Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Silvio Rodríguez en Guanabacoa: Esperas y regalo

| 6

Presentación de Silvio Rodríguez, Trovarroco, Niurka González y Oliver Valdés en Mambí-Loma del Indio, Guanabacoa; con Aldo López-Gavilán y su grupo, y Víctor Casaus como invitados.

Caridad Aciego llegó a Mambí en 1968 para una estancia provisional. Ella y su familia se instalaron en el lugar como albergados. Pero la nueva vivienda prometida se ha tomado su tiempo en llegar. Tanto, que la familia ya es otra: los mayores ya no están y los que llegaron siendo jóvenes ya tienen nietos. La casa no ha cambiado menos, vieja edificación de madera, se ha deteriorado al punto que ahora, en días lluviosos, aun cuando haya escampado, dentro las goteras persisten, haciendo estragos. Así lo cuenta su moradora, a quien solo el fuerte olor a humedad no dejaría mentir.

Vive en una cuadra conocida como “El reverbero”, una de las zonas más afectadas del lugar, de donde ya han salido algunas familias. “Cuando hay ciclón, me piden que vaya a albergarme, pero el resto del tiempo nadie se acuerda. Mientras no hay tormenta, no viene nadie, ni se acuerda de uno ni sabe nada. Llevamos años escuchando promesas. Y así estamos siempre: esperando, esperando, esperando…”.

Caridad no es la única: no lejos de allí está un arroyo que es afluente del río Cojímar. Se desborda a menudo, y los vecinos tienen que lidiar entonces con inundaciones, que provocan, entre otras cosas, descontrol de aguas albañales. El estado de contaminación atenta contra la salubridad de la comunidad, además de ser un lugar de riesgo para los niños que juegan cerca.

Para cruzar este arroyo hay que pasar por un puentecito metálico que a duras penas se sostiene y que ha perdido casi todo el barandal. Los pedazos que van cayendo los recoge un vecino y los apila en su azotea, a la espera de una reparación.

Gente de este entorno coreó el viernes las canciones de Silvio, en otro concierto de la Gira por los barrios.

Margarita, desde la casa “incómoda y fea, pero aquí la tienen”, lo miraba a través de la ventana frontal de su casa, arrodillada sobre una silla. Si las canas no la delataran, habría parecido una niña curioseando. “Es que no puedo estar mucho tiempo de pie, y si me siento, no alcanzo a ver”.

“¡¿Tú sabes lo que es que Silvio Rodríguez esté cantando ahí mismo delante de mi puerta?! En mis 83 años, este es el regalo más lindo que yo he recibido”, comenta. Más tarde se lo diría al propio trovador, al acudir a su encuentro, con paso lento, ayudándose de su bastón, para estrechar “esa mano que ha escrito tantas canciones bellas”. Al despedirse, le pidió besarlo en la frente. Silvio accedió, y le dijo además, que la suerte era suya por haber podido tocar frente a su casa.

“El reverbero”

“El reverbero”. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Antigua cocina.

Antigua cocina. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

 Curioso.

Curioso. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Sala-comedor.

Sala-comedor. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Caridad.

Caridad. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Pequeña dueña.

Pequeña dueña. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

 Al fresco de la tarde.

Al fresco de la tarde. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Aldo López-Gavilán deleitó a la audiencia, que se despidió al unísono: “1, 2y 3: ¡Gracias!”

Aldo López-Gavilán deleitó a la audiencia, que se despidió al unísono: “1, 2y 3: ¡Gracias!” Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

 Los invitados.

Los invitados. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Maykel Elizarde: “el niño del Condado”, lo presenta Silvio.

Maykel Elizarde: “el niño del Condado”, lo presenta Silvio.

César Bacaró acompaña en el bajo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate

César Bacaró acompaña en el bajo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate

“Bravo, Silvio, los ‘mambiseros’ te quieren”.

“Bravo, Silvio, los ‘mambiseros’ te quieren”. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

“Silvio Rodríguez de Cuba”, lo llamó Margarita; que cerró el concierto, solo con guitarra interpretando “Unicornio”, por petición de una muchacha desde una azotea próxima, cuando ya el trovador se había despedido por segunda vez.

“Silvio Rodríguez de Cuba”, lo llamó Margarita; que cerró el concierto, solo con guitarra interpretando “Unicornio”, por petición de una muchacha desde una azotea próxima, cuando ya el trovador se había despedido por segunda vez. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Margarita saluda a Silvio en casa de Mercedes.

Margarita saluda a Silvio en casa de Mercedes. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miguel dijo:

    Bello. Que clase de ejemplo de cultura revolcuionaria esta dando Silvio.!!!!!!Es una forma de seguir haciendo revolucion que buena falta nos hace.Gracias a todos los involucrados.

  • Eddy dijo:

    Que lindo este mundo con mas personas como Silvio…

  • Elpidio Valdes dijo:

    EL RECITAl SILVIO EN GUANABACOA, JUNIO 20 2012

    Es triste, doloroso y agobiante, ver como en nuestro pais, viven todavia personas en lugares como el reverbero, esto ademas de doloroso es vergonzante, mientras hay tantos burocratas Y ladrones de los recursos del pueblo, vive bien que no se ocupan de realizar su trabajo, dirigentes de la bolsa negra, todos unidos bajo la bandera de la contrarrevolucion mas acerrima, criminal e inmoral que podamos ver.

    Debe darnos pena que en nuestro hermoso pais, con un pueblo como el cubano, todavia queden familia por anos, viviendo en las condiciones en que viven estas familias en el Reverbero.

