Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Silvio en Finca El Fundador: Los que se defienden

| 10

Presentación de Silvio Rodríguez, Oliver Valdés, Jorge Aragón, Emilio Vega y Jorge Reyes, con Lien y Rey, Rey Montalvo y Los Muñequitos de Matanzas como invitados en Finca El Fundador, Canímar, Matanzas.

Silvio salió de Finca El Fundador con un bonsái en las manos. Obsequio de Leonardo, que los hace. Leonardo llevaba días esperando el momento. “Parece una bobería, pero es así. Estoy ansioso desde que supe que vendría”.

Camilo se llama el arbolito, por un amigo de Leonardo, que siempre los nombra: Piedra Linda, Tania, Yelene…“porque parecía que lloraba, como mi hija cuando era chiquita. Todos tienen su historia”. Cuando hay mal tiempo los lleva dentro de su casa. “Ellos son los que dan la comida: hay que protegerlos por encima de cualquier cosa. Pasamos un ciclón aquí cuando la casa era nada más un cuartico. Yo los metí todos dentro. Mi mujer y las niñas se fueron para casa de un vecino y yo me quedé solo con los bonsáis y la perra. Cuando aquello no tenía placa la casa. Pero me quedé”.

Normalmente ocupan su patio sin correr mayor peligro: “Si criara gallinas, no me quedaría una; pero a la gente de por aquí no le interesan los bonsáis”. Trae las macetas de Lugardita, en La Habana, donde también estuvo Silvio Rodríguez hace más de dos años. Es una comunidad de tránsito donde no había ni hay agua, como no había ni hay en Finca del Fundador, o Indaya*, como le dicen, más corto, más cómodo a la lengua; según algunos, más ajustado.

El concierto fue en Matanzas, pero para un público de muchos lugares del Oriente cubano que, como Leonardo, llegó “y no se han ido más nunca”, que ha echado raíces y que se aferra al lugar a pesar de la ausencia absoluta de agua y de tener que trabajar para poder pagarla.

Gente de El Fundador ocupa espacios que deja toda la fuerza que se mueve a Varadero. “Los puestos para profesiones que no son útiles al turismo se cubren con personal de aquí, que no son matanceros”, como inmigrantes en otros niveles, una versión a escala, una maqueta. Cerca tienen algunas instalaciones para el turismo, pero ellos, dice Leonardo, más bien tienen “menos acceso a hacer el viajecito en barco y eso”.

Hace muchos años desde que empezó a formarse el establecimiento. Garantizar infraestructura es difícil porque “ponen un transformador para 60 casas y al cabo de un tiempo, ya las casas son 100 y después 120”, cuenta. Hacen ellos mismos su trabajo de electricidad, aunque no tengan formación  ni recursos. “La electricidad mata una sola vez”, dice uno que ya lo asumió.

Eufrasio Martínez identifica simplemente el problema con el agua: no la tienen. “La venden los carritos estos –dice y señala una bicicleta ensamblada donde hay unos 6 tanques pequeños–. La buscan y se la venden a la población. La recogen de una turbina que hay en La Marina. Lo que cargan en un viaje vale 1 CUC, y como no hay agua, la gente está obligada a comprarla”. De esto hace más de una década, que es el tiempo que él ha vivido allí.

Los que “se defienden cargando agua para vender” –los identifica Eufrasio– representan la única alternativa. El pozo que hay se hizo para unas cien casas. “Pero aquí ya no hay cien casas. Entonces no da abasto. No da”.

Viven hace años con el agua que compran y la que llueve, cuando llueve. Pero siempre habrá algún precavido que reservará un poco de lechada para retocar la fachada de la casita campesina que apenas se alza, sola, próxima al escenario ocasional; y dos pedazos de techo para que luzca como la prudencia manda. Justa, justísima precaución, solo para la fachada.

1

Eufrasio y su esposa. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

2

Puesto de venta en Indaya. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

3

Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

4

La cercanía con el río Canímar no representa ventaja para los vecinos. Fue represado hace mucho y se ha hecho salobre hasta 11 kms río adentro. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

5

“Todos los días hay gente cargando agua. Debe haber como 15 aparaticos de esos. No todo el mundo la carga para vender.”, Eufrasio Martínez. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

6

Para recibir atención médica, educación y trabajar, deben desplazarse de la comunidad. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

7

Leonardo con uno de sus bonsáis. Obras de paciencia y dedicación. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

8

Orgullo de padre. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

9

Lien y Rey, dúo matancero. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

10

Preludio de concierto. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

11

Cara A. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

12

Cara B. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

13

“Haces bien”. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

14

Concierto en entorno rural. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

15

Rey introduce a Los Muñequitos de Matanzas. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

16

A los orishas. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

17

Los Muñequitos interpretaron El Necio, de Silvio Rodríguez. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

18

Fiesta de rumba. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Barbara dijo:

    Mónica!! estaba te esperando!!! Felicidades, verdadero retrato de este sitio, casi olvidado en la geografía matancera.
    Alejandro, te la comiste!!!

