Imprimir
Inicio » Opinión  »

Las miserias del Emperador

| +

La publicidad de la dictadura mediática de CNN anuncia con bombos y platillos el viaje por cinco países de América Latina de quien cree ser el dueño del mundo, George W. Bush. El periódico digital www.rebelion.org ilustra y precisa muy bien -en una imagen-, cómo el Emperador es movilizado por sus secuaces. Bajo el título "Bush en América Latina", aparece el valiente presidente escondido en una caja de madera, la cual está totalmente rodeada por agentes del FBI. Por encima de la caja, el ilustrado estadista mundial muestra su mano derecha en señal de saludo, a todos los que le recibirían.

No es ocioso preguntarse si en efecto ¿La gente irá a los aeropuertos a recibir al presidente del país más poderoso del mundo? Por supuesto que sí. Pero no será el acogimiento del anfitrión tradicional que muestra buena atención, alegría y amor al visitante. Los pueblos son sabios. (Al presidente de Estados Unidos lo recibirán obligadamente y a escondidas los mandatarios de Uruguay, Brasil, Colombia, Perú y México). Los pueblos le darán otra bienvenida al Emperador; se han organizado los trabajadores manuales e intelectuales, los trabajadores del campo y la ciudad, jóvenes, mujeres y adultos, colegiales y universitarios para manifestarle su repudio. Lo esperan con pancartas que dicen: "Bush asesino", "Fuera violador de los derechos humanos", "No aceptamos criminales", "La guerra es tu negocio" "Enemigo de la humanidad".

Pareciera que a Bush, sus asesores no le han informado que Nuestra América, no es la de la década de los años noventa, donde gobernantes y gobernados vivían embobados con las falacias del neoliberalismo y sus milagros económicos. No le avisaron que la América Latina de hoy, no es aquella que, cuando le tocó a su padre ser el mandón desde los Estados Unidos (1989-1993). ¿Se sentirá obligado Bush a realizar estos viajes? ¿Creerá el tirano que los pueblos latinoamericanos lo están esperando con los brazos abiertos? ¿Acaso desconoce que inclusive los niños de Nuestra América lo identifican como el incendiario del mundo?

Se sabe que el Emperador viaja porque quiere recuperar imagen y terreno. Lo primero es muy difícil; se trata del presidente más impopular que han tenido en su historia los Estados Unidos (dentro y fuera de esa nación). Lo segundo, quiere retomar la influencia imperialista a través de sus vínculos con algunos países, con el propósito de aislar al gobierno de Venezuela, cuya Revolución Bolivariana viene promoviendo la integración latinoamericana.

En entrevista a CNN el déspota anuncia que su viaje es para recordarles a los latinoamericanos que América Latina le importa a los Estados Unidos (¿Para qué?). Dice: "América Latina debe saber que nos preocupa la condición humana". Y el cínico agrega: "es necesario que el pueblo de los Estados Unidos reciba crédito por su generosidad hacia América Latina". Queriendo impresionar hace un llamado a "completar la revolución" de George Washington y de Simón Bolívar. ¿Qué puede saber un ignorante como él quién fue Bolívar? Ha dicho todo tipo de ocurrencias e incoherencias, como por ejemplo que su viaje busca promover el libre comercio, porque éste acabará con la pobreza de nuestros pueblos.

Ha ofrecido enviar un buque equipado como hospital a varios países, para tratar a cerca de 85.000 pacientes y realizar unas 1.500 operaciones. Otros equipos médicos militares aportarán servicios sanitarios en 62 ejercicios de alerta médica en 14 naciones del continente. Ofrece también ejecutar un programa, dotado con $75 millones, para ayudar a miles de jóvenes a mejorar su inglés o estudiar el idioma en Estados Unidos. Y mediante la Agencia para la Inversión en el Exterior (OPIC), el Gobierno estadounidense aportará un monto de $385 millones a fin de expandir programas que permitan el acceso a la vivienda a familias de México, Brasil, Chile y América Central. ¡Tremendas novedades!

Bush y sus asesores ignoran lo que desde hace varios años Cuba y Venezuela vienen haciendo en educación y salud (gratuitamente) en varios países de América Latina y más allá del continente. Mientras que el Emperador regalaría dólares y fomentaría más asistencialismo para tener arrodillados a los pueblos, Cuba y Venezuela -bajo el ideario de Martí y de Bolívar- se unen en una lucha frontal para erradicar el analfabetismo, entendiendo esto como una batalla en contra de la pobreza, a favor de la igualdad, la oportunidad, la justicia social y la libertad. Con el método cubano "Yo sí Puedo" (Premio Alfabetización 2006 Rey Sejong de la UNESCO) han sido alfabetizados más de dos millones de personas en catorce países. Y con el proyecto de salud "Operación milagro" más de medio millón de personas de 28 países del Tercer Mundo, hasta hace poco olvidadas, han sido curadas gratis de la vista en apenas dos años y cinco meses. Miles de beneficiados en estos programas son de los países que en estos días el Emperador visita, alardeando de llevarles ayuda.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abner Barrera Rivera

Abner Barrera Rivera

Periodista y profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Costa Rica.

Vea también