en Argentina, que gracias a las políticas públicas instituidas desde el 2003 la mayoría de ellos fueron beneficiados, sus padres y abuelos con el sistema de movilidad jubilatoria y la lista sigue… Deseaban un “cambio” tan solo por el miserable sentimiento contra lo nacional y popular, y, para los que quedan un poco más “mayores”,ese odio visceral que sienten y trasladaron a muchos de los suyos desde hace siete décadas, contra la única y verdadera revolución social del siglo pasado: la del Peronismo. Gracias Ilka.

  • Juan Carlos dijo:

    Una vez mas, excelente. A veces cometemos el error de que solo los ricos nos confrontan, pero estos no tendrían el poder que tienen si entre la muchedumbre no tuvieran sus traidores

  • Ma. del Carmen Espinosa dijo:

    Buenas tardes, Ilka: me encantan tus comentarios o crónicas. En la de hoy, considero geniales las declaraciones de Umberto Eco, las cuales considero una gran verdad.
    Felicitaciones. Me declaro tu fiel lectora.

  • Tomas dijo:

    Lo malo es q al final pagan los justos por los pecadores.

  • rccc dijo:

    Muy bien. Se envidia a una persona joven como esta periodista que es capaz de poner en contexto universal un asunto tan determinante. Le salió del alma y entendible para cualquiera en cualquier latitud. Si ella se equivoca en lo que afirma, entonces anoten a un viejo cubano que también está equivocao.

  • Francisco Gómez dijo:

    Que Blog, los pintaron como son, así desgraciadamente se manifiestan los Uribistas, pero no es raro en ellos son los pobres en riqueza, en salud enfermos mentales, que son unos pobres trabajadores rasos casi que esclavos y siguen un rango de mentalidad procas de muy poca argumentación, los de clase alta vaya y venga no se ven raros, pero los idiotas útiles, que pesar.

  • Lennon dijo:

    Ilka Oliva Corado
    @ilkaolivacorado Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Desde muy niña vendía helados en el mercado de Ciudad Peronia, en la periferia de la capital guatemalteca. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de dos libros: Historia de una indocumentada travesía en el desierto Sonora-Arizona, y Post Frontera. Publicados en Amazon.com. Inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo.

    • pepe dijo:

      Menos mal que en el propio pais que repudia publicamente la hicieron persona

  • Casio dijo:

    ¿Y Umberto Eco puede reducir a tanta gente? Si es así quizá muchos de los que escriben aquí son “imbéciles” para él. Decía Deleuze que Umberto Eco era como una máquina que responde cualquier pregunta que se le haga: teoría de la relatividad o geografía de Alaska. No porque lo diga Umberto Eco hay que citarlo y menos para callar a nadie.

    • Eduardo dijo:

      Cierto lo que dice Umberto Eco, Casio. Son muchos los que aprovechan las redes para hablar sandeces y no lo dude: hacen daño por la gran audiencia que se entera de su coprofoniatría.

  • Francisco dijo:

    me encanta esta mujer

  • G dijo:

    Excelente comentário por su contenido y en partícular por la forma, un estilo bien claro, profundo y directo.

    Adoré Ilka la manera en que hablas sin dejar dudas de aquello que quieres que llegue con precision a cada lector, eres elocuente en tu manera de decir…!!!

  • LR dijo:

    Es el segundo articulo tuyo que leo y me oarece genial. Las verdades son para decirlas y no para callarlas. De oportunistas y calibradores de las oportunidades, esta lleno el mundo. Buena arremetida la que hiciste. Voy detras de ti Eduardo.

  • legolaselfo dijo:

