Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cuba: la urna y la plaza

| 5

Una de las tantas falacias que difunden los enemigos de la revolución cubana, es que en la Isla, todas las movilizaciones políticas se realizan por obligación y mandato del gobierno cubano. Éste supervisa, para luego castigar a quienes se ausentan. Según ellos, la “dictadura cubana” en su afán de mostrar sus actos de masas, infunde temor a los cubanos forzándolos a asistir a los desfiles y a otros eventos, de lo contrario les rebajan el pago del día. El terrorista Carlos Alberto Montaner por ejemplo, repite desde hace muchos años, la letanía que, para movilizar a la población el gobierno cubano pone un policía en cada casa.
Si observamos las democracias occidentales -dizque, representativas y ejemplares-, encontramos un divorcio entre el gobierno y el pueblo, y en no pocos países, el gobierno es enemigo del pueblo. En el caso de Cuba, no es posible hacer esa separación o encontrar esa adversidad, porque en la Isla la revolución la hizo el pueblo y desde 1959 el pueblo tiene a sus representantes en el poder.
En estas últimas semanas ha habido en la mayor de las Antillas dos grandes actos de movilización ciudadana, en las que el pueblo cubano participó con el fervor y el coraje que les caracteriza; la primera, fue en las votaciones del pasado 25 de abril para elegir a los representantes de las Asambleas Municipales del Poder Popular (gobiernos locales) y la segunda, en la celebración del Día del Trabajador el 1ro de mayo. Refirámonos a estos dos eventos.
Con respecto a la primera, la prensa amordazada por el imperio, no informó al mundo sobre esa fiesta democrática socialista. El cuestionamiento al sistema político y electoral de Cuba, es uno de los blancos principales de la campaña multimillonaria anticubana encabezada por el gobierno de los Estados Unidos y seguida por otras naciones capitalistas; el objetivo es imponer a los países del llamado tercer mundo un sistema político electoral que les permita tener injerencia en los asuntos internos de cada país de forma que puedan seguir controlándolos y sometiéndolos a su dominio. Pero con Cuba no han podido ni podrán.
Los adversarios llevan muchas décadas acusando a Cuba de ser una dictadura que no efectúa elecciones (para ellos la democracia se agota en las elecciones), y cada vez que Cuba realiza procesos electorales, el imperio y sus acólitos se niegan a informar. Hay un silencio vergonzoso. El pasado 25 de abril, 8.205.994 cubanos ejercieron voluntariamente el voto en la primera vuelta de dichas elecciones; esa cifra es más del 94% de los electores que votaron en esos comicios. ¿Qué otro país en el mundo puede mostrar esas cifras de participación popular y electoral? ¿Se le puede pedir eso a la “ejemplar” democracia estadounidense? No, porque ahí eligen al presidente del país con menos del 50% de los estadounidenses con derecho al voto.
Los grandes medios tampoco informan que las elecciones en Cuba son mucho más democráticas que las que se realizan en otros países capitalistas. Una de las características del sistema político y electoral cubano es la “inexistencia de campañas electorales con costos millonarios y con el recurso de la ofensa, la difamación y la manipulación. Todos los candidatos reciben igual tratamiento. La única propaganda aceptada es la publicación oficial de la biografía con los méritos y condiciones de todos los candidatos”. Pero en los países capitalistas los candidatos elegidos son por el poder del dinero, no es el pueblo sino el gran capital el que determina quién gana una elección. Se manipulan las opiniones a través de los medios masivos de publicidad. Los criterios y decisiones de la gente son influidos por las grandes maquinarias millonarias de propaganda que realizan los partidos políticos. Se trata de un espectáculo. Al respecto Fidel Castro dice: “Me parece un show realmente repugnante lo que ocurre con muchas de esas formas llamadas democráticas. En el tipo de propaganda electoral que en ellas se hace, se puede apreciar que el dinero se convierte en un factor decisivo de los resultados. En Estados Unidos y en todas partes, los que no tienen recursos no pueden proponerse ningún objetivo político porque están excluidos, están eliminados”.
