Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Rafael Nadal vuelve a coronarse en Montecarlo

| 2 |

Rafael Nadal celebra su undécimo título en Montecarlo tras superar a Nishikori. Foto: Yann Coatsaliou/ AFP.

Rafa Nadal estuvo, una vez más, inconmensurable en las pistas de Montecarlo. Como en casa. Nada pudo hacer el japonés Kei Nishikori para evitar que el manacorí sumara su undécimo título en doce finales en el torneo monegasco: 6-3 y 6-2 en poco más de hora y media. Comenzó con problemas Nadal, y es que, tras poner contra las cuerdas a Nishikori en su primer juego con servicio -se alargó más de diez minutos-, el español cedió su saque tras cometer una doble falta, concediendo dos puntos de quiebre que el japonés aprovechó con un paralelo extraordinario.

Era la tercera vez que un rival lograba ganar un juego en el que Rafa sacaba. No volvería a ocurrir en todo el partido.Los errores de Nishikori llegaron: dos paralelos que en esta ocasión se marcharon largos permitieron a Rafa volver a ponerse con punto de quiebre. Una doble falta del nipón devolvió la igualdad en el marcador (2-2). A partir de ahí sólo hubo un nombre sobre la pista central de Montecarlo: Rafael Nadal Parera.Kei intentó continuar con su juego, pero si alguien conoce bien cómo plantear un partido en Mónaco es Nadal, que, cual martillo pilón, fue empequeñeciendo al jugador asiático, que de nuevo veía cómo Rafa le rompía el servicio y ponía la directa hacia un nuevo título.

Apretó Nishikori con 4-2 abajo, no le quedaba otra. Sabía que si se le escapaba la primera manga, lo que parecía un casi imposible pasaría a ser un milagro: ganar a Nadal donde ya había levantado diez trofeos. Pudo volver a romper el servicio del balear, pero Rafa no estaba dispuesto a dar una oportunidad a su rival.

Rafel nadal gana torneo de Montecarlo. Foto: Eric Gaillard/ Reuters.

Terminó cerrando el primer set 6-3, perdonando la primera oportunidad que tuvo para ello, pero nunca dos veces.Un segundo set casi perfectoLa segunda manga fue, simplemente, un monólogo de Nadal. Salió como un huracán, pudiendo romper el servicio en el primer juego, pero Kei resistió. No mucho más, pero el primer juego lograba ganarlo. No ocurrió lo mismo con el segundo servicio de Nishikori: con punto de quiebre, Rafa envió una derecha cruzada, esa que debió practicar con Moyà nada más acabar la semifinal con Dimitrov, que ni su rival ni los jueces vieron.

Tuvo que comprobar Muhammad Layani que la bola fue buena. Break y todo de cara para volver a ganar.No daba más de sí Nishikori, no le dejaba Nadal. Llegaba un nuevo quiebre tras un juego en blanco del español, que no permitía que Kei siquiera pudiera pensar en remontar: no le dejaba desplegar su juego y el físico del nipón iba a menos mientras Rafa se hacía más grande. Sólo quedaba ver cuántos juegos cedería en la final. Fueron cinco, dos en esta última manga.

Undécimo título en doce final, otra vez sin perder un sólo set en todo el torneo.Las palabras de Nishikori, que sufrió en sus carnes a Nadal, hablan por sí solas: “No sólo dar la enhorabuena por ganar el torneo, sino por el gran nivel mostrado durante toda la semana. Ha dominado demasiado”, comentó el japonés tras recibir el trofeo de finalista. El último en intentar quitar la corona al rey de Montecarlo. Otro que no pudo más que eso, intentarlo.

(Con información de El Mundo)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    92% de victorias en TIERRA, con 54 titulos,,,, nada más que decir.

  • illarreta dijo:

    Nadal :un fuera de serie saludos

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también