    Coincido totalmente con la articulista, cierto es que personas “fanatizadas ” políticamente han puesto en el poder a cada “personajes” que da pena, personajes que han hecho y desecho tanto con la economía del país como cometiendo asesinatos en masa y desapariciones, pero el “fanatismo” político también tiene otra cara, y es en ocasiones la que muestra un gobierno progresista y revolucionario en el poder, se cometen errores grabes en nombre del poseso revolucionario, y Cuba el país donde nací, vivo y piensa morir es un claro ejemplo -aclaro : soy patriota pero no estoy ciego y tanto como alabo lo que a hecho la revolución por el pueblo también veo lo mal hecho – Mi mama me hace los cuentos de esos “errores” me hablo de como en la crisis de los balseros en los 80 trabajadores de un centro de trabajo X cuando se enteraban de que uno de su colegas pensaba abandonar el país se reunía un grupo fuera de la vivienda del “infractor” y empezaban a gritar barbaridades : vendido, gusano, “Fulano lechuza, nos cambiaste por un pitusa” en resumen “actos de repudio”……. ¿fueron correctos dichos actos de repudio ? cual fue el error de los que fueron abucheados? estos actos no son un reflejo del fanatismo político de las masas ??? son preguntas que nadie me ha respondió, la mayoría de las personas que los presenciaron o participaron en ellos de una forma u otra cuando y con las que he podido conversar me dicen que “eran otros tiempos”, como diciéndome que en ese momento era correcto, este a mi juicio constituye ,en Cuba, una de las muestras de lo que es y puede lograr el “fanatismo político”, y digo este solo ejemplo.

  • katana dijo:

    genial, he visto varios comentaristas de cubadebate retratados en este articulo.
    y q conste que les he visto hacer de todo, con la catadura moral de una mosca verde justifican los bombardeos de israel, los golpes de estado patrocinados por la CIA mientras atacan a gobiernos que no hacen nada mas q empoderar a sus publos.

    no puede haber revolucion ni fin del subdesarrollo sin estabilidad y no puede haber estabilidad mientras los medios sigan en manos privadas.

    • Muscat dijo:

      Mira a uno que le sirvio el sayo,,,no mas unos centímetros,debajo…Sientes su eco,parafraseando a un excelso escritor,para que su eco lo envuelva en un aura de credibilidad fallida…Carlos es su nombre y por el tufillo quizas sea Carlos V,Conde de Hialeah…

      • PaTroll dijo:

        Genial la frase de Umberto Eco. Me hizo recordar a Evelyn Beatrice Hall en Los amigos de Voltaire cuando dice:
        “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo.”

  • Carlos dijo:

    El pueblo hablo. Deberias respetar la voz del pueblo Argentino, tu comentario puede tener algun matiz de cierto en cuanto a lo que es la derecha pero lo estas elaborando con un solo ojo abierto. Mas siendo una Guatemalteca emigrada a EEUU. Lo que voto el pueblo Argentino fue una alternativa a lo que hacia 12 años se estaba enriqueciendo a costa del pueblo mismo. Levantando banderas de Derechos Humanos cuando en los peores años ellos se beneficiaron con circulares (R.F. 1050) labradas por Dictaduras. Los mismos que repartieron la plata del pueblo en subsidios por doquier y no me refiero a planes sociales o la asignacion universal por hijo (ideas todas de la oposicion, de derecha acorde a vos), me refiero a subsidios a casinos, subsidios a empresas que desviaron fondos durante 12 años, fondos que son del pueblo. Al Jueves 3 de Diciembre de 2015 en Argentina y despues de 12 años de Kirshnerismo (avalado por el Partido Justicialista) tomar un transporte publico que te transporta, con aire acondicionado, de una punta de la Capital Federal hasta dentro de la Provincia de Buenos Aires (unos cuantos Kms) cuesta 3,50 pesos argentinos (0,35 ctvs de dolar “oficial” a la fecha) a cualquier persona y un cafe sin mediaslunas sale 25 pesos (2,50 dolares). Te pido con mucho respeto que lo que escribas lo hagas a conciencia, entiendo que los medios digitales puedan requerir notas sin chequear mucho los contenidos asi que te pido que lo hagas con responsabilidad y respeto.

    Que estes bien

  • Mario Garcia dijo:

    Umberto Eco dijo textualmente: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios”
    En ningun momento hablo de nada mas. No menciono ni a Hitler, ni a Stalin, ni comunismo, ni capitalismo. Solo eso.
    Esta “escritora” le da la interpretacion que conviene a sus ideas preconcebidas. Pareciera que Umberto Eco dijo lo que dijo despues de leer uno de sus articulos…

  • Armando Perez dijo:

    Yo pondria a la autora en esa legión de necios, pero de signo contrario.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ilka Oliva Corado

Ilka Oliva Corado

Guatemalteca, vive en Estados Unidos. Cruzó la frontera como indocumentada por el desierto de Sonora-Arizona y trabaja en los mil oficios. Es poeta y escritora.

Vea también