Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Braudilio Vinent: El Meteoro de Cuba

| 24 |

Braudilio Vinent“El número uno es Vinent”. Juan Ealo.

Si el 8 de noviembre de 2014, cuando en el Latinoamericano se refundó el Salón de la Fama del Béisbol Cubano, algún pitcher no provocó vacilaciones para ocupar su bien merecido lugar entre los inmortales de nuestra pelota, ése fue Braudilio Vinent.

Quiso la vida, o la muerte, que junto a él fuera electo Conrado Marrero, lanzador eterno y entrenador de lujo, a quien siempre ha dedicado sus mejores recuerdos:

Después que llegó Marrero a Santiago de Cuba, es que empiezo a ser pitcher. Me ayudó mucho, mucho, a ese viejo yo lo quiero cantidad. Al principio la recta mía era dura, fuerte cantidad, y tenía buena curva, pero cuando Marrero llegó a Santiago comencé a ampliar el repertorio. Él me dijo: “Tú no tiras curva, tú lo que tiras es slider, vamos a perfeccionar el slider”, y eso fue lo que me llevó a ser un gran lanzador, pues logré combinar el slider con la recta; entonces se le hacía difícil a los bateadores conectarme con frecuencia.[1]

Lo admiré por encima de los demás. Entrega absoluta, wind up de lujo, rápido, sentencioso, de esquiva apariencia ortodoxa, inteligencia innata y, sobre todo,un ser beisbolero impresionante.Tales atributos, unidos a la mejor slider, velocidad aterradora y contagiosa disposición para el juego, lo convirtieron en un inalcanzablecon lugar especial entre los aficionados y especialistas, a pesar de poseer un carácter más bien reservado, pero chispeante, que hicieron afirmar a Fausto Triana, su biógrafo:

Estamos frente a una de esas personas que se nos antojan impenetrables, a las que ni con los más eficaces artilugios lograremos sacar de su mutismo. Como dirían los psicólogos, introversión a primera vista, aparencial (…) Sus palabras me producían los reconfortantes efectos de un calmante tomado a buen tiempo. Mi idea era, por fortuna, totalmente errónea. Faltaba carisma, sí, pero sobraba jovialidad. Sin dudas, el hombre a quien había imaginado impenetrable, introvertido y no sé cuántas cosas más, es una persona bien asequible.[2]

Nació el 10 de julio de 1947, de Marcos y Ana en La Maya, antigua provincia de Oriente, perteneciente hoy a Santiago de Cuba. De origen humilde, sus primeros encuentros con la pelota serían con las de trapo o cajetillas de cigarros Regalías El Cuño, Partagás y otras, cuya consistencia permitía utilizarlas un buen rato y hasta obtener outs con pelotazos en las espaldas y para, a su vez, recibirlas sin guantes, un artículo económicamente inalcanzable.

Bayiyo, como desde temprano era reconocido por la familia y algunas amistades del poblado, no tuvo opciones de estudios, más bien comenzaría temprano en labores agrícolas del café, el maíz y también del “comercio”, con cien turrones por un peso.

Casi va a cumplir los doce años cuando le asignan un trabajo serio: vender turrones. Hay que levantarse todos los días a las cinco de la madrugada, ayudar a preparar los turrones y salir con ellos rápido para tratar de llegar a tiempo a la hora del recreo en la escuela. Allí encontrará compradores seguros; en cambio, el resto de sus dulces lo acompañará durante un buen trayecto por el campo para poderlos vender.[3]

Desde que supo de ella, la pelota jugó un papel importante en su vida, pero un buen día quiso hacerse boxeador bajo la influencia de su hermano de crianza Duke Stable, un excelente pugilista, mas todo terminó poco después, cuando fue noqueado por otro más experto; de nada valió su arrojo entre las cuerdas y se entregó con pasión a las bolas y los strikes, sin importarle la posición, las probaría todas hasta que el potente brazo se encumbró en la lomita, para no bajarse nunca más. Su primer destello en grande sería como juvenil, cuando propinó 19 ponches en un juego. Todos comenzarían a hablar de Bayiyo, un lanzador de hierro que surcaría el espacio cubano y mucho más allá.