Y sobre la conmemoración del Día del Trabajador, los gobernantes de muchos países no pueden celebrar el 1ro de Mayo junto a los trabajadores, porque ejercen contra ellos políticas neoliberales; no pueden celebrar con el pueblo, porque sus gobiernos han venido saqueando las finanzas públicas, privatizando las empresas estatales, aumentando el desempleo y la pobreza en la clase trabajadora. La celebración del día del trabajador en esos países se convierte en un acto vergonzoso y de repudio para los gobernantes de esas democracias capitalistas. Cosa muy distinta en Cuba, porque la revolución hizo que los intereses y derechos del pueblo estén verdaderamente representados en la dirigencia política revolucionaria que está en el poder. Por eso cuando se convoca a una manifestación como la del 1º de Mayo, el pueblo responde unido como una sola fuerza política junto a sus dirigentes. Mientras que en los países capitalistas la clase trabajadora se manifestó el 1ro de mayo para reivindicar sus derechos, violados por las políticas antipopulares, la clase trabajadora cubana lo hizo para celebrar los logros de la revolución socialista.
Sobre este despliegue popular inmenso en Cuba, algunos de los grandes medios no pudieron ser indiferentes, tuvieron que admitir que se trató de una oleada, de cientos de miles de personas que desfilaron por distintas ciudades de Cuba; sólo en la Plaza de la Revolución se congregaron un millón de personas.
Quienes acusan a Cuba de violar los derechos humanos, sólo podrían encontrar en esa multitud: amor a la patria, defensa del sistema socialista y de la revolución, trinchera de ideas y, valor para seguir luchando por un mundo más justo y más humano. Las únicas ausentes fueron las autodenominadas Damas de Blanco; no desfilaron, porque sus amos de la SINA no tenían el pago presupuestado para esa marcha.
En la multitudinaria manifestación, las pancartas fueron las encargadas de dar las estocadas revolucionarias. Citemos sólo tres: “A nadie lo botan del trabajo porque no haya asistido a la Plaza. El que no está en la Plaza, está frente al televisor de la sala de su casa”, “Ya los cubanos estamos graduados en la defensa de la patria” y “Los cubanos no se rinden ni se venden”.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Cuando el secuestro de Elian, la mafia cubano-americana, que por esos tiempos también integraba en el mismo lugar Carlos Alberto Montaner, supongo, acudia a una calle seleccionada, donde se pagaba por ir a respaldar la política de la junta para que el niño se quedara en los EE.UU.Acudían porque les pagaban y eran cuatro gatos realmente que no asustaban a nadie. Si supuestamente todo el mundo se puede comprar, porque ellos no compraban millones de norteamericanos y les pagaban una suma de dinero y así hubieran ganado aquella bronca. Al parecer la píldorza de que las masas se mueven por dinero no se la creen ni ellos mismos. Se hace necesario para mover masas tener argumentos y ser honrado en esos argumentos. No se trata de ser simpáticos o populistas, de prometer lo que no tenemos, sino de ser honrado. La honradez anda perdida en los países capitalistas, pero siempre habrá quien la tenga por encima de otros. José Martí nos dijo que: “donde hay hombres sin decoro, hay otros que llevan el decoro de muchos hombres” y por eso ningún político es creíble a la hora de las elecciones. El presidente de la nación más poderosa del mundo se elige con la participación de un 25 % del potencial a votar de su país y a cuantos tendrían que haber comprado y a cuantos tendrían que sobrornar y pagar para que se disgustaran y hacerles promesas incumpliblespara que un negro ascendiera a la presidencia. La mercancía sigue siendo, la esencia , el valor fundamental del sistema capitalista, pero al parecer ellos no han podido convertir en mercancía y venderla a toda idea que venga de cualquier parte. La dictadura mundial funciona movida por el egoismo y la ganancia. No se vive en el capitalismo de ilusiones, sino de romperse bien el cuero, sudar bien la camina y emplear el talento y la voluntad por encima para servir al amo buergues y eso se logra con el engaño y conviertiendo a esas masas en mercancía varata, cada día más a su srvicios y sometiendo al obrero mundial a todo costo. Hay que conocer que no todo les sale bien al que quiere hacerlo bien. Hay un grado de desarrollo obligatorio que hace falta vencer para despegar sin tropiezos y ese grado de desarrollo debía ofrecerlo el capitalismo cumpliendo su misión histórica, que fue la ilusión de los burgueses para engañar a los pueblos, eso era el ofrecimiento de elevar el desarrollo de las fuerzas productivas a un nivel que se contradijera con la realización del capital; pero