Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Sin la batalla cultural no hay cambio posible desde la izquierda

| 7

La enajenación que promueven los medios de comunicación hegemónicos es una de las claves para mantener el estatus quo. Foto: Taringa

La cultura como terreno en el que se libra una batalla entre la liberación y la enajenación de las mentes a nivel global fue debatido este lunes en la segunda sesión del XXIV Foro de Sao Paulo que se lleva a cabo en La Habana.

El politólogo cubano Enrique Ubieta señaló que el imperialismo miente con impunidad. “No importa que al correr de los días se descubra la falsedades, la mentira permitió la acción deseada y dejó una huella en la conciencia de las masas”.

“La guerra que se nos hace”, añadió Ubieta, “no es estrictamente de pensamiento, no es solo una batalla por la verdad, sino por la toma del poder y por su conservación”.

Sin embargo, la guerra de los revolucionarios sí debe ser de pensamiento. “Pero debe demostrar a los potenciales lectores-espectadores oyentes que los mensajes que ha recibido son trampas que explotarán en sus manos”.

“La zona de guerra en la que los revolucionarios no repararon lo suficiente, ni en el siglo pasado, ni en lo que va del presente, es la batalla cultural, que es probablemente la más difícil y a la vez decisiva”, dijo Ubieta. “No existe una sociedad nueva si una cultura nueva”.

El politólogo cubano apunto que hoy se habla con cinismo del fin del ciclo de las izquierdas, pero los hechos demuestran lo contrario.

“La ofensiva imperialista no se apoya en una reconquista del electorado, sino en actos criminales, golpes de estado judiciales, enjuiciamiento de líderes políticos y sociales”, señaló.

El venezolano Gustavo Borges, del grupo Misión Verdad, mostró su preocupación por el hecho de que muchos intelectuales de izquierda a nivel internacional han sido penetrados por la propagana occidental y desconocen la realidad de los gobiernos progresistas. “Nicolás Maduro es uno de los presidentes más denigrados a nivel internacional”, dijo.

“Algunos en la izquierda, no tanto en América Latina como en Europa, se han visto consumidos por el discurso de que en Venezuela no hay una democracia”, añadió.

Borges explicó cómo su país enfrenta una guerra no convencional sin precedentes, similar a la de las revoluciones de colores en Europa Oriental y la Primavera Árabe en Oriente Medio, y es uno de los pocos países del mundo que ha logrado resistirla gracias al apoyo popular.

Para el cineasta y político argentino, Tristan Bauer, destacó la importancia de abordar la cultura como parte del planteamiento estratégico de quienes apuestan por llevar adelante cambios sociales en sus países.

“Entendemos los modelos neoliberales como modelos económicos, pero sin dudas el neoliberalismo es también un modelo cultural que crea subjetividades colonizadas”, añadió el autor de Iluminados por el fuego (2005).

Criticó que se intente poner un signo negativo a los cambios llevados a cabo en América Latina en los últimos años y mostrarlos como “experiencias frustradas”.

“Para mi estos años han sido extraordinarios y tenemos que reivindicarlos, aprender de las experiencias, tener una mirada crítica, pero saber que hemos avanzado en esta etapa como hemos avanzado en pocos momentos de nuestra historia”, dijo.

Recordó en ese sentido las palabras de la expresidenta Cristina Fernández en una entrevista reciente con Rafael Correa para el canal RT, en la que dijo que la cultura es una herramienta central y si no se es capaz de generar un cambio en ese sentido nada podemos hacer.

“Soy de los que piensa que este poder gigantesco se puede vencer y derrotar, estudiando los errores y viendo cómo se fue avanzando”, concluyó.

El politólogo e investigador cubano, Ernesto Limia, llamó a articular arte, pensamiento e historia para construir cultura política y hacerlo desde las bases. “En la era de la postverdad o la mucha mentira, lo mejor que podemos hacer es tocar a los hombres y mujeres con las manos. Los intelectuales tienen que ayudar a sus pueblos a pensar”.

