Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

A los que miran la paja en el ojo ajeno

En este artículo: España, Europa, Grecia
| +

europamapaHan atacado con todo al nuevo gobierno de Grecia. No quieren repetir ejemplos. Podría estar en contra de las posiciones asumidas por Tsipras en las negociaciones con los acreedores, pero solo apuntaré que con la victoria de Syriza se rompió el esquema estructural político de Grecia y de toda la Unión Europea. Saltaron las alarmas, como ya mencioné a principios de año.

Los movimientos populares se siguen organizando para dar batalla en las elecciones en varios países. A pesar de la insistencia del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, ya nadie se cree el cuento de la terapia neoliberal. Muchas veces han repetido que con los golpes de efecto o de choque en la economía están salvando el futuro. Eso lo dijeron hace 30 años y el mundo está peor.

Quise hacerle un aparte a España. Han salido a la luz nuevos actores políticos, marcados por la modernidad de las tecnologías, con la impronta del uso de las redes sociales y con rostros que nada tienen que ver con las caras serias y muchas veces amenazantes del bipartidismo. Pero como esa tonadilla que se usa mucho en canciones latinas, los partidos recién nacidos están “o a la derecha o a la izquierda”.

En mi humilde opinión, la salida a la escena de Podemos provocó un empujón para que la derecha también moviera fichas emanadas desde la tradicionalidad. Aunque surgido en 2006, la poderosa prensa sacó a relieve un partido llamado Ciudadanos, con un líder joven y carismático, solo que, a diferencia de Pablo Iglesias con coleta y camisa arremangada, Albert Rivera usa traje y corbata y un peinado convencional. Eso sí, sonrisa siempre a la hora de salir en cámara.

Las elecciones de mayo próximo cambiarán definitivamente la geografía política del país ibérico. Aunque no venzan, los nuevos partidos entrarán en la liza por el premio mayor el próximo año, cuando las elecciones generales tengan lugar. Habrá tiempo para adecuar estrategias sobre la base de los resultados que obtengan este año.

Por el momento, los recién concluidos comicios en Andalucía pusieron a Podemos en tercer lugar y a Ciudadanos en cuarto. Un aviso para todos, la apuesta es en serio. Tengamos en cuenta que el PSOE tiene en Andalucía a la figura más fuerte, Susana Díaz, que mostró a sus colegas de la élite cómo se puede aminorar el impacto de los nuevos rostros, y reitero, solo aminorar.

Por otro lado, las estructuras arcaicas del poder están recibiendo golpes muy fuertes a partir de las denuncias ciudadanas. La corrupción que lacera a todos los niveles de la alta política española, con su contabilidad paralela, tarjetas negras, y otros inventos de la ambición más burda, empieza a sufrir con los arrestos de poderosos barones, como Rodrigo Rato, y hace un tiempo, del tesorero del PP José Luis Bárcenas, protagonista de un escándalo que salpicó al actual Jefe de Gobierno Mariano Rajoy.

Tanto nerviosismo se acumula en las alturas que dos antiguos Presidentes de Gobierno, el tristemente célebre anticubano Aznar y el proveedor de recetas Felipe González se han unido para atacar Venezuela, quizá en un intento de que los reflectores se fijen en lo externo y no en sus ilegalidades nacionales. De todas formas preveo que, en la medida en que sus ex-subalternos vayan cayendo, la sombra de los pecados cometidos se acerque a ellos.

¿Saben qué me inspiró a escribir sobre esto? Pues uno de los titulares del ABC (hace unos días) ,para muchos el más rancio representante de la oligarquía de derecha de España. Lamentan sus redactores que Ángel Carromero no aparezca en las listas del Partido Popular para las elecciones en Madrid. Poner al repitente de infracciones del tránsito, el que viaja sin licencia de conducir por el mundo, y que cobra por levantar calumnias contra nuestro pueblo, como una víctima que no tiene futuro político, es una bofetada para los pobres de ese país.

Porque lo que sí está claro es que el nerviosismo ante lo que está por venir hace que la misma prensa que aúpa a la derecha, esa de sonrisas o de aburridos rostros, cometa errores de cálculo que pueden poner a pensar a las mayorías: el mundo está patas arriba y hay que luchar por cambiarlo.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino y Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Dirige la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Vea también