los inteligentes hombres de negocios hace mucho, por allá por los tiempos en que V.I. Lenin descubrió la esencia del imperialismo y sus forma, que ellos implementaron la ley del desarrollo desigual y convirtieron el subdesarrollo en una forma del desarrollo capitalista. Ahora los pueblos que avanzan al socialismo, no solo tienen que hacer la justicia, sino que tienen que cubrir el tramo que dejó de cubrir el capitalismo y equilibrar las economías antes de dar saltos espectáculares, porque no solo hay que nacionalizar bienes sino que hay que conquistar y alcanzar medios y conocimientos para quequiparar el desarrollo, porque el socialismo, no apareció en los países altamente desarrollados sino en la periferia capitalista. Pero cuando, todos los pueblos comiencen a avanzar y descubran una ley que también es real y posible, que determina que con pocos recursos se puede ir avanzando si se manejan con honradez y se colocan allí donde más los necesitan los pueblos, se irán venciendo diferencias y podremos comenzar la emancipación por nosotros mismos y con nuestros propios recursos, habrá que comenzar por pagar en cierto modo la deuda social que se arrastra en las aldeas humildes y en las periferias de las ciudades y los campos de todo el mundo. Los recursos que dio la natraleza debieran pertenecer a todos por igual, pero aquellos que alcanzó el capitalismo en base a las diferencias sociales y a haber suplido la esclavitud antigua por la moderna vestida de asalariados, deberá suplirse con sacrificio acompañado de justicia social y tratar de consolidar cada paso que se de, llaámese ese paso transcisión, espacio medio o aceleración moderada. Lo que hay que experimentar que los hombres sabios se junten allí donde van los trabajadores y conquisten el poder político y lo den a la mesa a sus hijos, no como poder para ir contra la riqueza, sino para conquistarla, no para hacer una clase más poderosa que otra sino para eliminar las clases y levantar sobre ella una comunidad humana de hombres justos, inteligentes y capaces, entendiendo que la naturaleza al igual que los seres humanos no soportará un tratamiento desigual y egoista por tanto tiempo. La capacidad está en crear al hombre nuevo, aquel que descubra que de la cultura alcanzada deberá salir una cultura nueva que haga el hombre nuevo. Soñar con los pies sobre la tierra y en base a leyes objetivas. Toda la riqueza del mundo sale del trabajo, del trabajo físico y del trabajo inteligente, ambos cuesta mucho alcanzarlo y mucho más cuesta repartir sus resultados. A nuestra época de tránsito se corresponde repartir acorde a lo que cada uno aporte con el trabajo y ha de llegar el momento oportuno en que los que no aporten no reciban o que los que aporten doble reciban doble, sería una forma de indicar a los que no trabajan o no ponen la inteligencia a funcionar que lo hágan, no ya por amor sino por necesidad. Hay que dar posibilidades iguales para que aparezcan reacciones igual y resultados iguales.El dirigente inteligente en pueblo de pobre no llamará permanente al trabajo, sino que indicará que el trabajo es la única fuente de riqueza y que quiene quieren riquezas tendrán que aprender a carearla o no la tendrán, a sabiendas que la forma de subsistir, de tener los bienes materiales para alcanzar el equilibro humano es la riqueza necesaria y no la opulencia que corrompe y arrastra el hombvre a la perdición. La desigualdad, en la época de tránsito, según lo que interpretamos de Marx y de Lenin, estará en mantener hasta cierto punto el derecho burgués pero la equidad y los valores nuevos del socialismo que emerge como única alternativa. NO habrá que esperar mucho, pero si hará falta un poco de ciencia y de paciencia. No dar un paso en falso si, pero si se diera, tratar de recuperar el doble cuando aparezcan las oportunidades. Lenin escribió en su tiempo “Un paso alante y dos paso atrás”descubriendo un ti;o de estrategia que le fue necesaria al partido Volchevique, hoy habría de ser “Un paso atrás, dos pasos adelante”. De lo aparentemente malo irá emergiendo soluciones y llegará el momento, en que el trabajo nos sea ten necesrio a cada uno como el air ni no solo será honroso y patriótico trabajar, sino necesario para que la masa de de creadores, que bueno crezca. Optimista han de ser los pueblos y será la única forma de que marchen juntos.Ayúde cada cual a pensar, pero trabajando cada día y creando. “Es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la luz”, dijo José Martí.