El taller de Arte y Cultura del XXIV Foro de Sao Paulo debe proponer una serie de acciones para hacer frente a los retos de los movimientos progresistas en la región, entre los que ya ha trascendido la creación de un sitio web para difundir las mejores ideas del pensamiento de izquierda y continuar fortaleciendo la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

 

 

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Excelente reportaje del Foro por los destacados periodistas cubanos Sergio Alejandro Gómez, Deny Extremera San Martín, Irene Pérez. No puedo estar más de acuerdo con lo expresado por ello. Unidad política y batalla cultural, por cierto íntimamente relacionadas son elementos fundamentales del progreso y victoria de la izquierda, no me cabe la menor duda.
    Pero si quiero afirmar que estos factores son indispensables y necesarios a más no poder, pero no suficientes. Sin ellos, unidad política y batalla cultural, como dice el gran Jose Luis Centella “no podemos derrotar al capitalismo y tampoco podremos evitar que el capitalismo nos derrote”, hay que tener unidad y “¡sembrar ideas!” como dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.
    Pero los elementos intangibles, de pensamiento, como son la unidad y la batalla cultural, de ideas, siendo infinitamente imprescindibles, deben estar acompañados por el desarrollo de una base material, productiva, hay que sembrar también arroz, plátanos y maíz, hay que construir viviendas y garantizar el trasporte público. Enfrentar la más mínima manifestación de corrupción (real o percibida) a ultranza. De esa manera las mentiras de los enemigos no van a encontrar un terreno fértil para que una parte del pueblo se confunda y los crea.
    Los enemigos del socialismo no van a cambiar y son muy creativos. Tenemos que superarlos en el plano de la creatividad, y algunas veces me temo que estamos demasiado afincados en el pasado. Hay que trabajar más fuerte con los medios de difusión que tratan de ser al menos un poco “objetivos”, nuestros mensajes no pueden ser dirigidos a los ya convencidos, sino llegar a capas menos conscientes del pueblo, y eso se logra con una permanente batalla cultural por supuesto. Pero intensificar esta batalla es imaginada por algunos como “decir lo mismo muchas más veces”, no creo sea cierto, hay que decir cosas nuevas también, y hay que demostrar asimismo en el campo material, físico, tangible y en la mesa de la familia, la superioridad del socialismo.

    • Ernesto dijo:

      No nos olvidemos nunca, que el mejoramiento de la calidad de vida de nuestro pueblo como resultado del desarrollo prospero y sostenible de la sociedad, es vital como trinchera de combate en esta gran batalla cultural de ideas.
      Saludos

      • Jose R Oro dijo:

        Sin duda alguna, estimado Ernesto!

  • CAVAFY dijo:

    coincido plenamente en lo expresado en el artículo sobre todo es una invitación al pensar, hoy se pretender diseñar sociedades desde el mercado, donde este sea centro y timonel, donde la exclusión, de millones de seres humanos se ven como algo normal, el consumismo es hoy una eficaz herramienta que utiliza el capital internacional para el dominio de nuestros pueblos, para ello se vale del complejo mediático internacional a veces con más poder que el militar. El socialismo debe demostrar la superioridad material y espiritual, además tiene mucho que decir todavía, con un lenguaje capaz de enamorar a las masas, pero nunca banalizando el discurso. Es una tarea difícil pero posible y necesaria

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Cadafy. Estoy de acuerdo con usted, no se puede “diseñar sociedades desde el mercado”, y es totalmente cierto que “el consumismo es hoy una eficaz herramienta que utiliza el capital internacional para el dominio de nuestros pueblos”. Coincido plenamente con el concepto que usted expresa de que: “El socialismo debe demostrar la superioridad material y espiritual, además tiene mucho que decir todavía, con un lenguaje capaz de enamorar a las masas, pero nunca banalizando el discurso. Es una tarea difícil pero posible y necesaria”
      Si desearía hacer unas pocas observaciones. “No se puede diseñar sociedades desde el mercado” pero yo creo que se debiera calificar como “desde el mercado capitalista”. El mercado existe, independientemente de nuestras consciencias, con no mirarlo no podemos negarlo. Hay que diseñar nuestras sociedades con el “mercado socialista” para que como usted correctamente dice “El socialismo debe demostrar la superioridad material y espiritual”. Uno de los principales argumentos de los enemigos del socialismo es afirmar que socialismo es sinónimo de pobreza y que intrínsecamente no es económicamente viable. Eso es una brutal mentira, la que se debe refutar en su total falacia. Los partidos de izquierda y progresistas no defienden una sociedad monacal, de ascetismo, mortificación y silencio, porque si lo hacen así, no serán jamás la vanguardia de los pueblos. Y eso es lo que la derecha quiere, precisamente.
      El socialismo debe mostrar su superioridad también en el campo material, en la realidad tangible, más allá de consignas sobre el particular. Es un grave error confundir “consumismo” con “consumo”. El primero guía las vidas de los individuos y las sociedades que lo padecen, en pro de lo material de forma absurda, torpe y desproporcionada el “consumismo” niega el resto de las facetas de la humanidad. El “consumo” es simplemente una necesidad de ambos, individuos y sociedades, sin lo cual no se puede vivir.
      Apoyo su sobresaliente afirmación que no se debe “banalizar el discurso”, para nada. Todo es un equilibrio, tampoco elevar el discurso a lugares donde la atmosfera esté tan rarificada que sea irrespirable. Porque este discurso no se dirige solo para un colectivo de profesionales de la Politología y la Filosofía, y para comunicar ese discurso a los pueblos debe ser respirable y digerible. El discurso no puede ser uno, ni existe una regla que lo haga banal o no, tiene que con los mismos principios, ideas y objetivos, se adecuado a las características de cada audiencia.
      Un fuerte abrazo para usted