  • jotab dijo:

    Silvio: Aunque no es tu propósito por supuesto, sigues partiendole la cara a “muchitos” descarados que andan por ahi en la farándula, en los buróes, en los carritos…..
    A ti solo reiterarte: Gracias buen cubano por tu obra infinita.

  • Yirmara dijo:

    Colega… pero, ¿y las otras casonas de El Fundador? ¿no las viste? Yo quedé asombrada, pues hacía años que no entraba allí… ya sé que Silvio no canta para la gente que levanta palacios, pero allí, en El Fundador han levantado palacios… bien escondidos… Esa es Cuba también… digo yo, ¿no? La de los contrastes fuertes, como en El Funador… a ellos no les gusta que le digan Indaya, pero creéme, en Matanzas, todos, todos, le decimos a ese lugar Indaya…

  • 007* dijo:

    ARTISTAS COMO ESTOS SON LOS QUE HACEN FALTA EN NUESTRO PAÍS, NO LOS QUE SIMPLEMENTE LLEVEN SU TRABAJO A DONDE EXISTAN MÁS POTENCIALIDADES ECONÓMICAS PARA PODER SACARLE MEJOR PROVECHO, A ESOS QUE SE CREEN MEJORES POR EL LUGAR EN DONDE TRABAJAN, Y A LOS CUALES MUCHOS NO TENEMOS ACCESO, POR EL ELEVADO PRECIO DE LAS ENTRADAS, O PORQUE ES EN UNA MONEDA DIFERENTE A LA DE NUESTRO SALARIO. FELICIDADES SILVIO, SIEMPRE DANDO LECCIONES DE VERDADERO ARTISTA REVOLUCIONARIO.

  • Arturo Rodríguez dijo:

    Que belleza de fotografías muchas felicidades por ese trabajo tan artístico saludos desde México

  • Isabel dijo:

    Muy bueno, vi todo el tiempo del concierto a aquel hombre con el bonsai en la mano y supuse que era para Silvio, me alegro mucho, sí han mejorado sus casas la mayorÍa de los vecinos, nos alegramos mucho, fui hace años y lo que vi ese día no era ni parecido. Además, vi a la gente orgullosa con la visita del cantautor, todos disciplinados, FUE HERMOSO!!.

  • llovetg dijo:

    excelentes fotos de un excelente lugar a pesar de los pesares…bien por Silvio y la tropa q hizo posible este suceso cultural…

  • Yaismil Galano dijo:

    Alejandro, excelente trabajo periodístico, muchas gracias por haber tocado el tema a lo real y no darle el toque pintoresco que se le dan muchas veces a la verdades pasando la realidad a un segundo plano. Yo vivo en ese sitio “Indaya” como muchos lo llaman, y la verdad que se pasa mucho trabajo con el agua, la electricidad y el acceso a la telefonía. Yo soy graduado de la Universidad de Ciencias Informáticas y llevo solo 1 año en ese sitio y es duro conocer la realidad cuando uno viene de una provincia con mejores condiciones de vida a estar en un sitio así. Pero no es una opción, porque las posibilidades de empleo en oriente son muy escasas y hay que salir al occidente a buscar nuevas posibilidades. Gracias a dios estoy de Administrador de Redes de una empresa de investigaciones de matanzas y me va muy bien y tengo buenos colegas de trabajon que me motivan a segur esforzándome y superar esta situación. Pero también existen otros que no se canzan de decirnos “Palestinos” y hacerse sentir seres superiores por solo contar con una inscipciónde nacimiento de matanzas.
    Reitero mis agradecimientos a ti Alejandro por ese fotorreportaje y ojalá existiese en la radio y la televisión “Alejandros”como tú.
    A Silvio Rodríguez mis agradecimiento por haber llegado a esta comunidad y darnos ese momento tan agradable que todos vivimos desde el más jóven al más anciano, por dar a conocer que en la “Finca del Fundador” existen personas que solo quiere lograr establecer una convivencia con la mínima condición. A todos los que han dado sus comentarios sobre este suceso cultural.
    Atentamente
    Yaismil Galano

  • nayeli dijo:

    Estas fotos estan buenísima me gustaría ver más

  • Philipa Granger dijo:

    Ver esas imágenes y leer esta crónica da cuenta de que hay mucho que no se ha hecho, por tanto mucho por hacer. Son admirables esas personas que en semejantes condiciones sonrién , luchan y trabajan.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también