  • Juan Carlos de Chile dijo:

    …..muy bien Cuba….yo no vivo ni conozco Cuba, sin embargo, el concepto humanista y revolucionario del socialismo implica etica, justicia y verdad….y principalmente verdad y honestidad. Los revolucionarios del mundo damos por sentado que los cubanos son honestos por lo tanto no se me pasa por la mente que hubiera un engaño que jamas aceptaremos y sería una estocada al alma, a los ideales, a la convicción que un mundo mejor es posible….y es por esa razon que los revolucionarios del mundo creemos en Cuba….por lo tanto no es necesario estar ahi para saber si es real la magnitud de las manifestaciones ni tampoco poner en duda la voluntad de su pueblo.

    Adelanre cuba…………

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Ellos no pueden entender nada, pues es muy cierto que los cubanos; desde el presidente hasta el último jubilado, quisieramos cambiar cosas que no funcionan o no nos gustan, REVOLUCIÓN ES … CAMBIAR TODO LO QUE DEBE SER CAMBIADO.
    Pero tambien: ES SENTIDO DEL MOMENTO HISTORICO, la guerra es: A PENSAMIENTO, ES CULTURAL, y no dejaremos de cumplir con el mandato historico que nos legó Martí: ¨impedir a tiempo con la independencia de cuba que los EEUU se apoderen de ella¨ESO NO LO LOGRARÁN JAMAS, AUNQUE SE PONGAN LAS COSAS PEORES Y EL BLOQUEO Y NUESTROS ERRORES NOS PROVOQUEN MÁS DIFICULTADES.
    TIENE LA PALABRA EL SEÑOR LIBORIO.

  • tino dijo:

    Regreso de Cuba al viejo continente.

    Unos dias – !ay!- solo unos dias en la isla con motivo de la celebracion del 1º de Mayo.
    Un año mas junto amig@s en la plaza de la revolucion. poco tiempo, mucho cansancio y dosis de dignidad para el regreso.

    Traigo conmigo las opiniones, de habaneros y cubanos en general, sobre la situacion cubana y el acoso visceral, desde todos los angulos
    por parte del mundo occidental, y que en esencia no distan mucho de las opiniones que en este espacio se debaten.

    Durante la gran manifestacion– esa simbiosis unica y mundial– entre estado y trabajadores, se forma un colorido de profesiones y generaciones ,como una serpiente multicolor y hegemonica, con la sonrisa de la voluntariedad y no de la obligatoriedad; ascendiendo por
    la calle con una sola consigna: soberania.
    intentando asaltar los cielos desde un paramo agreste pero decoroso y esperanzador con un solo grito: socialismo.
    caminado con vaivenes y dificultados entre canciones y silencios, pero con una sola voz : patria.

    A los asistentes a la efemerides del 1º de mayo, nos les importaba que las televisiones y medios de comunicacion del resto del mundo, ocultasen y silenciaran la realidad de esta verdadera conquista de la clase trabajadora. porque para la ciudadania,lo que no se ve, ni se lee: no existe.

    es cierto, como bien dice el comentarisa, que esa simbiosis no puede darse por razones de antagonismo historico, en los paises capitalistas
    pero tambien es cierto, que un año mas, recurriendo a la debilidad del “mal menor” por parte de los sindicatos, se ha reducido ( a pesar de la gran crisis del capital y el consiguiente debilitamiento de la clase trabajadora ) a reinvindicaciones de caracter economico.

    Durante la manifestacion he visto colores: azul rojo y blanco. las damas de la revolucion traian la sonrisa del esfuerzo y la generosidad
    la “damitas” del color blanco no acudieron, pero conocen que su escenario es otro y su actuacion mediatica es mayor.
    los hombres revolucionarios,cuya patria es la revolucion, saben que existe algo peor que no defender a la clase : traicionarla. como los llamados disidentes o revolucionarios de sofa y television.

    Raul Castro comenta lo que todos los cubanos ya conocian: el exceso de funcionarios.
    la tierra espera: arida y seca. recurso inequivoco de prosperidad y riqueza. fuente inagotable de producto interno irrenunciable. el regreso a ella debe interpretarse con toda la praxis de la clase.

    como bien conocen por la antropologia: poco es bastante, mucho es insuficiente. llego a la tierra del capitalismo canibal y monstruoso,
    aquí no se puede regresar a ella, porque esta privatizada para fines
    comerciales. cualquier dia las cosas se tranformaran en personas y terminaremos consumidos por las cosas.
    saludos.

  • marilza dijo:

    Buenos, sou brasileira, não falo espanhol, mas entendi quase tudo que li em cubadebate, tirado do jornal A Folha, de São Paulo – Brasil.

    Estou intrigada!! Por quê vcs dedicam tanto espaço para falar dos EEUU??!!!!! Acho que os estrangeiros não se importam nem um poquito com essa peleja Cuba x EEUU, aliás, isso “já era”.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abner Barrera Rivera

Periodista y profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Costa Rica.

Vea también