  • Lazarito dijo:

    Concuerdo plenamente. La batalla cultural no se puede perder y pienso que se debe y se puede hacer mucho mas. No se pueden escatimar recursos en ese sentido, ni se pueden dejar las cosas para despues. La cultura nacional de cada pais debe ser defendida por los gobiernos progresistas de cada nacion.

  • Rey dijo:

    La cultura, hoy más que nunca, se afirma como campo de la batalla ideológica entre un decrépito modelo socioeconómico que ya dio lo que tenía que dar y el nuevo modelo, basado en una sociedad solidaria y cooperativa, que no termina de consolidarse aún de manera inequívoca y palpable.
    Situación a la que urge prestarle la máxima atención, porque el frágil equilibrio entre la biosfera, sus ecosistemas integrantes y el planeta que nos sostiene, está a punto de romperse y en la caotización resultante, nuestra especie y posiblemente muchas más (de contra) pasarán a integrar la numerosa y ancestral lista de especies extintas a lo largo de unos 4 mil millones de años de existencia de vida en La Tierra.
    Por primera vez en la Historia humana hay tanto en juego: es que nunca antes una sola especie viva manejó cantidades tan significativas de energía y magnitudes descomunales de entropía (energía degradada, desechos) como para sacar de balance el equilibrio mencionado.
    Solo una sociedad basada en lo colectivo , la colaboración , la globalización humanista, la Ciencia y Tecnología aplicadas racionalmente y un respeto casi sagrado al entorno medio-ambiental, podrá permitirnos seguir existiendo en la faz de La Tierra.
    Y esa es la verdadera esencia y necesidad del Socialismo: definitivamente no pueden ser ya el egoísmo, el Mercado ni las ambiciones personales los motores que impulsen a las personas en la vida: se hace imprescindible YA el “Hombre Nuevo” del que nos hablaban Fidel y el Che.
    Las Ciencias más actuales: la Teoría de Sistemas Dinámicos, las Ciencias de la Complejidad, la Cibernética, la Biología Molecular, las Matemáticas, en fin, todas, vienen a demostrar una vez más, ahora con enfoques aún más generales y objetivos, que aquello enunciado por Marx, Engels, Lenin, Fidel y el Che es correcto.
    Pero no solo con cultura del Conocimiento debemos armarnos: se nos hace la guerra con la anti – cultura, la tontería y el mal gusto absolutamente malintencionados, con la mentira globalizada, intentando borrar la Historia y las culturas nacionales, utilizando métodos científicos para controlar nuestras mentes y convertirlas en pasta maloliente.
    Sin cultura no puede haber Socialismo: así lo entendieron siempre Lenin y Fidel, aún (y sobre todo), en los momentos más difíciles.
    Y en esta lucha, además, lo más importante es no violar jamás ningún principio. Porque los principios básicos que definen al Socialismo como Sistema y meta alcanzable, son hoy , científica y culturalmente, más válidos que antes.
    Y no olvidar ( me refiero a otros países hermanos, para Cuba no hay retroceso posible), que aunque puedan haber estaciones intermedias, solo puede haber un destino final: Socialismo.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Sergio Alejandro Gómez

Sergio Alejandro Gómez

Periodista de Cubadebate y analista de temas internacionales. En twitter: @sagomezgallo

Deny Extremera San Martín

Deny Extremera San Martín

Periodista de Cubadebate. Ha trabajado en Radio Reloj, Casa de las Américas y otras instituciones y proyectos periodísticos.

Irene Pérez

Irene Pérez

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana. Fotorreportera de Cubadebate. En twitter: @irenefotos

Vea también