La llegada a la pelota grande fue por todo lo alto, pues el novato se convirtió en líder de los lanzadores, con los Mineros de Roberto Ledo, donde compartiría protagonismo con nada más y nada menos que Manuel Alarcón, Roberto Valdés y el supersónico Roldán Guillén. Pero el muchacho no hizo quedar mal al avezado manager, con un balance de 8-7 y la efectividad de un consagrado (1,03). A partir de ahí todos tuvieron que hacer con él, la prensa lo acosó y con la simpleza del primer día continuó en la búsqueda del universo.

Sin embargo, Rodolfo Puente resultó el Novato del Año, por una estupenda temporada. Y desde entonces, tras el primer evento internacional, ambos se convertirían en piezas claves de la Selección Nacional.

Juan Ealo fue un erudito del béisbol, que pudo ver, vivir,comentar y jugar en la pelota anterior a 1959, para después convertirse en una figura emblemática del béisbol revolucionario. Por sus ojos y talento pasaron los mejores lanzadores amateurs y profesionales, incluidos los extranjeros. A él no le fue ajena la impronta de Vinent, hasta le auguró un futuro cierto como entrenador. Y no se equivocó, porque Bayiyo dirigió por varios años, con excelentes resultados, el staff santiaguero:

Ha sido y es un fuera de serie en el montículo, pero su ejemplo es imitable. Un serpentinero es grande no únicamente por lo que ha legado a los libros de los récords, sino en todo caso por su constancia y dedicación al béisbol. Creo, y esto quizás todavía no tenga una base sólida, que los mejores entrenadores del pitcheo cubano están precisamente en el núcleo de estrellas actuales. En fin, considero que Vinent, si se empeña como lo ha hecho en su carrera deportiva, podrá convertirse en un magnífico especialista en la enseñanza de los secretos del diamante a los futuros ases de Cuba.[4]

La trayectoria del Meteoro de La Maya, dentro y fuera del país, es bien conocida, por eso entregaré a los lectores un par de anécdotas que lo pintan de cuerpo entero.

En la Selectiva de 1979, el Pinar del Ríode José Miguel Pineda, necesitaba ganar un solo juego para proclamarse campeón, en lo que sería un acontecimiento histórico,pero necesitaba vencer al ya eliminado Orientales.Cuando anunciaron a Vinent hubo una entusiasta algarabía, no cabía ni un mosquito en el San Luis, adonde habían llegado guaguas, camiones, triciclos, carros de todo tipo y lugares, desde Guanajay y Artemisa hasta los Remates de Guane.

En un rincón del dugout, meditativo, estaba El Gran Braudilio. Los aficionados, deseosos de coronarse por primera vez en un torneo élite, se metían con él: — Vinent, ¿cómo te sientes hoy? — Salió del banco y respondió. — Estoy bien.  — ¿Qué te parece? Por fin vamos a ganar una Selectiva. — Dijo alguien conocido, respaldado por un coro. — Se lo merecen, son los que mejor han jugado. Pero los veo muy embullados, hasta tienen trochas en las calles. Me voy a tomar las cervezas con ustedes, pero esta noche no. Guarden las energías y los recursos para mañana, el hielo se va a derretir. — El equipo está que corta. – Insistieron, y él solo esbozó una sonrisa cuandoel partido comenzaba con el primer hombre en turno: el ya desaparecido William Mendoza, a quien llamaban Alphita.

La profecía se cumplió, Vinent ganó con una facilidad pasmosa, solo permitió una carrera por jonrón del no jonronero Heliodoro Pedroso. La gritería contraria lo animaba más.

