Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

La foto cubana de la Navidad

| 12
Cubanos visten ropa de invierno hoy, martes 14 de diciembre de 2010, en La Habana, ante la llegada del sexto frente frío de la temporada invernal, al que sigue una masa de aire de origen ártico que mantendrá bajas las temperaturas en la isla. EFE/Alejandro Ernesto

Invierno en La Habana. Foto: EFE/Alejandro Ernesto

Diciembre trae dos cosas. El frío y el Festival de Cine de La Habana. A mí me gusta el frío, pero no más que el calor. No siento predilección por una estación u otra, sobre todo porque en Cuba las estaciones son un eufemismo. Sin embargo, lo que aquí se entiende por invierno, un viento cobarde y veinte grados Celsius de temperatura, viene muy bien con los aires del festival.

La gente asiste a los cines con sus abrigos, sus bufandas y sus vestidos largos, y así, nórdicamente, le dan un toque aún más bohemio al Yara o al Chaplin, o ya, en conjunto, a las calles presurosas del Vedado, en el supuesto de que los cines de La Habana sean bohemios y en el supuesto de que las calles del Vedado sean calles, y no líneas en fuga, u otro de los tantos laberintos del subdesarrollo.

Yo creo que la mejor película cubana del siglo XXI, tendría que ocurrir en diciembre. Porque diciembre es la inminencia y es la paz. Y expresa con verosimilitud el carácter de los cubanos. Mezcla de tradición, de absurda belleza, y de malos guiones costumbristas.

Por estas fechas, cualquier actor español, cualquier productor finlandés se para frente a un público y le dice, agradecido, al borde del colapso, que no ha visto en el mundo cosa igual. Esa desenfrenada avidez por la cultura, los miles de espectadores que se aglomeran y se destrozan y que luego resucitan de sus duras cenizas para consumir algo que no es precisamente Citizen Kane.

El cinéfilo más común se mira las manos y se tantea el cuerpo y no entiende dónde está la maravilla. Eso, no otra cosa, es lo que lo hace maravilloso, partícipe de una tradición. No deslumbrarse, porque nadie se deslumbra con lo que hace a diario. En este país, tan del Tercer Mundo, ver una película sigue siendo una necesidad.

Esto, lógicamente, tiene un significado mayor. Todo tiene un significado mayor. La más mínima escena, el más insospechado primer plano, te retrata un país y luego te lo prefigura.

Solo que al otro día, cualquier periódico, o la televisión nacional, que no son extranjeros y que por lo tanto no debieran impresionarse tan clamorosamente con la realidad cubana, largan una reseña inverosímil y llenan de adjetivos lo que no debiera sujetarse a ninguna circunstancia.

¿Que Cuba es un país casi único? ¿Que las colas multitudinarias y el excesivo atuendo para tan poco invierno son exclusivos? El sujeto que intentó mirarse las manos, en la oscuridad de la sala, no entendió lo que el actor español quiso decirle, pero le cayó bien, porque le suena a elogio. Y no entendió tampoco lo que le quiso decir la prensa, pero le cayó mal, porque le parece chovinismo.

Según Borges, Edward Gibbon se percata de algo interesante en su ya legendario Historia de la decadencia y caída del imperio romano. En el Alcorán, libro árabe por excelencia, no aparece ningún camello. Alá, que era un árabe convencido, no habla de lo que para él resulta cotidiano, no lo exalta, pues no tenía porque saber, nos dice Borges, que los camellos eran especialmente árabes. Un falsario, un turista, un nacionalista árabe, hubiera prodigado caravanas de camellos en cada página. Pero Alá estaba tranquilo, sabía que podía ser árabe sin camellos.

Nosotros podemos ser cubanos sin colas, incluso sin cine, incluso, hoy, somos cubanos sin periódicos, los cuales, perdonen el atrevimiento, se me asemejan a nuestras películas en más de un sentido. No en la forma, ciertamente. No en los tópicos. No en la gestualidad. Pero sí en que al final logran convertir la tradición (o la coyuntura), lo verdaderamente sui géneris, en puro color local. Unos por muy serios, otros por muy chistosos.

