Inicio » Opinión, Cultura  »

Kubrick, genio misterioso

En este artículo: Cine, Estados Unidos
6 marzo 2013 | 13

Por Daniel Chile

 

Stanley Kubrick

Stanley Kubrick

Resulta curioso como algunos se asombran cuando les afirmo que Stanley Kubrick es de los grandes cineastas del siglo XX.

Con rostro imparcial y poco cálido, no entienden que el  director The Shinning (El Resplandor), quizás la película más conocida de su filmografía, lo coloquen en ese panteón.

Stanley, como le llamaban sus amigos, fue cineasta difícil, quien no entendía el cine como mercancía, alejado de la farándula y las presentaciones glamorosas en público; se mantuvo alejado de las cámaras… y así vivió su vida en silencio, lo cual ha suscitado disímiles historias sobre el director más enigmático conocido por el séptimo arte.

Kubrick fue innovador, detallista y escudriñador de las entrañas humanas;  auténtico perfeccionista; genio misterioso.

Solamente rodó trece filmes y gran parte de estos han quedado a la posteridad como íconos de la cultura contemporánea: clásicos indiscutibles.

La respuesta está en que supo aparecer en el momento indicado como profeta en la luz.

The Killing (Atraco Perfecto) (1956), con estructura atípica y geométrica alrededor del robo de un hipódromo; Paths of Glory (Senderos de Gloria) (1957), crítica feroz y honesta al fenómeno de la guerra; Spartacus (Espartaco) (1960), filme en el cual dejó su ingeniosa huella y lucidez en  un rodaje comenzado por otro director; (Lolita (1962), cuando aún en esa época no se asimilaba una historia de esa índole…

Con la demencial y atrevida Dr. Strangelove (1964) en plena Guerra Fría, regalándonos una de las puestas en escenas más brillantes recordadas en el cine; o 2001: A Space Odyssey (2001: Una odisea en el espacio) (1968), la cual aporta el salto indiscutible en los efectos tecnológicos sin conocer el universo desde los ojos de la altura…

Hasta con A Clockwork Orange (La Naranja Mecánica) (1971), donde explora la violencia como fenómeno que trasciende la sociedad y la familia y desde el punto de vista técnico innova con el empleo de la música electrónica a través de los sintetizadores para interpretar la música de Beethoven.

Barry Lyndon (1975), y las velas para iluminar sin luces superficiales mediante el lente, que solo poseían él y la NASA, y lograr la fotografía magistral e insuperable, sin olvidar a ese misterioso narrador que parecía haber salido del alma del propio director.

The Shinning (El Resplandor) (1980), y el estreno de la steidycam en el rollo que captó la agonía y el miedo en la luz a través de la mente del hombre mientras un niño rueda su velocípedo por las alfombras del hotel. Full Metal Jacket (La chaqueta metálica) (1987), otra mirada brutal e implacable en contra de la guerra y sus centros de reclutamiento… y concluyó con la perturbadora, misteriosa e irónica Eyes Wide Shut (Ojos Bien Cerrados) (1999), donde nos invita a reflexionar sobre la moral, la ética y el amor en este alocado mundo que nos ha  tocado vivir.

Kubrick es enigma que acompaña al cine. Hombre quien fue consecuente a su modo de trabajar; el cual nunca se repitió y aborreció equivocarse… No se pareció a nadie. Quiso cambiar la forma, creó su familia, adoró a los gatos, se obsesionó con Napoleón, amó el ajedrez y la música clásica; se encontraba y desaparecía; huyó de la luz y la sombra; mostró, con entrañable y extraña particularidad, al hombre en medio del mundo en plena catarsis. Murió despierto, vivió en su sueño.

No hay quien esconda los ojos ni deje de sorprenderse e intimidarse con cada imagen de sus cintas. Para aquellos quienes amamos al cine y anhelamos llevarlo a la práctica, no existe mayor aliciente e influencia que revisar su corta pero trascendente filmografía, lo cual resulta verdadero empuje, puente seductor encendedor de  las ansias de empezar o continuar en esta hermosa, azarosa y a veces ingrata carrera.