Allí no pude menos que recordar siete años atrás en el Guillermón Moncada, al este humilde pelotero y hacedor de letras enfrentarlo por única vez:

Congelado estaba en el banco, cuando el Gallego Salgado me llamó para batear de emergente, en un duelo entre Vinent y el zurdo Rodovaldo Esquivel,que tendría su colofón en el inning dieciséis a favor del oriental. Me apreté los spikes y salí como debió hacerlo alguna vez un novato cualquiera ante los envíos de Nolan Ryan en las Grandes Ligas. Siempre he pensado que él es nuestro Nolan Ryan, seleccionado el mejor pitcher derecho en el All Century Team. Con Vinent había sucedido igual en esta tierra, hasta la consagración de Pedro Luis Lazo.

Aquellos pasos al “patíbulo” fueron los más y mejor calculados de mi XI Serie Nacional, la única. Bate 43 en las manos y delante, elevado a diez pulgadas y la distancia de sesenta pies, un monarca que me miraba con cara de pocos amigos. Prueba suprema, orgullo mayor. No debe recordarme, ni las anécdotas que les contaré. Yo tengo frescos los momentos conversados, o jugados contra Bayiyo, el de La Maya.

Incómodo busqué posicionarme en el plato, con la certeza de que la Serie Nacional no era un juego, que uno tendría que chocar contra las luminarias y no estaba preparado para ello. Logré entender que no iba contra cualquiera; prefería uno menor. Alfredo Paz me reclamó en el cajón, la cosa era de verdad. Un par de ejercicios calisténicos y, sin remedio, al desigual combate.

Primer lanzamiento: un rectazo sobre las 98 millas con intención de taladrar. Me separé, cogí un poco de tierra. Caridad Lorente, el cargabates, me alcanzó la pez rubia y me dio mucho ánimo: — Vamos Juany, tú verás que se la das. — Lo miré receloso. ¿Se burlaba o lo decía en serio?, él estaba optimista, como todos los cargabates. Segundos que parecían horas. Sin otra opción, regresé. Entonces Ramón Hechavarría me ensució con tierra los spikes: — Ten cuidado muchacho, está duro y descontrolado, es un peligro.

¡Mentira, estaba durísimo, como siempre! Sonriente me quejé al umpire, porque el Chava no me dejaba concentrar con aquella voz ronca a lo Louis Armstrong. Y lo necesitaba. Si no es recta no le tiro, pensé, no puedo poncharme. Después de una slider que dejé pasar, repitió el rectazo por el mismo centro. Le hice swing y salió un rolling lento por encima de segunda. Corrí a toda velocidad, pensé en un hit, pero qué ingenuidad la mía, allí estaba el guante de Agustín Arias con su legendario brazo.

El árbitro gritó ¡out!, y regresé a la cueva con honor. ¡Braudilio Vinent no me ponchó! Una heroicidad, superior al hit contra Walfrido Ruiz días antes en el Latino; algunos me felicitaron. Cuando aquel hombre, de estatura normal, hacía el wind up, parecía medir siete pies.[5]

Enfrascado en las investigaciones para El Señor Pelotero, hace más de una década, nos encontramos frente a frente en su habitación del Hotel Italia vueltabajero, él como entrenador de pitcheo del Santiago de Cuba. Hablamos sobre Casanova. Campechano, jocoso, oriental por los cuatro costados, me concedió una de las entrevistas que recuerdo con más nitidez. Conservaba el somatotipo. Parece que así nació y vivirá el resto de sus días. Me confesó que tiraba pelotazos, Roberto Ledo se lo exigía, o le quitaba la bola. Pensé comentarle el rolling saltarín, pero no lo recordaría ni saldría yo bien parado; dos polos opuestos del béisbol.

A continuación sus impresionantes números intra y extrafronteras.

