Imprimir
Inicio » Opinión  »

Honduras: La imparcialidad culpable

| 4

Crisis en Honduras.  El presidente José Manuel Zelaya Rosales ha desatado los demonios en un país con una brillante hoja de instrucción de militares fieles a los mandos de las excelsas academias ubicadas mucho más allá del Norte de su geografía; militares con un avatar de histórico “servicio a la patria”, que los llevó a gobernar durante 18 años los destinos de Hondura y derrocar entre 1956 y 1972 a tres presidentes elegidos constitucionalmente por el pueblo.

Puede que, para algunos, nada había cambiado bajo el sol que baña la selva hondureña, excepto que la imagen de pobreza y desamparo agudizada por años de inducida violencia contra pueblos hermanos y de desastre económico neoliberal sumado a los naturales, haya calado muy hondo en la limpísima biografía de un hijo de la oligarquía de terratenientes y empresarios cuya exclusiva educación religiosa lo llevó a actuar consecuentemente, desde la cima del poder, para luchar contra la pobreza y buscar una alternativa de vida mejor para su pueblo.

El presidente Zelaya no tiene perdón. Ha cometido un crimen que lo invalida: se ha reconocido hermano de su entorno regional, ha visto en la integración la salvación de su pueblo y, cercano al término de sus cuatro años de presidencia, ha deseado consultar la voluntad popular respecto a la posibilidad de eliminar dialécticamente las trabas que impone la Carta Magna de su país y así  dar continuidad a un proyecto social democrático de inclusión y no de eterna exclusión.

Los mandos militares se alistaron para impedir la consulta al pueblo. Arguyen para ello la imparcialidad y la fidelidad absoluta a un recurso insertado en la Constitución hace pocos días por doctos juristas y parlamentarios con garras enfundadas en seda, de prohibir consultas populares a menos de 180 días del inicio o el término de un mandato presidencial: una camisa de fuerza hecha a la medida del momento.

No es el pueblo hondureño el tributario de la lealtad castrense, sino la amañada letra de una Constitución que ha sido secularmente despojada de su espíritu altruista para ser moldeada justo a la medida de los intereses autocráticos e imperiales, añoranza de república bananera, que Zelaya se ha propuesto desterrar.

Tal vez en las academias militares hondureñas nunca se hayan detenido a enseñar a los cadetes el significado real y simple de la palabra democracia que hoy los subalternos creen defender. Así las cosas, hoy no habría duda alguna sobre cuál de las imparcialidades, les tocarían empuñar en este momento.

La imagen de centenares soldados desplegados por los alrededores del aeropuerto, del Parlamento, de la Corte; la de la certidumbre de fortaleza de instituciones sólidamente “democráticas” que se enfrentan y ponen coto al presunto desorden de un Presidente con respaldo popular, ha sido de pronto acallada en los medios de prensa occidentales.

Esta mañana los europeos amanecieron sin saber si al fin se impuso la razón de los sinrazones que, ante la farsa castrense, salieron a apoyar a su Presidente quien desafiando el silencio de las televisoras y medios de información , con altavoz en mano, salió a la calle y los convocó a unírsele para  entrar a los cuarteles a rescatar las boletas de la consulta. Y lo logró.

Algo diferente está ocurriendo esta noche en Centroamérica. Pero esta Hondura que despierta  ya no es una buena noticia. La imparcialidad de los demócratas y de los mandos castrenses hondureños es la misma de los que gobiernan  los medios de información en el mundo: un pueblo que no es rebaño de los oligarcas, no sirve para titulares.

El llanto de miles de seguidores en todo el mundo del fallecido Rey del Pop y la insuflada trama de misterio que intentan tejer sobre su temprana muerte es mucho más útil para ellos y vende más, que el destino que hoy se decide en un, hasta ayer, oscuro rincón del mundo.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • erduy dijo:

    es borchornoso que vuelvan a desarrollarse acciones que pertencen al siglo XIX como expresaba el Comandante Chavez hoy a Telesur, deshonrosa accion de arremeter contra la democracia de un pueblo que merece autodeterminacion, poder definir que es lo que quiere. Es una infamia a los paises de nuestra america, una ofensa a una pueblo amaricano que ya decide por si mismo lo que quiere sin que nadie le diga. nada. VIVA HONDURAS, VIVA VENEZUELA, VIVA CUBA, VIVA NUESTRA AMERICA TODA

  • Lisbet Sosa Reyes dijo:

    la dignidad tiene solo un nombre: Los Pueblos. Honduras merece ser respetado. La autodeterminación de Honduras debe ser respetada. Debe ser regresado a su pais el verdadero presidente de la Republica de Honduras el Lic. Manuel Zelaya. VIVA POR SIEMPRE LA AMERICA NUESTRA

  • Federacion Estudiantil Universitaria de la Habana en nombre de los universitarios cubanos dijo:

    Los miembros de la Federacion Estudiantil Universitaria de la Provincia de La Habana, en nombre de todos los UNIVERSITARIOS de la CUBA NUESTRA Y PARA EL MUNDO, hace un llamado a las organizaciones estudiantiles de honduras y de toda nuestra america, para frenar el acto genocida que se esta perpetrando en estos momentos en esta hermana republica. los universitarios, como fieles seguidores a las causas mas justas de los pueblos debemos unirnos hoy, para reclamar justicia para nuestro hermano pueblo hondureño. el presidente constitucional Lic. Manuel Zelaya debe ser regresado a su pais, el cual preside legal y moralmente. su pueblo lo aclama. universitarios del mundo unámosno una vez mas y reclamemos la justicia que ha ido durante milies de años luchando nuestros pueblos explotados y hoy victoriosos.
    hagamos como hiciera nuestro heroico guerrillero Che Guevara y digamos como el HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

    La Federacion Estudiantil Universitaria marcha junto a NUESTRA AMERICA por la Democracia verdadera
    VIVA HONDURAS

  • anónimo dijo:

    El artículo sería de mejor digestión si no exagerara en densos adjetivos y lenguajes demasiado condimentados.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta O. Carreras Rivery

Marta O. Carreras Rivery

Periodista y diplomática cubana, colaboradora de Cubadebate.

Vea también