Yo prefiero al chofer de la 27, que cuando trae la guagua hasta el tope sigue de largo, y en un tono muy serio, mientras señala la parada, te pregunta a ti, sí, tú, socio, tú mismo, si tienes familia entre esa gente. Solo para que le contestes no, no tengo familia, y entonces él, aliviado, quitándose un peso de arriba, pueda responderte ¡ah!, no, para que la saludes, porque yo no voy a parar.

Los choferes, ya lo sabemos, son dados a las frases célebres. Son como son. Sobre todo en diciembre. Y nunca, pero nunca, usan bufandas. Ni en la mismísima foto de Navidad.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Oscar dijo:

    Enhorabuena Carlos Manuel, dejaste los comentarios deportivos, que no se te dan, y volviste a tus crónicas, que si es lo tuyo.
    Serás, comienzas a ser ya, un gran escritor, del que mucho se va a hablar. Adelante.

  • Yero dijo:

    Oyeeeee, sabes que el detalle de la ausencia de camellos en el Corán lo estaba precisamente hablando hoy con unos amigos, conversando precisamente de eso, de las caravanas de camellos presentes,sobre todo, en el cine, la literatura, que hacemos en Cuba. Miles y miles de camellos desfilando por “un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento” ; ) Al leer tu crónica, casi doy un brinco por el desvarío de la coincidencia. No me quedó más remedio que escribirte un comentario. nos vemosssss en historia, jajajajaja

  • ROBERTO CHORENS DOTRES dijo:

    No me gusta la expresión “libro árabe por excelencia” cuando se refiere al Alcorán… Un libro no es árabe ni francés, sino depositario de mil y un factores que lo identifican con toda una cultura. Gracias,

    Roberto Chorens

  • Noel Pérez dijo:

    Ahhhhhhhhhhhh!!!, la 27, el chofer de la 27, el conductor de la 27!! parece que hay cosas que ni el tiempo lo puede cambiar, como si ese número, como si esa guagua estuviera predestinada a parir ideas y frases geniales, qué nostalgia!!!, gracias Carlos Manuel, excelente crónica….

  • Salvador dijo:

    Exelente crónica Carlo, mis felicitaciones para ti por este buen y real comentario , feliz 2012 para tu trabajo .

  • Yamilé dijo:

    Hola Carlos Manuel, me gustó muchísimo tu crónica. Adelante, tienes un futuro hermoso en el periodismo. saludos

  • Maria Elena dijo:

    ¡Qué delicia de relato! Yo lo llamaría “El encanto de ser cubano” y nada más…Gracias por las imágenes que dejaron mi corazón a “bordo del encanto”.

  • raul dijo:

    muí rica crónica, fresca como diciembre… saludos.

  • jcrtito dijo:

    Linda la cronica, pero y la navidad???

  • Giselle dijo:

    Estoy de acuerdo con Noel, excelente crónica. Y aunque yo sé de deportes lo mismo que de cosmonáutica, disfruto muchísimo sus comentarios (sobre cualquier materia) y le agradezco.

  • Leandro González Feal dijo:

    Carlitos , buena crónica. Me gustaría que escribieras algo de la nueva dirección del equipo matancero de baseball jeje. Nos vemos en Cárdenas.

  • Srećko Vojvodić dijo:

    Casi cada tarde a la 20 h, miro aquí en Toronto esas caravanas de camellos, desfilando por “un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento”. Las miro, como se puede adivinar, por la ventana del Noticiero Estelar de Cubavisión Internacional. Y me crecen y crecen las ganas de mudarme allí, siguiendo pasos de otr@s compatriotas canadienses. Precisamente, porque no me interesa mucho mirar otra vez “Citizen Kane”, pero sí “Sumbe”.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Manuel Álvarez

Matanzas, 1989. Periodista y colaborador de Cubadebate.

Vea también