Series Nacionales:

Temporadas

JL

JI

JC

JR

JG

JP

PRO

L

PAR

JS

INN

PCL

20

477

400

265

77

221

167

570

63

3

14

3259,2

2,42

 

Récords:

-Noveno en juegos lanzados (477).

-Primero en juegos completos (265).

-Cuarto en juegos perdidos (167).

-Séptimo en juegos iniciados (400).

-Cuarto en victorias (221).

-Primero en lechadas propinadas (63).

-Tercero en entradas lanzadas (3259,2).

-Tercero en bateadores enfrentados (13283).

-Quinto en ponches propinados (2134).

-Sexto en bases por bolas otorgadas (989).

-Cuarto en wild pitch (178).

-Hits permitidos (2645).

-Veces al bate de los rivales (11943).

-Bateadores enfrentados (13283).

-Más victorias en una serie (19), primero que arribó a esa cifra.

-Juegos completos en una serie (17).

-En 24 ocasiones resultó líder en distintos departamentos del pitcheo.

Eventos Internacionales

Series Mundiales:

  • Nicaragua 1972Cuba 1973Colombia 1976, Italia 1978Japón 1980, Cuba 1984
  • Entrada lanzadas (118).
  • Hits permitidos(73).
  • Carreras limpias permitidas (23).
  • Ponches propinados (82).
  • Bases por bolas(25).
  • Juegos ganados(14).
  • Juegos perdidos(1).
  • Promedio de carreras limpias (1,83).

En las Series de 1972 y 1980 fue seleccionado como líder en juegos ganados y Cuba se coronó en las seis ocasiones donde Vinent participó.

Juegos Panamericanos:

  • Cali 1971México 1975, San Juan 1979Caracas 1983
  • Entrada lanzadas(70).
  • Hits permitidos(59).
  • Carreras limpias permitidas (16).
  • Ponches propinados(47).
  • Bases por bolas(27).
  • Juegos ganados(9).
  • Juegos perdidos(0).
  • Promedio de carreras limpias permitidas (2,06)

Cuba se coronó en los cuatro torneos dondeVinent participó.

Juegos Centroamericanos:

  • Panamá 1970, R. Dominicana 1974Medellín 1978, Cuba 1982
  • Entrada lanzadas(56).
  • Hits permitidos(55).
  • Carreras limpias permitidas (18).
  • Ponches propinados(27).
  • Bases por bolas(20).
  • Juegos ganados(5).
  • Juegos perdidos(1).
  • Promedio de carreras limpias (2,89).

En los años 1970, 1974, 1978, el equipo Cuba se proclamócampeón y en 1982, en La Habana, obtuvo el segundo lugar.

Copas Intercontinentales:

  • Cuba 1979Canadá 1981Bélgica 1983.
  • Entrada lanzadas (73.2).
  • Hits permitidos(61).
  • Carreras limpias permitidas (25).
  • Ponches propinados(67).
  • Bases por bolas(22).
  • Juegos ganados(7).
  • Juegos perdidos(4).
  • Promedio de carreras limpias (3,26).

En 1979 y 1983, Cuba se coronó Campeón de la Copa, en 1982, ocupó la segunda plaza al perder frente a Estados Unidos.

Actuación frente a equipos norteamericanos:

  • Nicaragua 1972: Serie Mundial. Ganó Cuba (5-3).
  • México 1975: Juegos Panamericanos.Ganó Cuba (4-3).
  • Italia 1978: Serie Mundial. Ganó Cuba (5–3).
  • Puerto Rico1979: Panamericanos. Ganó Cuba (6-1).
  • La Habana1979: Copa Intercontinental. Ganó Cuba (7–4).
  • Edmonton 1981. Copa Intercontinental. Perdió Cuba (5–6).*

*Estadísticas: Michel Contreras, Fausto Triana, Guías de las Series Nacionales.

Fuentes:

[1] Aurelio Prieto Alemán: Confesiones de grandes. Entrevista a Braudilio Vinent. En Vivo Ediciones. La Habana, 2012, p. 108.

