Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Penumbras encontró mucha luz en Puerto Rico

| 1

penumbras

La ópera prima Penumbras, de Charlie Medina resultó multipremiada en el recién concluido International Film Fest & Convention de Puerto Rico, certamen en el que obtuvo siete galardones.

Seleccionado como el Mejor Largometraje en el acápite internacional, el filme alcanzó los primeros lugares además en dirección (Charlie Medina), fotografía (Roberto Otero), edición (Pedro Suárez), actor (Omar Franco), actriz (Ismercy Salomón) y actor de reparto (Omar Alí).

Producida por RTV Comercial, de conjunto con la Televisión Cubana y con la colaboración del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), el Instituto Nacional de Deporte y Recreación Física y la empresa española VM Broadcast Services Global, la cinta se estrenó en octubre del pasado año y fue seleccionada para competir en la última edición del Festival de Cine de La Habana.

Al verla escribí: “Penumbras es una película dura, pero realizada sin costura alguna y que tiene un final metafórico que deja ver y sentir la esperanza: el momento en el que Pepe, el posadero (Omar Franco) no consume crack y sale a bañarse en el agua pura de un aguacero tropical. Ahí se une la espiritualidad de este hombre que vive en una piscina de un antiguo hotel con lo simbólico del baño purificador y cierta claridad en su entorno. Con hombres como Pepe no todo está perdido.”

Entonces, Amado del Pino autor de la pieza teatral Penumbras en el noveno cuarto, basamento del filme me escribió “La puesta en escena de Medina es fiel en apariencia y en esencia a Penumbras en el noveno cuarto. Lo evidente está en que casi todos los textos que pronuncian los intérpretes proceden de la obra original. Entre los correos que me escribían los amigos me decía alguien que tal vez Omar Franco improvisara en Pepe, ese protagonista que borda e ilumina. Le recordaba que en la puesta en escena de Osvaldo Doimeadiós algunos pensaron lo mismo. Omar logra una naturalidad, un encanto y una identificación, que lo que es letra pura y dura parece ocurrencia aportada por el intérprete. Lo esencial de la fidelidad de Charlie y su equipo se localiza en la pasión para la cultura popular y por la falta de prejuicios clasistas o dogmáticos. El guionista, Carlos Lechuga, y el propio director se vieron obligados a escoger entre la urdimbre de pasiones, carencias sentimentales y sueños a medio construir de los personajes. Me agrada que se haya preservado y privilegiado la relación del posadero y el pitcher, el fanático y el ídolo que se van convirtiendo en amigos”.

Graduado de la Facultad de Arte de los medios de Comunicación Audiovisual del Instituto Superior de Arte, Roberto, el fotógrafo premiado, dice: “La concepción fotográfica partió de tres puntos muy fuertes: primero un guión con una historia muy dura y bien contada, luego las largas conversaciones con Charlie donde me expuso, como director, la visualidad que quería para su película y por último la inmersión en lo más profundo del barrio habanero de Colón para conocer las locaciones y descubrir una realidad que supera a cualquier fantasía. La luz, las atmósferas, las composiciones y los paisajes de esta película viven en estos lugares donde filmamos.

“Lo que he hecho —continúa— es potenciarles mediante las técnicas cinematográficas, para que estos personajes puedan habitar en ellos, y quedaron plasmadas en la pantalla. El blanco y negro fue un pedido que nos hizo Penumbras desde el primer momento para dejarse contar”.

Mientras, para el actor Omar Franco, “Pepe es ese tipo de personaje que a los actores les cuesta trabajo dejarlos a un lado. En el 2004 Doimeadios me convocó a interpretarlo y desde que lo leí me pareció que podría defenderlo a plenitud, primero porque almacenaba muchas de las herramientas que Armando Suárez me brindó en mi formación, segundo porque es un personaje cubano en penumbras pero a la luz, y tercero porque tenía esa mezcla única de nuestras vidas: la tragedia y la comedia (algo que para el público nuestro en muchas ocasiones es tan difícil de asimilar en una actuación); un reto que me propuse asumir en el teatro.

A su vez, Omar Alí, el otro posadero, comenta que “Penumbras es un proyecto del que me siento orgulloso. Es raro que en la carrera de un actor, al menos como yo la conozco, armonicen condiciones apropiadas para hacer un trabajo serio. Cuando hablo de condiciones no me refiero a las materiales, que siempre son precarias, hablo de condiciones para la creación. Tuve en mis manos un personaje que desde el libreto ofrecía muchas posibilidades aún siendo el de menor presencia, un grupo de colegas talentosos y motivados, un equipo de trabajo implicado de verdad en la historia que se quería contar y un director de actores excelente, de los que tanto añoramos”.

Pedro Suárez, premio en edición y encargado de la post producción dice que “contrariamente a lo que puede imaginarse, la postfilmación comenzó mucho antes de iniciarse el rodaje. En ese momento se gestaban ideas que serían concretadas varios meses más tarde, durante la finalización del trabajo. Si bien en un inicio no se pensaba en una obra cinematográfica, sí podía intuirse que, por su puesta en escena y la manera en que se proponía el rodaje, estaba concebida más allá de un material televisivo.

“Comenzamos por buscar el apoyo de las instituciones implicadas y a partir de ahí lo diseñamos todo, teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle que permitiera convertir el proyecto en una película. Si no se realiza, desde un inicio, de forma completa y coherente, muy rara vez se conseguirá el resultado esperado. Ese diseño es el punto de partida y la necesaria guía para los meses posteriores de trabajo, resulta una lástima que muchas veces se ignore este paso y se acometa la postfilmación de un modo azaroso y poco articulado. Nuestro objetivo estaba claro: ejecutar un proceso de la más alta calidad posible, que resultara además eficiente en cuanto a recursos y tiempo de ejecución.”

Todos los amantes del cine y la televisión festejan este premio de Charlie y su equipo. El director en específico, que debuta para el cine, tiene en su haber obras televisivas de grandes valores como Blanco y negro no, Escuchando a Litlle Richard, El ojo de la noche, El hombre de Venus y Los aretes que le faltan a la luna.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Este Omar Franco esta brillando con mucha LUZ. En este filme y en “Pablo” ha demostrado de que es un artista de mucho calibre,
    Felicidades para él y para el equipo de realización de esta película.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también