Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Édouard Glissant para nosotros todos

| 2
Édouard Glissant, novelista, poeta y ensayista, defensor del mestizaje

Édouard Glissant, novelista, poeta y ensayista, defensor del mestizaje

Para Sylvie Glissant, en el Instituto Tout-Monde

Édouard Glissant acaba de morir. Ya le habíamos echado de menos en la vigésima primera edición del Jurado del Premio Carbet del Caribe que tuvo lugar en la ciudad de Pointe-à-Pitre, capital de la isla de la Guadalupe.

No cabría narrar su historia literaria porque era una de las grandes voces de la literatura en lengua francesa, creolizada, naturalmente, salida del fondo de las ceibas, de los grandes barcos que dejaron esclavos en todas partes, de culturas compuestas, almas orales, cuerpos escritos. Su expresión manifiesta en casi todos los géneros existentes, era como una pirámide construída por todos los haitianos, todos los antillanos, todos los indios, todos los latinoamericanos, todos los árabes, todos los africanos, todos los asiáticos del planeta.

Hermano de Frantz Fanon, uno de los primeros en reconocer el genio de Aimé Césaire, Édouard Glissant contribuyó en buena medida a la comprensión, al conocimiento riguroso de nuestra región, en el corazón de un hemisferio admitido como el reino de la razón, el de la cultura occidental, que nos ha enseñado a reconocer como una suerte de combustión de los pueblos del Tercer Mundo, agrupados todos, reunidos todos, con una buena voluntad de erguirse en favor de todos los derechos de todos los seres humanos.

Hoy nos embarga un profundo sentimiento: la ausencia de Édouard

Édouard nos hará falta siempre, pero estamos seguros que su obra, su trayectoria y su pensamiento nos traerá la luz que necesitamos en esta eternidad que nos dejó como regalo: el reconocimiento de un universo complejo, mestizo, diversificado que llamó el todo mundo frente al que encontraremos sin cesar la tierra, el fuego, el agua y los vientos que le llevarán hasta la orilla de las playas de Sainte-Marie, entregado a la sabiduría popular, a la generosidad del Mar de las Antillas, a la sombra de los árboles de Acoma.

Nancy Morejón. La Habana, febrero 3, 2011

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco Rivero dijo:

    Edouard Glissant,pasiente en su impasiencia por dar luz con sus pensamientos e ideas alli donde es necesario, fuera de circulo y circuitos de elites de capitales.

    La creacion reciente del Instituto del Todo el Mundo,( L'Institut du Tout-Monde ), es una leccion de su inteligencia compartida con otras persona de estan impasiencientes ante la fuerzas avasalladoras de un pensamiento unico que respalda hoy en dia la confrontacion de civilizaciones.

    El Sr.Edouard Glissant fue en vida un hombre de pensamiento y accion universal.

    Mi mas sentido pesame a sus familiares.

    Un saludo cordial

  • Raul dijo:

    Murió Édouard Glissant, un martiniqueño de talla universal que junto a Aimé Césaire ha llevado el nombre del Caribe al imaginario y la consciencia de millones de personas.

    En las academias latinoamericanas, de América del Norte, o de Europa este hombre es citado frecuentemente por su conceptos como el de la criollización, (créolisation) que polemiza con el de la negritud cesariano, pero que también lo complementa. El principio dialógico de la teoría de la complejidad moriniana es perfectamente aplicable a estos dos hombres que recientemente nos han dejado. Orden y desorden son antagónicos, pero complementarios. La negritud cesariana y sengoriana se opuso al imperialismo y al hombre blanco, reivindicando sus raíces africanas, la criollización glissantiana se proyecta hacia el mundo en su totalidad y contribuye al desarrollo de la identidad americana, creando o recreando lazos, allí donde colonialismos, neocolonialismos o autoritarismos de derechas y de « izquierdas » los han roto.

    Glissant ha sido también conocido por su propuesta de un pensamiento telúrico (la pensée du tremeblement) y por su constante insistencia en el carácter rizomático de nuestra realidad. Somos deudores no tanto de nuestras raíces, como de nuestros vínculos. En ello se une, quizás sin quererlo a Edgar Morin quien nos dice también que hay un principio de organización recursiva en la realidad, donde productos y efectos son al mismo tiempo causas y productores de aquello que les producen.

    Édouard Glissant fue un visionario que nos alertó sobre nuestro mundo futuro-presente donde por primera vez, tan realmente y de manera fulminante se concibe a la vez múltiple y único e intrincado ( pour la première fois, et si réellement et de manière foudroyante, se conçoit à la fois multiple et un, et inextricable ) (Glissant 2005.15).

    Gracias Glissant por todo lo que nos aportaste y por las reflexiones de las que inevitablemente te seremos deudores.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Nancy Morejón

Nancy Morejón

Vea también