[2] Fausto Triana: Braudilio Vinent. La fama de la consistencia. Editorial Científico-Técnica. Ciudad de La Habana, 1985, p. 6.

[3]Ibídem, p. 13.

[4]Fausto Triana: Ob. Cit., p. 90.

[5] Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga: Un novato en la XI Serie. Libro en proceso de edición.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    No sé si hay estadísticas que avalen esto, pero mi impresión con Vinent era que a veces le hacían carreras, pero era muy difícil hacerle la del empate o la ventaja.

    • Enrique el Antiguo dijo:

      Ah!! el pelotero-periodista, ademas de escribir un excelente articulo sobre un GIGANTE de nuestra pelota, ha mencionado nombres de otros gigantes que los jovenes de hoy no vieron jugar: Manuel Alarcon, Roberto Valdes (raras veces mencionado por nuestra presna y fue tronco’e pitcher), Roldan Guillen … Lastima que en aquellos años no habia video tape. Los que hoy opinan de los lanzadores de ahora (incluidos periodistas y narradores) tendiran, seguramente, otras opiniones. Señores, este pais ha dado, solo en series nacionales, pitchers excepcionales que ya no se ven: Jose A Huelga, Modesto Verdura, Aquino Abreu, Changa Mederos, el mismo Walfrido Ruiz que ya el periodista menciono aqui, y unos cuantos mas pues la lista no es corta!! Y para Carlos Rodriguez: a Vinent era muy dificil hacerle carreras. Se las hacian pues nadie puede dar no hit no run todos los dias. pero era muy dificil. Habia que oir la mascota de Hechevarria (tronco’e catcher!!!) como sonaba en ese Latinoamericano cuando pitcheaba Vinent!!! Y ya en sus ultimos años, habiendo perdido algo de su forma fisica pues los años no pasan por gusto, Vinent siguio pitcheando por los equipos de su provincia, dando todo lo que podia y sin pensar en sus estadisticas personales!!! Eso lo hizo este grande que no quiso retirarse para preservar numeritos individuales. Oigame, tronco’e pelotero y de hombre que es ese Vinent. Y mira, soy Habanero, nacido hace 64 años a seis cuadras del Latino donde todavia vivo y te digo que en vez de odiar a Vinent cuando hacia lo que le daba la gana con los equipos de la capital, lo que hice fue admirarlo mas todavia!! Todo lo que se diga de ese hombre es poco!!

  • JC43 dijo:

    Uhhh!!!! qué grande!!!!! comentan los que saben que una vez le abrieron un ining con doble, quién se lo dió? no me acuerdo pero se que fue uno de los extraclase de su tiempo, y Bayiyo fue personalmente hasta la 2da base y le dijo bajitico ” y ahora quien coj…. te va a sacar de ahí” nada, que ponchó a los tres que vinieron a batear, jajjjjj anécdotas que bien valen revivir. Si alguno de los que lee este comentario se sabe el nombre del bateador pues que lo diga para hacer mejor el cuento. Sin duda lo mejor del pitcheo santiaguero junto al inigualable Norge Luis Vera claro!!! que por cierto, y no quiero desatar una polémica sin sentido, en los últimos tiempos se habla mucho por nuestros medios nacionales de pitchers históricos y un poco que noto me dejan al Vera fuera del potaje, sólo me hablan de Lazo y otros más, y no sé, pero es mi opinión personal, luego de la salida de El Duque y José Ariel Contreras, es decir de los noventa y picón pa´ acá fue el pitcher más brillante de nuestros equipos Cuba, qué me dicen?

    • Cuba - EEUU dijo:

      Sobre la afirmación de algunos en los medios de que Lazo es el mejor de siempre, yo q viví la carrera de ambos, en lo único q Pedro Luis supera a Vera es en total de victorias porque internacionalmente el santiaguero fue superior y en play off ni hablar a pesar de participar en menos. Lazo un animal pero señores, con Vera, el pánico q provocaba su presencia en el Latino, hacia q temblara la tierra en la capital.

