Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Diario desde La Covadonga: La arrancada (I)

| 24 |

Nuestro reportero Andy Jorge Blanco, ya a punto de graduarse, se ha ido con un grupo de estudiantes como voluntarios para el hospital Salvador Allende. Desde allí contará a los lectores de Cubadebate las experiencias de 14 días en pleno combate contra la COVID-19

Cuentan los voluntarios que hoy salen, que los atardeceres desde la terraza son de postal. Llevaban 14 días como personal de apoyo en el Salvador Allende y nosotros somos su relevo. Contentos lucen quienes se van, mientras que a los que entramos se nos nota, por sobre el disimulo, un tufo a duda. ¡Los ojos! En estos tiempos se han vuelto aún más expertos en transmitir emociones. Por encima del nasobuco, ellos nos delatan el sinsabor prematuro de este cuarteto de principiantes.

Tras tomarnos la temperatura y los datos, cruzamos la puerta perimetral de la Covadonga, como aún se conoce al hospital. “Ahora sí, Covadonga adentro”, pensé. Una guagua sale. La gente aplaude. El reloj marca las once de la mañana del primer lunes de julio. Par de horas más tarde, Rita y yo, de quinto año de Periodismo, comenzamos a sudar el calor del traje de protección, cuando nos disponemos a servir el almuerzo a los pacientes sospechosos.

"Parecemos cirujanos", dice, y a los dos se nos escapa la sonrisa tonta de quien descubre algo hermoso, aunque a mí el uniforme verde me quede como papalote.


En el otro extremo de la sala José Antonio Echeverría, Alejandro –preparatoria en Lengua Rusa– y Camila –segundo año de Derecho– se ayudan en el amarre de los atuendos. Nosotros seguimos en el ajetreo del pantry: almuerzo, merienda, comida, merienda, carrito para transportar los alimentos, cloro, agua, friega, cloro. Ahorita –cómo olvidarlo– uno de los pacientes me dijo, mientras me entregaba la bandeja a la entrada de su cuarto: “Gracias, doctor”.

A las 2:55 p.m. llegaron nuevos casos sospechosos. Son los que se atienden de este lado del hospital.

–¿Ustedes son contactos de positivos?– pregunta el doctor César.

–No, yo tengo catarro– le respondió una de las señoras.

Alejandro y Camila limpiaron hasta el cansancio los cuartos de los pacientes, aun los que permanecen vacíos. “Por si llegan más personas”, prevén. Los asistimos cuando dejamos el pantry libre de todo germen. De los cuatro, Rita está en cada momento, incisiva y precavida, con las palabras “cloro y jabón” al borde de los labios.

En la noche, antes del típico juego de las películas para espantar el aburrimiento, hablamos de las colas que persisten, de tatuajes… El doctor César recuerda a los médicos que han cumplido años dentro del hospital, cuidando a la gente. Menciona a quienes cumplirán en estos días. A las nueve, con el cañonazo, aplaudimos sentados en el portal de la sala.

–Autoaplauso– dice el médico, y todos ríen.

Alejandro, que ahora duerme a pierna suelta, había señalado su meta de esta primera noche: aprenderse diez nuevos verbos en ruso. Contó también la leyenda de las matrioskas y se quedó rendido hablando en cirílico con otra compañera de aula, vía WhatsApp.

A las dos de la madrugada, Rita me recuerda que debí bañarme en la mañana con “mi última agua caliente en 14 días”. ¡Bah, con lo bien que le viene al cuerpo una ducha fría cuando termina una jornada de trabajo!.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jannet Tejeda dijo:

    Bravo por ellos y bien protegidos , por que aquí en el hospital maternidad obrera nadie usa protección , me quedé fria ,con los esfuerzos que se están haciendo en el país y muchas personas indolentes aún sin protección

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Bienvenido el primer capítulo de ésta serie, historia contada con la inmediatez de éstos tiempos, experiencias que serán similares de la de los que vieron salir henchidos de satisfacción por el deber cumplido y de miles de voluntarios que han tenido una actitud ejemplar en disímiles tareas en el enfrentamiento a la pandemia.

  • Secretaria dijo:

    Bravo muchachos. Una muy buena crónica. Ustedes nos hacen sentir orgullosos de nuestro jóvenes

    • Yami dijo:

      Dignos de admiración la verdad !!, Así son los jóvenes cubanos , jinetes de intransigente lucha , armados de pensamientos humanistas , forjados de nuestras raíces FIDELISTA porque ahí está su mano y su corazón en cada joven , en cada cubano, humildad , y cito"" (solidaridad inherente a los hombres de buena voluntad),sabiduría y lealtad , q se hace tan cencillo de cada mano cubana

  • Lis dijo:

    Gracias a todos esos voluntarios! Tuve la triste experiencia de tener a mi papa ingresado como sospechoso en la Sala Mariana Grajales de este mismo hospital y leer este articulo me hace recordar los cuentos que el nos hizo.Un joven estudiante del Pedagógico asumía las tareas de limpieza en esa sala y nos contaba con que entusiasmo lo hacia,además del apoyo psicológico que le daba a cada paciente, sin dudas los aplausos que cada día damos a las 9 son para ellos también! Gracias

  • EBSS dijo:

    Muy bonito tu relato y casi me salen lágrimas, aunque no sean médicos sus corazones sienten el deseo de salvar y de seguro muchos los van a recordar, cuídense y que Dios los bendiga.

  • Jorgito dijo:

    El coronavirus sigue diseminandose.Que haremos de no contener los rebrotes?