    No creo que haga falta una explicacion, una justificacion o un discurso demogogico y pestilente, lo que se necesita es verguenza, mucha verguenza para pararse delante de estos cubanos en tiempos de tragedias y ofrecerles un albergue, y cuando todo se normaliza, nadie se acuerda de ellos, yo me pregunto, cuanto mas quedan en la Isla, viviendo en estas condiciones de miseria, que no se diferencia en algo de la favelas de Brasil, cuando estamos en Cuba, en franca lucha contra el Imperio y sus socios del crimen, el terrorismo, la ingerencia y los anexionistas de nuevo tipo.

    Es que le vamos a dar la oportunidad a los anexionistas de nuevo tipo, a los contrarrevolucionarios, a los apatridas que existen hoy en Cuba, y que viven del dinero del Gobierno Norteamericano, que lancen una campana para ayudar a estas familias con el dinero manchado de nuestra sangre, despues de anos de bloqueo, ataques terroristas, ataques biologicos, desinformaciones, tergiversaciones y todo lo que le cuelga a la politica criminal y genocida de los gringos contra la Isla. Es que despues que empiecen sus campanas de supuesta ayuda, lo vamos a tratar de parar y tomar, en ese momento la iniciativa. Es que no sabemos lo que esta hacienda el Imperio con la juventud en Cuba, es que no somos lo suficientemente inteligentes y capaces de resolver estas situaciones con la cooperacion del pueblo revolucionario y trabajador.

    Que ha hecho el Poder Popular de este municipio, que ha dicho el Poder Popular de este Municipio de Guanabacos, no pueden decir que no hay recursos para solventar estas situaciones que averguenzan y laceran a los que sentimos y sufrimos por nuestros con-ciudadanos, por que tenemos que padecer estas situaciones, por que no se le da una solucion, incluso con la ayuda de los propios vecinos, no es algo que tome mucho tiempo, no es algo que requiera una reunion de los burocratas y delincuentes que se deleitan que en el pais existan este tipo de situaciones, que frustran, decepcionan a los que han luchado anos por el bienestar de todos los cubanos, como estos que viven en la forma mas brutal y deshumanizada que podamos entender.

    Somos un faro en el mundo, atendiendo las necesidades de otros pueblos que estan viviendo en miserables condiciones, sin trabajo, sin salud publica, sin escuelas, sin atencion medica directa, lo damos todo por esos pueblos y nos sentimos orgullosos de ello, y lo seguiremos dando, pero, pero – que pasa en nuestra casa, que pasa que hay tanto olvido para estos conciudadanos nuestros, es que tiene que venir Silvio, con su gran corazon y su grandes virtudes, a mostrarnos humildemente, como viven aun una cantidad increible de cubanos.

    Yo le pregunto al Partido del Municipio, al Partido de la Provincia, al Partido del pais, que van hacer para resolver de inmediato estas vergonzantes situaciones, que vamos hacer para que no sintamos verguenza e impotencia por no poder hacer algo directamente para que estos ciudadanos recuperen su autoestima, y se sientan como parte de un pueblo heroico, valiente y digno.??????

    Que respuesta va a dar el pais a estas situaciones, no creo, con toda humildad y respeto, que puedan decir que no hay recursos, mientras unos cuantos roban y trafican con los recursos del pueblo y no pasa algo, sobre el particular, senores es la hora de los hornos como dijo nuestro Apostol, hay que entrarle con la manga al codo a estas situaciones, el pueblo tiene todo el derecho, los dirigentes a todos los niveles tienen obligaciones que cumplir y si no las cumplen por cualquier razon, por favor dejen los cargos y permitan que otros con la suficiente moral, dedicacion, decoro y dignidad, ponga a funcionar las cosas adecuadamente. Acaben de liquidar esa cofradia de burocratas que nos asfixian con sus draconianas medidas y obstaculos, esos son los que disfrutan de panaromas como lo muestra las fotografias de este reportaje, nosotros sufrimos y nos ahoga la trizteza, no la decepcion, ni la frustracion, sino las ansias de seguir luchando cada dia mas para borrar de la faz de nuestro pais, estas situaciones.

    Se pueden hacer este tipo de reportaje, pero me pregunto que ha hecho el periodista que cumplio su tarea y tomo las fotos, eran solo para mostrarlas en este sitio, o era y es para exigir, como las condiciones asi lo imponen una respuesta rapida y contundente para que estas familias vivan con el minimo de decencia y comodidad.

    Un nota a tener en cuenta:
    Cubadebate, en ocasiones se esta dedicando a tumbar comentarios por rezones que desconozco, por ejemplo este comentario fue enviado ayer sobre este recital de Silvio y hoy no aparece en Cubadebate. Es que Cubadebate comienza a quitar los comentarios que molestan por sus criticas a lo mal hecho??, es que Cubadebate forma parte de la cofradia de burocratas que no desean comentarios que no sea de su agrado?? Si estoy equivocado, pido disculpa, pero mi comentario fue borrado, me pueden decir Por Que?????????????

    Que el Padre Azul y el Hombre de Galilea nos apoyen en todas nuestras obras para el pueblo y por el pueblo.

  • elsa dijo:

    Grande Silvio!!! Nos deleitó aquí en Córdoba,Argentina. Ejemplo de solidaridad con sus hermanos!

  • Maritere dijo:

    Hermosa labor la de Silvio llevando su arte hasta los lugares mas insospechados.
    Que verguenza a la dignidad de los cubanos que desde el año 1968 hayan personas esperando por promesas incumplidas, sera que todos no tenemos el mismo derecho a vivir una vida digna.

  • Alberta Quintero dijo:

    Cracias Silvio, eres unico Eres ejemplo de buen Cubano,hijo de nuestra Revolucion

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también