  • rommel blue dijo:

    tremendo señor pitcher la recta de mas de 95 mph y en zona , la slidder era un cuchillo

  • Taran dijo:

    Era de la epoca en que los pitchers daban un pelotazo e iban a disculparse con el bateador.

    • Pedrito CAV dijo:

      No era tan así. El compañero de cuarto de Vinent en el equipo Cuba por muchos años fue Antonio Muñoz, además su amigo, amigo, de verdad. En un juego en el Sandino de Las Villas vs Orientales (Vinent vs Jose Ribeira) que estaba 0-0 hasta el 6to vino Muñoz y le da jonrón de linea por el RF. En ese año Muñoz le daba un jonrón a cualquiera. Cuando se acaba el ining que venía Muñoz pá 1ra B y Vinent para el banco, Vinent le dijo ” Guajiro, en la próxima vez al bate, no salgas”. Muñoz se rió y le dijo dos o tres jaranas. Bueno, en el 8vo ining, el juego estaba 1-0, viene Muñoz al bate y se la metió en el medio de la espalda. Muñoz ni chistó, de camino para 1ra B, vino Vinent y le dijo “te lo advertí guajiro”. Y eran inseparables….

  • Sergio dijo:

    Lo único que tendría que objetarle fue que demoró mucho tiempo en retirarse, sólo eso.

    Grande BAYIYO.

    • Acv2 dijo:

      Sergio: Totalmente de acuerdo contigo, sus numeros se nublaron en sus ultimos 3 años en las series nacionales, si no, su PCL hubiese sido mucho, pero mucho mejor, indudablemente un tremendisimo pelotero, de los mejores lanzadores de Cuba de todos los tiempos, y yo soy industrialista, pero es la realidad, sin discusion, saludos.

  • pedro dijo:

    erudito del box. !!!!
    una vez dijo en pinar , la fiesta no es hoy . lo unico que le hicieron fue una carrera por jonron de heleodoro pedroso . eso no se olvida nunca .
    juanito debe acordarse bien .

  • ajeton dijo:

    el mas grande de todos ,yo lo vi ,en el latino mataba alos equipos capitalinos de la epoca [constructors ,agricultores ,Habana metros y a las industrialas ]……nadie le jugaba en contra ,era al seguro

  • ALEMÁN dijo:

    PARA mi el mejor, repito PARA MI

  • Víctor dijo:

    En juegos internacionales lazó 60 y sólo perdió 4, para 933 de promedio, eso no lo dicen estas estadísticas.

  • Rolando dijo:

    taran tu no viste pelota de aquellos tiempos te daban un bolazo y no habia ni disculpas ni discusion, y el gran bayiyo era uno de ellos,

  • Ing. José Luis Villalón dijo:

    Bueno, yo nunca lo vi jugar, tengo solo 30 años, solo he visto pequeños videos, pero si lo veo a menudo en la calle, en mi casa (es amigo de mi suegro), en mi trabajo, es una gente del pueblo y eso pienso lo hace más grande aún. Siempre anda por ahí conversando con todos, sin hacer tanto alarde de su historial como pelotero. En cuanto a las comparaciones, No siempre son los números los que demuestran la calidad o no de un pelotero, y no quiero con esto demeritar para nada los logros de Lazo, ahora, de que en su momento fueron mcho más decisivos para sus equipos (Santiago y Cuba) tanto Vinent como Vera, que el mismitico Lazo en Pinar y en el equipo Nacional. En fin son los tres luminarias d enuestro beisbol y se agradece este tipo de crónicas que van mucho más allá de fríos números y estadísticas

  • bob dijo:

    A todos los picher del equipo los funden y hacen uno solo y no superan a Braudilio Vinet.