  • Olgui dijo:

    Ejemplos a seguir muchachos, gracias por tanto sacrificio y amor por la humanidad

  • Pinareña dijo:

    Bravo muchachos!!! Espero con ansias la segunda crónica. Cuídense porfa, si se encuentran con el Dr Axel salúdenlo de parte de la familia de Candelaria. Ojo con el descuido. Estén alertas !!!

  • Y.p dijo:

    Muy interesante y bonita crónica, que se repita.

  • Yami dijo:

    Q todo sea por la vida, pero q nada sea en vano, todos debemos luchar por la misma causa , si unos entregan su vida ayudando a los q la tienen comprometida y otros la comprometen con sus propias manos entonces no estamos haciendo nada y todo esfuerzo se irá por la borda,

  • Alberto dijo:

    Muy buen articulo,sin dudas voy a convertirme en fiel seguidor de los próximos,saludos y agradecimientos a Alejandro su coordinador!!!

  • Naymari dijo:

    Maravilloso trabajo. Felicidades por esa actitud tan digna que tienen, esos son los jóvenes que necesitamos, cuanta envidia sana siendo al no poder estar entre ustedes, la salud no me lo permite pero en mi tiempo hacia igual que ustedes, donde se me necesitaba estaba. Cuidense mucho y continúen en la batalla.

  • MC dijo:

    Estos jóvenes me recuerdan a un muchacho muy joven, que nunca había limpiado su casa y en estos momento limpiaba sala y baños de un hospital "La Baliar" y en los días que estuve con mi hijo bajo sospecha de Cobid, siempre estaba sonriendo. Gracias a todos en cualquier parte de Cuba. Y Ojala habaneros que tomemos consciencia y cuidémonos, creo que estos momento son mas peligrosos a pesar de ya conocer la enfermedad.

  • Walfrido dijo:

    Tengo la gran suerte de conocerte Andy y siempre seras ese ejemplo del cual me siento identificado en las filas de grandes jovenes de Cuba por tu trayectoria. Tienes mi apoyo hermano

  • Gaby dijo:

    Mucho ánimo muchachos, no saben los recuerdos que me trajeron, yo estuve en esa misma sala ayudando en el panty hace ya dos rotaciones y enseguida que vi la foto reconocí el lugar. Mucha suerte y trabajen tranquilos que mientras se cumplan con las medidas de precaución todo saldrá muy bien

  • susana fdez de velasco dijo:

    Muy buena actitud la de ustedes, cuídense mucho, y que Dios los acompañe siempre, tienen el corazón grande y fuerte, como todos los que hacen posible que seamos el paìs posiblemente con mejores sentimientos del mundo, estamos asediados, bloqueados con problemas sin embargo SOMOS LOS QUE LE TENDEMOS LA MANO A TODOS SIN TEMER A PERDERLA, NOS QUEDA LA OTRA Y NOS QUEDAN LOS SENTIMIENTOS. Nuestro comandante, donde quiera que este los està aplaudiendo tambièn.

  • Amalia dijo:

    Adelante guerreros, ustedes son ejemplo de nuestra juventud
    Cuidense mucho y espero el segundo capítulo

  • Sys dijo:

    Cuidense muchachos, que esa actitud altruista se les mantenga siempre en pro de las buenas causas, pero siempre cuidense

  • Yoel Fernández dijo:

    Si, si, esa es la juventud de nuestro país, eso es lo que marca la diferencia. Gran admiración para esos jóvenes, mi hija también está de voluntaria en la Covadonga. A nosotros nos tocaron otros momentos, otros esfuerzos, le toca a nuestra juventud continuar la carrera de relevo, mantener en alto al antorcha de nuestra revolución. Cuando mi hija me comunico que se iba de voluntaria, le dije que me preocupaba, pero en cada momento hay que hacer lo que se debe hacer, y si eso era una necesidad pues había que cumplir la tarea. Gracias a todos los que cooperan con nuestro sistema de salud, gracias al ejército de las batas blancas.

  • Sahira dijo:

    Excelente relato que agradecemos, pero, sobre todo agradecemos esa labor altruista, humanista y desinteresada. Gracias. Cuídate mucho!!

  • Arays Vigil dijo:

    Que bueno, los seguiré todos los días, para que sientan que no están solos, somos miles los que estámos con uds, yo particularmente le debo la vida a ese hospital, estuve precisamente en esa sala en el 2012 y de ahi para terapia intensiva, con el dengue hemorrajico, estuve 9 dias luchando, pero no sola acompañada de ese colectivo que para mi son inolvidables, siempre lo digo, a mi no hay quien me critique a La Covadonga, por ellos estoy aqui vivaaa. Cuidense muchachos, aplaudimos ahora tambien por uds.

  • Marlen dijo:

    El papel de esas personas q muchos no valoran es más q importante en estos tienpos

  • URGENTE dijo:

    Hola Andy:-)

    Ya había comentado desde el primer episodio de su "Serie más vivida". No sé por qué no lo veo ahora...

    Te decía, les agradecía mucho por su valiosa y valiente decisión.

    Les exhortaba a que se cuidaran todos y a que siempre mantuvieran las sonrisas, esta vez en sus ojos, a través de protecciones transparentes de plástico o de cristal.

    Gracias por sus disposiciones.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andy Jorge Blanco

Andy Jorge Blanco

Cárdenas, 1996. Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana. Presentador de "Nexos", el Canal de la Universidad de La Habana. Ha sido premiado en el Concurso Nacional de Periodismo Universitario "Manolito Carbonell".

Vea también