Stanley Kubrick intentó ir más allá y desapareció como el mar sobre la arena, privándonos de la desafiante experiencia que hubiera significado observar otra de sus películas.

Quién sabe cuál habría sido: quizás sobre la guerra de estos tiempos; tal vez sobre Napoleón; sobre el fin del mundo; acerca de la masacre del nazismo; el amor y la paz… o acerca de Dios.

Por lo que debería rectificar, Kubrick fue de los más grandes cineastas del pasado y cercano siglo XX. Más que genio, ante todo, fue artista verdadero.

 

 

 

 

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pavel.navarro dijo:

    No es solo curioso sino lamentable desconocer que Stanley Kubrick fue un genial director. En mi opinion muy personal uno de los 5 mejores de todos los tiempos.

  • The ripper dijo:

    Sin duda de los grandes cineastas de todos los tiempos, muy pocos como el y muchos menos que sean mejores(si es q los hay).

  • jonas dijo:

    Y su papel en el McCartismo, ni una palabra ?

    • Zero dijo:

      a que te refieres con McCartismo?. No sabía que había una corriente filosófica iniciada por Paul McCartney(ironía). Si hay alguna me dices para afiliarme a ella. jaja

    • Luis dijo:

      Qué papel en el McCarthyismo? Kubrick inicia su carrera en Hollywood en 1956, el año antes de que la lista negra se comienza a romper, nunca testifico ante el HUAC y en Espartáco trabajó con Dalton Trumbo, un guionista de la lista negra y ayuda a romper con el McCarthyismo al darle crédito en pantalla a Trumbo.

  • Zero dijo:

    Kubrick fue un genio loco, pero su locura fue precisamente la que lo hizo tan grande. Quien no lo vea como uno de los directores más importantes de la historia del cine es simplemente porque no sabe mucho.

    No al reguetón
    Grande Stanley!

  • camarero dijo:

    y su trabajo para la CIA con el video del alunizaje?… esa película le quedó buena!…

  • Silvio Jova dijo:

    ¿Que hizo Kubrick en el período que alega Jonas, para enterarme? Pero lo principal, muy bueno el artículo y casi está completa la filmografía del director. El otro día topé con uno que estaba arremetiendo contra el en plena cola del periódico y cuando le pregunté el porque de su opinión, resultó que solo había visto un pedazo de una película y el resto eran criterios aprendidos de otros. Todo parece indicar que Kubrick es un artista molesto para algunos. Ojalá lo de Jonas no sea un despiste mas de los que a veces salen en la red y pueda nutrir mi cultura.

  • mafalda dijo:

    hay una página oscura e interesante en su carrera: filmó el supuesto alunizaje de los americanos. dice su viuda que vivió sus últimos años con temor de que la CIA y el gobierno lo desaparecieran pues era de los pocos que sabía del engaño

  • jonas dijo:

    Ups mi error !!! El que se metio a chivato fue Elia Kazan !!
    Disculpas

    • Sergio dijo:

      Ahora si, no me sonaba, pero bueno uno nunca sabe. Si ELIA KAZAN, otro gran director, CAMINO a MALANGA y el PUESTO de VIANDA.

      Saludos,

  • fm dijo:

    mafalda.
    perdon!
    sigo diciendo que no existe director como kubrik
    en esete lado del atlántico

  • DAVID dijo:

    ¿Por qué no pueden escribir un artículo sin errores ortográficos y sin caer en lugares comunes?: “Stanley Kubrick es de los grandes cineastas del siglo XX”; “fue cineasta difícil”; “clásicos indiscutibles”; “No se pareció a nadie”; “Kubrick fue de los más grandes cineastas”, etc. Este artículo no me dice nada, sólo repite lo que todo mundo sabe de Kubrick o lo que todo mundo cree saber, no hay ni investigación ni una verdadera opinión sobre la obra del cineasta. Elogias el hecho de que Kubrick se mantuviera alejado de los reflectores pero no mencionas que para que eso sucediera existía un ejército de publirrelacionistas que tenían la obligación de vender su obra porque sus películas no eran nada baratas.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también