  • orlando dijo:

    Lo vi personalmente en el sandino, cuando el estadio se llenaba a tope en un enfrentamiento Las villas Orientales, estos ganaban en el 8vo 1-0 , las villas lleno las bases y venian en turno muñoz, cheito, olivera y despues gurriel, el estadio se puso de pie completo la algarabia era tremenda, vinent como le gustaba a el se veia como pez en el agua, habria los brazo mirando para el publico como diciendo por que gritan uds, domino a los tres sin que le anotaran, eso no se olvida nunca.

  • El barrendero dijo:

    Grande entre los grandes en 1980 en el mundial de Japón les dijo a los peloteros del CUBA a la altura del 7mo: “Hagan una carrera si quieren ir para el hotel porque por mi vamos a estar jugando hasta mañana, estos – y señaló hacia el dogout de los nipones no me van hacer ni una” Entonces fue cuando el gigante Muñoz le tomó la palabra y la puso en órbita en el 8vo

  • NJulio dijo:

    Me salta una duda…mas victorias en una serie? 19? No fue Ibar quien gano 20 en una serie? Solo es una duda, porque Vinent..ufffffff…lo maximo! En mi apreciacion de aficionado seleccionando por orden los pichers derechos de Cuba estan Vinnet – Rogelio – Romero – Valle – Lazo. Como cuantas victorias suman los cinco? Hablo de intra y extra fronteras.

    saludos a los foristas

  • Kilowat dijo:

    Sin dudas un lugar merecido, hay una anecdota de que vargas fue a batear frente a el en el Guillermon cuando ya este era un veterano y cogio un bate pesado,alguien le dijo que no bateara con ese bate y vargas dio jonron cuando regreso al banco hiso alarde de esto a lo que Lazaro de la Torre le dijo tu no le diste ese jonron a Vinent se lo diste a vinencito ya que si te coje en sus tiempos no sacas el bate.

  • yuri dijo:

    Muy bueno estos articulos que nos regala el periodista, ahora bien el pelotero que en mi opinion mas facil le bateaba a Vinent (y a unos cuantos mas) era Pedro Jova….y por ahi hay anecdotas del por qué….

  • JC43 dijo:

    NJulio!!!! no se a quien vas a sacar de esos 5 pitchers, pero el que no puede faltar en ese selecto grupo es Norge Luis vera, este si que era al seguro seguro, y no se porque sólo tengo 30 años y no pude ver ni a Vinent ni a Rogelio ni a Julio Romero, pero Lázaro Valle y Lazo cogieron los palos que muy pocas veces cogió Vera, sobre todo Valle al retirarse y volver después, no se pero esa es mi apreciación.

  • César Cadalso dijo:

    de acuerdo con sergio, lo único lamentable es que se retiró muy tarde y dejó que le batearan demasiado. un grande como él nunca debió permitir qe bateadores del mintón le conectaran.

  • JOSH dijo:

    Tuve la suerte de ver lanzar a los mejores en la pelota cubana, Alarcon, Hurtado, Aquino Abreu, Roberto Valdez, Guillen, Walfrido Ruiz, Alfredo Street, Julio Rojo. La epoca de la pelota dura, del juego picante. Vi a Vinent, Julio Guerra, Lazo, Arocha, el Duque Hernandez, Livan, Valle y a otras luminarias del beisbol cubano. Para mi el mas corajudo, inmenso en la Lomita, dominador, fue Braudilio Vinent. Me hacia rabiar cuando dominaba a los Industriales en su parquet porque era mi equipo pero disfrutaba cuando lanzaba contra otros paises y los pasaba por la piedra. LAZO muy bueno pero inestable no obstante lo vi destruir a la ponderosa escuadra dominicana en el Mundial aqui en los Estados Unidos, PAPI Ortiz y compania parecian bebes perdidos ante los lanzamientos de Lazo, fue incredible.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también