Imprimir
Inicio » Opinión  »

Es hora de juzgar a Aznar

| +

Las recientes revelaciones de que el ex presidente del gobierno español José María Aznar autorizó que vuelos secretos de la CIA con prisioneros sobrevolaran o aterrizaran en ese estado europeo confirman  que el derechista ex líder del Partido Popular (PP) violó incluso las leyes de su país para satisfacer al régimen norteamericano de George W. Bush.

Un documento secreto, develado este domingo por el diario El País, subraya que en 1992 Aznar recibió la solicitud de Washington para que los aviones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con reos afganos y de otros países hicieran uso del territorio español en sus viajes hacia la prisión y centro de torturas que Estados Unidos mantiene en la ilegal base de Guantánamo, en Cuba.

El escrito sostiene que el conocido "palanganero de Bush", como nombran al ex presidente español por su extremada sumisión al mandatario norteamericano, conocía desde un inicio de esos vuelos, llamados de la vergüenza, y en los que se trasladaban a los prisioneros sin ningún tipo de garantías y violando las más elementales normas de la Convención de Ginebra.

Pero esas revelaciones sobre el ex jefe del derechista PP no sorprenden a nadie, teniendo  en cuenta todo lo que hizo y ha hecho a favor de su "amigo" más cercano Bush, a quien ha debido desde siempre obediencia y subordinación.

Aznar no solo pudo haber autorizado los vuelos de la CIA, sino cualquier otra cosa que le pidiera el actual inquilino de la Casa Blanca, porque como bien se sabe  justificó las cárceles secretas que Estados Unidos aun tiene en el mundo, incluso en Europa, y los escandalosos  campos de concentración de Guantánamo y Abu Graib, condenados en todas partes del mundo por sus horrendas violaciones de los derechos humanos.

En el haber del "bufón"  de Washington  también consta su apoyo incondicional a la invasión sangrienta de Iraq, y a la guerra de Afganistán, a donde el ex gobernante envió tropas españolas en contra de la voluntad de la mayoría del pueblo de esa nación ibérica.

Aznar, junto al ex primer ministro británico Tony Blair y Bush, figuró en la afamada belicista foto de Azores, en marzo de 2003, tras la cual Estados Unidos y sus aliados de la militarista Organización del Tratando del Atlántico Norte  (OTAN) emprendieron la agresión contra Iraq, sin contar con Naciones Unidas.

Pero al ex presidente del gobierno español no le bastó con ello,  y por orden del jefe del régimen de la Casa Blanca recorrió entonces varios países de América Latina para alentar a algunos gobiernos de esa región a inmiscuirse en la invasión a Iraq, además de para reclutar soldados como carne de cañón y mercenarios.

Precisamente en España gana fuerza actualmente una plataforma denominada "Juicio a Aznar", formada por intelectuales, políticos, abogados o catedráticos, que reclaman se abra una investigación judicial y se encause al ex mandatario de ese estado europeo por su activa participación en la guerra de Iraq.

Lo que se pretende con esa iniciativa es conseguir el mayor número de adhesiones para solicitar ante el Tribunal Penal Internacional un  proceso judicial en el que se pidan responsabilidades para el denominado "trío de las Azores".

Las revelaciones este domingo de El País constituyen otro argumento de peso para sentar de una vez por todas a Aznar en el banquillo de los acusados.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también