Especiales, Deportes  »

| 42
antonio-muñoz-600x360 (1)

Ahora ya no son solo los artistas sino también algunos deportistas cubanos quienes con sólo declarar su afiliación política agitan las aguas turbias del falsamente llamado exilio cubano. Hoy es el cascaron de un grupo minúsculo y vetusto amamantados por los extremistas republicanos de la derecha estadounidense, que se dedican a hacer buenos negocios con la política anticubana. El residuo de ese “exilio” siempre trata de estar vivo en los medios, aprovechando cuanta oportunidad tengan.

Opinión, Deportes  »

| 71
antonio-muñoz-600x360 (1)

Uno no puede mirar las estadísticas así como así. No sirve. Porque hay momentos en la historia en que los hombres se crecen (de hecho esta es una historia sobre un hombre que creció tanto que llegó al cielo), y si uno mira los números de aquel pitcher japonés, sus 5 derrotas sin victoria en la Liga Japonesa entre los años 1981 y 1984, jugando con el Yakult, uno puede pensar que Yukio Takemoto era un pitcher cualquiera, un aprendiz, un imberbe tira bolas.

Noticias, Deportes  »

| 54
Antonio Muñoz

“Un día como hoy, Petrona lloraba por tener un hijo varón, y ese soy yo”, recordaba entre amigos Antonio Muñoz. Y sucedió hace 65 años, allá en lo intrincado del Escambray del que luego tomó nombre con el añadido de Gigante. “No puede pasar por alto que a esta hora estaría saliendo para el aeropuerto (invitado al Juego de las Estrellas Cubanas de Béisbol, por celebrarse el próximo sábado 18 en el estadio Bucky Dent, en la ciudad de Hialeah, Miami); pero el momento no es el mejor.

Opinión, Deportes  »

| 59
Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Hace algún tiempo, un gigante era aquel que medía seis pies o un poquito más. Por encima de esa cifra, era un cíclope, al estilo de aquel que Ulises redujo con su inteligencia en el regreso a Ítaca. Hasta en los equipos de baloncesto se veían jugadores con escasa estatura, como Raúl García, un extraclase con el balón en la mano, que no sobrepasaba con holgura los seis pies. Y para nosotros era un gigante, quizás por la maestría que lo desbordó.